Haz click aquí para copiar la URL

Los ángeles perdidos

Drama Karel, un introvertido niño checo de 9 años, superviviente del campo de concentración de Auschwitz, huye de un campo de refugiados en la Alemania de la postguerra, tratando de buscar a su madre. El chico es encontrado por un soldado americano, Steve que tratará de ayudar Karel a encontrarla. Film en tono semi-documental, rodado entre los escombros de la ciudad de Nuremberg y protagonizado por el entonces desconocido Montgomery Clift en ... [+]
1 2 3 >>
Críticas 12
Críticas ordenadas por utilidad
2 de abril de 2011
24 de 25 usuarios han encontrado esta crítica útil
Zinnemann dirigió pocas películas y, casi todas, fueron buenas e incluso más que buenas. Tocó con acierto temas delicados y se apartó del cine cuando comenzaron a primar los intereses comerciales por encima de la creatividad del director. Nos regaló joyas como: "Hombres", "Solo ante el peligro" o "De aquí a la eternidad".
"Los ángeles perdidos" narra la historia de un niño (Karen). Los nazis lo separaron de su madre en un campo de concentración y, terminada la guerra, el pequeño se halla en estado de 'shock' por todo lo que ha padecido. Poco a poco irá recuperándose pero es entonces cuando siente más que nunca que le 'arrebataron' a su madre y que la necesita.
Es ésta una película durísima, sólo tamizada en su dolor por el personaje de Steve y los suaves ademanes y la dulce mirada de Clift. Se distinguen dos películas, dos episodios bien diferenciados. Uno de ellos es desgarrador, conmovedor, una sacudida violenta a nuestros corazones y a nuestras conciencias. ¿Cómo metemos a los niños en las guerras? ¿De qué horripilante manera y con qué derecho le quitamos al niño la posibilidad de ser niño? ¿Cómo puede nacer y a los pocos meses hacerlo hombre, tratarlo como a un hombre? ¿Qué significa tanta crueldad en el ser humano?
Y, gracias a Zinnemann y, sobre todo, gracias a sus pequeños actores, cada rostro de piedra, cada harapo, cada gesto temeroso, cada par de ojos desorientados, se cuelan en nuestra mente y se anclan al corazón para que no olvidemos nunca que ellos estuvieron allí y que sólo piden que alguien les de una explicación. Aunque sea vaga y pobre, pero que se la den.
Hay planos fabulosos, secuencias conmovedoras, miradas que jamás se olvidan. Los niños, los niños, los niños... Los niños gritando por qué y que dónde diablos está su madre.
La historia del tierno y bondadoso Clift es el otro episodio. El edulcorante. Pero, por esta vez, vamos a tomarnos una taza grande de café solo. Y además frío.
el chulucu
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
26 de octubre de 2006
23 de 24 usuarios han encontrado esta crítica útil
Si hicieran esta obra ahora, no sería lo mismo, porque sería en color. Esos niños perdidos y asustados, prematuramene envejecidos por la barbarie que les arrancó de la inocencia sólo pueden ser retratados en blanco y negro. Maravilloso papel de Montgomery, que ya parecía adivinar los golpes terribles que le daría la vida al adoptar ese aire de tristeza y desolación que hizo de él un actor diferente. Una de las pocas películas que hace llorar sin aplicar almíbar, sólo contando una de la muchas historias que trenza esa dama oscura y absurda llamada guerra. Interesante el hecho de que no salga un tiro, un combate o explosiones espectaculares. Es la historia del después, momento en el que más necesarios son los héroes. Una historia que debemos respetar, pues la posguerra era auténtica cuando Zinneman pintó este cuadro.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
NEXUS 7
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
30 de noviembre de 2007
24 de 32 usuarios han encontrado esta crítica útil
Los ángeles perdidos, 1948, Fred Zinnemann. Una peliculita clásica de esas que no se recuerdan mucho pero que encandilan a padres y abuelos nostálgicos. La descubrí por casualidad y me gustó porque no es una película bélica, aunque hable de la guerra, y porque no es un panfleto propagandístico americano típico de la época, aunque al principio se mencione que la película pudo rodarse en Alemania gracias a la generosidad (sic) del ejército americano.
La película retrata a las más crueles víctimas de las guerras: los niños. Millares de niños que han sido arrancados de sus hogares y recluidos en campos de concentración; no son más que números, sin nombre, ni lugar de procedencia, ni familia ni nada. Víctimas anónimas que tras su liberación, no saben adónde ir, tienen miedo...
Difícil tarea devolverlos a sus hogares. Un joven soldado (Montgomery Clift en su debut) intentará ayudar a uno de ellos, un niño (también debutante) que sólo dice "no lo sé" y que parece haberlo olvidado todo. En su búsqueda, intentará encontrar a su familia, le enseñará inglés e intentará adoptarlo... Mientra su madre, aún sabiendo que es muy posible que su hijo esté muerto, sigue buscándolo sin tregua, porque ya no le queda nada.
Con un final de esos de lágrima fácil (por supuesto de emoción contenida y alegría), se trata de una película muy típica, fácil de adivinar, con alguna referencia al sueño americano. Aún retratando los horrores de la guerra (los niños perdidos, que ya no saben ni cómo coger una cuchara, histéricos, desesperados...), esa visión es bastante ligera, especialmente comparado con la crudeza de filmes posteriores. Momentos poco creíbles (el aprendizaje del niño del inglés), momentos tiernos, otros dramáticos, que implican al espectador (todos le decimos a la pantalla ¡no subas al tren!, ¡no subas al tren!) que componen una película bonita y bien hecha. Para amantes de las historias tiernas que se han contado miles de veces.
Naran
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
20 de febrero de 2010
13 de 15 usuarios han encontrado esta crítica útil
Tal vez la primera película que trató el Holocausto, aunque sea de forma indirecta.

No va de las matanzas propiamente dichas, sino de los niños supervivientes que rondaban de aquí para allá sin saber de donde provenían muchas veces. A algunos les puede sonar a propaganda norteamericana por lo que se muestra aquí. Pero la César lo que es del César, y al Imperio lo que es del Imperio. La labor que hicieron en la posguerra en Europa es una de las pocas cosa que con razón se pueden enorgullecer.

La historia es muy emotiva aunque sea facilona. Ya saben, niño perdido y madre desviviéndose por encontrarlo. Y entre medias el debut de Montgomery Clift en un papel agradecido.
Gilbert
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
9 de enero de 2008
11 de 13 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ambientada en la posguerra, sirvió como debut de Montgomery Clift y su subida hacia el estrellato. Esas caras que al principio nos muestra como "Viejos empequeñecidos", ablandan el corazón, la mirada del niño angustioso, la modestia del personaje de Clift, hace que te quedes pegado a la pantalla afligido, aunque sea un tanto previsible. Es una película entrañable, de las que las ves y te acordarás siempre, pese a ese argumento (ganador del oscar) visto mucho en nuestros días, pero no olvidemos que es del 48. Algunas veces nos hace entender que Estados Unidos es el único remedio para refugiarse de esta desolación... aún asi no es "propagandística", resumiendo, buen trabajo de Fred Zinnemann, recomendable.
Dusty Rivers
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 >>
Cancelar
Limpiar
Aplicar
  • Filters & Sorts
    You can change filter options and sorts from here
    arrow