Haz click aquí para copiar la URL

Sky Sharks

Terror. Ciencia ficción En las profundidades del océano Ártico, permanece un laboratorio abandonado en el que los nazis desarrollaron una increíble y brutal arma secreta durante los últimos meses de la II Guerra Mundial. Una expedición despierta accidentalmente un ejército letal de tiburones zombis voladores manipulados genéticamente, así como superhombres, que surcarán los cielos buscando venganza de cualquier avión que se encuentren en su camino. Un comando ... [+]
1 2 >>
Críticas 8
Críticas ordenadas por utilidad
6 de diciembre de 2020
24 de 31 usuarios han encontrado esta crítica útil
Por haberme dado la posibilidad de que antes de mi partida final tuviera el privilegio de haber disfrutado de esta obra maestra. Agradecimiento que hago extensivo a los subtituladores por su envidiable tarea de traducción. Tiempos venideros harán que surjan sesudos ensayos sobre esta inefable producción, pero permitan que un humilde y miserable neófito inicie un primer análisis más o menos exhaustivo.


ANTECEDENTES

Sería posible remontarse a principios del siglo XX, en 1915 con D. W. Griffith y su The Birth of a Nation (El Nacimiento de una Nación) o al Sergei Eisenstein de 1946 con La Conspiración de los Boyardos (segunda parte de Iván el Terrible que recién pudo estrenarse 12 años después); pero quedémonos en fecha más cercana, por ejemplo en Smultronstället (Cuando Huye el Día) de 1957.

El personaje principal, Dr. Klaus Richter, es un sosías de Victor Sjöström, el anciano que en la legendaria película de Ingmar Bergman buscaba sentido a su vida justamente cuando se acercaba el final de la misma. No sólo por el parecido físico, sino que aquí en Sky Sharks hay una historia de memoria y muerte, de odio y sarcasmo, del resucitar y volver a una vida aparente. Nada más que de la metafísica condición del zombi. Obviamente, su hija Diabla (¡vaya nombre de pila!) interpretada por Eva Habermann como la heroína que salvará a la humanidad, hace empalidecer a la mismísima Bibi Andersson del legendario film sueco.

Crisis de identidad e interrogante acerca de la incomunicación. Porque ¿de qué servirían la criogénesis de nazis en el océano Ártico y sus creaciones de tiburones voladores si nunca pudieran probarse? ¿Acaso esta paradoja no es suficiente tema para exponer la finitud de la vida en una historia de terror? O más bien horrorosa.

Un maravilloso guión que a veces parece hermético por lo ambicioso de su tema pero que merece que uno haga un esfuerzo intelectual (el mismo del que por momentos parece que carecieron sus creadores) para poder interpretarlo, aunque vale reconocer que aún cuando no se comprenda a cabalidad el sentido y el propósito del film, igualmente será muy, muy, muy disfrutable casi al filo del orgasmo de la comprensión.


CIENCIA FICCIÓN PURA Y DURA

Todos conocemos la maldita, mala y mal pensada maldad maléfica (que no ha sido maledicencia mal-habida posterior de la historia) de los nazis, pero aquí el mal es elevado a la quinta (tal vez a la sexta o a la séptima) potencia con un instrumento mortal producto de una avanzada tecnología.

Escualos teledirigidos y comandados por soldados zombis que fueron revividos por la poderosa droga KZB y que en un plan denominado Encuentro Aeronáutico del Tiburón (Operación Paperclip) dominarán los cielos derribando a todas las naves de las aerolíneas comerciales para finalmente recalar en Nueva York y poder re-instaurar el III Reich.

En una perfecta, impredecible y genial vuelta de tuerca lo anterior se revelará, en forma absolutamente inesperada al final, luego de los créditos como el IV Reich que será comandado por un Hitler que se ha convertido en una mujer trans. Cosas de la actualidad que se rigen por los nuevos paradigmas de la liberación de géneros, por lo que además debe sumarse a esta estupenda historia una corrección políticamente correcta para los nuevos tiempos.


REALISMO MÁGICO GORE

Se advierte a las mentes sensibles y a los estómagos irritables que esta película contiene escenas muy crudas y realistas. Con maestría se da cuenta de decapitaciones, castraciones, disecciones en vivo de cuerpos que están fornicando, bebiendo una copa de champán o simplemente rezando un rosario. Efectos especiales fuera de serie en los que no se escatimó costos e inventiva para que los espectadores mantengan de por vida (casi como una maldición) un recuerdo vívido y apabullante de esta obra de arte.

Existen algunos puntos un tanto oscuros y difíciles de comprender, seguramente por la torpeza de quien esto escribe, como por ejemplo ¿quiénes son las putas de Mardi Grass?, ¿qué significa la técnica furtiva Overcasta? o cuál es el significado del Proyecto Carne Muerta. Obviamente estos y otros asuntos metafísicos, serán motivos de discusión y análisis en foros de expertos en cinematografía y, porqué no, en seminarios de filosofía.


DERROCHE (CASI EN DEMASÍA) DE TALENTO

Esta joya es atribuible a Marc Tehse quien escribió, dirigió, hizo el casting, supervisó los efectos especiales, hizo el diseño de producción (escenografía), fue el director de fotografía, tareas estas que tuvieron sus terribles consecuencias (aclaro que esto lo digo con respeto, sólo me remito a los créditos finales) al extremo de que parte de su familia murió durante el rodaje; ello explica que el film está dedicado in memorian de varias personas con el apellido Tehse.

Pasado y presente trágicos, pero también un profético futuro. Porque ¿a qué otra cosa se hace referencia elípticamente sino a la actual pandemia maldita?

En fin, una obra imprescindible para ver una y otra vez, para gozarla en su plenitud y para reflexionar sobre sus soterrados mensajes. Joya del séptimo arte que recomiendo calurosamente. Nadie se arrepentirá de disfrutarla (o de padecerla).
Atilio
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
29 de agosto de 2020
11 de 13 usuarios han encontrado esta crítica útil
¿Una película de nazis? Perfecto, a ver qué tal, ¿que son zombies? Bueno, tampoco será la primera vez que nos cruzamos con algo así, ¿qué van cabalgando tiburones? Vaya, eso si que hay que tenerlo en cuenta, ¿que los tiburones son voladores? Bueno mira, no me cuentes más la película porque ya está decidido que la voy a ver.

Un laboratorio nazi fue abandonado tras la guerra pero sus experimentos permanecieron allí a lo largo de los años. Desgraciadamente un accidente libera a los especímenes que allí quedaban, un ejército de zombies nazis a lomos de tiburones voladores. Pues ala.

Película que recuerda irremediablemente a Iron Sky (Timo Vuorensola, 2012) por tipo de comedia y porque ambos argumentos son básicamente lo mismo con alguna variante. Y en sus defectos también están bastante parejos. A lo largo de la cinta van llegando los llamados highlights, los momentos cumbre de la película que están esparcidos por toda ella, y estas escenas son especialmente divertidas, se les nota originales, gamberras y, por supuesto, pasadas de rosca. Pero la parte negativa es cuando no son escenas cumbre como aquellas, pues son altamente aburridas y muy preocupadas por contarte un argumento que, sinceramente, tampoco es muy necesario. Aquí hemos venido a divertirnos. Y aunque la película es, en su valor general, divertida y recomendable (para según quien) no se puede negar que tiene unos problemas serios de ritmo.

Realmente la película tiene ratos en los que luce bastante bien, hay varias tomas con un croma, de hecho la mayoría, pero aun así todo a un nivel bastante decente en cuanto a producción se refiere, subrayando el maquillaje de los soldados zombies, no por nada Tom Savini está metido en la película. Otra cosa sería el CGI, queda claro que es una cinta con un presupuesto ajustado y que hay cosas que no pueden ser, pero chico... la animación de los propios tiburones es de risa, parecen de hace 25 años. Un reparto bastante amplio, algo poco habitual en este tipo de cine, en el que nos encontramos con cosas interesantes en forma de cameos, como Tony Todd (Candyman, Hatchet), Asami (Rape Zombie, Karate Kill), Robert LaSardo (Parlor, The Human Centipede 3) o Mick Garris, que se apunta a un bombardeo.

Película que, por supuesto, no te puedes tomar en serio ni dos segundos seguidos. Las mejores escenas están repletas de comedia, gore, chorradas y algún que otro torso desnudo y todo eso está muy bien, pero algo más de jugo en las escenas menos emocionantes hubiera estado bien.

https://www.terrorweekend.com/2020/08/sky-sharks-review.html
TerrorWeekend
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
19 de noviembre de 2020
3 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
Película alemana de serie B, en la línea de films como Sharknado (Anthony C. Ferrante, 2013) o Iron Sky (Timo Vuorensola, 2012), que está dirigida por el mismo que firma películas como Mutation (1999), y protagonizada por Barbara Nedeljáková (Hostel, 2005), y Eva Habermann (Mara y el Señor del Fuego, 2015).

En las profundidades del océano Ártico permanece un laboratorio abandonado en el que los nazis desarrollaron una increíble y brutal arma secreta durante los últimos meses de la II Guerra Mundial. Una expedición despierta accidentalmente un ejército letal de tiburones zombis voladores manipulados genéticamente, así como superhombres, que surcarán los cielos buscando venganza de cualquier avión que se encuentren en su camino. Un comando de élite es enviado para detener esta amenaza y acabar con los tiburones voladores que quieren conquistar los cielos.

Cuando uno se acerca a ver este tipo de películas, debe saber de antemano que lo que se va a encontrar no tendrá calidad técnica, pues este es el caso de Sky Sharks, la cual tiene unas interpretaciones horribles, unos efectos digitales dignos de la productora The Asylum, y un guión sin pies ni cabeza. Sobre tratarse de una producción de serie B, la película ofrece un entretenimiento disparatado, con un ritmo, que aunque con algunos altibajos que le restan enteros a la cinta, es más que decente, y unas escenas de gore desenfadado que harán las delicias de los fans de tal subgénero.

Sky Sharks es una película mala en todos los aspectos, pero no por esto deja de ser una propuesta divertida para aquellos que sepan disfrutar de la serie B.

Nota personal 5/10
ElChicoDeLosHorrores
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
8 de diciembre de 2020
3 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
En años recientes han surgido productos de Serie B con: nazis en el espacio, nazis-zombie, nazis en el centro de la Tierra. También han aparecido: tiburones-zombie, tiburones de 2 cabezas, tiburones que emergen de la arena, tiburones mecánicos y algún que otro engendro parecido.
Por eso, era sólo cuestión de tiempo ver una combinación de lo anterior, tal como sucede en el filme que nos ocupa.
En Sky Sharks hay demasiados efectos visuales y escenas gore que no aportan más que golpes emocionales fáciles, aunque es verdad que impregnan el filme con algo de humor.
Es inevitable compararla con la germano-finlandesa Iron Sky, pero no alcanza nunca la gracia de ésta, en especial porque no ridiculiza la ideología nazi a la manera de la mencionada. Además, hay mucha diferencia en litros de sangre derramada en la pantalla.
Lo poco resaltable en este film está en su tono desparpajado y en su aproximación esporádica (no muy lograda de todas maneras) al estilo de las películas de Roland Emmerich o, mejor aún, al tono de las de ciencia-ficción de Paul Verhoeven. Por otro lado, lo desordenado y confuso de algunas escenas de acción la asemeja más a alguna de Michael Bay.
Una curiosidad: El logo de la productora de esta película es casi idéntico al que tenía la recordada Cannon Films de los 80.
Otra curiosidad: Sorprendentemente, la secuencia de créditos finales se ve bastante más prolija que el resto de la película.
Nelson 23
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
19 de agosto de 2023
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ante la apabullante oferta de pelis y series que te encuentras al desear ver algo, acabas a menudo desistiendo por el agotamiento que genera, unido al temor de embarcarte en algo que pueda hacerte perder el tiempo y la paciencia. Pero en el caso de Sky Sharks ocurre que, topándote con su ridícula carátula y trama, sabes de antemano a lo que te enfrentas. Decides curiosear; necesitas pasar el rato y evadirte aprovechando el streaming ya que está ahí... y, oh, sorpresa: te sumerges en algo distinto. Quizá una suerte de hartazgo de creativos digitales mal pagados haciendo un homenaje a los juegos pixelados de antaño y mofándose de las tramas actuales llevando el porno y el gore a niveles de ingenuidad e inocencia aptos para toda la familia. No alabo la cinta por su excelencia cinematográfica, que no se ha propuesto en absoluto, sino por la gamberrada tan bien hecha y, por qué no, por la trama que acaba resultando ser la mar de interesante.

Y ahora, si me disculpan... Cierro la caja tonta, las tontunas digitales... y retomo mis gratas lecturas de Schopenhauer.
Monteagudo
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 >>
Cancelar
Limpiar
Aplicar
  • Filters & Sorts
    You can change filter options and sorts from here
    arrow