arrow

Her

7,6
27.786
votos
Sinopsis
En un futuro cercano, Theodore, un hombre solitario a punto de divorciarse que trabaja en una empresa como escritor de cartas para terceras personas, compra un día un nuevo sistema operativo basado en el modelo de Inteligencia Artificial, diseñado para satisfacer todas las necesidades del usuario. Para su sorpresa, se crea una relación romántica entre él y Samantha, la voz femenina de ese sistema operativo. (FILMAFFINITY)
Críticas ordenadas por:
escribe tu crítica ver por títulos
<< 1 2 3 4 5 6 10 20 30 57 >>
user-icon antonalva   Madrid (España)
Notable
2 de Marzo de 2014
17 de 20 usuarios han encontrado esta crítica útil
Se trata de ir un poco más allá – de extremar – el presente afán por las relaciones a distancia (ya sea por cam, por correo electrónico, por el finiquitado Messenger) hasta toparnos con esta aguda cinta que propone rizar el rizo y crear un sistema operativo, tan inteligente que sea capaz de aprender, desarrollarse y seducir por su propia genialidad y capacidad de superarse a sí mismo, desbordando por completo las líneas de código que lo configuraron. Es decir, de convertirse en aquello (en aquel o aquella) que deseamos que sea porque así se lo hemos ido diciendo desde el inicio del contacto… que se convierta en real lo que no es sino fantasía.

Los diálogos son ingeniosos, inteligentes, llenos de ocurrencias y matices, repletos de un doloroso realismo que retrata con exactitud la fobia que el momento actual tiene por el contacto real – las relaciones – entre personas, optando por vínculos interpuestos, falaces, opacos, virtuales y remotos, en vez de afrontar el roce y el esfuerzo de la cotidianeidad y del desgaste. Cualquier cosa imaginada, fabulada, artificial, distante e incontrastable con la realidad parece preferible a vernos confrontados con los sinsabores de la materialidad cotidiana, donde existen las decepciones y el esfuerzo, donde hay que construir y armar día a día el presente con lo que hay, no con lo que deseamos que haya.

Tras una fachada amable, casi de comedia, esta ocurrente película llena de clarividencia y sutileza nos propone una aguda reflexión sobre los límites en la relaciones humanas, la necesidad de compromiso, de tomar las riendas de nuestro destino, de afrontar la realidad tal cual es y de dejar de engañarnos con sueños y fabulaciones que nos impiden relacionarnos y crecer como individuos. Desde una urbanidad y encanto que parecen ocultar las dosis de vitriolo que destilan sus brillantes imágenes y que nos ponen un espejo distorsionante ante nuestros ojos, devolviéndonos – exagerados y aumentados – nuestros miedos y huidas más inconfesables. Para crecer hay que sufrir, por mucho que tratemos de evitarlo.

Pocas películas tan inteligentes, intensas, originales, entretenidas, impactantes, ocurrentes y encomiables como ésta, que combina ingenio con sabiduría, agudeza con entretenimiento, clarividencia con amenidad, perspicacia con precisión. Parecía difícil de conseguir: es una de las grandes películas del año y merecedora de todos los galardonas y elogios que imaginarse puedan. Quizás sea demasiado profunda para gratificaciones tan banales: degustarla y paladearla ya es premio suficiente.
antonalva
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
No
  (información)
 
user-icon Prometheus   Santander (España)
Muy mala
3 de Marzo de 2014
32 de 51 usuarios han encontrado esta crítica útil
Dos amigos entran a un museo de arte contemporáneo, uno pretende ilustrar al otro con las bondades que el arte puede aportar al alma. En medio de la Sala se haya un caldero lleno de excrementos humanos y haciendo uso del sentido común el menos ilustrado le dice al otro:
- Tío, es que no hay retrete en este sitio tan cool???
- Pero qué dices hombre. Esta es la obra maestra de XXXXX, fundamenta y critica la mierda de la sociedad, el consumismo y el aislamiento del individuo.
- Tio, eso es un caldero lleno de mierda.
- Hombre no me avergüences que esto es arte.
- Tío, este olor no hay quien lo aguante, para ti todo.
Es alucinante que esta película obtenga esta puntuación, que la den un Oscar y que la saquen todo tipo de simbolismos sociales. Esta estupidez de proporciones bíblicas intenta hablarte de la existencia del ser humano, o algo así, Spike Jonze se debe pensar que es un filósofo contemporáneo capaz de limpiar la conciencia del despistado que inconscientemente cae en la tentación de ver esta, su reflexión. Y qué nos encontramos? Pues un drama o lo que sea esto sobre un gilipollas cuyo trabajo es redactar cartas en el futuro (alucina vecina, lo que este profeta vaticina como futuro) entre personas que no tienen tiempo para escribirse ni un puto whatsapp. De lo primero que vemos en este guión oscarizado por poner un ejemplo, es un explícito contacto telefónico que tiene con otra persona que tiene orgasmos imaginando que un gato muerto la estrangula. Fenomenal entrada y puesta al día con este sujeto de cara estreñida que un día fue Emperador de Roma, por mucho que cueste creerlo. Este Señor se compra un Sistema Operativo, que le va como anillo al dedo, lo coge tanto cariño que sus charlas trascendentales son más efectivas que el somnífero más potente, hace y deshace su vida como si fuera lo más normal.
(SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama) Ver todo
Prometheus
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
No
  (información)
 
user-icon Juan_Solo   Zaragoza (España)
Floja
22 de Febrero de 2014
33 de 54 usuarios han encontrado esta crítica útil
El visionario director Spike Jonze nos sorprende y nos deleita con el “remake” norteamericano de aquel episodio de “Muchachada Nui” en el que Joaquín Reyes, interpretado aquí pulcramente por su tocayo Joaquin Phoenix, interpretaba a un escritor del futuro que se enamoraba de la voz del sistema operativo de su ordenador.

Fuera bromas, aunque el asombroso parecido en esta película entre los dos Joaquines en absoluto lo es, lo que aquí nos encontramos es otra de esas piruetas narrativo conceptuales a las que tan acostumbrado nos tiene Mr Jonze, sobre todo en su faceta de guionista. El autor nos saluda de nuevo desde el trapecio presto a encarar otra vez su paseo por la cuerda floja, pisando esa delgada línea que separa lo sublime de lo ridículo, en un juego radical de todo o nada; o entras desde el principio o estás perdido para siempre.

Evidentemente, yo no he entrado. No cabe duda de que el punto de partida de “Her” es atractivo, brillante y arriesgado, y por eso precisamente requiere de toda la sutileza del mundo en su desarrollo. La situación es demasiado chocante, y lamentablemente, a Jonze se le va la película en justificar que su novedosa propuesta tiene sentido. “Her” ni es ni sutil ni es novedosa. Ya hemos visto otras historias de amor entre personas reales y seres que no lo son contadas con menos rimbombancia y más honestidad (“Lars y una chica de verdad”). Y no me hagan recordar en esta crítica “La rosa púrpura del Cairo” de ese señor bajito y con gafas de pasta que al igual que Adam Spiegel también usa seudónimo (caray, que no me sale el nombre ahora).

Bastaría decir que "Her" me aburre, que no me conmueve ni me emociona ni me transmite nada de nada. Todo me chirría y me parece impostado en ella. Desde sus diálogos cansinos, repetitivos y a ratos pedantes hasta su aclamado diseño visual: rollo muy indie y new age, a lo anuncio de colonias o a peli de la Coixet . Con esa fotografía a tonos pastel que ilustra paradójicamente un futuro de frustraciones y soledades, o esos espacios abiertos para dar fe de la incomunicación del hombre en el mundo globalizado. Me cansa tanto subrayado y acabo empachado de tanto colorín. Porque hay que ver por cierto lo chillonas y lo feas que son las camisas que se gasta el amigo Phoenix. Al menos su tocayo Reyes es más sobrio y viste mejor.
Juan_Solo
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
No
  (información)
 
user-icon Thirty   Getafe (España)
Interesante
23 de Enero de 2014
18 de 27 usuarios han encontrado esta crítica útil
Al final, sí se trata de una versión (pretendidamente) indie y bastante softcore de un episodio de «Black Mirror» (concretamente, aquel en el cual la protagonista femenina intenta suplir el amor de su novio muerto mediante una versión robótica de él, con todos sus rasgos físicos y psicológicos...).

Un guión así, sin el nombre de Spike Jonze por delante, lo habría pasado muy mal en el panorama comercial.
En resumidas cuentas, es una historia sobre una falsa ilusión de humanidad sobre un hombre que trafica con falsas ilusiones de humanidad (el envío de cartas virtualmente escritas a mano, práctica que se sugiere perdida de la conciencia humana). A medida que transcurre el filme, más de una escena invita a ponerse a pensar (y alguna que otra es tópico-ñoña-indie hasta sangrar), a desentrañar cada vez más capas del mensaje, del mundo futurista que huye de la distopía.

Es una época en la que meetic ha cobrado una dimensión incluso más frívola: los sistemas operativos sustituyen el verdadero calor humano. Ahora bien, ¿qué hikikomori no querría la voz de Scarlett Johansson gimiéndole al oído mientras tienen "sexo cibernético"? La verdad, la película se las apaña para montárselo de una manera bastante sensual.

¿Es esta la muerte de la relación carnal? ¿Hasta qué punto la alienación de Phoenix le beneficia emocionalmente? ¿En qué posición nos deja el poder enamorarnos de aire, de un banco de datos? ¿Es insuficiente esta relación puramente... "espiritual"? (cuestión a la que la película se auto-responde con otra secuencia —con una tercera persona— bastante ocurrente) ¿Este amor hacia un ente es comparable al amor religioso?

Esta especie de "cojera emocional" que sin duda se habrá apoderado tanto de Phoenix como del resto de mortales paséandose con Siris súper-inteligentes (cuyo funcionamiento se expone muy vagamente) es una proposición oscura, muy oscura, casi apocalíptica. La película lo inserta como una relación más, no precisamente nociva (de hecho, al final, incluso hay un razo de esperanza...). Me imagino un mundo posible en el que gran parte de la población renuncia a compartir su vida con seres humanos para sustituirlos por una voz sexy, un amor de mentirijillas, una programación ¿programada para plantearse metafísicamente su propia veracidad sentimental? Es inquietante, si uno se para a pensarlo.

Tan inquietante que diría que esta película es, de nuevo, soft en cuanto al tema (a pesar de los golpes de realidad que recibe Phoenix, y no me extenderé en ello).
Bajo un guión original y digno de una buena película indie, se esconde un concepto que abarca más de lo que parece.
¿Es el amor, en general, una ilusión? No estaría más revalorizarlo una y otra vez, especialmente cuando en el futuro próximo, lo que plantea Jonze no es nada disparatado.

P.D: La portada el culmen de lo pocho.


Más en mi blog:
http://elvalhalladelacinefagia.blogspot.com.es/
Thirty
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
No
  (información)
 
user-icon TOM REGAN   almeria (España)
Notable
4 de Febrero de 2014
9 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
20/03(03/02/14) El singular realizador Adam Spiegel, más conocido por Spike Jonze, nos regala un estremecedor y complejo canto al amor por encima de todas las posibles barreras, una turbadora reflexión sobre el poder que la tecnología ejerce sobre nosotros, sobre los difusos límites de los sentimientos físicos, especula con un mundo tan cercano que asusta, sobre si los avances promueven la soledad o ayudan a superarla, penetra en la vulnerabilidad del al ama humana, en su triste vacio. Es el cuarto film de Spike y el primero con su propio guión, demuestra un gran sensibilidad al exponernos una historia complicada, no apta a todos los paladares, navega por una fina línea entre la sensiblería y la comedia bufa, saliendo victorioso con un relato profundo que nos hace pensar en el amor y como se origina, un amargo fresco de la soledad y la incomunicación, Spike lo dota de humanidad y de hondas melancolía.
El escenario es Los Ángeles en un futuro cercano, Theodore (gran Joaquin Phoenix) es un tipo taciturno que trabaja en una empresa escribiendo por encargo cartas de amor, una especie de Cyrano de Bergerac, se ha separado recientemente de su esposa Catherine (buena Rooney Mara), su mejor amiga es Amy (buena Amy Adams). En una feria de novedades electrónicas se compra un software con Inteligencia Artificial para que le gestione su vida y le sirva de compañía, la voz él la pide femenina y se hace llamar Samantha (gran Scarlett Johansson), poco a poco entre los dos se establece una relación de dependencia que derivaran en vínculos afectivos de amor.
Spike aborda una obra con un sentido sociológico, encuadra al ser humano en un mundo cercano, deshumanizado por la apabullante tecnología, nos habla que es ese sentimiento tan manido y maltratado, el Amor, es algo físico o mental? El Amor es un rompecabezas compuesta por múltiples detalles, todos necesitamos amar y ser amados, pero al final queda todo en algo relacionado con las ganas de estar con alguien, en estar a gusto con alguien, en echarlo en falta si no está, son sentimientos primarios en el ser humano, y la tecnología puede llegar en un mundo decadente a crear figuras Inteligentes por las que sentir un amor platónico. Es que no existen los amores por chat, de gente que no se han visto corpóreamente? Es que no existe el sexo telefónico? Es que no se puede sentir amor por gente fallecida? Es que no te puede excitar una voz? El realizador plasma este peculiar romance de modo tierno, valiente, apasionante y lo hace emparejándolo con el dos personas, se conocen, bromean, intiman, tienen sexo, salen juntos a pasear, la pasión sexual decae, tienen un fin des emana en una cabaña en el bosque, tienen sus riñas, sus reconciliaciones, y al final… El guión rezuma un tremendo halo de melancolía, con diálogos y frases de calado, arremete contra una sociedad encerrada en sí misma, que puede estar abocada a este tipo de relaciones despersonalizadas, un mundo acomodaticio y facilón en el que lo sencillo es que nos creen un software que nos conozca y enamore. Este asilamiento es reflejado por Jonze en las escenas callejeras, todo el mundo habla solo, habla con sus tecnología, nadie se interrelaciona, tendemos a ser megaindividualistas.
La cinta atrapa desde su atractivo inicio, un primer plano sostenido de Phoenix leyendo con pasión una carta de amor a un tal Chris, una íntima carta sobre el 50 aniversario de su amor, el plano se abre y la tecnología entra en acción, vemos que es una oficina donde gente redacta cartas íntimas. Jonze con esta sencilla entrada nos muestra la despersonalización de los sentimientos, gente que escribe por otros misivas de amor, todo se puede prostituir nos dice el director.
Spike hace de su obra un tour de forcé actoral tremendo y peculiar, entre Joaquin Phoenix en carne y hueso y una Scarlett Johanson, los dos tienen una química fascinante, su historia de amor nos toca la fibra sensible, nos emociona. Joaquin realiza una actuación sobresaliente, es capaz de ofrecernos toda una gama de sensaciones humanas maravillosas, es dulce, encantador, conmovedor, delicado, entrañable, melancólico, sabe evolucionar por las etapas del Amor, su dominio gestual es arrollador, su triste mirada nos afecta, es el gran pilar que hace creíble este disfuncional amor. Y en el otro lado de este ring romántico está una perturbadora Scarlett Johansson, no aparece en pantalla, pero su deliciosa voz (un crimen que la doblen) seduce, sugiere, turba, inquieta, nos enamoramos como Theodore por su suave sensibilidad, su inocencia, compone a un complicado rol haciendo que su aura se pueda ver en pantalla, modula su voz de modo tan expresivo que la podemos rozar, Espléndida. Curiosamente su papel lo hizo Samantha Morton, pero tras el rodaje a Jonzze no le convenció y la sustituyó por Scarlett, no sé como lo hizo Morton, Johansson hechiza. Amy Adams encarna con mimo y sutileza a la amiga y confidente de Theo, es el reflejo femenino de él, separada y con problemas asociales, expone cariño y dulzura de modo tierno. Jonze regala a Amy junto a Joaquin el bellísimo plano final (spoiler). Asimismo aparece en breves papeles Roonery Mara refleja la incomprensión ante este contranatura amor, y Olivia Wilde con un rol de cita frustrada, refleja lo complicado de las relaciones entre sensibilidades distintas. (Continua en spoiler sin)
(SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama) Ver todo
TOM REGAN
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
No
  (información)
 
<< 1 2 3 4 5 6 10 20 30 57 >>
FA en Facebook | FA en Twitter | Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2014 Filmaffinity - Movieaffinity | Todos los derechos reservados