Haz click aquí para copiar la URL

Ser los Ricardo

Drama. Comedia Película sobre la relación sentimental y profesional de las estrellas Lucille Ball y Desi Arnaz. La historia se desarrolla durante una semana concreta de la producción de la exitosa serie de la época 'I Love Lucy' cuando Lucille y su marido se enfrentan a una crisis que podría terminar con sus carreras y también con su matrimonio.
1 2 3 4 5 6 9 >>
Críticas 43
Críticas ordenadas por utilidad
25 de diciembre de 2021
25 de 28 usuarios han encontrado esta crítica útil
La camaleónica Nicole Kidman encarna a la legendaria cómica televisiva Lucille Ball en este biopic dirigido por Aaron Sorkin. He de decir que quizás es complicado conectar con la historia si no estas muy familiarizado con el universo "I Love Lucy". Sin embargo, Aaron Sorkin, que ya demostró su talento como director y escritor en Molly's Game y en El juicio de los 7 de Chicago, sabe cómo entretener a la audiencia.

No debemos pasar por alto que el director vuelve a a servirse del séptimo arte para realizar otra crítica sociopolítica. En este caso concreto, Sorkin nos traslada a los primeros años de la década de los cincuenta, cuando la sitcom "I Love Lucy" se convirtió en uno de los programas más famosos de Estados Unidos, y nos muestra el acoso que la actriz sufrió por parte de McCarthy y su Comité de Actividades Antiamericanas. Asimismo, se pone el foco en la tormentosa relación entre la protagonista y su marido, Desi Arnaz, que parece ir desmoronándose durante el rodaje de la mencionada sitcom.

Desde mi punto de vista, los diálogos tienen tal franqueza e ingenio que consiguen mantener la atención del espectador. Otro aspecto favorable de este film es Nicole Kidman puesto que se transforma en Lucille Ball de forma magistral, consiguiendo imitar a la perfección el lenguaje corporal y la peculiar voz de la comediante. Javier Bardem está más que aceptable como marido de la protagonista. Los decorados y la ambientación están muy logrados, gracias a la dirección artística y la fotografía de John Cronenweth, y encajan adecuadamente con la banda sonora del film. Por otro lado, los flashbacks me parecen un gran acierto porque se capta de forma efectiva el carácter y los anhelos y motivaciones de la mayor representante de la "comedia física".

No obstante, creo que esta obra podría podría haber dado más juego en algunos aspectos como, por ejemplo, a la hora de mostrar los verdaderos trapos sucios de la industria del entretenimiento de los años cincuenta. Me refiero, básicamente, a todo eso que el espectador no conoce sobre las cazas de brujas contra los artistas del cine y la televisión en el siglo pasado. Del mismo modo, me hubiera gustado que se profundizase aún mas en la figura de la verdadera Lucille Ball, la persona alejada del mito y de la pantalla.
Víctor
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
19 de diciembre de 2021
22 de 35 usuarios han encontrado esta crítica útil
*Vuelven los grandes diálogos de Sorkin

En primer lugar, es importante destacar el excelente trabajo de guion y realización de Sorkin. Un guion que cuenta la historia de dos iconos de la televisión y que nos recuerda a otras grandes obras del mismo autor, como La red social (2011), guion por el que Sorkin ganó el Óscar a Mejor Guion Adaptado. La película cuenta con diálogos audaces, rápidos, réplicas y contrarréplicas ingeniosas y toques inteligentes de comedia que hacen que la trama fluya. El director nos narra la semana más complicada y decisiva, tanto profesional como personalmente, para el matrimonio conformado por Lucille Ball (Nicole Kidman) y Desi Arnaz (Javier Bardem) durante la grabación de una de las sitcoms más famosas de todos los tiempos, ganadora también de cinco premios Emmy.

Además, nos encontramos con la historia de una pareja muy ambiciosa que tiene que hacer frente a los prejuicios sociales y vemos como los personajes van evolucionando y mostrando diferentes versiones de ellos mismos. Sorkin nos enseña como las personas son capaces de actuar de formas completamente opuestas en momentos de máxima presión. Esta evolución y tensión en los personajes se mezcla, de forma original, con entrevistas documentales a personas que acompañaron a Ball y Arnaz durante esta etapa profesional. Estas entrevistas permiten al espectador conocer más en profundidad a este complicado matrimonio, tanto fuera como dentro del plató de televisión, y como funcionaban como equipo.

*Kidman se suma a la carrera por el Óscar

Asimismo, resulta necesario destacar la interpretación de Nicole Kidman, que está caracterizada para el papel con prótesis faciales y consigue modificar su voz y su lenguaje corporal para parecerse a la icónica Lucy Ball. El espectador podrá ver una versión completamente nueva de la actriz, una Kidman mucho más expresiva, que está completamente metida en el papel y consigue imponerse al resto de reparto en su representación de una de las mujeres más famosas e influyentes de la televisión estadounidense.

En cuanto a Bardem, el actor español ha hecho frente a numerosas críticas negativas por su acento cubano en la película para la interpretación del personaje de Arnaz, al igual que ha pasado con otras actuaciones este año, como por ejemplo Lady Gaga por su papel de Patrizia Gucci en La Casa Gucci (2021). No obstante, Bardem consigue brillar en su papel como inmigrante cubano, padre de familia, empresario, actor y estrella de la televisión. Además, Sorkin utiliza al personaje de Bardem para incluir elementos de crítica social y la visión estadounidense del hombre latino en aquella época.

*Conclusión

En conclusión, Being the Ricardos es una película con un guion muy inteligente y un diseño de producción excelente que consigue entretener y transportar al espectador a los años 50. En definitiva, una película que sorprenderá al público general cuando conozca los trapos sucios de la industria del entretenimiento y cuenta con la ayuda de las dos grandes interpretaciones de sus actores principales. Tras las tres nominaciones a los Globos de Oro, se puede decir que la película ya se postula para la carrera a los premios de la Academia.

Escrito por Maria José Cánovas
Cinemagavia
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
31 de diciembre de 2021
12 de 16 usuarios han encontrado esta crítica útil
En el cine que dirige Aaron Sorkin hay algo insalvable que impide que la jugada salga redonda. Puede que el tiempo se solucione este problema, con práctica y sabiduría, pero mucho me temo que, hoy por hoy, Sorkin es de esos directores que escriben mejor que dirigen. Y eso que el guion de “Ser los Ricardo (o Being the Ricardos)” tiene muchos y buenos ingredientes, como en su anterior film “El juicio de los 7 de Chicago”, donde se habla de muchos temas, pero se acaba convirtiendo en un interesante telefilm, nunca en un largometraje de cine que exprima todas sus posibilidades. Es decir, si como director se queda corto, como guionista se deja algunos agujeros. En este caso la película pierde su objetivo primordial: el hacer un retrato fiel de su protagonista, la actriz Lucille Ball y, de camino, una punzante crítica a la caza de brujas y a la América más intolerante mientras se nos muestra los entresijos del mundo televisivo.

El punto más fuerte es sin duda el trabajo de Nicole Kidman, que nunca hace sospechar que siempre fue la segunda opción, la que iba por detrás de Cate Blanchett, pero esta al rechazarlo, Kidman se aferró al proyecto. Gracias a un buen maquillaje, aunque dé la impresión de estar algo plastificada, gana enteros cuando se proyectan imágenes en blanco y negro de sus shows, donde ha estudiado milimétricamente cada detalle, cada movimiento. Sí, se le parece y hay momentos en que recuerda muchísimo a Ball, tiene mérito y se nota esfuerzo, pero está exenta de su natural gracejo.

El resto del reparto está ajustado, sobre todo Nina Arianda. El caso de Bardem es diferente. Cumple con su papel y en todo momento sirve de apoyo a Kidman, pero no se parece mucho a Desi Arnaz. Parece que bebe sobre todo del espléndido Raúl Juliá, pero como su compañera, le falta comicidad innata y hubiera necesitado más aspecto angelical, más aire seductor. Pero ambos trabajos, al menos, son respetables.

En su guion se hace un drama de la importancia de que acusen de comunista a Ball. Y es que en esa época era lo peor que pudiera ocurrir,le a un personaje relevante pero no está bien contado, falta tensión, y hay mucha anécdota irrelevante que no hace levantar el interés del relato. También se alude a Judy Holliday como máxima competencia de Ball, y eso no es cierto, aunque sí lo es que “Su última danza” (1942) fue un film que tuvo buena recepción y, aún así, la RKO no confió en ella como actriz. Ball fue una estrella estupenda que creó escuela. Muchas siguieron sus pasos con shows televisivos, y tampoco fueron justamente tratadas, como por ejemplo la gran Carol Burnett, que con “Risas y lágrimas”, “Primera plana”, “Las cuatro estaciones” "¡Qué ruina de función!" o sobre todo con “Un día de boda”, por la que fue premiada en San Sebastián y nominada a los Globos de Oro, Hollywood injustamente nunca la nomina al “Oscar”. Ball fue versátil y tuvo una época gloriosa, pero tampoco fue valorada en su justa medida. Quizás esa sea la constante de los buenos cómicos, o mejor dicho, cómicas, y más en el siglo pasado.

Se recurre a música que vigorice lo que se cuenta, todo bien cuidado, con movimientos de cámara ágiles, pero no de la forma clásica, si no de últimos aciertos para que animen el ritmo, quizás sean influencias de los trabajos de González Iñárritu con “Birdman” o el “Mank” de Fincher, aunque las operaciones plásticas de sus protagonistas se note, o más bien, aturda entre tanta “chapa y pintura” que ha hecho falta para darle mayor veracidad.

Película, en suma, que ni disgusta ni tampoco se podría considerar malograda, pero que no aporta mucho al mundo del espectáculo y, por desgracia, tampoco es un film que deje demasiada huella.
Maggie Smee
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
12 de enero de 2022
20 de 33 usuarios han encontrado esta crítica útil
Hablando un poco en plata, esa es la sensación que me llevo con la película, que me da igual la historia. Es más, me atrevo a decir que cualquier persona nacida a partir de los 80 y que no le suenen de nada los nombres de Lucille Ball (Nicole Kidman) y de Desi Arnaz (Javier Bardem), se sentirá igual.

Para mí ese es el lastre más grande de la cinta y es que no ha conseguido conectar conmigo a ningún nivel. Por momentos pensaba que iba a hacer una comedia y que me haría reír; no fue el caso. ¿Quizás una crítica política velada? Tampoco. ¿Alguna historia de superación? No. ¿Quizás una historia feminista? Ni mucho menos. Me parece una cinta plana y tibia, que pasa ante tus ojos sin más.

Si tuviera que destacar algo, puede que la interpretación de Nicole Kidman se salve un poco, ya que a veces (muy pocas) me creo algo de lo que le pasa. Por cierto, debería rodar el extraño caso de Benjamin Button 2, cada vez está más joven la tía.
Not Pennys boat
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
24 de febrero de 2022
6 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
Pues no hay mucho que agregar al último proyecto de Aaron Sorkin, para empezar este director/escritor no es mucho de mi agrado ya que todos sus filmes son biográficos o hechos históricos, me gustan mas los directores que arriesgan con proyectos originales.

Being the Ricardos se me hizo monótona, lenta y por supuesto aburrida, que si no fuera por los dos monstruos de protagonistas que tiene le hubiera puesto menos, para los que amaron el show de Lucy pueda que saquen algo mejor, en mi caso vi algunos episodios de esa serie cuando era niño pero no llamaba mucho mi atención, la película va a la disfuncional relación que tuvieron Lucy y Ricardo, como eso afectaba a su carrera profesional y personal, nada más, decorados de la época agradables pero una historia para el olvido, me la vi forzado para tener que opinar sobre los oscars, porque sino la hubiera pasado por alto tranquilamente.
Javiji86
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 5 6 9 >>
Cancelar
Limpiar
Aplicar
  • Filters & Sorts
    You can change filter options and sorts from here
    arrow