arrow
Haz click aquí para copiar la URL

Campesinas de Ryazan

Drama El filme cuenta la historia de dos campesinas, una tradicional y otra moderna, en
un cóctel explosivo de melodrama y crítica al patriarcado que fue todo un éxito de audiencia en la época. (FILMAFFINITY)
Críticas ordenadas por:
2 de agosto de 2015
Sé el primero en valorar esta crítica
Tan melodramática y excesiva como casi todas las películas de la época, "Campesinas de Ryazan" no deja de ser, sin embargo, todo un hallazgo. Ya sabemos que cuando hablamos de cine soviético Eisenstein lo eclipsa casi todo, de modo que varios cineastas de calidad han caído hoy en el olvido. Pues bien, lo sorprendente de este film es que, además, está hecho por una mujer. Se trata de una película que fue éxito de taquilla en su época, con una historia enfocada desde un punto de vista claramente femenino, muy crítica con el patriarcado tradicional, y con un gran despliegue de medios. En aquella época, eso sólo podía pasar en la URSS. Además, hay otros ingredientes que hacen de esta película una obra más que interesante: un montaje "marca de la casa" de la escuela soviética, un guión cuidado y una gran interpretación de la actriz protagonista. Aunque apenas se enfatizan las cuestiones políticas, el mensaje social es muy potente. El ritmo narrativo es ágil, pero los directores apuestan en algunos pasajes por un tono casi documental, claramente didáctico y aleccionador. A fin de cuentas, se trataba de aleccionar a las masas. No obstante, "Campesinas de Ryazan" tiene un formato de folletín, casi clásico, y necesariamente tenía que agradar al público de la época. Lo que destaca es su contenido: un mensaje claramente antiburgués, un marcado contraste entre los personajes masculinos y femeninos (mezquinos e indolentes, los unos, y decididos y luchadores, los otros), y un final arriesgado y sin concesiones. Una película injustamente olvidada.
rober
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
16 de mayo de 2021
Sé el primero en valorar esta crítica
161/21(15/05/21) Sugerente y recomendable film silente soviético, que tiene entre sus alicientes ser un film feminista (probablemente pionero en ello), siendo dirigido por algo tan disfuncional en ese tiempo como era una mujer, Olga Preobrazhenskaya (su cuarta dirección de largometraje), siendo ayudada en la labor por Ivan Pravov, siendo guionizada por la realizadora junto a Boris Altshuler. Ello para un melodrama crudo en marcado con la Gran Guerra Mundial de fondo, donde se hace una semblanza de dos mujeres ce caracteres contrapuestos, por un lado la hija de acaudalado granjero que por su fuerte personalidad e individualismo decide rebelarse contra el padre viudo y huir de sus imposiciones que no le dejan casarse con quien ella quiera, lejos de los matrimonios concertados; por otro lado está la otra mujer, una dócil joven que acepta un matrimonio concertado con el hijo del padre viudo, y como tras la irrupción dela Guerra las dos mujeres sufren de modo distinto el que sus maridos sean reclutados por el Imperio Ruso.

Además hay una visión un tanto de misandria hacia los hombres, pues ninguno de los que aparece resulta especialmente positivo, Nicolai (el novio de Wassilissa), tiene pinta de soplagaitas mangoneado por la esposa, de hecho es ella la que cual le impone estar juntos, presionándolo de modo abusivo; Ivan es un hijo que acepta el matrimonio concertado, a pesar de estar atraído por otra chica (luego resulta ser la misma), este no se entera de como el padre se siente algo más que fascinado por su nuera, y cuando vuelve de la Guerra se comporta como un idiota; Y está el villano de la función, Vasilii, ser lujurioso, machista, violento, violador, un hipócrita que vive amancebado con su cuñada, que parece no importarle lo que sufran su hijos.

En lo que es claramente un alegato en contra del hetero patriarcado, donde cual karma las dos féminas tienen destinos contrapuestos derivados de sus personalidades, una de valiente emprendedora, Wassilissa (excelente Emma Tsesarskaya), desafiando a lo establecido religioso al vivir en concubinato con su pareja sin pasar por la iglesia; y la otra, Anna (gran Raisa Puzhnaya) por ser una mansa, que acepta todo lo que le viene encima estoicamente, sin rebelarse mínimamente, como es el contraste con la inexistente bosa de Wassilissa con el sarao hedonista del matrimonio Anna-Ivan, todo un delirio festivo filmado con entusiasmo vivaraz. Siendo valiente la directora al tratar temas tan políticamente incorrectos (sobre todo en ese tiempo) como la violación, los hijos bastardos, o el suicidio. Elo en un contexto donde se abordan además el empoderamiento femenino frente a los sentimientos de culpa remanentes de nuestra educación judeo-cristiana (educación que en muchos aspectos ha hecho mucho bien, pero en otros ha sido tóxico).

De fondo en su simplista historia nos regalan imágenes claramente inspiradas en la tradición rusa del expresionismo que popularizaron directores de la era muda como Eisenstein, Pudovkin, Dovzhenko o Vertov, en como filman de modo épico las labores rurales delos campesinos, componiendo cuadros de una belleza sibarita que parecen salir del majestuoso arte pictórico, ello gracias a la preciosista cámara de Konstantin Kuznetsov, emitiendo un lirismo campesino poderoso con esos campos de trigo (creo) mecido por el viento mientras los trabajadores hacen la siega, y con esos infinitos cielos nublados acentuando el poder estético, entrelazado esto a la magistral edición soviética, donde dramática y emocionalmente se mezclan tomas genérales con abrasivos primeros planos para provocar en el espectador sensaciones. Asimismo excelente la cinematografía en interiores jugando en modo terror con las sombras que se ciernen sobre la desgraciada Anna, o con esas cabañas donde las mujeres tricotan de modo costumbrista, mientras marujean de modo sádico. Siendo filmada la naturalista historia en el distrito de Ryazan.

Llama la atención en mí que siendo realizada en pleno apogeo del bolchevismo, no se haga agitprop de ello, pues aquí no hay referencia a ricos con puros vejando al proletariado, como tampoco hay ninguna referencia al motivo por el que Rusia terminó con la Gran Guerra, no se hace referencia a que fue la Revolución Rusa la que acabó con el zarismo y por ende del trato con los germanos se salieron del conflicto europeo. Esto se obvia, pasándose por lo alto, simplemente se dice que termina la guerra (¿?).

Ambientada en el pueblo de Ryazan en Rusia. Se abre en la primavera de 1914, justo antes del estallido de la Primera Guerra Mundial. El granjero acomodado Vasilii Shironin (Kuzma Yastrebitsky, excelente en su villanía, y su rostro avieso con esa pérfida mirada cual vampiro al acecho) tiene una hija, Vasilisa, y un hijo, Ivan (buen Georgi Bobynin). Mientras el amor de Iván hacia Anna fue por suerte también la elección de Vasilii por su novia, el amor de Vasilisa hacia Nicolai (correctito Ivan Savelyev) fue fuertemente opuesto por Vasilii. Antes de la movilización general en Rusia, Iván está casado con Anna mientras Vasilisa se va de casa para formar su familia con Nicolai sin el matrimonio formal. Vasilisa y Nicolai desafían abiertamente los chismes de los aldeanos conservadores. Cuando estalló la guerra en el verano, tanto Ivan como Nicolai fueron reclutados.

No es una historia central original, pero si sabe la directora rodearla de estimulantes elementos que maximizan el drama. Fuerza y honor!!!
TOM REGAN
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2021 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de películas y series, y es un medio totalmente independiente cuya principal prioridad es la privacidad y seguridad de los datos de sus usuarios.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados