arrow

Tal como éramos

6,9
5.314
votos
Sinopsis
Hubbell Gardiner (Redford) y Katie Morowsy (Streisand) son dos estudiantes universitarios con caracteres muy diferentes. Hubbell es un atleta universitario famoso, un gran conquistador y un amante de la buena vida. Katie tiene una decidida vocación política y es consecuente con sus ideas. Ambos se enamoran y se casan, pero su vida conyugal tropieza con muchas dificultades. (FILMAFFINITY)
Críticas ordenadas por:
<< 1 2 3 4 5 7 >>
6 de agosto de 2008
6 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
A simple vista esta película puede parecer una ñoñería, pero darle una oportunidad y hacer un pequeño homenaje a nuestro gran Sidney Pollack.
A favor tiene ciertos detalles que la hacen inconfundible, la música, la puesta en escena, los diálogos, el juego de contrastes en cada escena, el traje de marinerito de Robert Refford, y como no, las uñas lacadas en rojo de Barbara Streisand.

La historia al fin y al cabo no tiene mucho que contar, unos chicos que se conocen en el periodo universitario, él, tío guaperillas, y ella, la incrédula comunista y defensora de la humanidad y del perjudicado. Tras el tiempo se vuelven a encontrar y es a partir de lo primeros 20 minutos cuando se ve el arranque de la película, quizá eso pueda resultar un poco desconcertante, al ser una presentación de personajes tan larga.
Pero la relación de los protagonistas esta llena de grandes frases, muchas de ellas llenas de ironía y de escepticismo, que consigue que el espectador no se quede al margen, que pueda rozar ciertas de la emociones que en la película se exponen.


No se pierde nada, y se puede ganar algo.
MISAOLIMPICO
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
4 de enero de 2007
15 de 26 usuarios han encontrado esta crítica útil
Aburrida película de Pollack en la que la pareja Streisand/Redford viven, reviven, resucitan y mueren su particular y poco interesante historia de amor: ella es una activista política de ideología comunista y él un escritor y guionista. Se busca nostalgia y un repaso melodramático, evocador y consciente de una época pasada, sin que haya nada que descolle en todo el conjunto, si quitamos el buen papel de la Streisand y, sobre todo, el bellísimo tema musical. Por lo demás, ni chicha ni limoná.
kafka
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
23 de mayo de 2011
6 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
Se supone que el papel de Barbra Streisand es el de una mujer feminista, de izquierdas... y va y se enamora del guaperas de turno que sólo sabe sonreir, que ni comparte sus inquietudes políticas ni la valora en absoluto. La tía se pasa la peli detrás de él como un perrito faldero.
No todo es malo, pero en conjunto ha sido decepcionante.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
yiba
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
24 de diciembre de 2013
5 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
Cuando suena esa melodía algo vibra dentro mío, ya no como espectador, ahora hablo sólo como oyente, lo cual no está nada mal como punto de partida. Tras esa confesión, inamovible por mi parte pasen los años que pasen, Sydney Pollack coloca a nuestros dos protagonistas uno delante del otro, se miran y algo vuelve a estremecerse necesariamente esta vez sí como espectador. Conseguir que las piezas encajen no es fácil, la rara química que rezuma la pareja proviene de los clásicos polos opuestos, pero están puestos de manera conveniente y ajustada. Pollack realiza un ensayo acertado, fiel a la realidad, y es que hasta el día de hoy ha quedado demostrado que las personas que poco tienen que ver entre ellas se atraen y que con el tiempo, maldito tiempo, se pone a prueba la estabilidad de esa relación precisamente debido a esas diferencias.

En el caso concreto de Redford y la Streisand las diferencias son de manual, es ella la que tira la caña, y aunque le cuesta trabajo (y esto en realidad poco importa), él acaba accediendo pese a todo y tiran para adelante porque surge el inequívoco amor, sentimiento mutuo y compartido que, atención, melodía tras melodía, será puesto a prueba. Y llega el estrépito fracaso (de ellos y de Pollack), lo ineludible, que es plantearse qué hacer, si dejarlo, si seguir, si aguantarse, si la felicidad, si el egoísmo... No, en ese momento digo que no, porque la sobredosis de azúcar Pollack la taja con una negación a ese amor, no luchan por lo que les une y "Tal y como éramos" queda en mi discreto 5 por la decepción.

Vale, sí, la preciosa canción aparece de nuevo en ese encuentro casual, cada uno ha tirado para donde ha podido y sin embargo siguen siendo los mismos. Mientras, yo opino por una vez que si la pareja protagonista de este drama romántico hubieran seguido juntos hasta yo lo hubiera aplaudido. Lo innegable es que la banda sonora es de diez, podré olvidar la película, pero esa melodía seguirá siendo una maravilla.
Luisito
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
8 de diciembre de 2010
4 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
Tal como éramos ha crecido con el tiempo. Lo que inicialmente se recibió como una clásica historia de amor, se ha convertido hoy en un indiscutible clásico, clave en la clase de cine que se hacía en su tiempo (los 70), así como testimonio del contexto histórico que retrata. No sé hasta que punto los artífices de la película eran conscientes de la importancia de misma, que se reconocería tiempo después y que hablaba sin tapujos de temas hasta hace poco tabú, así como describía una relación amorosa alejándose de los patrones habituales de Hollywood, de una manera mucho más real y mucho más adulta.

Sidney Pollack, Robert Redfort y Barbra Streisand realizan aquí unos trabajos tan excepcionales que probablemente se encuentren entre lo mejor de sus carreras alejándose de sus errores más comunes: Pollack de la morosidad e irregularidad de sus historias; Redford de la falta de profundidad de algunos de sus personajes; y Streisand del exceso de alguna de sus caracterizaciones. Y así, estos tres grandes nombres, se embarcan en un sutil, detallado y realista recorrido por la historia de una pareja y la historia de un país.

Hubbell y Katie es el tren sobre el que recorremos una de las épocas más convulsas de la historia reciente de los EEUU. Es en su crecimiento y en el asentamiento de su amor desde donde atisbamos los cambios sociales de una nación que en ese momento (la posguerra), miraba hacia delante con la seguridad de ser los amos del mundo, aplastando aquello que se interponía en su paso y pasando de largo por las inseguridades ideológicas y sociales de algunos de sus habitantes.

Así, la historia de amor de Katie y Hubbell, se convierte en un dialéctico debate sobre la felicidad del American Way of Life (Hubbell) y sobre la realización de la lucha y los principios como estandartes de una vida (Katie). Tal como éramos retroalimenta su historia, pasando del fondo intelectual de la misma a su carga emotiva, quedando patente la maestría de Pollack y su guionista en lo compacta y bien atada que queda su historia.

Pero muchos recuerdan, y con razón, lo que lloraron con Tal como éramos. El mérito se debe en gran parte a Redford y Streisand, una pareja de artistas que supieron construir las vidas de Katie y Hubbell tal como había que construirlas: alrededor de una relación absolutamente magistral, en la que ambos se quieren demasiado para estar juntos, en la que el paso de los años y el tiempo en que fueron felices se mezclan con la rutina de una vida compartida. Una relación en la que “te quiero” se dice sin apenas decirlo, en que las ideas y la simple realización de una vida plena entran en conflicto por la pasión que Katie y Hubbell se profesan. Ver cómo crece el amor, el deseo, el compañerismo, y la profunda comprensión entre Redford y Streisand es tan emotivo como haber experimentado un amor en tu propia vida: la más compleja aventura que cualquiera pueda vivir.
jaly
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
<< 1 2 3 4 5 7 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2017 Filmaffinity - Movieaffinity | All Rights Reserved - Todos los derechos reservados