arrow

Prisioneros

7,6
27.396
votos
Sinopsis
Keller Dover se enfrenta a la peor de las pesadillas: Anna, su hija de seis años, ha desaparecido con su amiga Joy y, a medida que pasa el tiempo, el pánico lo va dominando. Desesperado, decide ocuparse personalmente del asunto. Pero, ¿hasta dónde está dispuesto a llegar para averiguar el paradero de su hija? (FILMAFFINITY)
Críticas ordenadas por:
escribe tu crítica ver por títulos
1 2 3 4 10 20 30 41 >>
user-icon Luthan   zamora (España)
Buena
19 de Octubre de 2013
319 de 331 usuarios han encontrado esta crítica útil
Respecto a la película en sí, es tan buena como pueda serlo Seven, Zodiac o Heavy Rain (PS3): pretendida complejidad argumental, atmósfera oscura, giros de guión y un metraje excesivo, aunque los defectos son eclipsados por unas actuaciones muy correctas, una fotografía estupenda y una buena banda sonora.
La película puede verse como algo más que una historia de secuestro. Se nos plantea un dilema moral más allá del "¿Qué haría yo en esa situación?". La pregunta es si la tortura puede estar justificada en algunas situaciones; hagan ustedes debate político si les apetece.

En cualquier caso, no creo que sea necesario dar razones para verla, ya que su nota en FA (justa o no) es anzuelo más que suficiente.

Un apunte antes de pasar al spoiler: ante la extrema religiosidad del resto de personajes, se nos presenta a Loki (con nombre de dios embaucador de la mitología nórdica) como un hombre descreído interesado en la astrología y masonería (tatuajes y anillo). Keller, por su parte, es un paranoico obsesionado con la supervivencia, aunque sus precauciones no le sirven de nada finalmente porque hay tragedias que no pueden anticiparse.

A continuación resumiré todos los puntos del argumento para intentar deshacer las dudas que hayan podido quedar tras su visionado.
(SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama) Ver todo
Luthan
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
No
  (información)
 
user-icon Jose Luis   Toledo (España)
Notable
1 de Octubre de 2013
154 de 169 usuarios han encontrado esta crítica útil
No sé si "Prisoners" estará entre las candidatas a premios cuando llegue la temporada de festivales y galas, pero debería. Sobre todo por su magnífico reparto, por su fotografía, y por la ajustada dirección de Villeneuve que, sin embargo, recuerda mucho al David Fincher de "Seven" y de "Zodiac" (llegando incluso a copiar algunos planos de esta última, aclaro en spoiler con spoilers).

La trama aborda un caso de secuestro infantil y la reacción ante el mismo de sus padres (sobre todo de un intenso y magistral Hugh Jackman), y de la investigación sin descanso que llevará a cabo un apocado y crepuscular detective (grandísima interpretación de Jake Gyllenhaal), para encontrar a las niñas.

Todo ello se enmarca en una pequeña urbanización de casas oscuras, rodeada de bosques y lluvia (magnífico diseño de producción y elección de exteriores), que dota de una atmósfera oscura y malsana a la mayoría de planos y secuencias. Planos y secuencias por otro lado muy bien montados y planeados, pues en todo momento se juega con el suspense y las luces y sombras, como metáfora de los caracteres y acciones de los protagonistas.

Porque de eso trata "Prisoners" de como un acto vil y despreciable como un secuestro infantil, puede sacar lo peor de nosotros mismos (el personaje de Jackman) en pos de intentar hacer lo correcto, y de como podemos encontrar la redención y la justicia (el personaje de Gyllenhaal), si nos mantenemos dentro de un código moral adecuado (pese a que haya momentos en los que renuncie a él con espantosas consecuencias, aclaro en spoiler). Es decir, prisioneros todos de nuestra ética, ya sea para bien o para mal. Prisioneros de nuestros sentimientos y de la motivación que nos empuja a partir de ellos. Prisioneros de una moral que está por encima de nosotros (el mensaje moralista-cristiano-de-doble-cara está muy presente a lo largo de todo el largo metraje), pero que no dudamos en corromper si con ello defendemos a quién queremos.

Pero cómo digo, aparte de ese mensaje, la película es un ejemplar thriller ¿neonoir? ¿american gothic? que funciona muy bien a lo largo de sus dos horas y media y que tiene un reparto magnífico (desde Viola Davis a Maria Bello, pasando por Terrence Howard o Paul Dano), inserto en una historia de giros imprevistos, diálogos inteligentes, suspense muy bien marcado y un final inesperado en cuánto a la identidad del secuestrador (que reconozco me sorprendió bastante, pese a que es fácil pillar la cuestión si estás atento a los detalles, aclaro en spoiler con spoilers).

Tal vez, peque un poco de centrar la trama en Jackman y Gyllenhaal y dejar al resto de actores un poco de lado, y de cierta sensación de déjà vu (sótanos oscuros, cadáveres inesperados, vecindario siniestro... desarrollo similar a "Seven" y "Zodiac") que le quitan un poco de pegada, pero son detalles nimios que no hacen sino recalcar las grandes virtudes que posee esta película. Desde ya, en el podio de las mejores del año.

Espero que no me caigan muchos negativos y muchas gracias si me lee alguien y me valora positivamente.
(SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama) Ver todo
Jose Luis
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
No
  (información)
 
user-icon eltaquillazo   Madrid (Spain)
Excelente
4 de Octubre de 2013
71 de 82 usuarios han encontrado esta crítica útil
Lo que parecía un thriller más, sólo que con buenos actores, se ha convertido una de las películas que realmente me ha cautivado y me ha clavado al siento. Un thriller brutal, sombrío, asfixiante y brillante.
Te mantiene con un nudo en la garganta las dos horas que dura y no sientes el paso del tiempo. No es que juegue contigo, pero logra darte la sorpresa y dejarte con la espina clavada, aún pensando que lo sabes todo y que será el típico thriller. Además logra una atmósfera exquisita, muy cruda, digna de alabanza y rodada de una manera muy evocadora.
Las interpretaciones son geniales, destacando a Jake Gyllenhaal y a Hugh Jackman, el último de los dos hace (quizás) el papel de su vida, de los mejores de su carrera y alejadísimo de su carismático Lobezno.

Sinceramente, me he quedado de piedra ante esta película. Os recomiendo ir a verla, pese a que no sea ni de efectos especiales, ni explosiones. Ya van tres películas que me encuentro este año (la que nos ocupa, Gravity y The Conjuring) que sin revolucionar argumentalmente su propio género, sí que logran revolucionar a los espectadores. Sino puede haber más originalidad, que por lo menos sí que haya más intensidad. Excelente.
eltaquillazo
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
No
  (información)
 
user-icon Caith_Sith   Gijón (España)
Buena
27 de Septiembre de 2013
49 de 55 usuarios han encontrado esta crítica útil
Es posible que se tarden muchos años en superar -o igualar- algunos de los mejores thrillers de los últimos años. David Fincher, responsable de esa Obra Maestra de los 90 llamada "Seven" (1995) y de la excelente "Zodiac" (2007), ha creado una 'escuela' y puede gustar más o menos pero es una actitud fácil de asumir. La última en sumarse a la corriente es "Prisioneros" (Prisoners, 2013), el debut en Hollyood de Denis Villeneuve, nominado al Oscar por "Incendies" y que este mismo año ha estrenado además "Enemigo" (Enemy), un trabajo igualmente de altura.

Como Fincher, Villeneuve sabe cómo conseguir que una imagen sea clave a la hora de hacer que la historia avance, en lugar de relegarlo todo al guión y a las oportunidades que se puedan presentar. Los cabos, atados desde el mismo libreto en mayor o menor medida, son decisivos pero aquí hay una exposición de la imagen hacia la narración. Es así tan importante un elemento del encuadre como aquello que se dice, y es a través de este trabajo que "Prisioneros" funciona a tan buena altura. Notablemente dirigida, con algunos momentos que recuerdan al citado Fincher (casi cualquier secuencia bajo la lluvia es brillante, como lo eran en "Seven") y otros puramente Villeneuve (esos acercamientos a los edificios, con lentos travellings), se trata además de una película con un reparto muy notable. A Jackman, que rara vez está mal, se le unen un inspiradísimo Jake Gyllenhaal, y unos secundarios de oro como Melissa Leo o Paul Dano, que sacan mucho partido de sus personajes.

"Prisioneros" podría evitar algunos pequeños deslices que la harían más importante, pero consigue equilibrar el drama familiar y la intensidad psicológica de forma que la comunión entre ambos tonos es casi perfecto. Villeneuve debuta en Hollywood con fuerza, aunque un poco más 'domado' que en "Enemy", a todas luces un trabajo más personal, más abierto a interpretaciones. Ojo a las brillantes imágenes que consigue extraer Roger Deakins (maestro de los claroscuros, véanse los planos de Dano) y a la partitura de Jóhann Jóhannsson. En definitiva, un thriller enérgico, bien ejecutado, con algunas imágenes tremendamente poderosas y que es capaz de mantener el interés durante sus dos horas y media de duración. Buen cine, con la ambición justa para cumplir las expectativas que genera, y un acertado final.
Caith_Sith
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
No
  (información)
 
user-icon Alberto   Cartagena (España)
Notable
6 de Octubre de 2013
40 de 45 usuarios han encontrado esta crítica útil
En la década de los noventa el cine negro sufrió un gran cambio, una transformación que lo alejó de la ingenuidad y lo sumió en una oscuridad mucho más asfixiante de la que estábamos acostumbrados, no sólo en la trama, sino también en los personajes. Los malos fueron totalmente deshumanizados, creando monstruos de la peor calaña con los que el diálogo no era una opción viable como recurso para entrar en su hermética mente, e intentar descifrar su retorcida personalidad. Lejos quedó la empatía que nos despertaba Orson Welles en El tercer hombre, 1949, cuando subido a la noria del parque de atracciones de Viena analizaba la hipocresía con la que se justifica el bien y el mal, o el famoso monólogo sobre la moralidad con el que Peter Lorre intentaba defenderse de un jurado popular que hacía tiempo había fallado en su contra en, M, el vampiro de Dusseldorf, 1931 “¡Y vosotros os atrevéis a juzgarme!”. Los buenos, por su parte, también han sufrido una evolución digna de todos aquellos que dejaron de salirse con la suya hace mucho tiempo. Las atrocidades a las que se enfrentan a diario les han hecho adoptar una personalidad mucho menos sociable, convirtiéndolos en lobos solitarios que viven esclavos de su trabajo ocultos tras la fría mirada de quien han contemplado el terror a los ojos y ha vivido para contarlo.
David Fincher se proclamó como uno de los precursores de este film noir de una intensidad casi opaca. Su obra Se7en, 1995, es un estudio de una de las mentes más enfermas de la historia, la de John Doe, que sirvió de precedente para muchos de los nuevos directores que hoy se enfrentan a los grandes miedos de la sociedad.
Denis Villeneuve se podría considerar como uno de los alumnos aventajados de este subgénero, el canadiense se dio a conocer internacionalmente cuando en 2009, ayudado por testimonios reales, reabrió las heridas de uno de los episodios más dramáticos del ámbito escolar, la matanza del instituto politécnico de Montreal, Polytechnique. Sin embargo, no fue hasta 2010 cuando maravillara y horrorizara a partes iguales con su filme Incendies, una pesadilla que asusta no sólo por sus aires de historia real, sino por lo técnicamente bien trazada que resultó. Una obra mayor, perturbadora como pocas.
Con Prisioneros, Villeneuve se estrena al otro lado del charco, y al contrario de lo que se pudiera pensar, el director se las ha ingeniado para adaptar Hollywood a su estilo y no al revés. El canadiense pone sus cartas boca arriba desde el comienzo de la cinta, mostrando un personaje solitario, que pasa la cena de acción de gracias sin ninguna compañía en un triste restaurante asiático, la personalidad sombría que, oculta tras los tatuajes de sus manos y cuello, no nos despierta mucha confianza, pero se convertirá en la mejor baza de dos familias que esa misma noche sufrirán la desaparición de dos niñas de seis años. Jake Gyllenhaal, quien ya hiciera de protagonista en la película de Fincher, Zodiac, 2007 y repite como personaje principal en solitario en la próxima cinta de Villeneuve, ya estrenada en el festival de San Sebastián, Enemigo, traza una magnífica actuación llena de fuerza, aportando a la trama una profundidad añadida gracias al temperamento distante de su personaje, un detective implacable con un porcentaje de casos resueltos del 100%. Compartiendo protagonismo con Gyllenhaal se encuentra Hugh Jackman, un actor que sabe adaptarse como nadie a cualquier situación y que consigue transmitir la empatía necesaria para que la carga melodramática simplemente aporte fuerza al filme, sin llegar a apoderarse por completo del mismo. Entre ambos, un reparto de secundarios estelar que estará a la altura de las circunstancias.
La historia se centra en la figura de un padre, un ciudadano ejemplar, responsable y cauto que no escatima en precauciones frente a cualquier tipo de adversidad que pueda ocurrir con el fin de proteger a su familia, hasta que un día es atacado por algo contra lo que no estaba preparado. La investigación policial no parece avanzar, y su desesperada situación, en la que cada segundo que pasa juega en contra, le lleva a transformarse en una persona completamente diferente, una persona aterradora que no dudará en llegar hasta donde sea necesario por la salvación de aquello que más quiere en la vida. El director plantea muchas preguntas y dilemas morales que, llenados con silencios, el espectador deberá interpretar, algo muy raro en el cine de Hollywood donde suelen dárnoslo todo blanco y en botella.
Roger Deakins, colaborador asiduo de los hermanos Coen, se encarga de añadir tenebrosidad al apartado visual mediante la fantástica fotografía que, desde los primeros minutos de metraje, combinará algunos de los recursos más habituales y llamativos del cine negro, con otros más originales y propios del consagrado director de fotografía, como se demuestra en una de las primeras escenas en la que, al descubrir la caravana del primer sospechoso, la oscuridad de la noche cubierta por el filtro translúcido de la implacable lluvia, convertirá los faros y linternas de los agentes de policía en resplandecientes focos que, a contraluz, proyectarán trémulas sombras en la penumbra y convertirán desde ese momento a la imagen en uno de los mayores aliados de este ejercicio deslumbrantemente lóbrego.
La banda sonora acentuará la tensión en cada minuto de las fugaces dos horas y media de metraje, atrapándonos entre sus acordes y marcando el ritmo de nuestra respiración mientras nos sumerge de lleno en ese laberinto que compone la trama, como testigos presenciales de una de las historias más horribles de los últimos años.
Alberto
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
No
  (información)
 
1 2 3 4 10 20 30 41 >>
FA en Facebook | FA en Twitter | Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2014 Filmaffinity - Movieaffinity | Todos los derechos reservados