arrow
Críticas de rober
Ordenadas por:
609 críticas
8
8 de octubre de 2016
120 de 128 usuarios han encontrado esta crítica útil
Thriller de persecuciones en la América profunda. "Hell or high water" plantea un argumento más o menos típico. Dos hermanos de extracción social humilde, abocados a perder el rancho de su madre, se lían la manta a la cabeza para atracar modestas sucursales de banco en distintos pueblos de Texas. Un ranger a punto de jubilarse será el encargado de intentar pillarlos. Esta premisa más o menos habitual queda realzada por un fuerte componente de crítica social, hasta el punto de que los personajes "buenos" llegan a identificarse con los "malos". "Comanchería" toca múltiples temas: la situación de las razas minoritarias en América, la dictadura de la banca, el papel de los casinos como elementos de blanqueo de dinero, o a la tenencia de armas de fuego en los Estados Unidos. Si todo ello se relata con un mordaz sentido del humor, una música evocadora, unas escenas de acción concisas e impactantes, y una fotografía de sol polvoriento, el resultado es una película muy atractiva, que se hace corta, y que además invita a la reflexión. Muy bien los tres actores principales, con actuaciones contenidas pero siempre elocuentes, capaces de provocar empatía y solidaridad incluso en los momentos más salvajes. El desenlace, con las alusiones entre los protagonistas a "darse paz" es muy poderoso. Una estimulante vuelta de tuerca al western tradicional, que constituye un vivo retrato de lo que hoy queda del "país de las oportunidades".
rober
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
5
1 de octubre de 2016
44 de 47 usuarios han encontrado esta crítica útil
“El porvenir” es el relato de Nathalie, profesora de Filosofía, que ya entrada en la madurez ve cómo su universo particular, que hasta entonces parecía perfectamente estructurado, empieza a desmoronarse. Mia Hansen-Love habla de una generación de europeos que hemos crecido en pleno Estado del Bienestar, con todas las oportunidades a nuestro alcance, y que creemos haber fundamentado nuestra vida en valores de progreso y tolerancia. La protagonista ve que sus relaciones familiares se resquebrajan (el marido la abandona, la madre cae en el delirio…), su prestigio profesional se tambalea y su entorno social evoluciona ajeno a los valores que han marcado su vida. “El porvenir” es una historia sobre convicciones y fragilidades. Cuando Nathalie dice “ahora soy realmente libre”, lo hace sumida en la amargura y, sobre todo, en el desconcierto. La protagonista busca en la Filosofía y en una granja perdida en los Alpes un sentido a su vida, pero nota que su propio espíritu se ha ido perdiendo por el camino.

Dicho ello, y con todos los respetos, no llego a entender las grandes críticas que ha provocado esta obra. El gran aliciente de la película es una Isabelle Huppert magnífica, pero poco más. “El porvenir” es profunda y reflexiva, habla de ideales y de coherencia, pero ni sorprende ni conmueve. Mia Hansen-Love refleja tan bien el tedio y la rutina que deja al espectador (a mí, al menos) más bien frío. Durante todo el metraje estamos esperando un giro argumental (como ocurre en otras películas anteriores de la misma directora) que aquí nunca llega. Apenas hay conflicto en el argumento, porque el conflicto ya está latente desde el principio... Y sostener una película de ese modo es ciertamente difícil, aunque cuentes con Isabelle Huppert. Máxime cuando es algo que los franceses ya vienen haciendo, con mejor o peor fortuna, desde hace sesenta años.
rober
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
7
7 de octubre de 2012
52 de 71 usuarios han encontrado esta crítica útil
No es una obra maestra... Ni falta que hace. "El cuerpo" es un puro divertimento, y así ha de tomarse. Está rodada con ritmo y el interés no decae en ningún momento.

El planteamiento argumental es interesante, un jovencito casado con una mujer poderosa decide cargársela para poder quedarse con la pasta y escaparse con su amante. El mismo día en que comete el crimen, el cadáver desaparece del depósito. A partir de ahí, la acción se desarrolla en la misma morgue, a lo largo de una larga noche en la que gradualmente se ponen de manifiesto los conflictos personales de los protagonistas. El suspense se consigue de manera inteligente, y el final, sin ser antológico, funciona. Muy bien José Coronado y Hugo Silva, que encarnan a los personajes sobre los que se sustenta la historia. El resto del reparto también cumple. Ambientación y fotografía pensadas para generar una continua sensación de ahogo, y flashbacks bien traídos.

Eso sí, el guión tiene agujeros. Si uno vuelve a ver la película por segunda vez, conociendo el final, la valoración puede bajar considerablemente. La situación incial es un tanto forzada (¿sería normal que la policía hiciese trasladarse a un viudo al depósito de cadáveres en una situación así?) y después costaría encajar ciertas cosas... Pero no pensemos en eso. Simplemente, disfrutémosla.
rober
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
8
2 de noviembre de 2015
46 de 59 usuarios han encontrado esta crítica útil
Una revisión del género de brujas y del cine de terror en general. “The witch” es una película sin apenas sobresaltos, con una ambientación austera, pero que provoca inquietud genuina.

El argumento es simple, y eso hace que no estemos precisamente ante una obra maestra. Sin embargo, Eggers lo compensa con una gran eficacia en la creación de atmósferas y con mucha economía narrativa. La trama, verdaderamente sórdida (una familia excomulgada y desterrada, expulsada de su comunidad, en una sociedad aún medieval, cerrada y beata), se formula en apenas cuatro trazos, lo justo para ponernos en situación de alerta. Y ese clima de constante desasosiego se desarrolla en cada toma, con un suspense siempre creciente. La ambigüedad de los personajes, la dureza del entorno, la niebla… El ser humano se presenta como un ser frágil, vulnerable, en un entorno hostil y marcado por la superstición. La sensación de terror se acentúa cuando aquello ante lo que nos enfrentamos es ignoto, desconocido y, por definición, tan poderoso como el mismo Dios.

Y lo grande de la película es que el conjunto funciona. “The witch” puede parecer lenta en cuanto a desarrollo argumental, pero los 87 minutos van perfectos. Para algunos, habría sido mejor un cortometraje, pero seguro que a muchos el tiempo se les habrá pasado muy despacio, de puro miedo. Para Eggers la angustia es un plato que se cuece a fuego muy lento, y cocinando con calma consigue que los giros de guión nunca se nos atraganten. Un banquete digno de paladares exigentes, que sobrecoge sin empalagar, ni hartarnos. La película es una sucesión de grandes escenas, al servicio de una idea básica: Eggers ha desarrollado una tesis sobre el terror, entendido como estado, y no como sentimiento. Y todo desemboca en un clímax arrollador, en el que el pánico se retroalimenta en un bucle desenfrenado (el miedo genera más miedo), hasta llegar a un desenlace deslumbrante y, lo mejor, coherente.
rober
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
4
22 de noviembre de 2015
34 de 39 usuarios han encontrado esta crítica útil
No niego cierta originalidad en la propuesta de Wheatley, pero veo "High-Rise" y me cuesta apreciar verdadera brillantez cinematográfica, y desde luego me ha dejado muy frío. La película presenta una metáfora obvia, nos muestra un edificio de vecinos en un mundo posmoderno y apocalíptico, en donde vive una comunidad variopinta que representa a toda la sociedad, con las clases privilegiadas en los pisos superiores, y las más desfavorecidas en los inferiores. La premisa es más bien simple y, sobre todo, limitada. Wheatley (supongo que por mimetismo con la novela de Ballard, que no he leído) renuncia a mostrarnos qué hay más allá de ese rascacielos. En mi opinión, el interés se limita al formato: una estética geométrica rompedora, un color hopperiano, una iluminación muy perfilada, espacios interiores limitados que contrastan con un exterior que se adivina semidesértico, una banda sonora estimulante... En cuanto al contenido, Wheatley utiliza el surrealismo y humor negro como cemento de enganche de todo un conglomerado de personajes secundarios, bizarros y estrafalarios, que conforman el particular microcosmos que propone el director. El problema es que a Whatley se le va la mano, y se deja llevar por el impulso más gamberro y destructivo, hasta el punto de que la progresiva decadencia del edificio transcurre paralela a la degeneración de la propia narración. Ese paralelismo cinematográfico, que reconozco que puede resultar estimulante para algún espectador, a mí me ha llevado a una sensación de distanciamiento y frialdad casi absoluta. La segunda mitad de la película constituye una sucesión de escenas curiosas, macabras, obsenas, barrocas, pero siempre deslavazadas e inconclusas... Wheatley reniega de la coherencia y juega a descomponer el discurso narrativo, y al asumir ese riesgo a mí me ha dejado fuera. Barroquismo excesivo y extremo, que no se justifica por sí solo, y que no hace avanzar la película más allá de su premisa inicial. En definitiva, una película diferente, que quizá merezca más de un visionado porque es imposible abarcar de una sola vez todo lo que Wheatley sugiere, pero que a mí no ha llegado a conmoverme.
rober
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2017 Filmaffinity - Movieaffinity | All Rights Reserved - Todos los derechos reservados