arrow
Haz click aquí para copiar la URL

Ida

6,9
14.832
votos
Sinopsis
Polonia, 1960. Anna (Agata Trzebuchowska), una novicia huérfana que está a punto de hacerse monja, descubre que tiene un pariente vivo: una hermana de su madre que no quiso hacerse cargo de ella de niña. La madre superiora obliga a Anna a visitarla antes de tomar los hábitos. La tía, una juez desencantada y alcohólica, cuenta a su sobrina que su verdadero nombre es Ida Lebenstein, que es judía y que el trágico destino de su familia se ... [+]
Críticas ordenadas por:
<< 1 2 3 4 10 30 >>
14 de enero de 2015
28 de 44 usuarios han encontrado esta crítica útil
Antes de empezar, ya me veo venir hacia mí a un ejército de gafapastas armados con negativos, pero espero ser capaz de combatirles con el sentido común. El título de la crítica creo que deja bastante clara mi opinión acerca de la película. Algunos me diréis: "el cine no es sólo diversión, es mucho más". Y razón que tenéis. Pero tampoco le veo el "mucho más" a Ida.

Empecemos por lo positivo. Es una película corta. Esa es su mayor virtud. Llega a durar dos horas y probablemente me habría patrocinado la siesta de ese día. Otra virtud es su magnífica fotografía, de lo poco destacable de la obra. Magníficas localizaciones a las que el blanco y negro le quedan como anillo al dedo. Y el arriesgado formato en 4/3 también es un acierto en mi opinión, dándole ese mayor aspecto de documental al filme, imprimiéndole más realismo. El tratamiento de la luz es digno de mención. Vaya, que el apartado visual me gustó bastante, sus planos, encuadres, localizaciones... La dualidad de las protagonistas, tan diferentes, tienen muy buena química en pantalla. Es una relación minimalista y curiosa.

Y aquí se acaba lo bueno, no soy tan generoso como para andar a regalar alagos a quién no los merece. Cuándo en vez de 80 minutos, crees que has visto 4 horas de película, malo. Muy malo. El ritmo lo es casi todo en el cine. Y ojo, ritmo lento no es lo mismo que aburrido. La lentitud es necesaria en esta obra como en muchas otras. Hay obras buenísimas de ritmo lento como "Bailar en la oscuridad" o "Nebraska". No vamos a hablar del holocausto y el extremismo religioso católico con movimientos de cámara a lo Wes Anderson, lo sé. Pero lo que el ritmo te da, el ritmo te lo quita. La cadencia es lentisísisima, mata a la película. Quita el escaso interés que puedes tener en la historia. Creo que este tipo de cine, de tanto que quiere contar, no cuenta nada. Es lo pretencioso hecho producto audiovisual.

Para terminar, aplico la crítica de Scott Foundas sobre "Under the Skin" (otro somnoliento despropósito, que ni la desnudez de Scarlett consigue mejorar) a "Ida": "lo peor de la película no es que no pase casi nada, es que lo que sucede no es demasiado interesante". Imposible describir mejor esta película con menos palabras. Bueno, sí, aburrida. Y pretenciosa.
vazquezvarela
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
28 de agosto de 2014
21 de 30 usuarios han encontrado esta crítica útil
Quizá porque no es la típica película para ver en un cine de verano (la segunda y última de la temporada), o quizá porque en el fondo no se trate más que de un globo demasiado hinchado, tengo que reconocer que "Ida" no me ha gustado.
La fotografía es excelente. Quizá (otro quizá) si fuera en color no lo sería tanto. En realidad, el film es una sucesión de estampas que recogen, en cierta medida, la decrepitud de toda una época. Pero entonces podríamos estar hablando de un excelente reportaje fotográfico, o de una exposición memorable en alguna sala de un museo, y no de una película, que es de lo que se trataba: contar historias. Aquí hay poco que contar.
Pese a que se cuenta poco, y de hecho el film dura poco, ni se explica convenientemente ni se hace, digamos, de una forma breve. Más bien al contrario. Se me hizo larguísima, me aburrí bastante y creo que la mayoría de la gente que salíamos del cine, en una noche cordobesa un poco más habitable cerca ya de las doce, compartía mi decepción. Quizá -de nuevo quizá- es mejor no ir con unas expectativas tan altas tras leer las críticas que se le han hecho a "Ida". Se infla tanto que por fuerza ha de caer.
ciudadano
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
30 de marzo de 2014
20 de 28 usuarios han encontrado esta crítica útil
Película dirigida por Pawel Pawlikowski y protagonizada casi exclusivamente por Agata Trzebuchowska (Anna / Ida) y Agata Kulesza (Wanda), rodada en blanco y negro y premiada en varios festivales. He de decir que es mi primer contacto con cualquiera de ellos, ya que ni había visto ninguna película de este director, ni tampoco conocía a las actrices, aunque en el caso de Agata Trzebuchowska es normal puesto que debuta en el cine con este film. Y por una parte me apetece ver más películas suyas porque es muy guapa, pero por otra no tengo ganas de volver a escribir su apellido, que tardo varios minutos en hacerlo.

Mi impresión general de la película es contradictoria. Hay cosas que admiro y otras que me parecen flojas. Es innegable su calidad artística, pero a mí me dejó un tanto frío. Tal vez tenía las expectativa más altas de lo debido, pero el caso es que se me hizo un tanto sosa, no disfruté como debería. Posiblemente por mi culpa, tal vez no estaba en el momento adecuado para una película como ésta.

Me gustó bastante la manera en que se retrata la Polonia de 1960, las imágenes de la ciudad mientras ella va en tranvía, o los pueblos, el estilo de vida, me parecen muy logradas. En cambio, me esperaba una mayor inmersión en el tema histórico, más profundidad en el asunto de los judíos polacos en la época nazi. Se toca de un modo demasiado poco explícito, a mi juicio, tienes que ser un espectador muy puesto en el tema para captar los matices.

Los personajes y Polonia parecen tener muchos puntos en común. Igual que Polonia, las protagonistas del film parecen condenadas al ostracismo, una de ellas recluida en un convento, con un pasado oscuro; la otra amargada por su pasado y sin ninguna esperanza en el futuro. Hasta la cámara parece dejarlas en un segundo plano, ya que a menudo el escenario es más parte central de los encuadres que ellas mismas, arrinconadas en la imagen. Igual que Polonia, ellas buscan su identidad, revisan su pasado, tratan de dar sentido a su existencia.

La realidad que nos muestra la cámara de Pawlikowski es fría en su aspecto formal, como digo da preponderancia a los escenarios sobre los personajes, y nos ofrece un protagonista más: el pasado. El pasado está presente en todo momento, desde la elección del blanco y negro hasta la propia participación del pasado en la historia. Las protagonistas buscan el pasado, y el pasado a su vez las acecha y las ataca como en la canción de Serrat de "Aquellas pequeñas cosas". Tal vez por ello, esos encuadres tan raros, con las protagonistas en un rincón, quizá es la forma que tiene Pawlikowski de dejar sitio en el encuadre al pasado, principal protagonista de la película.

En cuanto a las protagonistas de carne y hueso, bastante bien las dos. Especialmente Agata Kulesza que borda el papel de la tía Wanda, una mujer amargada, con una gran tormenta en su interior, pero fascinante, frágil y misteriosa. Por su parte, Agata Trzebuchowska (al final lo terminaré por aprender a escribir) realiza también un gran trabajo, especialmente si tenemos en cuenta que es nueva en esto, con su rostro inflexible aunque altamente expresivo. Ambas forman una buena pareja interpretativa.

El ritmo es lento. A mi juicio, excesivamente. Es cierto que la trama pide un ritmo pausado, pero me parece que los ochenta minutos escasos que dura no deberían hacerse largos, y sin embargo se hace notar esta premiosidad narrativa. Otro punto en su contra, aunque repito, puede que sea cosa mía.

El retrato de la Polonia de principios de los 60 cobra mayor realismo debido a las condiciones técnicas de la película. Además de estar rodada en blanco y negro, el formato de pantalla es el 4:3, lo que da una mayor sensación de antiguo a lo que ves. No obstante, hay que admirar y alabar el trabajo de fotografía, fantástico, que hace que la atmósfera de aquella época gris te atrape.

No cabe duda que es una película europea con denominación de origen. Tonos grises, encuadres arriesgadísimos, mucha cámara fija, no hay música para subrayar situaciones (hay música, y muy bella, especialmente la de John Coltrane, pero no se usa para resaltar nada, no suena de fondo, sólo si ponen un disco, o están en un bar donde unos músicos tocan), y silencios prolongados. Silencios grises, si es que el sonido tiene color, la ausencia de él tiene que ser gris. Lo que digo, europea por los cuatro costados. Los americanos jamás se atreverían a hacer una película así.

Cuando la búsqueda de Ida y su tía concluye, la única posibilidad es mirar hacia adelante, volver al presente, a las respectivas realidades de cada una de ellas. La tía Wanda, antigua jueza, a lidiar con su madurez, que cada día le amarga más. Por su parte, Ida tiene toda la vida por delante, y la excesivamente temprana responsabilidad de tener que tomar decisiones cruciales acerca del camino por el que transitar en su vida.

Como digo, buena película pero incompleta. Difícil que llegue a ti. Hay que poner mucho de tu parte. Tienes que ir tú hacia ella, en lugar de lo contrario. Recomendada para aquellos que disfrutan de la exquisitez formal, siempre que estén avisados de que se necesitan unos mínimos conocimientos culturales para entender bien el planteamiento de la película y poder digerir adecuadamente lo que nos brinda.

En cualquier caso, interesante, sin duda.

Artículo completo y reflexiones adicionales en http://keizzine.wordpress.com/
keizz
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
22 de junio de 2014
11 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil
Maravillosa película. Estremecedora en su hondura y tristeza. Bellísima en su despojamiento y austeridad. Emocionante en su desgarro y sencillez.
La Polonia comunista de los años 60. Una novicia judía sale del convento para conocer a su único familiar, su tía, una jueza alcohólica, solitaria y depresiva. Juntas emprenden un viaje al pasado, se embarcan en una road movie hacia los orígenes.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Ferdydurke
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
27 de febrero de 2015
19 de 28 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ida, de Pawel Pawlikowski, es una nueva versión de la hermana Luke, de Fred Zinnemann en «Historia de una monja» (USA 1959). Aquella religiosa de Zinnemann representaba la realidad convexa de la religión, mientras que esta religiosa de Pawlikowski representa la realidad cóncava. Para explicarme he de ir al «spoiler», pues mi explicación desvela parte esencial del guión y sobre todo del inesperado final, que deben quedar velados para el lector que no haya visto el filme.

... / ...
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Fej Delvahe
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
<< 1 2 3 4 10 30 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2020 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de películas y series, y es un medio totalmente independiente cuya principal prioridad es la privacidad y seguridad de los datos de sus usuarios.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados