arrow
Haz click aquí para copiar la URL

Con amor, Simon

6,7
3.170
votos
Sinopsis
Simon Spiers es un joven de 16 años que tiene una vida normal, unos padres geniales, una hermana pequeña con la que se lleva bien y un grupo de amigos de gran confianza. Pero Simon tiene un secreto, es gay. Cuando un día uno de sus e-mails cae en manos equivocadas, Simon verá cómo las cosas se complican extraordinariamente, y deberá enfrentarse a una situación que pondrá en peligro la vida que llevaba hasta ese momento. (FILMAFFINITY)
Críticas ordenadas por:
1 2 3 4 5 6 9 >>
21 de marzo de 2018
20 de 24 usuarios han encontrado esta crítica útil
Es un poco, o un mucho, tópica. Chico gay que no sabe si salir del armario que termina siendo feliz y súper aceptado. En esto, claro, está muy lejos de la realidad. Un chico blanco privilegiado que vive en un ambiente tolerante donde es indudablemente aceptado.
Sin embargo también refleja muy acertadamente las angustias que supone esa aceptación antes de ser pedida. Creo que aunque es la típica comedia gay romántica, permite plantearse las dificultades que conlleva aceptarse a uno mismo, especialmente sin caer en los estereotipos que se te suponen, y evitar que la gente a tu alrededor sea más importante que tú mismo. En eso creo que acierta considerablemente.
Insisto en que es un poco plana, un poco para pasar el rato, pero también tiene ese lado de aceptación y salida del armario que evitaría muchos de los casos de bullying a los que se asisten por el simple hecho de ser homosexual.
Y me parece que las actuaciones están bastante logradas en general. Una buena tarde de cine, en mi opinión, con un poco de pensamiento crítico y muchas sorianas.
didac_valmon
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
23 de junio de 2018
10 de 13 usuarios han encontrado esta crítica útil
Volver la vista atrás puede llevarnos a la nostalgia del edén perdido… pero a también a la rabia de las dificultades y de los sinsabores que tuvimos que soportar cuando entonces. Y si bien esta tragicomedia está sobrecargada del más adocenado y banal tufillo del trivial género de adolescentes norteamericano – tecnicolor inmaculado, brillantez hedionda, optimismo ingenuo y desbordado – está también barnizada de cierto tono reivindicativo de la ‘normalidad diferente’ que la hace relucir con luz propia. Y con justicia. Cuando el cine de consumo de Hollywood – en uno de sus géneros más rancios y purulentos – abraza con normalidad, respeto y sincera empatía la reivindicación de la identidad gay de un adolescente empanado… entonces es que estamos en el buen camino de la tolerancia.

Pero esta entrañable película es bastante más que la demostración palmaria que lo gay no sólo se ‘tolera’ sino que se entiende como una forma de ser distinta pero igual de respetable que cualquier otra, aunque hasta hace no tanto tiempo se pudiera abocar al suicidio (o el asesinato) de algunos adolescente por la fobia visceral que ciertos cromañones vocingleros y anacrónicos pudieran hacerles pasar las de Caín – con sus actitudes de odio y persecución – a compañeros más frágiles e inseguros que ellos, tal y como ocurrió, por ejemplo, con el estudiante Matthew Shepard (1976-1998) en Wyoming, que fue apaleado, torturado y asesinado por unos furibundos neandertales ‘heteros’, armados de antipatía, aversión y estacas por el mero hecho de que su víctima era un gay pacífico e indefenso. En apenas veinte años hemos pasado de lo más negro al más refulgente rosa sin apenas tener que pestañear (ni ponernos rímel). Ojalá no se detenga nunca esta venturosa evolución.

Familia inmaculada. Problemas de catálogo de IKEA (montables y desmontables con garbo, soltura e intrascendencia). Amistades, relaciones y amoríos tan endulzados como rezumantes de golosa nata, recubiertos de sirope de fresa y ‘toppping’ de ositos de goma multicolores (o ‘Arco Iris’ para variar). Sin embargo, lo realmente reseñable es el modélico guión escrito por Elizabeth Berger e Isaac Aptaker, que sirviéndose del más trivial catálogo de personajes que pueblan estas comedias bufas y banales, consiguen revestir a todos los protagonistas con una envoltura acorazada de autenticidad que sorprende y reconforta, dotando a los diálogos de una inesperada hondura y honestidad que conmueve. Sería fácil desmontar o despreciar la película, tirándola al cubo de la basura de los productos de consumo frívolo, pero sería injusto: tiene algo que decirnos y lo hace con gracia, sencillez y simpatía.

Todos los actores resultan encantadores y entonados, pero sobre todo merecen destacarse a los padres (Jennifer Garner y Josh Duhamel), al hijo (Nick Robinson) y al Espíritu Santo (Keiynan Lonsdale).
antonalva
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
13 de abril de 2018
6 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
La película que han vendido como la primera comedia romántica producida por un gran estudio (Fox 2000 Pictures) con un protagonista gay, es una película que cumple con sus objetivos. Adaptación de la novela de Becky Albertalli, cuenta la historia de Simon Spier, un joven de 16 años que no se atreve a revelar su homosexualidad, y vive en constante miedo y angustia, aunque aparente estar bien. Hasta que uno de sus correos electrónicos llega a manos equivocadas, haciendo que la aparente tranquilidad de Simon se complique. La película tiene el formato de cualquier comedia romántica tradicional, pero tiene unos bellos detalles y la forma en que trata con tanto cuidado todos los aspectos a los que se enfrenta un joven ante semejante situación. Es importante la existencia de esta película porque por primera vez muchos jóvenes de igual condición se podrán ver reflejados por primera vez en una película, que no representa un cine de autor o historias con desenlaces trágicos, sino que ven reflejada su realidad con normalidad, sin dramas adicionales, y en forma de un cuento ideal con final feliz. Y simplemente ese detalle, aunque parezca insignificante, es de mucho valor. Y se puede comprobar, cuando vayan a la sala de cine. La película está lejos de ser una gran película, y puede que tenga algunos detalles para discutir, como todas las comedias románticas clichés. Pero celebremos su existencia, por todo lo que significa y representa.

Frases y diálogos de la película:
https://frasesdecineparaelrecuerdo.blogspot.com.co/2018/04/frases-pelicula-love-simon-yo-soy-simon-greg-berlanti.html
Alejandro
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
13 de abril de 2018
6 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
El cine pocas veces ha sabido retratar al personaje gay, mucho en parte por el contexto social que se vive o la época en que se realizó determinada película, o la oculta homofobia de sus realizadores, ahora un importante estudio de Hollywood ha decidido realizar “la primera comedia romántica gay” con ‘Yo soy Simón’, una bienvenida película que da en el clavo en la definición del personaje principal, pero que se queda corta en su convencional resolución.

Simón (Nick Robinson) es un joven de 16 años que es homosexual, pero vive reprimiendo su instinto ante el miedo al posible rechazo de sus amigos y familia, él vive con sus padres (Jennifer Garner y Josh Duhamel) y su hermana, y vive una vida rutinaria juntos a sus amigos de escuela.

Pero todo empieza a cambiar cuando en una red social interna de su escuela un chico escribe de manera anónima que es gay, Simón se siente inmediatamente identificado y empieza un intercambio de mensajes con su amigo secreto, pero cuando por accidente deja su sesión abierta, un compañero le hará una mala pasada sacándolo del clóset ante toda la escuela, por lo que Simón deberá sincerarse con su familia y amigos, mientras espera conocer a la persona con la que charlaba de manera anónima.

La película muestra un personaje diferente a como el cine suele retratar al homosexual, uno que tiene las mismas inquietudes que cualquier otro chico con la salvedad de gustar de su mismo sexo, y lo hace de una manera noble y cariñosa, lo que llega a transmitirse al espectador.

Y esa calidez es reforzada en otros momentos del relato, así como en las reacciones de su entorno lleno de contención, por lo que hasta acá parecía ser toda una sorpresa, la cual se va diluyendo conforme el relato llega a su resolución, una muy convencional.

Y es que al final, algunas de las bondades del personaje de Simón son dejadas de lado, convirtiéndolo en un tipo demasiado inseguro de sí y con una desesperación por encontrar pareja como única motivación para salir del clóset, que terminar por decepcionar un poco, pero que no demerita una película muy divertida y con más virtudes que desaciertos, y que hará pasar un buen rato a sus espectadores.

http://tantocine.com/yo-soy-simon-de-greg-berlanti/
Quique Mex
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
24 de mayo de 2018
5 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
Para ser "la primera película gay comercial" han sabido dar en el clavo. Puede que sea típica, comercial, efectista y demás pero es la película gay que hacía falta. Directa, natural y sincera, sin hacer drama exagerado del asunto ni terminar mal. Un personaje con el que te puedes identificar y sentirte representado. Hay drama evidentemente pero tiene más bien que ver con problemas ajenos a su homosexualidad como ocurre en cualquier comedia adolescente. Tiene momentos divertidos sobre todo al principio, luego se vuelve emocionante y triste. Es la película que necesita todo adolescente gay que esté pasando por esa fase de aceptación y sentirse confuso con respecto a su sexualidad. Pero también cualquier persona que necesite decirle al mundo quién es, me ha gustado ese mensaje universal.

Me he visto a mí mismo en el protagonista tratando de ocultar quién es consigo mismo, en su entorno familiar y con sus amistades. Escondiendo algo que es importante para él mientras escucha comentarios despectivos sobre ello. También muestra el miedo que supone tener que salir del armario con un divertido gag en el que le da la vuelta a la tortilla y vemos como en un mundo paralelo los heteros le dirían a sus padres que lo son.

Algunos se quejarán de que siempre se muestran chicos normativos y sin pluma, tenéis razón pero entended que también se vende una imagen y nos queda mucho camino por recorrer. Tarde o temprano espero que se acabe normalizando. Para empezar, el público debe asumir con naturalidad que ser gay es lo más normal del mundo y esta película lo hace. En ese sentido, los que siempre dicen que todas las películas del género son dramáticas y acaban mal encontrarán una excepción en esta.
Jordi Martí
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 5 6 9 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2018 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios.
Filmaffinity es un medio independiente, y su principal prioridad es la privacidad, mantenimiento y seguridad de los datos de sus usuarios,
información que no comparte fuera de la web con ninguna entidad y/o empresa, bajo ninguna circunstancia.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados