arrow
Haz click aquí para copiar la URL

The Fighter

7,2
42.800
votos
Sinopsis
Massachusetts, años 80. Dicky Eklund (Christian Bale), un boxeador conflictivo pero con talento, intenta redimirse entrenando a su hermano menor. En sus buenos tiempos había sido el orgullo de su ciudad natal por haber tumbado una vez al campeón del mundo Sugar Ray Leonard; pero después vinieron los tiempos difíciles en los que se hundió en una peligrosa mezcla de drogas y delincuencia. Mientras tanto, su hermano Micky Ward (Mark ... [+]
Críticas ordenadas por:
1 2 3 4 10 20 40 >>
7 de enero de 2011
191 de 238 usuarios han encontrado esta crítica útil
Esta peli tiene 6 nominaciones a los Globos de Oro y me sobran 4, ya que lo más rescatable para mí de esta cinta es Christian Bale y Melissa Leo. The Fighter es una película digna que sería medianamente buena si no fuera porque el género boxeo esá agonizando y todo lo que sale ahora parece un refrito de algo anterior. Hay honrosas excepciones como The Wrestler o Million Dollar Baby que al dejar el ring en un segundo plano y centrarse más en el drama dejan muy buen sabor de boca.

Si hay que dar una razón para ver esta peli es la siguiente: Christian Bale. El colega ha vuelto a hacer la dieta del cucurucho y su sacrificio merece la pena ser alabado. Pero no queda solo en una gran transformación física, sino que su interpretación en sí, sus gestos, su expresión corporal, su mirada, hablando claro: su pinta de yonqui, de Cucu del Polígono, es increíble. Su personaje era una perita en dulce y no lo ha desaprovechado. Claro candidato al Oscar de actor secundario.

Lo contrario le sucede a Wahlberg. Su personaje es plano como una tabla de planchar y poco puede hacer con él para lucir, sólo le puede sacar jugo a sus mañas como boxeador, y todo hay que decirlo, boxea bien el tío, sabe dar hostias y recibirlas. Pero inevitablemente, hay escenas en las que piensas: "Quítate Mark, que me tapas a Bale".

Amy Adams, bien pero Melissa Leo se la come por lo mismo, su personaje da mucho más de sí. Además cuenta con su ejército privado de hijas solteronas. El argumento resulta irregular y la BSO tiene buen rock aunque es algo convencional.

Resumiendo, es una peli de fácil visionado, resultona, pero en mi opinión no tiene nada por lo que destaque, salvo Bale que ahora tendrá que coger 25 kilos para hacer de Bruce Wayne. Cualquier día le da un chungo.
Sodapop
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
6 de enero de 2011
80 de 97 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ahora que ya estamos en pleno 2011 nos encontramos con una de las últimas buenas películas de 2010. David O. Russell ("Tres reyes") presenta la verdadera historia de unos boxeadores en los años 80, Dicky y su hermano Mick Ward, "Micky". Dicky es considerado el héroe local de la ciudad debido a su victoria sobre "Sugar Ray" unos cuantos años atrás.

El protagonista principal es Mark Wahlberg, que interpreta a Micky. Sin embargo el que borda su papel empequeñeciendo a Wahlberg es Christian Bale, que hace de Dicky. Una actuación portentosa interpretando a un personaje locuaz, ligeramente perturbado por su relación con las drogas. Ya desde el comienzo empieza a hacerse notar frente al habitual inexpresivo Wahlberg, aunque en este caso se aleja de la mediocridad cumpliendo un decente papel.

También hay que mencionar la labor femenina, en este caso sobresaliendo Melissa Leo como madre de los protagonistas. Decir también que Amy Adams raya a buen nivel como Charlene, novia de Micky. Todas con un carácter bien fuerte.

¿Cuáles son los puntos fuertes de la película? En este apartado podemos incluir las actuaciones de los protagonistas que son las base que sustenta la película. Asimismo no posee un ritmo que aburra, se hace ligera.

Sin embargo a veces transmite la sensación de que no estás dentro de la película, que simplemente está viendo unas buenas imágenes con unos buenos personajes, pero no te implica directamente. Ojo, no aburre.

¿Mejores momentos? Casi cualquiera en los que aparezca Bale. Por algo es uno de mis 3 actores favoritos y bien que lo lleva demostrando muchos años ("American Psycho","El truco final", las 2 entregas de Batman, "El tren de las 3:10" entre otras). Es capaz de mostrarse tanto despreocupado, agresivo, atontado, jovial y arrepentido de forma harto convincente. Pierde mucho la película cuando no está en pantalla. Otro gran papel que añadir a su colección.

Mencionar que alguien que esté buscando una película con muchas peleas no va a encontrar eso. Claro que hay peleas, por supuesto, pero salvo la pelea final no son muy prolíficas. Comentar también que me dejaron algo frío, aunque también es cierto que no es el boxeo uno de mis deportes favoritos.

Resumiendo, una buena película con unas grandes actuaciones. Podría haber llegado a más, pero se disfruta y se deja ver. Si eres fan de Bale, es de obligada visión.
Mostro
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
8 de enero de 2011
54 de 62 usuarios han encontrado esta crítica útil
No vas a encontrar en "The Fighter" nada que no hayas visto antes en materia narrativa. Lo sorprendente es que tampoco importa, porque el film de David O. Russell funciona gracias a una magnética dirección, cercana al falso documental, con mucha cámara en mano, y a un trabajo interpretativo sensacional por parte de todos los actores implicados en el film. Y todos, significa todos, si bien es cierto que el cuarteto protagonista se come a bocados la pantalla, comenzando por un comedido Wahlberg, en un papel que le viene como anillo al dedo, continuando por la (en palabras de Russell) "sexy bitch" Amy Adams, y siguiendo por Melissa Leo, que da vida a una de las madres más realistas que se han visto en una pantalla en muchísimos años. Bale es un caso al margen: es la película. Como en "El maquinista" o "American Psycho", su interpretación canibaliza a la del resto: se convierte, literalmente, en su personaje. Deja de ser un actor: es una persona real.

O. Russell aprovecha cada secuencia para demostrarnos que está tras la cámara, haciendo uso de recursos que recuerdan a la excepcional "The Wrestler". Es un tratamiento digno de agradecer porque de otra forma la historia, real pero extrañamente poco creíble (el desarrollo del combate final es digno de película de Van Damme), no funcionaría. Tampoco aburre "The Fighter", de hecho encuentra en su sencillo argumento una forma perfecta de destacar: sin excederse. Aunque siendo honestos, es realmente complicado hacer mal una película sobre boxeo, uno de los temas que mejores resultados ha dado en el cine; y ésta, claro, no cae del lado de los desastres. Con un poco más de ambición "The Fighter" sería mucho más que uno de los trabajos más correctos del pasado 2010. Así, se queda en un estimable pero convencional drama que abarca no sólo el tema del boxeo sino además (de forma más superficial) el de las drogas, o el de la importancia de la familia, la superación de las metas y la búsqueda de los sueños. En resumen: sobresalientes interpretaciones y un director competente haciendo una peli de boxeo que gustará a casi todo el mundo, siempre y cuando no se le busquen demasiado las costuras.
Caith_Sith
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
7 de enero de 2011
39 de 45 usuarios han encontrado esta crítica útil
6 nominaciones a los Globos de Oro se ha llevado este biopic, que está un poco por encima de la media gracias a sus interpretaciones y su cuidado aspecto técnico, pero que tiene la estructura habitual de este tipo de películas, no nos enseña nada nuevo.
En esta ocasión nos cuenta la historia de un boxeador (el “Irlandés” Micky Ward, según los entendidos de este deporte uno de los mejores que ha habido en el combate a cuerpo, capaz de aguantar más golpes que nadie y luego dejar KO a sus rivales con tremendos ganchos de izquierda al hígado) desde sus difíciles inicios, fracaso tras fracaso, hasta que llega a alcanzar el éxito. Y todo ello mezclado con unas complicadas relaciones familiares (como casi siempre en las películas autobiográficas, vamos).

Por lo tanto, el guión no es ni mucho menos su mejor baza, es correcto, pero sin más.
En cambio, sí que está bien dirigida por David O’Russell (uno de los nominados a los Globos), quien además le imprime un buen ritmo que hace que se vea fácilmente, sin aburrir en ningún momento. Los combates están muy bien llevados y se parecen muchísimo a los reales (en Internet pueden verse unos cuantos combates de Ward). Apenas se usa la cámara lenta en ellos, cosa que es de agradecer.
Y la banda sonora contiene una gran selección de canciones, con temas de los Red Hot Chili Peppers, Led Zeppelin, The Rolling Stones o Aerosmith entre otros.

Pero su punto fuerte son las actuaciones. La única nominación que me parece muy discutible es la de Mark Wahlberg. No es un actor expresivo, y aunque en esta ocasión esto encaja bien con su personaje (un hombre falto de confianza y muy dependiente de la opinión de los demás), simplemente cumple.
Melissa Leo es una actriz relativamente poco conocida, pero totalmente fiable, en todas las películas que la he visto lo hace muy bien (sobre todo en Frozen River y en 21 gramos) y esta no es una excepción. Amy Adams también nos da una actuación creíble, y apunta a que va a ser una buena actriz, aunque quizás su nominación a los Globos sea excesiva.
Aunque lo mejor de la película, como no podía ser de otra forma, es la actuación de Christian Bale haciendo de oveja descarriada, un hombre que pudo llegar a lo más alto pero se perdió por el camino “gracias” a las drogas. Su interpretación de yonqui durante su enganchamiento y su posterior rehabilitación es perfecta. Y ya van muchas (es más, diría que casi siempre lo borda), así que si sigue así puede ser uno de los grandes de esto del cine.

Resumiendo, la película no innova ni inventa nada, y últimamente ya se han hecho muchas películas de boxeadores, pero técnicamente es muy buena, tiene fuerza y las actuaciones en conjunto son de lo mejorcito del año, así que es recomendable verla.
Toma Primera
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
13 de enero de 2011
42 de 52 usuarios han encontrado esta crítica útil
David O. Russell nos da una lección de humildad y consecuencia. Al contrario que otras tv-movies camufladas bajo el maquillaje del star-system y el presupuesto más abultado “The fighter” parece recrearse en su condición desde su arranque. No esconde nada en su inicio documental y cámara aparentemente de improvisación amateur… Delante están las estrellas pero fingen: son hermanos. Piensas, ¿cuándo nos van a engañar? Y aparecen imágenes reales de archivo y otras archivadas y recreadas a modo de pasaje familiar. Entonces, llega una pantalla en negro con unos títulos que nos avisan del temible ‘Basada en una historia real.’
Estamos dentro de un camino duro… de una carretera sin asfaltar con unos puños al aire que nos distraen. Nos encontramos en el interior de Christian Bale y dejó de ser Bale para hacerse Dicky Eklund. ‘¡Están haciendo una película de mí!’, exclama. Es la manera de presentar la película y de repente un salto de punto de vista a un operador de cámara que filma todo… y nos deslizamos a una velocidad sobre otra carretera asfaltada mientas aparece el título ‘The Fighter’. Va a ser una película de lucha y fuga, escapista y sin trampa y cartón.

Hay lazos y motivaciones de cineasta autoral pero no pretende ni ser una nueva “Toro salvaje” pese a mostrar alguna secuencia de montaje, fomentada en el plano secuencia con efectos de edición, de la evolución victoriosa del boxeador. El nuevo documento no es el plano fijo, similar a la estética periodística de la fotografía de diario de noticias, sino que la nueva estética de información pertenece a youtube y al streaming. Tampoco el tono crepuscular y decadente del filme de Scorsese es un patrón porque, pese a bajones por drogadicción y anticlímax dramáticos, padece cierta orientación hacía el triunfalismo de “Rocky” en su american-way-of-life y sueños al relieve, made in America, con familia disfuncional y numerosamente rubia oxigenada.

¡Las chicas de la MTV son peligrosas y más si son camareras! Nueva referencia al mundo televisivo como esa otra marca de agua, en formato documental, llamada HBO. Y es ahí donde el circulo inspirador y oda al tubo de imagen, como época de confirmado pasado tras la imposición de la televisión digital terrestre, teje su particular visión y evolución de todos los personajes: al ver televisada su propia realidad y la de el protagonista del filme, la decadencia y adicción al crack de Dicky que funciona como anticlímax, saltan en un trampolín para desplegar y mejorar sus vidas.

Las grandes actuaciones son un común denominador para toda película basada en hechos reales cuyo inicial destino televisivo acaba en pantalla grande pero el cineasta muestra aquí inquietudes por el formato y el perfeccionamiento. El prólogo y el epílogo muestran la evolución personal y recorrido humano de sus protagonistas y la labor de un cineasta que se recrea y consigue hacer que esa carretera a punto de ser asfaltada sea efectivamente un nuevo camino.
Maldito Bastardo
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 10 20 40 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2019 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios.
Filmaffinity es un medio independiente, y su principal prioridad es la privacidad, mantenimiento y seguridad de los datos de sus usuarios,
información que no comparte fuera de la web con ninguna entidad y/o empresa, bajo ninguna circunstancia.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados