arrow

Revenge

5,9
344
votos
Año
2017
País
Francia
Director
Reparto
Género
Thriller. Acción | Venganza
Sinopsis
Tres hombres casados ricos se reúnen anualmente para irse de caza. Pero esta vez, uno de ellos viene acompañado de su amante, una joven que despierta rápidamente el interés de los otros dos. Las cosas se complican dramáticamente para ella... Dejada por muerta en medio de la nada, la chica vuelve a la vida, y el juego de caza se convierte en una venganza implacable. (FILMAFFINITY)
Críticas ordenadas por:
1 2 3 >>
8 de octubre de 2017
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
Curiosa película del subgénero rape and revenge pero en clave feminista y visualmente muy interesante.

Llegados a cierto punto, el filme exige una suspensión de la incredulidad tan grande al espectador que no hay salto de fé que la salve. A partir de ahí, la historia abraza claramente la parodia y el humor negro y logra un par de secuencias tan exageradas como memorables. Hay que verla para creerla.


Más críticas y crónicas de SITGES 2017 en http://hambredecine.com
Grima
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
10 de noviembre de 2017
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
Un millonario se va de retiro de fin de semana al desierto con su amante, tras pasar la primera noche, aparecen dos amigos con los que pretende salir de caza, pero la cosa se complica cuando uno de ellos se siente irremediablemente atraído por la chica.

El cine europeo a la vanguardia del concepto extremo, pieza separada del terror que busca ese realismo malsano, perfecto para agitar la conciencia del espectador, y en el que los franceses llevan ya tiempo sentando cátedra, como sorprendentes adalides de una cruzada que en otro tiempo, y dado su carácter sujeto a la máxima pretenciosidad, nadie hubiera podido aventurar.

La debutante Coraline Fargeat, se adhiere a dicha corriente con el máximo de los entusiasmos, construye un primer tramo deslumbrante, con una capacidad cromática y un uso de la imagen sorprendentes, que parece anticipar, por su duro carácter expositivo, lo que bien podría ser otra de esas joyas de tan peculiar subgénero.

El problema surge a medida que la trama se complica, y comienza a exigir al espectador situaciones muy poco convincentes, entregada a una vorágine de sangre y sonido decibélico, que bien parece querer abrazar, de forma involuntaria, una especie de Grindhouse al que, a esas alturas, ya le resulta imposible aproximarse, por una falta evidente de sentido del humor, totalmente ajeno a su propuesta.

Como relato feminista tampoco funciona, si su protagonista, Matilda Anna Ingrid Lutz, de enorme parecido a Jessica Alba, quiere agitar esa bandera, flaco favor va a hacer a dicho colectivo, con una serie de mensajes contradictorios, que bien se podrían resumir en consumir peyote para hacer frente a la adversidad.

Para terminar, Revenge es un trabajo entretenido, técnicamente contiene brillantez, no en vano ha conseguido el premio a la mejor dirección en Sitges, pero sus decisiones en momentos clave del film exigen tanto al espectador, que más vale haberse dejado el cerebro en casa para no asistir, de forma consciente, a tan magno descalabro narrativo.



<Lee esta crítica, y muchas más, en Fusion-Freak.com>
alcaide
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
18 de marzo de 2018
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
Olviden toda ley habida y por haber: física, empírica o cinematográfica. Eso debió pensar Coralie Fargeat ante un título (Revenge) tan primario como sencilla es la propuesta que plantea la francesa en su debut. Y es que su primer trabajo tras las cámaras no es otra cosa que la puesta al día de un subgénero tan emblemático como el ‹rape & revenge›. Claro está que aquello de repetir esquemas —o incluso aludir a tonos— pasados no convence a todos, y si bien los más puristas del género podrían aplaudir de nuevo cuantos ejercicios de esa índole pasasen ante ellos, nunca está de más dar un giro —bastante grande— a la perspectiva y dejar al espectador con la mandíbula desencajada.

En ese sentido, las intenciones de Fargeat quedan bien claras desde un primer momento. Estética (y ética) bordean unos límites que podrían llevar cualquier propuesta a coquetear fácilmente con un sentido del ridículo —y, hasta en cierto modo, de una moralidad de la que siempre ha estado exenta el género— que, de hecho, no rehuye la aquí debutante. Da igual si son absurdos detalles (esa manzana) o una búsqueda descarada del artificio a través de lo formal para matizar un estilo que más adelante se acabará abrazando sin contemplación alguna: la cuestión es dejar bien claro desde un primer momento que Revenge no tiene deudas con ninguna etapa pretérita y su único objetivo es llegar a un carácter tan imprudente como divertido.

Asumir esa naturaleza, ese despendole creativo que la cineasta propone a través de un artefacto que no es lo que parece, no es fácil. Menos cuando desde su inicio se dispone un libro de estilo de lo más extravagante que sólo refuerzan ciertas secuencias aisladas —la de ese baile— y algún personaje —los dos invitados prematuros— de lo más particular. En su prólogo, pues, Fargeat se limita a dar las claves de una cinta que se siente muy despreocupada en ese juego, pero no estalla hasta disponer un sentido del absurdo que a partir de entonces será santo y seña de la misma. Y es cuando la inverosimilitud a la que apela Revenge termine por dispararse definitivamente, el momento en que ya no habrá vuelta atrás.

Lejos de contener en su esencia un grito desesperado por reclamar atención, lo que se establece es una concepción distinta, ya no sólo del género, también de los distintos mecanismos de que dispone. Más allá de la ya conocida violencia —y según como, sanguinolencia— del ‹rape & revenge›, se instaura también una percepción humorística que nos lleva desde un marcada actitud cercana al ‹grand guignol› hasta el desatado patetismo implícito en alguno de sus personajes. Es a través de esa nueva concepción como Revenge logra desmantelar el género y ofrecer otra mirada igual de salvaje y feroz, pero apuntando a elementos que, lejos de rebajar su tono, lo amplifican más si cabe.

Revenge termina, a partir de esta disposición, por desarrollar un juego del ratón y el gato —elevado a su máxima expresión en esa hilarante secuencia final— al concretarse en nuevos espacios, y aprovecha en ellos una configuración que sin duda beneficia esa extraña veta cómica, incluso paródica en algunos momentos. Sin grandes pretensiones y de carácter desenfadado, el debut de Coralie Fargeat demuestra que todavía hay muchas sendas por explorar en el cine de género, y al final la sensación obtenida es que si todas ellas nos han de llevar a films como esta Revenge, bienvenidos sean.


Crítica para www.cinemaldito.com
@CineMaldito
Grandine
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
19 de octubre de 2017
1 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
Estamos ante un nuevo rape & revenge, uno de los subgéneros del terror más prolíferos y el cual creo que es una navaja de doble filo. Pues por una parte, ¿a quién no le gusta ver como una mujer cobra venganza de la manera más cruel posible de sus asaltantes? Aquí es donde el gore prima y con cada salpicón de sangre hacia la pantalla puede desatar aplausos del público. Por otra parte, estamos ante un subgénero realmente plano, no hay más que ir de A hacia B y de B hacia el desenlace, por eso muchos fans del terror tal vez pidan un algo más que tan solo una simple venganza.

Jen y Richard llegan en helicóptero a su nido de amor, una espectacular casa en mitad de la nada. Pronto descubriremos que Richard es un hombre casado y Jen simplemente el ligue para pasar el rato. Todo esto se complicará aún más cuando aparezcan en escena Stan y Dimitri, los amigos de Richard, los cuales quieren unirse a la fiesta. Todo acaba muy mal y tras un intento de huida por parte de Jen, ésta acaba al final de un precipicio... Pero en esta trágica historia esto es solo el principio.

Coralie Fargeat escribe y dirige Revenge, la cual significa su ópera prima, después de haber dirigido varios cortometrajes. Toda una sorpresa y de agradecer el volver a ver una cinta de estas características tan potente, como de seguro icónica a partir de hoy mismo. A pesar de como dije antes la historia es simple, porque realmente este tipo de films es que no tienen gran cosa que contar, pero es tanta su potencia visual, su ritmo, su protagonista, que consiguen atraparte desde el minuto 0 y no es hasta que salen los títulos de crédito que te das cuenta que has estado gozando del mejor rape & revenge durante casi 2 horas de metraje, las cuales pasan en un suspiro.

Lo que está claro que no puedes empezar a ver Revenge, y buscarle un guion profundo, o unas interpretaciones de Oscar, señores estamos ante una película fantástica de terror, está claro que una muchacha de apenas 50 kilos y herida no va a reventar a cuatro tíos fornidos y mejor equipados que ella, pero es tanto el divertimento que Fargeat nos propone con su ópera prima que todo esto para mi pasa a un segundo plano.

A parte del BRUTAL trabajo de su directora, quiero destacar otro nombre, Robrecht Heyvaert, director de fotografía, consigue que un paisaje yermo se convierta en toda una jungla de colores. Es brutal el trabajo de este señor, el cual ya pude disfrutar de su fotografía en otro film que recomiendo encarecidamente, la belga, D'Ardenne, un thriller oscuro y sin concesión alguna.

Espero que estéis listos para aplaudir, para situaciones imposibles, para las muertes más dolorosas y para ser testigos de cómo una bellísima Matilda Anna Ingrid Lutz se come la pantalla armada hasta los dientes y con tan poca ropa como escasos miramientos hacia sus captores.

http://www.terrorweekend.com/2017/10/revenge-review.html
TerrorWeekend
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
28 de octubre de 2017
Sé el primero en valorar esta crítica
Normalmente, las películas contextualizadas dentro del subgénero conocido como ‘Rape & Vengeance’ (violación y venganza) parten de unos pilares cuasi fundamentales: sensación de satisfacción al espectador al conjugar la venganza, tiros o en su defecto machetazos o en su defecto bombazos o en su defecto loqueseaquepuedamatar y sangre al por mayor. En este caso, Revenge nos ofrece un batido compuesto por todos estos ingredientes aderezado con dosis de música cañera y situaciones inverosímiles que pondrán a prueba nuestra suspensión de incredulidad en más de un par de ocasiones y nos harán preguntarnos si aquí todo vale con tal de entretener al público y ofrecerle mucho de lo que demanda. Eso sí, si aquí has venido a saber si es divertida o no, ya te lo dejo claro: Rotundamente sí.

Coralie Fargeat conjuga un relato de tintes feministas que no pretende ahondar más allá de lo que veremos en pantalla, es decir, un Rape & Vengeance al uso donde las bondades vengan por parte de ciertos toques de comedia fantásticamente situados y un alarde técnico que compone bellas estampas con una paleta de colores muy interesante en más de una ocasión. Por su parte, el trabajo de fotografía de Robrecht Heyvaert roza el excelente durante la totalidad del filme, lo que se agradece si tenemos en cuenta que no es una producción que haya contado con un presupuesto gigante; pero sí un resultado similar. De casi igual nivel podríamos situar el realizado por parte del apartado sonoro, con potentes graves que refuercen el festival de tiros, machetazos y litros de hemoglobina al son de una música que no permitirá que el ritmo de la película decaiga. Porque Revenge es una película entretenida desde que comienza hasta que acaba, sin dejar nunca que nos sintamos desconectados y pretendiendo satisfacer al espectador poco a poco con una estructura narrativa marcada y precisa. Sin embargo, el principal problema que atañe al filme es uno y tiene nombre: suspensión de incredulidad.

La primera frase que puede llegar a la cabeza del espectador más habilidoso después de disfrutar el visionado de Revenge podría ser prácticamente una: “he venido a ver una película ‘de tiros’ y me he encontrado una de superhéroes”, porque la protagonista, Matilda Anna Ingrid Lutz, es poco menos que la nueva reencarnación de Lara Croft y John McClane fusionados en un ente indestructible que no decaerá ni aunque sangre como un guarrillo chocolate, y es que déjenme vaticinarles que su suspensión de incredulidad como espectadores será puesta en jaque en muchas ocasiones pero, sobre todo, a partir de poco menos del ecuador del filme, que es cuando un@ se pregunta si los de Marvel han colado su nueva producción entre medias o esto es una betatester para un nuevo proyecto suyo.

Más críticas en https://cinefilosfrustrados.com
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Kirry Burrio
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2018 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios.
Filmaffinity es una web independiente, en ningún caso comparte los datos de sus usuarios.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados