arrow
Haz click aquí para copiar la URL

Noche de miedo

6,3
5.618
votos
Sinopsis
Charley Brewster es el típico adolescente americano. Su madre cree que ve demasiadas películas de terror. La vida de Charley es muy tranquila, hasta que se convence que su nuevo vecino, Jerry Dandridge, es un vampiro. Nadie, y menos aún la policía, está dispuesto a creer que Dandridge es responsable de un montón de extraños asesinatos. Charley encuentra un aliado en Peter Vincent, un antiguo actor de películas y presentador de programas ... [+]
Críticas ordenadas por:
<< 1 2 3 4 10 14 >>
26 de agosto de 2010
17 de 19 usuarios han encontrado esta crítica útil
Una de las pelis que más me gustaba de pequeñajo junto a "Tiburón", "La Cosa", "Pesadilla en Elm Street", "Creepshow", "Aullidos" y un largo etc. de mórbidas producciones, era este film de 1985, que para más delito tenía grabado en la misma polvorienta y desgastada cinta VHS junto a "Jóvenes Ocultos", a modo de sesión doble de vampiros ochenteros que me tragaría más de treinta veces, lo menos. Así he salido, claro. Hacía muchos años que la tenía en el pozo del olvido hasta que la recuperé en DVD, y no sin poco temor por cómo me pareciese hoy día, apagué las luces, subí el volumen y me dispuse a rememorar aquella mítica "Noche de Miedo".

El salidillo Charlie (correcto William Ragdale) intenta pegarse el lote con su novia, la púdica Amy (sosa Amanda Bearse). Cuando la virginal zagala se decide a entregar su cuerpo a labores de índole lúbrica, Charlie se da cuenta de que han llegado nuevos inquilinos: en la oscuridad de la noche observa asombrado a dos hombres transportando un ataúd al sótano de la casa de al lado. Desde ese día las noticias locales se hacen eco de la muerte de una mujer, hallada decapitada cerca de las vías del tren, lo cual unido a lo que ha visto, inquieta sobremanera al atribulado protagonista.

La siguiente noche, desde su habitación contempla cómo su nuevo vecino, Jerry Dandridge (carismático Chris Sarandon), seduce a una hermosa chica despechugada y cómo le surgen dos colmillos para hincárselos en la yugular. En ese momento, el vampiro clava su mirada en el adolescente y con una sádica sonrisa baja lentamente la persiana... A partir de aquí, todo un festival entretenidísimo de mordiscos insalubres, sustos previsibles, engendros de látex, babas chorreantes, crucifijos de plástico, risas de baja estofa, ortodoncias vampiriles, viscosidades verdes, litros de AB negativo y estacas cogidas del revés, entre otras muchas virtudes.

Sí, me lo pasé de cojones: divertida, tétrica, con sus homenajes al cine de la Hammer gracias al genial Roddy McDowall como Peter Vincent, el intrépido cazavampiros (sic), una ambientación muy conseguida, unos efectos de maquillaje que siguen quitando el hipo, que eso del CGI aún no existía, y un pulso narrativo encomiable. Destacaría con creces la inquietante secuencia de la visita de Jerry Dandridge a la habitación de Charlie y la trepidante y angustiosa última media con el asalto a la mansión del vampiro, que es en mi opinión uno de los clímax terroríficos mejor elaborados del cine fantástico de serie B de los ochenta. Y sí, el paso del tiempo hace risibles algunas escenas que no pretendían serlo, sobre todo la delirante parte en la discoteca, pero también tienen su encanto, qué coño.

Un digno film sin complejos que no se toma en serio a sí mismo y que conjuga con acierto comedia, aventura y terror. ¿Que no hay para tanto? ¿Que soy un nostálgico? Mírate "Crepúsculo", y ya me dirás.
RandolphCarter
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
5 de noviembre de 2007
15 de 16 usuarios han encontrado esta crítica útil
Para mí es un clásico sin lugar a dudas. Marcó mi adolescencia y más de una noche de tensión en mi cuarto. Me encanta la interpretación de todos sus personajes, en especial el de Chris Sarandon, creo que cumplió a la perfección el papel de vampiro sensual, romántico, seductor, galante, y al mismo tiempo con esa sombra de sufrimiento y malignidad que envuelve al vampiro. Los decorados y la atmósfera son perfectas, y su banda sonora inolvidable. Nunca he podido olvidar la escena en la discoteca, los cuerpos, la canción y el baile se fusionaban en uno solo, parecía el baile ideal, y la canción ideal para la escena. Roddy McDowall, perfecto en su papel de Van Helsing, me encanta su vestuario y su actitud, le dio frescura al personaje del matavampiros. En fin, que es una de las películas que no ha conseguido defraudarme con el paso de los años. Hace un par de días la he vuelto a ver, y la he vuelto a saborear con el mismo deleite, ha conseguido trasladarme unos años atrás, y a unos mismos sentimientos.
moldavia collins
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
15 de mayo de 2009
14 de 15 usuarios han encontrado esta crítica útil
Hubo muchos fines de semana durante mi adolescencia en los que la visita al cine era sustituida por una tarde de sesión de videoclub entre varios amigos. En un periodo de tres o cuatro años alquilamos todas las películas de terror disponibles, era nuestro genero fetiche, aunque uno de los de la panda, que por aquel entonces se había apuntado a un gimnasio, se empeñaba a veces en romper el ritual a base de pelis de Bruce Lee o de Chuck Norris que él veía con sumo interés aunque a mi siempre me han provocado un poco de risa, si bien hay que reconocer que el colega Bruce al menos sabía repartir como es debido. Salvo estas incursiones en el kung-fu y similares, lo que nos gustaba de verdad eran las pelis de miedo, todas aquellas que se fabricaron a decenas en la década de los 80, unas mejores, otras peores pero siempre con un toque sangriento y divertido muy cercano la mayoría de las veces a la serie B, con historias casi siempre entretenidas, originales y macabras.

Dispuestos en el salón, apiñados en un sofá, la mamá de turno nos preparaba con sumo cariño algo de picoteo que se disponía a dejar muy atenta encima de la mesa, mientras acto seguido salía de la estancia cerrando la puerta guiñándonos un ojo. Que labores más importantes realizaban las madres de antaño, aprovecho desde aquí para reivindicarlas y mandarles un beso a todas ellas. Una vez acomodados en nuestra sala de cine particular, se apagaban las luces y uno de nosotros corría raudo a introducir la cinta de VHS en el reproductor. Puede pensarse hoy en día que esto resulta obsoleto pero en aquellos tiempos una cinta de video era el colmo de la modernidad y la veíamos como un ente casi cercano a la ciencia ficción.

Recuerdo que aunque intentábamos estar al tanto del cine de terror que iba saliendo muchas películas las desconocíamos y decidíamos alquilarlas en base a la sinopsis y a la carátula. De esta manera un día nos encontramos en una de las estanterías con Noche de Miedo. El aspecto de ambos criterios antes mencionados era inmejorable. Unas nubes que configuraban un inquietante espectro, una caserón fantasmagórico asediado por dicha presencia demoníaca, un título prometedor y una historia que además era de vampiros!! Noche de Miedo ya se había ganado nuestro respeto antes de verla. Y nos gustó, claro que sí, nos gustó mucho. Adolescentes persiguiendo supuestos vampiros con la ayuda del estrafalario y carismático Peter Vincent, sin duda nuestro modelo a seguir durante los meses venideros. Terror, risa y buen gusto, de la mano de una película que solo pretendía entretener sin ninguna pretensión.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Relax
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
18 de diciembre de 2009
14 de 16 usuarios han encontrado esta crítica útil
Me pasa como a muchos de vosotros, esta era una de mis películas favoritas de “terror” en el despertar de mi adolescencia, junto a “Mordiscos peligrosos”. Cuando la vuelves a ver no puedes evitar acordarte de los padres, del videoclub, de la merienda y de todos aquellos momentos que hicieron que hoy seamos unos enfermos del cine.

Pero intento dentro de lo posible hacer abstracción de todo aquello y opinar en frío sobre lo que acabo de ver. Y el entusiasmo sobra. “Noche de miedo” está un punto y medio por encima de toda la retahíla de películas sobre vampiros de los ochenta y parte de los noventa ambientadas en un marco contemporáneo y pensada para jovencitos. Pero la mires por el ángulo que la mires no deja de ser una obra muy menor y encuadrada sociológicamente en un público muy determinado. La primera media hora es bastante mala, y precisamente se recupera a base de ritmo, efectos especiales y maquillaje que nos llamaron poderosamente la atención en el momento.

Además el chico protagonista está horrible, y menos mal que lo compensa el clásico Roddy McDowall, con el que tantas buenas tardes de cine hemos pasado. De Tom Holland sólo decir que dirige mucho mejor de lo que escribe. Puede que “Noche de miedo” siga siendo nostálgica e incluso magnífica para muchos, personalmente creo que es un campeón de una liga de fútbol playa, fuera de ese contexto las comparaciones la hacen trizas.


Nota: 5,8.
vircenguetorix
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
13 de marzo de 2007
12 de 13 usuarios han encontrado esta crítica útil
Cine de entretenimiento a lo años ochenta, los mejores años del cine de entretenimiento estadounidense. Fabuloso montaje, diálogos divertidos, tensión, risas, emoción, terror, humor.... Todo para que todos los públicos disfruten de un rato agradable y divertido que sin duda es la gran pretensión de esta película de Tom Holland.
antonio_corleone
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
<< 1 2 3 4 10 14 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2018 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios.
Filmaffinity es un medio independiente, y su principal prioridad es la privacidad, mantenimiento y seguridad de los datos de sus usuarios,
información que no comparte fuera de la web con ninguna entidad y/o empresa, bajo ninguna circunstancia.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados