arrow

Salario para matar

6,4
484
votos
Sinopsis
En la frontera mejicana, Eufemio encarna los sueños de venganza de los trabajadores contra su patrón, García, el propietario de una mina de plata. Éste cuenta con un pistolero a sueldo, Bill Douglas, que no tiene mayor problema de venderse al mejor postor. Cuando García está fuera, Eufemio se hace con el control de la mina y convence a Douglas para que se ponga de su lado. Juntos forman una banda que se dedica a robar bancos con lo que ... [+]
Críticas ordenadas por:
1 2 >>
1 de marzo de 2010
17 de 17 usuarios han encontrado esta crítica útil
Corbucci no le llegaría a la suela de los zapatos a Leone, pero bajo mi opinión es el segundo mejor realizador de Spaguetti Western y con esta peli demuestra que a lo mejor escala por la rodilla y se le agarra a la cintura. Utiliza algunos de sus ingredientes y le sale una película bastante notable. Los personajes principales para mí están magníficos, el duelo final uno de los más espectaculares que se han visto, y todo ello aderezado con una banda sonora del genio Morricone (que sí, tal vez sea inferior a otras que tenga) pero aún así yo no puedo dejar de escucharla.

Me sorprende bastante el hecho de que a día de hoy que escribo esta reseña, muy pocos hayan dejado constancia de su visionado con un voto aquí en Filmaffinity. Una peli que desafortunadamente parece haber pasado desapercibida, cuando no son pocas sus virtudes.

Una peli disfrutable y altamente recomendable.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
elculebras
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
25 de abril de 2010
8 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil
Todo aquel que se considera amante de los westerns europeos sabe que Sergio Corbucci es uno de los directores que dejaron huella. Evidentemente siempre estuvo a la sombra del gran Sergio Leone, pero no hay que olvidar que sus cualidades más que suficcientes le catapultaron hasta convertirse en uno de los hombres más populares del subgénero nihilista que hacía estragos en la época que el cine clásico y por ende, moralista estaba de capa caída y a punto de desaparecer de la faz de la tierra dando paso al cine moderno.

Los jóvenes demandaban este tipo de productos, claro está, y el éxito no se hizo esperar. Tarantino fue uno de tantos otros que disfrutaron como niños de la nueva moda de los westerns, así pues en su filmografía podemos ver claras referencias al cine de Corbucci, a saber: en “Reservoir Dogs” hace un guiño a la mítica “Django”, mientras que en el díptico de “Kill Bill” homenajea a la cinta que estamos comentando con la ya legendaria banda sonora que forma parte del imaginario colectivo.

“Salario para matar” es uno de los mejores trabajos del cineasta italiano, que es necesario reivindicar. Con un Franco Nero soberbio interpretando a un mercenario que se involucra en la revolución mexicana, aunque la trama no sea nada original, consigue un resultado digno. Es una película ágil, con buenas dosis de acción y cinismo que mezcla en un tono de comedia que hará las delicias de los espectadores. En fin, no os la perdáis.
Kriza
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
11 de febrero de 2015
8 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil
L’Arena

Siempre he dicho que existen tres tipos de SW: los de Leone, los buenos y los malos. “Salario para matar”, obviamente, es de los buenos. De los buenos, buenos. De los que suelen entrar en cualquier top-10 del mencionado subgénero sin despeinarse siquiera. Algo que no deja de tener bastante mérito tratándose de una familia —la del SW— con más de 500 miembros y encabezada por cinco pelis (los eurowesterns de Leone) cuyo liderazgo pocos se atreverían a discutir.

Dicho esto, concretar tal vez que cuando afirmo que “Salario para matar” es buena, buena lo digo, sin lugar a dudas, por varias razones. Primero, porque cumple a rajatabla y más que satisfactoriamente con las premisas básicas de cualquier SW que se precie. Premisas que todo adepto al eurowestern conoce a la perfección y que no pienso repetir una vez más. Y segundo —y fundamentalmente— porque la peli de Corbucci tiene una secuencia extraordinaria. Maravillosa. Sublime. Una secuencia que hubiera podido firmar el mismísimo Leone y que Corbucci, como alumno aventajado del romano, resuelve con incuestionable pericia y talento. Me estoy refiriendo, naturalmente, a la secuencia del duelo final en la plaza de toros a la que prefiero denominar como “l’arena”. Una denominación, a mi juicio, mucho más épica y memorable.

Añadir, tan sólo, que si la secuencia de “l’arena”, por sí sola, ya merece el visionado completo de esta peli también lo merece, obviamente, la partitura del maestro Ennio Morricone. Una pieza que, como no podía ser de otra forma, lleva por título “L’Arena” y que constituye, como no, el tema central de una de las mejores bandas sonoras del Spaghetti- Western.
Taylor
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
20 de diciembre de 2011
5 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
Interesante Spaghetti Western sobre mercenarios inescrupulosos, sobre bandidos disfrazados de revolucionarios con una causa justa, sobre oportunistas ambiciosos que mezclan el espíritu de la revolución con el enriquecimiento personal ilícito.

Western bastante dinámico, cargado de secuencias de acción con tiroteos y salpicado con toques cómicos, con los arquetípicos personajes rudos muy hábiles para las peleas y punzantes en sus diálogos… Una cinta intensa y absorbente en sus momentos de violencia y de batallas.

Un rasgo distintivo que me resultó interesante de esta película es que no hay personajes “buenos”, pues todos, absolutamente todos tienen sus defectos y miserias. Eso me pareció interesante, pues es para destacar cuán corruptos, ventajeros y traicioneros son todos los personajes de este filme.

En cambio, algo que no me pareció logrado es que a pesar de ser una producción italiana se termina discriminando al pueblo mexicano al igual que en las cintas norteamericanas, pues se describe a los personajes mejicanos como brutos, sucios, torpes y tercermundistas. Por ello lamentablemente el italiano Sergio Corbucci ha caído en el típico cliché de menospreciar a México y a sus organizaciones políticas, militares y sociales.

Hay que mencionar como una fortaleza del filme a la banda sonora de Ennio Morricone y Bruno Nicolai, la cual mediante percusión, un silbido y una trompeta de fondo en su tema principal ha ido acompañando de manera coherente el espíritu aventurero y épico de la obra, así como también acentuando con melodías más simples el carácter solitario de algunos personajes.

Las actuaciones deben considerarse como un aspecto positivo, sobre todo la imponente presencia en pantalla de un Franco Nero que nada tiene que envidiarle a las mejores actuaciones de Clint Eastwood en el lejano oeste. Aquí el actor da vida a un mercenario al que sólo le interesa estar del lado del que mejor le pague, pues es un comerciante que ha olvidado los escrúpulos y que vende sus “habilidades y servicios” al mejor postor.
Secundan muy bien Tony Musante como el revolucionario Paco Roman y Giovanna Ralli como la bella mujer que le apoya a este último en su causa.
A Jack Palance me hubiera gustado verlo más en pantalla, con mejor desarrollo de su personaje y con más diálogos, pero no puedo negar que su sólo presencia física ya sugiere y entusiasma al espectador.

Intenso y entretenido western ambientado en el contexto de la Revolución mexicana, donde el mercantilismo y la ambición desmedida han subvertido a la mayoría de los ideales y de las causas políticas de los personajes, quienes de tan inescrupulosos que son muchas veces ponen sus beneficios particulares antes que las causas nobles y comunitarias.

Sigo sin destripar
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Alberto Yaya
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
24 de noviembre de 2013
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
Sergei Kowalski (Franco Nero), mejor conocido por el Polaco, es un cínico y descarado mercenario que alquila sus servicios al mejor postor. Este es contratado para proteger el trasporte de una valiosa carga de plata.

Paco Román (Tony Musante) es una mezcla de bandido y líder revolucionario mexicano que también contrata al Polaco, para que le enseñe el manejo y uso de un arma de alto poder, ¡entre otras cosas más!

Ahora un vil y sanguinario pistolero, apodado Ricitos (Jack Palance) y el ejército del gobierno mexicano tienen una deuda personal que quieren saldar con la sociedad de Polaco y Paco, pero la cosa no será tan fácil.

"Il mercenario" (1968) es parte de una trilogía dedicada a México por el director Sergio Corbucci (1926-1990), conocida como el "Zapata-western", la completa "Vamos a matar, compañeros" (1970) y "Che c'entriamo noi con la rivoluzione?" (1972).

El film llama la atención por el impactante personaje de Jack Palance, un inescrupuloso y sanguinario asesino con pinta de homosexual. ¡En una época que estaban los homofóbicos dominando los medios!

Jack Palance (1919-2006) fue un actor ganador del Óscar y del "Golden Globe", fue célebre por sus personajes de villanos, tipos rudos o psicópatas.

Recibió tres nominaciones al Oscar como actor de reparto, por el psicológico drama "Sudden Fear" (1952) con Joan Crawford, el célebre western "Shane" (1953) con Alan Ladd y con el satírico western "City Slickers" (1991) finalmente gano la preciada estatuilla.

Dentro del género del "spaghetti western" hizo su debut en "Il mercenario" (1968) y "Vamos a matar, compañeros" (1970) ambos con Franco Nero, luego vinieron "Si può fare... amigo" (1972) con Bud Spencer, "Tedeum" (1972), "Blu Gang e vissero per sempre felici e ammazzati" (1973), "Il richiamo del lupo" (1975) y "Diamante Lobo" (1976) con Lee Van Cleef.
operez
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2017 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados