arrow

Al encuentro de Mr. Banks

6,7
9.852
votos
Sinopsis
Durante catorce años, Walt Disney (Tom Hanks) intentó sin descanso que la escritora australiana P.L. Travers (Emma Thompson) le cediera los derechos cinematográficos de su primera y más popular novela, 'Mary Poppins', que finalmente fue llevada a la gran pantalla en 1964. (FILMAFFINITY)
Críticas ordenadas por:
1 2 3 4 10 15 >>
1 de febrero de 2014
37 de 43 usuarios han encontrado esta crítica útil
¡Qué misterio el de la imaginación, el de la creación literaria, el de la creatividad de todo tipo! ¿De dónde nace, a qué se debe, por qué a veces parece más una pasión cuyo objetivo fundamental es enderezar algo que sentimos que estuvo mal? Misterios insondables de la vida, de la mente humana, de la naturaleza de las personas, abocadas a veces a reparar o reordenar los añicos de algo que se rompió ante nuestros atónitos y atormentados ojos o a expiar alguna culpa ajena aunque como niños nada pudimos hacer – y ahora como adultos repetimos aquello, desde la fábula, como queriendo cerrar una herida aún en carne viva y que nos devasta hasta el fin…

Esta cinta contiene varias películas a la vez. Por una parte está la batalla de egos entre Walt Disney (1901-1966) y la escritora australiana P.L. Travers (1899-1996) cuando el magnate norteamericano trató – por enésima vez – hacerse con los derechos para llevar a la gran pantalla el personaje más famoso salido de la pluma de la escritora, la memorable e inefable Mary Poppins. Pero también es el pormenorizado recuento de la infancia atormentada de la escritora en su Australia natal, donde presencia el declive y muerte de su adorado padre, con una agonía entre etílica y tuberculosa. Pero así mismo es el recuento e inventario implícito de todo aquello que nos aboca a fabular, a crear mundos fantásticos o ficciones de toda índole, como una forma de expiar alguna falta o de superar algún cataclismo del destino. O también es una amable y amena descripción de lo ingrato y arduo que puede ser el acto de escribir un guión y ensamblar todos los pormenores de una película hasta verla convertirse en realidad.

Y todo funciona bien y se funde en un hermoso relato entre la nostalgia, el amor, la gratitud, el reproche, el dolor, las huidas hacia delante, los mundos fabulosos de alborozo de mercadotecnia, los pequeños sinsabores trufados de amor paterno filial… En definitiva, se nos muestra un amplio abanico de tramas y sub-tramas, todas ellas bien urdidas y que tras una suntuosa y estomagante amabilidad de colorines no ocultan el poso indeleble de amargura o las lesiones calladas del alma que hemos ido recogiendo a lo largo del camino.

Mención expresa merece el espléndido reparto, todos ellos en estado de gracia. Especialmente memorable y adorable en su estirada vulnerabilidad brilla una felizmente recuperada Emma Thompson, absolutamente impresionante en su gama de matices y gestos. Casi a igual altura le dan la réplica tanto Tom Hanks, como Colin Farrell, Paul Giamatti y Jason Schwartzman. Ellos saben conferir las dosis de verdad que se esconde tras tanto oropel indigesto y celofán estomagante. Una muy bella película con sus dosis de profundidad y calado. Muy recomendable.
antonalva
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
28 de enero de 2014
30 de 36 usuarios han encontrado esta crítica útil
Realmente si hay una película que ha logrado sorprenderme este año, es ha sido "Al encuentro de Mr. Banks". Nunca esperé que llegara a conmoverme de la manera en la que lo hizo, incluso en el tramo final no pude evitar que se escaparan las lagrimillas, lo cual en una película siempre es de agradecer, porque es síntoma de que te ha llegado al corazón.

Creo que todo esto es debido, en mayor parte, a las interpretaciones de Emma Thompson y Tom Hanks. Ambos están espléndidos en su labor interpretativa, pero lo de ella es increíble, se ha metido en la piel de su personaje de tal manera que no parece que esté actuando en ningún momento. Debería estar nominada al Oscar sin ninguna duda.

Otro de los motivos que han hecho que esta película me entusiasme de tal manera ha sido el cariño que siento por la película de "Mary Poppins", que marcó realmente mi infancia, y ver el proceso de creación de la película, el cariño y cuidado con el que trataron el material original, me ha tocado el corazón. Al igual que lo ha hecho toda la historia relacionada con el personaje de Colin Farrell, de la que no quiero dar muchas pistas por si alguien aún no ha visto esta maravilla que recomiendo fervientemente,

Mi nota: 10
I love Norton
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
21 de enero de 2014
25 de 31 usuarios han encontrado esta crítica útil
"Al encuentro de Mrs Banks" resultó ser el producto perfecto para que la Disney se hiciera una obvia autopublicidad y, de esta manera, conseguir que aquellos fieles de antaño corran a la búsqueda del blu-ray de "Mary Poppins" o hacia los desaparecidos ejemplares en versión prosa de P.L Travers.

La historia nos contará todas las anécdotas que presuntamente se sucedieron durante la pre-producción de lo que más tarde se convertiría en un clásico de la casa del ratón, y los conflictos con los que el mítico Walt Disney tuvo que filtrear para que P.L Travers no interfiriera más allá de la entrega de los derechos de su novela "Mary Poppins" y, para ello, nos ponen una pareja de titantes yéndose a duelo en cada escena: Tom Hanks y Emma Thompson.

En esta película todo parece estar hecho con todo el amor de la fábrica de los sueños de Hollywood: un diseño de producción impecable, fotografía de ensueño, escenas para la posteridad, un guión sólido y brillantes interpretaciones. Y es quizás sus interpretaciones el mayor punto a su favor. Thompson está impecable como Travers trayéndola a la vida, y Tom Hanks (aunque aparezca menos de lo esperado), realiza una importante y convincente representación del gran Disney.

Al tiempo en que se relaciona el pasado y el presente del personaje principal, el filme nos va narrando de una forma sublime todos los miedos, culpas, desencuentros y egos que pueden encerrarse en un foro de grabación y cómo el perdón a uno mismo resulta ser la pieza clave para la liberación y la felicidad.

Para aquellos cinéfilos que quieran disfrutar de un "detrás de" y quienes buscan un filme para reír y dejarse conmover, me atrevo a decir que nadie saldrá desairado de "Al encuentro con Mrs Banks", una película donde seguramente varios nos podemos encontrar también.
Deiccito
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
9 de enero de 2014
25 de 37 usuarios han encontrado esta crítica útil
En 2012 se estrenaron dos películas que giraban en torno al proceso de producción de dos iconos del cine de Alfred Hitchock: "Hitchcock" de Sacha Gervasi y "The Girl" de Julian Jarrold. En ambos casos, la historia que contaban era mucho más interesante que la forma de hacerlo, terminando por ser películas tan sencillas como en el fondo innecesarias, que no se salían del guión marcado por la correción académica. En respuesta a aquellos dos desapasionados trabajos llega con "Al encuentro de Mr. Banks", una producción de Walt Disney Pictures que explica cómo el creador de Mickey Mouse estuvo persiguiendo su ambición de llevar Mary Poppins al cine, lidiando con la escritora de la célebre novela. John Lee Hancock ("The Blind Side") se pone tras la cámara de un film que, digámoslo, tiene mucha más pasión y candor que las dos réplicas de cera basadas en los episodios de Hitchcock. Lo que también tiene, y esto no es bueno, es un problema a la hora de saber cuándo parar.

En "Al encuentro de Mr. Banks" conviven dos películas. En una conocemos el pasado de P.L. Travers, la escritora de Mary Poppins, bien interpretada por Emma Thompson. Estas secuencias se introducen como flashbacks del tiempo presente, que corresponde a una segunda película: la novelista, ya adulta, lidiando con la producción del film que se terminaría estrenando en 1964. En estos segmentos hay una mirada interesante al proceso creativo, sin ahondar demasiado en el 'cine dentro de cine' pero ofreciendo apuntes interesantes que se disfrutarán, sobre todo, si se ha visto (¿alguien no lo ha hecho?) la película a la que hace eco. El tono aquí es más bien cómico: un personaje cascarrabias truncando la ilusión y la 'magia' de los trabajadores de Disney. Hay un choque, y deja algunos intercambios verbales divertidos.

El problema llega con la película 'del pasado', los flashbacks. Sería injusto negar que está correctamente filmado, porque lo cierto es que lo está, con una fotografía que remite a las películas clásicas del Hollywood familiar, y algunas secuencias bastante trabajadas (sobre todo, cierta escena nocturna en un lago). Pero lo que es indiscutible es que todo es muy cursi, extremadamente, hasta el punto de dar (en alguna ocasión) arcadas, especialmente en los flashbacks que se introducen el terce actor. El último es demencial. En "Mary Poppins", Julie Andrews cantaba una canción que en la versión española decía algo así como "Con un poco de azúcar esa píldora que os dan, la píldora que os dan, pasará mejor." Bien, Lee Hancock no pone un poco de azúcar: echa el azucarero entero. Y -a veces- empalaga hasta el punto de generar diabetes y crear una especie de muerte por glucosa.

"Al encuentro de Mr. Banks" abusa además de la música de la forma más sensiblera posible. Y es curioso que en esos momentos no funcione en absoluto (todo lo contrario, más bien) y que si que logre que sus trampas tengan efecto cuando no usa este recurso. Por ejemplo, en el tercer acto, hay cierta conversación (que no spoilearé) que es un tuco de guión completamente evidente. Pero llega a emocionar algo. Funciona aún sabiendo que la están metiendo doblada. También hay aciertos en alguna caracterización, y una buena interpretación de su reparto, aunque todo sea tan increible (la historia no hay por dónde cogerla) que no queda más que aceptar la película como exactamente eso: una película, protagonizada por personajes y no 'personas' de un 'basado en hechos reales'. Aprobada porque en el fondo, tiene un tono tan amable que casi da igual que sus errores sean tan evidentes. Hay películas (mucho) peores que ver, eso seguro.
Caith_Sith
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 de febrero de 2014
14 de 20 usuarios han encontrado esta crítica útil
Emotiva. Esta es la palabra que me ha venido a la mente al terminar de verla. Un gran trabajo de realización a cargo del director de The Blind Side (Un sueño posible) (2009). John Lee Hancock consigue llevar a buen puerto el trabajo que supuso poder trasladar a la gran pantalla la obra de P.L. Travers, Mary Poppins. Reconozco que, aunque han habido muchas películas que me han hecho emocionar, la que nos ocupa, sin duda, ha conseguido sacarme de mí algunas lágrimas. Tom Hanks y Emma Thompson están espléndidos como Walt Disney y la escritora respectivamente. Tal vez, el mejor caracterizado ha sido Hanks, a tenor de ver fotos del Walt original durante los títulos de crédito del final, he visto mucho parecido. Merecería estar nominada a muchos Oscar, pero ya sé sabe cómo va esto en Hollywood. El diseño de producción es soberbio, trasladar a la gran pantalla la visión de cómo era la California de los sesenta y la propia Disneylandia. Esas oficinas, esa Walt Disney Productions, magnífico. Todo es sensacional, parece que estés ahí. La imagen (ya la vemos en el trailer, así que no estoy destripando nada, tranquilidad) de Disney (Hanks) recibiendo a Travers (Thompson) en Disneylandia, es como si estuviera viendo al Disney de carne y hueso. Todo muy bien hecho. Me ha parecido un guión muy bueno. Sin ninguna duda, se han documentado bien. Al menos, con ese detrás de las cámaras, podríamos decir, en la creación del guión, con el guionistas y los compositores de la música y las canciones, junto con el personaje de la Thompson, que pidió a Walt que constaran todas las reuniones grabadas en cinta. Se ve que esa mujer era dura de pelar, algo borde también, pero bueno, teniendo un pasado como el suyo, como el que va apareciendo en bastantes flashbacks, me ha dado algo de pena. Hablando de flashbacks, parece que se abusa de ellos, pero tal vez, y en cierto modo, sirve para ayudar a contar la historia mucho mejor.
Me dejaba a los secundarios, que hay bastante actor y actriz conocida. Por ejemplo, Paul Giamatti como el chófer de Travers, está muy bien en su personaje y le hace ver el lado positivo a la mujer. Colin Farrell y Ruth Wilson como unos sufridos padres y un descubrimiento, el de la joven actriz Annie Rose Buckley que interpreta a Ginty.
Mary Poppins, tal como la pintan en los mencionados flashbacks me ha recordado a la Niñera Mágica (aquella película que interpretó hace unos años, casualidades del destino, la misma Emma Thompson), pero sin verruga y algo más decente.
El problema que le veo a esta película, un problema que no afecta a su bienestar, es más bien para los que quieran ir a verla. Aunque sea de la factoría Disney no significa que a los niños les llegue a gustar. Tal vez la película Mary Poppins era de temática infantil, pero esta Saving Mr. Banks (es que, perdonad, pero se me atraganta el título español) tiene pasajes bastante adultos, y tal vez haya niños o niñas en que les parezca aburrida.
Es un film que, cuando lo veáis, os llegará al corazón, os lo aseguro y quién sabe si os arrancará algunas lágrimas en el proceso. En mi caso, así ha sido.
Mi nota final es gloriosa. Es un 10/10.
josep
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 10 15 >>
FA en Facebook | FA en Twitter | Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2015 Filmaffinity - Movieaffinity | Todos los derechos reservados