arrow
Haz click aquí para copiar la URL

El galope salvaje

Drama Stella Davis, es una viuda que salva su rancho trabajando con convictos para rehabilitar una manada de caballos salvajes que vagaban por su propiedad. En su empeño Stella deberá luchar contra los prejuicios, la avaricia, la burocracia y la vanidad de muchos, incluyendo la suya. (FILMAFFINITY)
Críticas ordenadas por:
31 de mayo de 2020
Sé el primero en valorar esta crítica
Stella Davis (Dorian Brown Pham) es una bonita mujer, a la sazón viuda, que pretende salvar el rancho que su difunto esposo le dejó en herencia (envenenada). La historia tiene dos vertientes. De un lado es un relato dramático sobre la lucha de una mujer contra la política equina, relativa a los caballos salvajes de raza mustang, contra intereses equivocados pero muy molestos y contra la burocracia federal. Aquí juega su papel la extremista de los derechos de los animales Meredith Parish (una estupenda Sharon Stone, también productora ejecutiva del film), una viuda multimillonaria y la malvada hermana de la ex amiga malvada de Stella, Jennifer (Christina Moore, quien co-escribió con Brian Rudnick el guioncete que “al cielo le guarde Dios”. Meredith cree que todos los caballos deberían ser libres de correr en la naturaleza y monta una ruidosa campaña para jorobar a Stella.

Pero Stella defiende la protección de la superpoblación de esos caballos silvestres pues si se les deja a su suerte, morirán. Cuenta también cómo el rancho de la protagonista se incluye en una actividad para la rehabilitación de reclusos trabajando con convictos para que la ayuden a domar los caballos salvajes que vagaban por su propiedad. Stella deberá luchar contra los prejuicios, la mezquindad, la burocracia y el engreimiento de muchos.

La cosa es que Stella y su gerente del rancho, Bratt (Jason Lewis, evocando a un Clint Eastwood de 40 años), tras encontrar la manada de mustang enfermos pastando en el rancho, y ella decide enfrentarse al sistema, y el cauteloso Bratt, y hacerse cargo junto al Programa Equino de Rehabilitación Penitenciaria (PREP), lo cual que la trama incluye a un quinteto de convictos locales (incluidos Tommy Flanagan y Tommy Williamson), que trabajan cada día en el rancho ayudando a montar estos indómitos caballos necesitados de afecto, doma y comida rica. Además, los presidiarios pueden incluso poner nombre a sus corceles favoritos, lo cual resulta muy entrañable y dulce.

La película, dirigida por Alex Ranarivelo, adopta un enfoque entre simplista y duro para un asunto potencialmente profundo, complejo y que habría podido incluir la historia vital de los protagonistas y otros aspectos interesantes. Pero el guion de Christina Moore y Brian Rudnick no da para mucho, y además, el libreto incurre en contradicciones, tiene aspectos sin aclarar y se mueve en cierto terreno confuso; total, el film acaba cayendo a plomo a pesar del esfuerzo de producción y los buenos mensajes. Ni siquiera Sharon Stone y Tommy Flanagan logran levantar a un nivel aceptable esta producción de Netflix, pues se trata de eso, de un producto salido de esa comercial mediocre que es Netflix, empeñada pasatiempos desaboridos y poco inteligentes.

Los sucesos se desarrollan en forma enrevesada y poco creíbles, sobre todo cuando se trata de los aspectos financieros del rancho, las intenciones de los personajes, la manera de gestionar el negocio, el entrenamiento equino, una subasta de caballos increíble en la cual hasta Meredith Parish acaba convertida a la causa de los Mustang rescatados, etc.

Y cuando ya todo parecía resuelto, cuando Stella y Bratt se habían dicho lo buenas personas que eran, cuando ya Bratt se había despedido pues iba a viajar a visitar a su hijito, entonces, cuando ya parece que el telón va a caer, entra el vaquero Bratt como un torbellino y sin pisar el freno se abalanza sobre Stella estampándole un beso con lengua y colmillo que a punto está de dar con Stella en el suelo ¡Amor vaquero!
Kikivall
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
13 de julio de 2017
2 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
Una historia simple que bien podría ser una muestre sublime de metáforas y alegorías se malogra por un guión soso, simple, llano, sin brillo alguno y una dirección que pone su empeño en lo técnico pero desatiende lo fundamental.

Esta película en 99 minutos que aburren hasta el tedio, será olvidable, necesariamente olvidable.

A pesar de haber recurrido a dos actores más famosos que buenos: Sharon Stone, Tommy Flanagan, éstos no logran levantar siquiera a un nivel aceptable esta producción de Netflix.

Típico producto salido de la cueva comercial y mediocre de NETFLIX que se empeña en asegurar pasatiempos insípidos, poco inteligentes que sólo ocupan un lugar en pantalla.
egis
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2021 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de películas y series, y es un medio totalmente independiente cuya principal prioridad es la privacidad y seguridad de los datos de sus usuarios.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados