Haz click aquí para copiar la URL

La sombra de una duda

Cine negro. Intriga. Thriller A casa de sus familiares, en el tranquilo pueblo de Santa Rosa, llega un día el encantador tío Charlie (Joseph Cotten), un seductor criminal que viaja de Filadelfia a California y al que la justicia va pisando los talones. Su sobrina Charlie, a pesar de que no sabe nada de sus actividades, no tardará en sospechar que su tío es el misterioso asesino de viudas al que la policía anda buscando. (FILMAFFINITY)
1 2 3 4 5 10 18 >>
Críticas 86
Críticas ordenadas por utilidad
29 de diciembre de 2006
112 de 133 usuarios han encontrado esta crítica útil
«No debería decir que "Shadow of a Doubt" es mi película favorita. Si me he manifestado a veces en este sentido es porque me doy cuenta de que esta película es satisfactoria para nuestros amigos los verosímiles, nuestros amigos los lógicos [...] y nuestros amigos los psicólogos.»

La anterior cita es un extracto que he tomado del libro de Truffaut "El cine según Hitchcock", en el que se transcriben unos encuentros entre ambos directores a modo de entrevistas durante los que hablaron de todas las películas del británico. Pues no es que tenga yo especiales ganas de llevar la contraria, pero, dado que no es ningún secreto que Hitchcock fue uno de esos señores amigos del cinismo y la farsa en sus entrevistas, no me amilanaré a la hora de dar mi opinión sobre el guión de esta película.
No es que a mí, como espectador experimentado, me falte ingenuidad; es simplemente que tiene cosas que se caen por su propio peso. Ya la propia personalidad de la sobrina es un poco rebuscada, pero cuando la sombra de la duda cae sobre ella y los agentes, sus procederes son bastante incoherentes (ver SPOILER).

Por otro lado está la dirección de Hitchcock, tan elegante e inteligente como siempre. Nunca podré achacarle una puesta en escena que no cautive a mis sentidos –es ésta la que hace que, a pesar de los pesares, sea éste un film muy entretenido–, pero ésta es una de las veces que menos inspirado ha estado en la dirección de actores y en el manejo de los personajes. Lo cierto es que algunos de los primeros planos de Cotten que se centran en sus bruscos cambios de humor llegan a ser irrisorios –recuérdese, por ejemplo, el plano detalle de sus manos cuando está mirando por la ventana; o el no menos ridículo forcejeo en el tren–. Y el poli secundario que se enamora de la chica... pues está sosillo.
También es culpa de los actores, no digo yo que no.


Tras todo esto, habrá quien me diga que fallos similares a los del segundo párrafo se encuentran en, por ejemplo, "Con la muerte en los talones", que es una de las que siempre ha recibido más elogios por mi parte. Y yo contestaré que aquí no están, para elevar el nivel, ni Cary Grant, ni James Mason, ni Martin Landau, ni Ernest Lehman agarrando el lápiz, ni mucho menos la soberbia música que Bernard Herrmann compuso para ella.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
jastarloa
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
18 de marzo de 2010
64 de 87 usuarios han encontrado esta crítica útil
Rutinario trabajo de Hitchcock en el que se plantea un clásico del prototipo telefilmero "manzana podrida", es decir, un tipo de dudosa calaña se infiltra en el pacífico seno de una familia encantadora si bien algo aburridilla. Que sea de un director como el inglés no la salva de caer en tópico tras tópico y si se salva por los pelos del cinco raspado es sobre todo por la admirable composición de Joseph Cotten, que presta a su "tío Charlie" una ambigüedad bella y malvada que en contraste con la bonhomía de sus ingenuos familiares resulta si cabe aún más inquietante.

Como de costumbre habrá un miembro (o miembra, que diría la Aído) de la familia que sospeche y empiece a investigar el oscuro pasado de tito Charlie, tras lo cual su comportamiento es de un memo impresionante, sí, hace todas las típicas cosas que pondríamos a caldo si las hiciese la prota rubia de un thriller de sobremesa.

A pesar de los toques de humor (el padre de familia y su colega intentando dilucidar cómo podría cometerse un crimen perfecto) y del sabroso caldo de cultivo que se deduce del pasado del bueno de Charlie, la película resulta un tanto insípida y predecible.

Un producto estándar: aunque la etiqueta marque 7,9, es un 6.
Neathara
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
29 de noviembre de 2007
48 de 55 usuarios han encontrado esta crítica útil
Film nº 29 de Hitchcock, sexto de su etapa americana. Se basa en un argumento de Gordon McDonnell, elaborado como guión por el dramaturgo Thornton Wilder, con la colaboración de Sally Benson y Alma Reville. Se rueda, en B/N, en exteriores de Newark (New Jersey) y Santa Rosa (CA) y en los Universal Studios. Es nominado a un Oscar (guión). Producido por Jack H. Skirball para Universal, se estrena el 12-I-1943 (NYC).

La acción principal tiene lugar en Santa Rosa (CA) a lo largo de varias semanas, en un tiempo anterior a la incorporación de los EEUU a la IIGM (diciembre de 1941). Charles "tío Charlie" Oakley (Joseph Cotten), perseguido por la policía, se refugia en la casa de su hermana Emma, donde le espera con expectación su sobrina Charlotte "Charlie" Newton (Teresa Wright). Él es inteligente, cariñoso, elegante, educado, ocurrente y simpático. La sobrina es una muchacha angelical, aplicada en los estudios e indefensa.

El film es un thriller psicológico con elementos de drama familiar y de cine negro. Es ésta una de las cintas preferidas de Hitchcock. En ella desarrolla un relato fascinante de suspense psicológico. Su desarrollo se apoya en la progresión de la sospecha, el temor y el miedo, que diversos indicios alimentan en el ánimo y la mente de actores y público. La violencia se instala en la vida apacible de una familia media, de vida ordinaria. Su descripción se hace a la manera de una grata comedia de costumbres, escrita con afecto, ironía y humor. Una de las ideas a las que el realizador da vueltas es la de la dualidad de las cosas: duda-certeza, verdad-mentira, amor-odio. Subraya la exposición mediante referencias en el guión a mellizos y a la lucha atávica entre el bien y el mal. Otra idea que forma parte de las constantes del autor y es objeto de atención en el film, se refiere a la ciudad tranquila y pacífica que oculta en su interior secretos inquietantes. Reitera su afición a los trenes, las estaciones, la trasposición de identidades (falso inocente/falso culpable), las escaleras, los viajes (de Filadelfia a California), la objetivización de ideas (anillo/sospecha), etc. Los caracteres principales se presentan bien construidos y perfilados con solvencia. El suspense se administra en un "crescendo" que se eleva gradualmente hasta un clímax de gran fuerza expresiva.

La música aporta la primera colaboración de Hitchcock y Dimitri Tiomkin ("Extraños en un tren", 1951). La partitura, orquestal con predominio del viento y metal, ofrece pasajes de gran intensidad (llegada del tren). Añade repeticiones de un fragmento del "Vals de la viuda alegre", de Franz Lehar, que se acompaña de imágenes de un baile. La fotografía, de Joseph Valentino ("La soga", 1948), presenta encuadres torcidos, proyecciones de sombras y ambientes oscuros, de inspiración expresionista. Añade planos picados, primeros planos, encuadres inquietantes e imponentes locomotoras que echan densas humaredas. Buenas interpretaciones de Cotten y Wright. Excelente guión.
Miquel
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
9 de abril de 2009
30 de 33 usuarios han encontrado esta crítica útil
Estamos ante una buena película. En mi opinión, no estamos ante una de las películas cumbres de Hitchcock pero sí ante una cinta notable y entretenida que hace pasar un buen rato.

Lo más destacable de la película es, sin duda, el personaje intepretado por John Cotten (el tío Charlie) cuya doble personalidad, sin duda, es el elemento más atractivo del film: inicialmente, se presenta como un personaje ejemplar: buen pariente, buen vecino, etc.; no obstante, la película avanza y se va descubriendo el lado sórdido y oscuro del personaje: su negativa visión del mundo, su falta de escrúpulos, los chantajes emocionales con los que quiere dominar a su sobrina y, sobre todo, su enorme cinismo. Todo ello, lo va presentando como un ser odioso al que querríamos ver pagando por sus crímenes ante la justcia.

El papel de Teresa Wright (la sobrina soñadora e ingenua) cobra fuerza a partir del momento en que el inspector de policía le pone en alerta sobre la posibilidad de que su tío tenga un lado turbio, que ella inicialmente no puede aceptar. No obstante, no puede evitar atar algunos cabos y sacar sus conclusiones. A partir de ahí, los efectos que produce la fuerte desconfianza y miedo hacia su tío son bien reflejados en la pantalla. Es interesante ver las reacciones que provoca la duda y la desconfianza en una persona y el cambio de actitud que comporta en su relación con ella.



También resulta entrañable la interpretación de Henry Travers (el angel de que bello es vivir) y el retrato irónico de la "familia media americana".
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Gorka L
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
16 de noviembre de 2006
28 de 37 usuarios han encontrado esta crítica útil
Para entender la desolación que a la protagonista le provocan sus sospechas, existe la posibilidad de explicitarlo con la palabra (“matarías a tu madre si se enterara”) y de hacerlo con la imagen (en la biblioteca, un enorme picado con la grúa retrocediendo hasta retratar la congoja y soledad de Teresa Wright por su descubrimiento).

Para comprender la frialdad, ambigüedad y la psicología criminal de Cotten puede de nuevo apuntarse con la palabra (soliloquio tremendamente ofensivo para la época sobre las viudas) o reforzar esas palabras con la imagen (una lenta transición a primer plano, casi plano detalle de los ojos del protagonista, en unos segundos que te hacen contener la respiración).

Son los dos ejemplos más obvios de las pretensiones de Hitchcock.

La trama ha envejecido mal en algunos tramos y el final es indiscutiblemente flojo. Pero ambas son cuestiones caducas, que variarán en función de cada época; elementos superficiales como ser más o menos explícito mostrando el sexo, las vísceras... Los finales y la mayor o menor bisoñez de una trama dependen de lo envilecido que esté el público en cada momento. Pero la adecuada construcción y representación de personalidades y la correcta capacidad narrativa (con una increíble habilidad para mezclar intriga y comedia y para trucar el tono costumbrista del principio en un plácido suspense) va más allá de si se provoca pavor o no en el espectador, más allá de que a los espectadores actuales les parezca un error mostrar tan claramente desde un principio si Cotten es o no culpable. El talento del inglés está en aquello que queda, en lo que, independientemente del paso del tiempo, permanece inalterable. En la perfecta representación de la duda de una chiquilla y en la fría mirada de un asesino. Eso, en mi opinión, es el entretenimiento. No un final sorpresa y cuatro sustos estratégicamente repartidos.

Por lo demás no es de las mejores de Hitchcock. Pero entiendo que le gustara tanto al director inglés ya que es una cinta que conserva todo su vigor gracias a una fantástica puesta en escena que supera, con mucho, la historia que cuenta.
Bloomsday
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 5 10 18 >>
Cancelar
Limpiar
Aplicar
  • Filters & Sorts
    You can change filter options and sorts from here
    arrow