arrow

Amor

7,6
24.173
votos
Sinopsis
Georges y Anne, dos ancianos de ochenta años, son profesores de música clásica jubilados que viven en París. Su hija, que también se dedica a la música, vive en Londres con su marido. Cuando, un día, Anne sufre un infarto que le paraliza un costado, el amor que ha unido a la pareja durante tantos años se verá puesto a prueba. (FILMAFFINITY)
Críticas ordenadas por:
<< 1 5 6 7 8 9 10 11 20 30 40 55 >>
14 de febrero de 2013
11 de 17 usuarios han encontrado esta crítica útil
He ido hoy al cine a ver esta "película" con mi madre. A ambos nos gustan los dramas y supuse que mi madre lloraría, así que ya estaba avisada. Llevaba un tiempo detrás de este largometraje debido a la alta nota de filmaffinity y a sus numerosos premios: Cannes, globos de oro, nominaciones a los oscar...ERROR, CRASO ERROR. Hacía mucho tiempo que no me sentía tan timado al ver una película. Solo me he ido una vez de un cine, con aquella mítica "Corrupción en Miami", con Colin Farrel y Jamie Foxx, en la que las escenas no tenían ningún sentido ni criterio.
Estas tenían sentido... hasta cierto punto, pero nada de criterio. Se hace LENTA, pero no lenta en el sentido de que no ocurre nada pero avanza la película; lenta en el sentido de que no ocurre nada y los planos siguen hasta el infinito. A veces da la sensación de que han puesto la cámara a grabar y se olvidaron de cortar la escena cuando acababa. De esta manera intentan imprimir la película de sentimientos y dar tiempo al espectador a pensar cada escena, rumiarla, y darle la sensación de que lo que está viendo es tremendamente profundo. Es profundo? podemos decir que sí, pero: Acaso esta historia es tan conmovedora, tan original, tan profunda? PUES NO, COÑO, NO. Es una historia que todo el mundo conoce, una historia que no impacta en absoluto. Es la recreación de una situación conocida por todos: La vejez y sus consecuencias.
(SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama) Ver todo
DouganTheLegend
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
9 de abril de 2013
8 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil
Que sí, que la ambientación está muy lograda, las interpretaciones son buenas (la de ella especialmente, por la dificultad que conlleva, la de él no pasa de ser aceptable, teniendo en cuenta que se pasa toda la película con el mismo gesto de resignación, sin matices) y...y ya está. ¿Qué nos cuenta esta película? ¿La historia de cómo un ser humano se deteriora en la enfermedad hasta el inevitable final? ¿Dónde está el amor que yo no lo veo por ninguna parte? Son un matrimonio, estaría bueno que él no estuviera ahí para cuidarla...Es un auténtico bodrio de película, son las 2 horas más aburridas que he pasado en mi vida. Pero claro, como yo no conozco a este, al parecer, idolatrado director, pues valoro la película como si la hubiera dirigido mi vecino del quinto, es decir: OBJETIVAMENTE. ¡No ocurre absolutamente nada en toda la película! Me temo que el cine europeo está últimamente muy sobrevalorado, y cualquier película que se salga un poco de los clichés hollywoodienses cuenta automáticamente con el respaldo de los "cinéfilos", pretendidos gurús modernos del séptimo arte y que no saben ni lo que dicen.
Cesar GF
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
12 de diciembre de 2012
7 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
Gracias a Michael Haneke el cine ha desarrollado otra manera de retratar las peores tragedias humanas y personales, desde lo íntimo de una obsesión adolescente por la violencia, las miserias escondidas de una reputada profesora de piano hasta el placer por matar de dos jóvenes psicópatas. Sin olvidar el sutil tratamiento del caldo de cultivo que generó la Alemania pre-nazi. Haneke y su estilo. Esa cámara que me sigue pareciendo una intrusa, una presencia, la de Haneke (la nuestra desde ese instante, en definitiva) que entra sin pedir permiso. Estilo que tampoco abandona en Amour, un drama que deja (casi) de lado esos elementos violentos o morbosos para mostrar la vida y vejez de dos ancianos. Una aproximación a un tema que ha tocado de refilón en alguna de sus películas (La pianista) y que aquí se convierte en lo único. Lo único. Cerrado y con candado, sin fisuras.

Es Amour una realidad bastante común. Que la retrate el cine no la convierte en algo cool. Y menos Haneke. Si hay algo que retratar, éste lo hará “comme il faut.” La vejez y la enfermedad en el cine nunca ha molado. A los actores mayores se les arrincona. Trintignant está muy mayor. Que Trintignant esté más demacrado físicamente que Emmanuelle Riva, acierto. Las (pocas) presencias de Isabelle Huppert hacen dos cosas: elevar el grado de perfección de esta mujer (y actriz) y mejorar la película. Porque la película, es hora de decirlo, me resulta eso, cerrada en demasía, agobiante y, en esas escenas de más, obvia. El desarrollo excesivo de esa realidad agota. Solo que el último tercio es estremecedor.

Mostrar la decadencia de Emmanuelle Riva una vez, dos, tres veces... pero cuatro ya... Ya lo sabemos y lo hemos visto. Y nos hemos concienciado. Quita el repeat. Sobran esos minutos. Que luego decimos que la película se hace larga y nos canean. Por otro lado, la no banda sonora musical (Schubert es un personaje más ya de Haneke) incluso en los créditos finales, escenas que no vemos y que Haneke nos obliga a visualizar (por qué no sigue la enfermera. Calenturiento Haneke), esa incomodidad otra vez cuando vemos cosas que Haneke sí se atreve a mostrar, todos son argumentos de los que nunca adolecerán sus películas. No se lo perdonaríamos nadie. Los cimientos firmes y eficaces.

(Ganas de subir la nota cuando escribes una crítica. Pero luego recuerdas que durante la película te ibas rebajando el entusiasmo).

Un Haneke, pues, fiel a sus fieles, un Haneke que demuestra que también se atreve con otros palos de la baraja, aunque en este caso no me haya colmado como en otras ocasiones.
cassavetes
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
15 de enero de 2013
7 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
Si soy objetivo y la miro desde el filtro artístico nos encontramos ante una pieza única. Si soy más subjetivo me quedo con la sensación de una película buena pero que no me emociona demasiado. Y precisamente eso ha hecho que me haya dejado finalmente un buen sabor de boca.

Lo explico porque suena raro:

Desde "La Palma de Oro" de Cannes estaba deseando verla. La crítica era unánime con adjetivos como:

“Magnífica”, “Desgarradora”, “Abrumadora”, “Humana”, “Conmovedora”, “TIERNA”.

¿Haneke y ternura en la misma frase?, ¿de verdad estamos hablamos del mismo Haneke?.

No daba crédito, ¿el mismo director que dejo petrificado al público con Funny Games mostrando ahora su lado más sentimental en una película?. Tenía que verlo con mis propios ojos.

Haneke deja clara sus intenciones desde el principio, elegancia y romanticismo. Por eso utiliza esta vez el francés como lengua.
De acuerdo, se ensañaron con los guiñoles. Si, nos tiran la fruta de los camiones. Y vale, pitán a Nadal en Roland Garros. Pero hay que reconocer que tienen un idioma fonéticamente precioso. Por supuesto la película es en París y siguiendo esa trazada la ambienta con música clásica.

Michael me deja atónito con su punto de vista. Sus planos fijos y largos muestran la degradación del ser humano, como una mujer pasa de valerse por si misma a ser un cuerpo inerte e inútil. Escenas duras, incómodas, grabadas con una frialdad extrema. Veo al Haneke de siempre, su cine perverso, su visión retorcida y sombría de la vida, el amor y la muerte.

Su visión la traslada al espectador a base de metáforas. Primero con el agua, sirva como ejemplo ese grifo abierto dando a entender que la vida sigue y sigue…. que no se detiene si no la detienes tu. O la paloma, de la que luego hablaremos.

Vemos los horrores de la enfermedad con ese ritmo tranquilo, esa atmósfera irrespirable que personalmente se me hace larga o repetitiva pero que Haneke usa para que entendamos lo largo que se hace el calvario para el enfermo y para los que lo soportan. Repetitivo si, pero así es la muerte cuando tienes una enfermedad, continuamente acechando.

Y el punto álgido es la historia de las estrellas y las flores. Preciosa moraleja con la que Haneke acaba por asfixiarnos. Porque el sacrificio también es amor. Porque el amor es mirar más por la otra persona que por uno mismo. Y aquí es donde la ternura y Haneke se unen, no podía ser de otra forma tratándose de él. Me quedo en estado de shock pero ni siento ni padezco.

Luego llega la redención, la paz (simbolizada con la paloma) y asumir que es el momento de partir. Solo nos queda coger el abrigo, para no pasar frío, ese que llevamos pasando toda la película.



La explicación de la nota:

Puntuar a las películas muchas veces resulta injusto, cada película hay que valorarla individualmente y Amour es un caso especial.

Alcanzo a ver y valorar la grandeza de la obra pero ese estilo frio y existencial acaba por congelar mi corazón. Yo soy más lírico, más sentimental, Haneke es mas místico y perspicaz. Pretendía hacer lo que ha hecho y roza la perfección, por eso la considero una gran obra pero es lógico que no a todos nos llegue por igual. ¿Así es el arte no?.

Me alegra haberla visto desde ese prisma. Porque el cine también es aprendizaje y Haneke da una lección de cine que seguro que para películas venideras o en un futuro visionado de "Amour" me servirá de mucho.
jita
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
28 de noviembre de 2012
6 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
La pasada semana pudimos disfrutar de la maravillosa 'Amour' de Michael Haneke, director reconocido por films como 'Funny Games' (tanto la original de 1997, como su posterior remake vs copia a lo Hollywood de 2007), 'Caché' o 'La cinta blanca' (estas dos últimas reconocidas con premios en el festival de Cannes), desde luego conociendo su filmografia y habiendo oído las alabanzas de la critica hacia esta película no perdimos la oportunidad que nos brindo el festival 4mas1 de poder disfrutarla en una sala de cine.

Al apagarse la luz en la sala, el silencio sepulcral nos avisaba de que todos los allí presentes estábamos deseosos de poder verla, y entonces Haneke, nos pone frente al espejo para vernos en las caras de otros para ser publico y vernos de publico, un pequeño guiño, sin duda una escena dedicada para el publico (quizás un pequeño agradecimiento). Pero no solo es el silencio de la sala el que nos hace mantenernos atónitos y expectantes a lo que pueda ocurrir, sino el propio silencio del film, el que avisa de su magnificencia, haciéndonos participes del acto, del suceso y del como.

Haneke piensa en el amor cuando ya no hay pasión cuando solo queda la admiración, el cariño, la necesidad, quizás el pilar del verdadero amor, que ha visto pasar el tiempo y que se mantiene como un faro que no se estremece, pero al que la enfermedad erosiona poco a poco hasta conseguir mellar todo aquello que creemos imposible. La pareja protagonista Jean-Louis Trintignant y Emmanuelle Riva pesos pesados del cine francés consiguen a su vez expresar ternura, nostalgia, y cierto aire de personas mayores en las que su opinión o su capacidad es inútil pero que no lo son, pues pese a esa imagen de estar consumidos por el tiempo, son inteligentes y resolutivos y ese es una de las mejores características de este largometraje, el orgullo, la consciencia pese a la enfermedad, la impotencia pese al propio ser.
Quien quizás nos muestre otra forma de entender el amor lo aporta Isabelle Huppert, la hija de ambos, que no ha encontrado en su vida la misma forma de amor o el amor en si, atada a un hombre que viene y va, y que anhela aquel amor que vio de la mano de sus padres.


Al salir de la sala, de la misma forma en la que entre, no encuentro palabras para describir el film, mejor que el propio nombre que le ha dado Haneke Amour, amor, una historia de amor, un amor que no tiene forma, y que reside en la cotidianidad, un amor, a él a ella, a su vida, a la música, a si mismos, y un amor de un director por el cine, de unos interpretes por el cine, de un espectador como yo por el cine. No hay forma de ver esta película que no sea en una sala pequeña de cine, una sala que te recuerde aquellos días en los que al acabar el film aplaudías a los actores allí no presentes, una sala de cine, sin chicles, ni palomitas, solo el espectador y la pantalla.
Maresssss
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
<< 1 5 6 7 8 9 10 11 20 30 40 55 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2015 Filmaffinity - Movieaffinity | Todos los derechos reservados