arrow
Haz click aquí para copiar la URL

El héroe

Drama El famoso actor de cine Arindam (Uttam Kumar), una estrella de las películas bengalíes, ha sido invitado a la capital para recibir un prestigioso premio. Como todos los vuelos están reservados, se ve obligado a viajar de Calcuta a Nueva Delhi en tren. En el vagón restaurante se encuentra con Aditi (Sharmila Tagore), una joven periodista que escribe en una revista para mujeres. Ella planea hacerle una entrevista sin que él se dé cuenta, ... [+]
Críticas ordenadas por:
24 de junio de 2008
19 de 19 usuarios han encontrado esta crítica útil
Una muestra más de que Satyajit Ray es un director universal y sus obras cinematográficas, auténticas delicias magistrales que nos ha legado a todos los habitantes del mundo.

El argumento transcurre a bordo de un tren que va desde Calcuta hasta Nueva Delhi, en los vagones de primera y restaurante, ahí la mera fachada o persona famosa dedicada a actuar (Uttam Kumar) quedará imantado por la belleza, sensibilidad y delicadeza de una periodista (Sharmila Tagore) hasta tal grado que poco a poco empieza a contarle los más y los menos de su profesión y vida propia dentro de ella. Así entre ambos, desde una primera solicitud de autógrafo por parte de ella, al ritmo propio del mismo viaje y coincidencias de los dos en el vagón restaurante, se iniciará una comunión de empatía, diálogo, amistad y ...

La encantadora Sharmila Tagore, como es habitual en esta preciosa mujer hindú, nos deja enamorados una vez más de su rostro, de sus ademanes, de su desenvoltura tan comedida y exquisita mientras interpreta. Sharmila Tagore, la actriz que descubrió y elevó a la inmortalidad de la memoria cinematográfica, el genial Satyajit Ray en su maravilloso filme "El mundo de Apu" (India 1959); la actriz que Ray siguió utilizando para exponer la belleza auténtica y venerable de la mujer tradicional india en el filme "La diosa" (India 1960), y que maduró junto a este gran maestro del cine mundial en su tercer película con él, titulada "El héroe" (India 1966) y que hoy es el centro de este comentario. Sólo por ver a Sharmila ya está justificada esta película, pero como además resulta que Satyajit Ray no dirigió nunca un mal filme, podremos observar además interesantes historias de distintos personajes viajeros de ese vagón de primera clase, entremezclándose ante los espectádores.

Impresionante la escena del sueño —no descubro nada fundamental del quid fílmico; ni siquiera un 2% en comparación con cualquier especialista que por lo general descubre más de un 30 % del argumento cuando comenta un filme— en que el protagonista se queda dormido en su asiento ante la mirada de una muchacha que viaja frente a él y que no le quita vista de encima; (uno de los mejores sueños que se han filmado en la historia del cine) aparece andando bajo una lluvia de billetes, en medio de una topografía toda cubierta de papel moneda y de tiesas manos o brazos de esqueletos que van surgiendo por todas partes entre el efectivo, trata de huir pero el dinero es como arenas movedizas que comienzan a tragar a la persona. Toda una metáfora excelente de lo que es el deseo del artificio y como éste devora cuando lo idolatramos.

Notable película, ante la cual los admiradores del gran director Satajit Ray o de la bellísima actriz Sharmila Tagore, disfrutarán con el arte singular que ambos representan en el cine clásico procedente de la India.

Fej Delvahe
Fej Delvahe
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
28 de diciembre de 2009
5 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
Lúcido retrato sobre el mundo del cine, la fama y los remordimientos que con muy pocos elementos logra resultados ciertamente notables. Partiendo de un planteamiento simple y un escenario prácticamente único (un tren), logra describirnos con eficacia al personaje principal (Arindam) en base a lo que ocurre en el trayecto, algún flashback y dos sueños. Maltratada por la crítica de su país en su momento, Nayak es un magnífico film, un notable drama que a pesar de no ser uno de los más personales del director mantiene el interés desde el principio, y en el que la sabiduría de Ray tras la cámara se hace patente de forma constante. Arindam se convierte desde el primer plano en el centro de la narración, en la que el personaje femenino (maravillosa Sharmila Tagore), aún estando muy bien escrito en el guión, parece estar pensado exclusivamente como detonador emocional para el protagonista. Creo que el planteamiento funciona en general de forma admirable, centrando nuestra atención en un personaje en principio poco prometedor que va ganando en dimensión, introduciéndonos en un simbólico viaje de descubrimiento personal realmente atractivo. Ray realiza un magnífico trabajo, entre el que destaca su primera y magistral escena onírica, y en general desplegando ese extraordinario talento que siempre tuvo para retratar seres humanos. La buena interpretación de Uttam Kumar termina por redondear un trabajo a tener en cuenta en la filmografía del director, aunque no disfrute del reconocimiento ni tenga las extraordinarias virtudes de sus obras mayores.
cineoptero
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
28 de agosto de 2020
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
Más allá de Apu también hay buen cine, diría que ver una película de Satyajit Ray siempre es un acierto, que no existen medianías en su filmografía, que lo normal es encontrar películas notables y que la mediocridad aquí siempre queda tan lejos que nadie escuchó hablar de ella. No, no decepciona nunca y no lo hace aquí, en este viaje en tren con una historia mínima que se explica con cuatro palabras. Pero hay que saber filmar, hay que atreverse a realizar una película que aporta tantas cosas y con el desarrollo de dos personajes en concreto que es una maravilla.

Hay más, mucho más que el actor famoso y la periodista que coinciden en el tren, hay mucho jugo, muchas aristas con las que el espectador se topa. Podría ser mundano o vulgar, inconsistente, volátil, pero no, Ray siempre aporta algo y es imposible acabar de ver una película (tal es mi caso), que pasen los días, y no poder hacer otra cosa que elogiar su obra en general y la película en concreto que me hizo venir aquí de nuevo a teclear defendiendo a un director al que siempre, pase el tiempo que pase, siento la necesidad de volver. Es como una necesidad, exactamente eso, como cierto director japonés, tal vez otro checo por ahí, muy pocos, cada cinéfilo tiene los suyos.

Lo que me sucede a mí con Satyajit Ray es que siento necesidad y obligación de volver. "El héroe"; una más, una más buena tirando a notable, la vida de un actor que sabe que pronto dejará de ser famoso, su sinceridad con una desconocida, ese tren que es como una colmena, el amor pasajero, porque estos dos se gustan y se atraen, aunque no tiene sentido plantearse nada real. Ella rompe los papeles de la entrevista, ¿lo hizo realmente?; lo que dijo, ese vómito de los más profundo de su espíritu, esas confesiones, son un tesoro que queda guardado y los va a unir para siempre. Es muy difícil ver tanta belleza y tanta poesía es una película, en el cine actual es imposible, en el pasado está al alcance de Ray y pocos más.
Luisito
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2021 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de películas y series, y es un medio totalmente independiente cuya principal prioridad es la privacidad y seguridad de los datos de sus usuarios.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados