Haz click aquí para copiar la URL

Murmullos en la ciudad

Drama. Comedia. Romance Cary Grant es un médico con un misterioso pasado, razón por la que es investigado por sus celosos colegas de la universidad donde trabaja. Mientras tanto, se casa con una joven que está embarazada de otro hombre. (FILMAFFINITY)
<< 1 2 3 4 >>
Críticas 18
Críticas ordenadas por utilidad
22 de julio de 2012
8 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil
La historia que cuenta Murmullos en la ciudad puede llevar a engaño, ya que puede parecer interesante. La describe muy bien la breve sinopsis que aparece en esta misma página. Aquí voy a dar una versión un poco más extendida.
Cary Grant es un médico que enseña en una universidad y que a su vez regenta una clínica donde aplica un peculiar sistema de trato a los pacientes. Junto a él hay siempre un hombre, amigo, mayordomo, padre, nadie lo sabe. El pasado misterioso de estos dos hombres genera tanto revuelo entre algunos de sus compañeros de trabajo que le someten a una investigación. Entre tanto una joven con un embarazo bastante embarazoso, no hay padre a la vista, se cruza en su consulta y el medico se ve en la obligación de salvarla con la mejor medicina posible en esas circunstancias, una boda. Además este buen samaritano también dirige una orquesta de música, circunstancia que sirve de relleno para estirar un poco más el metraje de la película.
Iba adecir que esto que he contado podría tener un verdadero interés si hubiera caido en las manos adecuadas. Pero claro, no se me ocurren mejores manos que las del director y guionista de Eva al desnudo, el señor Joseph L. Mankievicz. Y ni aun así la cosa consigue tener más entidad que la de una vulgar historieta que avanza a trompicones y donde todo lo que pasa carece de una mínima credibilidad.
Si la película nos la tomamos como una historia seria, no funciona para nada todo el embrollo del embarazo, boda y/o enamoramiento. Por más envarada que se ponga la actriz Jeanne Crain, sus diálogos y sus caras de intensa preocupación no pueden ser más falsas. Frente a ella esta Cary Grant, que aunque, sí, va sobrado de clase, estilo, elegancia y todas esas cosas que se dicen siempre, aquí parece que está en una película distinta a la de ella. Si por él fuera la película seria una historia más ligera, simpática y, seguramente, hasta divertida. Pero desgraciadamente los dos están dentro de la misma película y sus interpretaciones, personajes y actitud frente a la historia combinan tan bien como una mezcla de agua y aceite.
Siempre nos queda el misterio que envuelve al personaje de Cary Grant, y la posibilidad de que al final esta línea argumental, que va por libre, nos salve un poco el conjunto. Pero tampoco hay suerte con eso, la explicación resulta tan tonta que se la podían haber ahorrado.
Da pena que con un material que en principio se adaptaba bastante bien a su estilo Mankievicz no consiguiera extraer una sola gota de jugo a la historia, consiguiendo, con diferencia, su peor película hasta ese momento.
Lo que verdaderamente me sorprende es que una película definitivamente menor como esta tenga una puntuación tan alta por parte de los usuarios de esta página, y es que creo que la gente es mucho más benévola con el cine antiguo que con el actual. Yo mismo le he puesto un cinco que es más de lo que se merece.
ernesto
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
6 de junio de 2018
2 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
He visto hace poco este largometraje, y, la verdad, pese a la dirección de Mankiewicz y al protagonismo de Cary Grant, no me ha gustado mucho: los diálogos son a veces un poco tontos, y, a menudo, excesivos, y la mezcla de drama y comedia que se propone no me convence. El problema es que la trama y los diálogos nos sitúan con frecuencia en escenarios pasados, que los personajes se ven obligados a reconstruir y dar vida, pero el empeño no sale bien y la historia resulta un tanto aburrida. El clima de rumores, sospechas, habladurías y misterios que rodea al médico interpretado por Grant es un curioso trasunto de la coetánea "caza de brujas" que se estaba produciendo en los EE.UU., y seguramente ese paralelismo, ese afán de alegoría, son intencionados.

De hecho, aquí hay dos películas: la historia de amor entre Grant y su paciente, interpretada por la glamurosa Jeanne Crain, y la subtrama de los rumores y las sospechas, más interesante que la historia de amor. Es un film que pretende ser muy inteligente, pero las intenciones quedan a menudo por debajo de los resultados. Cabe destacar la escena en la que Grant aparece en una clase de medicina junto al cadáver desnudo de una mujer (pero cubierto en parte por una manta, por supuesto), un detalle que tal vez fue el que propició que esta película no se estrenase en España en su momento.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Pedro Triguero_Lizana
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
18 de julio de 2021
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
He visto que se supone que es esta una obra menor de Mankiewicz. Pero me pregunto entonces qué pensar de Cleopatra.

He leído también que "lo que se omite, lo que no se dice, es mucho más importante que lo que sí se dice" como si esto fuera un error y no la base de toda estructura dramática bien concebida.

Entonces me pregunto qué sucede aquí. Los invito a ver "People Will Talk", es decir "la gente hablará". Se encontrarán con una historia que no es real, que traza su verosímil en una humanidad profunda, y que trata de concebir una idea de amor que no es ese amor hablado, vago y liminar de Hollywood, sino aquel que no se puede explicar, aquel cuya razón de ser va más allá de las palabras. Encontrarán también que el concepto de "profesional" no se cuece en los claustros de las universidades, sino en el alma humana, en el acto de "profesar" aquello en lo que se cree.

En mi opinión el elenco cumple como es de esperar en una película de los 50, con corrección y un sentido de la actuación con algunos énfasis pasados de moda. Pero ahí tenemos a Cary Grant, que tal vez no brille, pero resuelve con una presencia imponente la ecuación imposible de “dejar claro las cosas sin decirlas”.

Y los diálogos de Mankiewicz son lúcidos, de lejano resplandor, como si negaran su propia brillantez. Estamos frente a un hombre de cine que sabe hacer cine sin dejarse llevar por modas ni estéticas. Que parece decir lo que tiene que decir, para luego tomar su sombrero e irse a cenar a casa, sin esperar aplausos.

Por eso estas obras suyas de los 50 me convencen tanto.

El personaje de Mr. Shaunderson le dice al antagonista de esta historia que es un hombre pequeño, pero que nada tiene que ver su estatura. Y se lo dice respetuosamente. Estoy de acuerdo con él. La pequeñez está en otro lado.
Ratofante
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
26 de junio de 2022
Sé el primero en valorar esta crítica
Esta película, vista fuera de esos años en cuestión, pierde fuerza, por el contexto histórico, quizás.

En aquella época, se juzgaban actores, directores,... que hubiera algún signo o que alguien se le cruzará por la mente, por el tema del comunismo.

Mankiewicz fue juzgado, y el juicio que sale en esta película se asemeja al que sufrió él.

Es una película un tanto rara, pero por lo mismo, que en su época se vivía cierta extrañeza en la sociedad americana, y aquí sale a relucir unas pocas, inclusiva la de "mujer soltera".

Curiosa de ver, y le subo un punto, de 5 que le iba a dar, a los 6 que le doy, por esa crítica que hace a la sociedad en general, como a las instituciones que hacen unos prejuicios que hacen tambalear a las buenas personas.
edugrn
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
13 de mayo de 2023
Sé el primero en valorar esta crítica
Joseph L. Mankiewicz es, sin lugar a dudas, uno de los mejores cineastas de todos los tiempos.
Esta es una magnífica película, no de sus mejores obras, pero estupenda.
La búsqueda de aspectos escabrosos del pasado en cualquier persona puede deparar consecuencias impredecibles. Y la mediocridad de los que difunden bulos e insidias por doquier tienen el poder de destruir, la vida, la hacienda, el honor, el crédito, la honra, la seguridad en uno mismo y todo aquellos por lo que el hombre lucha, la proyección de su yo...
El desconocido pasado del médico protagonista genera envidias, insidias y recelos en los mediocres: comienza la caza de brujas. No sé si realmente es un trasunto de la auténtica "caza de brujas". No sé realmente cuál es la posición de Mankiewicz a este respecto. Pero no creo que no pretende en realidad trasponer la problemática a la gran pantalla. En cualquier caso es un tema de siempre, clásico, fácil para organizar en un esquema moderno, en este caso el de un médico sin pasado. La modernidad del planteamiento del médico es tan actual que puede considerarse incluso excesivamente progresistas. Un médico que se casa con su paciente que ha pretendido suicidarse por estar embarazada por otro hombre. Eso no es una terapia, ni es ser bondadoso, es otra cosa. Acoger al padre de ella tiene un pase, pero el misterioso amigo del médico, que tiene miedo a ser fotografiado. No sé qué quiere mostrar, no sólo no sabemos quien es, sino que además oscurece a propósito todo lo relacionado con él.
El juicio al que le someten es un trasunto de la inquisición, no sólo tiene que responder de su pasado, sino incluso del de su amigo, Sorensen, acusado de asesinato...
Lo de Cary Grant es para nota, da una profundidad emocional a su papel maravilloso. Es elegante, varonil, apuesto, sereno y seductor. La compañera es Jeanne Crain actriz que ya trabajó con el director en otras ocasiones: Carta a tres esposas, por ejemplo.
ÁAD
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
<< 1 2 3 4 >>
Cancelar
Limpiar
Aplicar
  • Filters & Sorts
    You can change filter options and sorts from here
    arrow