arrow

Amor

7,6
20.560
votos
Sinopsis
Georges y Anne, dos ancianos de ochenta años, son profesores de música clásica jubilados que viven en París. Su hija, que también se dedica a la música, vive en Londres con su marido. Cuando, un día, Anne sufre un infarto que le paraliza un costado, el amor que ha unido a la pareja durante tantos años se verá puesto a prueba. (FILMAFFINITY)
Críticas ordenadas por:
escribe tu crítica ver por títulos
<< 1 5 6 7 8 9 10 11 20 30 40 54 >>
user-icon Cesar GF   Sevilla (España)
Mala
9 de Abril de 2013
8 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil
Que sí, que la ambientación está muy lograda, las interpretaciones son buenas (la de ella especialmente, por la dificultad que conlleva, la de él no pasa de ser aceptable, teniendo en cuenta que se pasa toda la película con el mismo gesto de resignación, sin matices) y...y ya está. ¿Qué nos cuenta esta película? ¿La historia de cómo un ser humano se deteriora en la enfermedad hasta el inevitable final? ¿Dónde está el amor que yo no lo veo por ninguna parte? Son un matrimonio, estaría bueno que él no estuviera ahí para cuidarla...Es un auténtico bodrio de película, son las 2 horas más aburridas que he pasado en mi vida. Pero claro, como yo no conozco a este, al parecer, idolatrado director, pues valoro la película como si la hubiera dirigido mi vecino del quinto, es decir: OBJETIVAMENTE. ¡No ocurre absolutamente nada en toda la película! Me temo que el cine europeo está últimamente muy sobrevalorado, y cualquier película que se salga un poco de los clichés hollywoodienses cuenta automáticamente con el respaldo de los "cinéfilos", pretendidos gurús modernos del séptimo arte y que no saben ni lo que dicen.
Cesar GF
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
No
  (información)
 
user-icon jita   Madrid (España)
Buena
15 de Enero de 2013
7 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
Si soy objetivo y la miro desde el filtro artístico nos encontramos ante una pieza única. Si soy más subjetivo me quedo con la sensación de una película buena pero que no me emociona demasiado. Y precisamente eso ha hecho que me haya dejado finalmente un buen sabor de boca.

Lo explico porque suena raro:

Desde "La Palma de Oro" de Cannes estaba deseando verla. La crítica era unánime con adjetivos como:

“Magnífica”, “Desgarradora”, “Abrumadora”, “Humana”, “Conmovedora”, “TIERNA”.

¿Haneke y ternura en la misma frase?, ¿de verdad estamos hablamos del mismo Haneke?.

No daba crédito, ¿el mismo director que dejo petrificado al público con Funny Games mostrando ahora su lado más sentimental en una película?. Tenía que verlo con mis propios ojos.

Haneke deja clara sus intenciones desde el principio, elegancia y romanticismo. Por eso utiliza esta vez el francés como lengua.
De acuerdo, se ensañaron con los guiñoles. Si, nos tiran la fruta de los camiones. Y vale, pitán a Nadal en Roland Garros. Pero hay que reconocer que tienen un idioma fonéticamente precioso. Por supuesto la película es en París y siguiendo esa trazada la ambienta con música clásica.

Michael me deja atónito con su punto de vista. Sus planos fijos y largos muestran la degradación del ser humano, como una mujer pasa de valerse por si misma a ser un cuerpo inerte e inútil. Escenas duras, incómodas, grabadas con una frialdad extrema. Veo al Haneke de siempre, su cine perverso, su visión retorcida y sombría de la vida, el amor y la muerte.

Su visión la traslada al espectador a base de metáforas. Primero con el agua, sirva como ejemplo ese grifo abierto dando a entender que la vida sigue y sigue…. que no se detiene si no la detienes tu. O la paloma, de la que luego hablaremos.

Vemos los horrores de la enfermedad con ese ritmo tranquilo, esa atmósfera irrespirable que personalmente se me hace larga o repetitiva pero que Haneke usa para que entendamos lo largo que se hace el calvario para el enfermo y para los que lo soportan. Repetitivo si, pero así es la muerte cuando tienes una enfermedad, continuamente acechando.

Y el punto álgido es la historia de las estrellas y las flores. Preciosa moraleja con la que Haneke acaba por asfixiarnos. Porque el sacrificio también es amor. Porque el amor es mirar más por la otra persona que por uno mismo. Y aquí es donde la ternura y Haneke se unen, no podía ser de otra forma tratándose de él. Me quedo en estado de shock pero ni siento ni padezco.

Luego llega la redención, la paz (simbolizada con la paloma) y asumir que es el momento de partir. Solo nos queda coger el abrigo, para no pasar frío, ese que llevamos pasando toda la película.



La explicación de la nota:

Puntuar a las películas muchas veces resulta injusto, cada película hay que valorarla individualmente y Amour es un caso especial.

Alcanzo a ver y valorar la grandeza de la obra pero ese estilo frio y existencial acaba por congelar mi corazón. Yo soy más lírico, más sentimental, Haneke es mas místico y perspicaz. Pretendía hacer lo que ha hecho y roza la perfección, por eso la considero una gran obra pero es lógico que no a todos nos llegue por igual. ¿Así es el arte no?.

Me alegra haberla visto desde ese prisma. Porque el cine también es aprendizaje y Haneke da una lección de cine que seguro que para películas venideras o en un futuro visionado de "Amour" me servirá de mucho.
jita
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
No
  (información)
 
user-icon Segundo Premio   Córdoba (España)
Pasable
30 de Enero de 2013
7 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
El que se espere ver una drama sobre la vejez tipo El diario de Noah que se vaya olvidando. Amour no busca la lágrima fácil, Amour muestra el lado mas real y mas cruel de la vejez y de la enfermedad, Amour es un puñetazo al corazón que hace estremecer al espectador cada vez que aparece en pantalla Anne, cada día más demacrada y cada día menos capacitada para valerse por sí misma y para controlar su cuerpo. La construcción de los personajes es muy buena, ambos protagonistas llevan a buen puerto la película, muy bueno el personaje de Georges, pese a todo nunca pierde la serenidad, se mantiene firme como una roca a pesar de los golpes que le esta dando a la vida su mujer, y a pesar que la hija cuestione sus métodos a la hora de llevar a cabo el día a día, los toros se ven mejor desde la barrera. No obstante, la película carece de ritmo, Haneke se recrea demasiado en darle más longitud de la cuenta tanto a los planos como a las escenas, la cinta podría haber tenido un montaje final mucho mas dinámico. Como acción necesaria, decir que es imprescindible ver la película desde el principio y no empezada, de lo contrario el final es muy muy desconcertante y la película se vería desde una perspectiva totalmente diferente. No esta mal, pero no creo que sea la película definitiva sobre la vejez.
Segundo Premio
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
No
  (información)
 
user-icon Jmpg2012   Donostia (España)
Buena
6 de Diciembre de 2012
6 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
El ascetismo de Haneke es frío como un témpano. Más que una película parece una autopsia. Desde la primera secuencia nos dice cómo acaba la película. Y como corresponde a Haneke, no es un final feliz. El resto de la película es un largo flash back que va inexorablemente creando una sensación de desasiego que se filtra hasta la médula. Reconozco al director esa extraordinaria capacidad de crear una película que parece cine del grande aunque sus mimbres sean mínimos: dos personajes principales, un único espacio y una trama descarnada.

Aunque no sea santo de mi devoción. Creo que hace películas extraordinariamente ordenadas. Con una cadencia de planos que encaja primorosamente. Sabe mantener el plano, alargarlo, jugar con el tempo narrativo y, en algún momento, meter un hachazo dramático que te coge desprevenido y entregado. Es un gran director. Lo que sucede es que me gusta ir al cine y salir algo esperanzado. Y Haneke siempre me deja triturado. Desde luego sé a lo que voy, pero no puedo evitar sentir que hay otro cine con una mayor variedad de sensaciones y con algo de luz, aunque sea mínima, al final del camino. Y eso este director no me lo da.
Jmpg2012
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
No
  (información)
 
user-icon therivertoday   Villa Ballester (Argentina)
Excelente
8 de Mayo de 2013
5 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
Mi abuelo falleció hace poco más de un año. Era un tipo simple, de barrio, que disfrutaba del pan con roquefort y un buen western los sábados por la tarde. Era un trabajador, un tipo que vivió de sus manos toda la vida y abría las puertas de su casa sin que nadie lo pidiese. Que podía confundirse en cuestiones geopolíticas pero creía en la justicia cotidiana, en los gestos desconsiderados y en dar sin ver lo que vuelve. También era un cabrón, por qué no decirlo, uno de esos entrañables puteadores de indignación cotidiana que encuentran la forma de desquitarse con los boxeadores que caen en el primer round, los arqueros de fútbol que salen a cazar mariposas en los corners, los dentífricos con gusto a cualquier cosa, los zagueros que pierden la marca y las nubes que cubren el cielo durante los días de verano.

Mi abuela falleció poco antes que él y había pasado sus últimos cuatro años postrada en un sillón sin poder valerse por sí misma ni para las cuestiones más básicas. Eso fue décadas después de haber pasado su infancia en una España demasiado católica, de haber criado a sus hijos y haber sobrealimentado a todos sus nietos. Pero esos cuatro años fueron cruciales. Mi abuelo se encargó de mi abuela y no pidió ni dejó que se le diera una mano. A veces lo hacíamos forzosamente, porque era demasiado o porque era necesario; pero él había tomado una decisión y no íbamos a cambiar su opinión. Digamos que no era una decisión sino lo contrario: una acción que se desarrollaba sin opciones posibles, la consumación de una vida dedicada al otro, el desenlace de una protección que ambos se habían otorgado. Eso era lo más emocionante de pasar los días junto a ellos: no lo era la enfermedad y no lo fue el fallecimiento de mi abuela, no lo era el sufrimiento de ambos sino la presencia de un pacto casi secreto, susurrado, profundo y sincero, de mutua compañía. Porque en cuatro años ese lazo (relegado a tantos poemas, a tantos sonetos, a tantas descripciones lúcidas, a tanta crítica despectiva y tanto romanticismo idealista) se volvió acción, pura y llana, movimiento hacia el otro, cuidado. Se volvió brazos levantando, manos acariciando y lavando, ojos atentos, esfuerzo sin solemnidad. Se volvió sangre, basura por el piso, gritos sin sentido y frustración constante. Se volvió un desastre cada vez peor. Se volvió estar para lo que fuera. Se volvió, de a poco, una apelación al futuro, una certeza en cada dedo que se apoyaba, en cada mancha que se limpiaba y en cada comida que se cocía porqué había que vivir con uno mismo, y había que vivir cuando esto acabara, y había que encontrar lo que permitiera seguir sin recriminarse nada, sin flagelarse, sin derrumbarse, sin quebrar ese pacto silencioso con la vida.

Mi abuelo me llamó esa mañana cuando mi abuela no pudo levantarse. “Se nos fue”, me dijo. Y la vi acostada, ya sin aire, ya sin nada en los ojos. Y vi a mi abuelo llorar por primera vez, y no parar de llorar y putear al aire. Y lo abracé. Y me di cuenta que había necesitado esos años de dedicación pura, que podía despedirse porque el pacto estaba todavía vivo, porque no tenía nada más que hacer y no se debían nada. Falleció poco después.

Pasé ese último tiempo con él y, quiero decirlo cálidamente, fueron sus años más esplendorosos.


(Escrito originalmente para: http://laplumaenelojo.wordpress.com)
therivertoday
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
No
  (información)
 
<< 1 5 6 7 8 9 10 11 20 30 40 54 >>
FA en Facebook | FA en Twitter | Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2014 Filmaffinity - Movieaffinity | Todos los derechos reservados