arrow

El lobo de Wall Street

7,6
56.800
votos
Sinopsis
Película basada en hechos reales del corredor de bolsa neoyorquino Jordan Belfort (Leonardo DiCaprio). A mediados de los años 80, Belfort era un joven honrado que perseguía el sueño americano, pero pronto en la agencia de valores aprendió que lo más importante no era hacer ganar a sus clientes, sino ser ambicioso y ganar una buena comisión. Su enorme éxito y fortuna le valió el mote de “El lobo de Wall Street”. Dinero. ... [+]
Críticas ordenadas por:
16 de enero de 2014
12 de 18 usuarios han encontrado esta crítica útil
Una pena que en España llegue unas semanas más tarde y entrado ya el 2014 (quizás haya confusión en las listas a lo mejor del año). Pero sin dudas estamos ante la película del año. El mejor papel de DiCaprio (alocado, desbordado, triste y redondo), el mejor Scorsese probablemente desde Casino y una película increíblemente entretenida, magnética y salvaje en proporciones épicas (su sexo es realmente gráfico y bestial, al igual que su lenguaje y sus desmadradas fiestas) que nos cuenta la historia increíble pero real de un broker y su ascensión y caída por culpa de esos trozos de papel llamados dinero que nos convierten siempre en lo peor.
Lo mejor de todo es que la película lo lleva todo al terreno cómico y paródico con gran acierto (pese a que la manida escena de la discusión de DiCpario con su mujer y el papel de la mujer en la cinta es criticado). Esta película no está orgullosa de su contenido. Nos muestra de una manera orgullosa la espiral de destrucción llevada hasta las últimas consecuencias.

Espero verla en los Oscars, al menos con la estatuilla al mejor actor de una vez por todas para el imparable DiCaprio.
eltaquillazo
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
6 de enero de 2014
11 de 16 usuarios han encontrado esta crítica útil
Hay un debate moral en torno a este película, ¿condena a los corredores de Wall Street? con sus grandes yates, mansiones, yates privados, ¿O solamente los pone en escena? ¿Por qué vemos tanto de la actitud conveniente de Jordan Belfort y tan poco de el sufrimiento de sus victimas?
La respuesta es fácil: a este film no le interesa mostrar las consecuencias de las acciones de Belfort afuera de su círculo privado, esto ya que al propio Jordan no le interesan las consecuencias por fuera del mismo. Belfort no tiene conciencia. Belfort acumula riqueza solo para destruirla y despilfarrarla.
Scorsese no quiere mostrarnos la explotada clase subalterna, quiere que miremos la clase alta "canibalizandose" entre ellos. Es una gran manera de contar la historia de Belfort. Sabemos que Jordan no siente ningún tipo de remordimiento al "violentar" de esa manera a la clases más bajas, el describe su explotación como una caridad.
Tratar a esta película como una película machista es innecesario. Si tomamos de ejemplo, la figura de Naomi, la esposa de Belfort, una mujer utilizada como símbolo sexual, una buscadora de dinero, una esposa "de adorno",etc todas estas consideraciones son ciertas; pero solo porque el narrador de esta historia, el propio Belfort, las considera de esa manera, y pone a su mujer como uno de sus objetos entre sus autos, sus yates y sus caballos.
En fin creo que es una gran película, de casi 3 horas en la que la historia fluye sin cesar de una manera activa, osada y graciosa. Deja a la ambición mal parada con crudeza pero sin perder en ningún momento esa chispa cómica que te saca una sonrisa y te mantiene atento durante 180 minutos.
delffig
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
9 de enero de 2014
11 de 16 usuarios han encontrado esta crítica útil
Película frenética, de excesos 180 minutos, nadie salvo Scorsese podría haber llevado a buen puerto esta historia megalómana. Leonardo DiCaprio y Jonah Hill actúan y se drogan a una altura sorprendente, otorgándole peso específico a unos agentes de bolsa sin escrúpulos, que parecen lejanos a primera vista, pero en los que uno reconoce las pulsiones atávicas que existen tras el deseo de poder (o poder del deseo). Subsiste un hilo permanente entre sexo desbocado y sentido de dominio sobre yates, mansiones, autos lujosos e incluso mujeres. La mujer queda fuera del relato, debido a que se trata de una historia profundamente machista y que considera al cuerpo femenino como un trofeo.

Basada en la autobiografía de Jordan Belfort, constituye no solo un retrato del mundo financiero, sino un reflejo del mundo real, uno de tipo patriarcal donde dominar es lo esencial, representado aquí como una eterna fiesta de codicia y fluidos corporales.

En lugar de reírnos con las imágenes del cine de Tarantino, o entretenernos con el mundo surrealista de “Trainspotting” (Danny Boyle; 1996), reflejos lúdicos de violencia y sexo desenfrenados, Martin Scorsese escala un peldaño y nos ofrece una película incómoda que aprieta las tripas. Un viaje sobrecargado e intrascendente donde el acto sexual acaba despojado de encanto.

El protagonista se disfraza de líder. El orador tras “no cuelguen el teléfono hasta que el cliente compre o muera”, es un fanático que considera al dinero como un fin, un ser primitivo que termina peor que al comienzo de su cruzada de “terroristas al teléfono”. Representa una especie de bufón carismático que se burla del Tiempo. La filosofía que Scorsese desnuda irónicamente se basa en que “el dinero puede sacar lo mejor de ti”. Jordan Belfort solo entiende que el mundo está en venta, incluso en la cárcel encuentra compradores. Simplemente se considera el mejor vendedor.
Anibal Ricci
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
27 de enero de 2014
11 de 16 usuarios han encontrado esta crítica útil
El lobo de Wall Sreet (Martin Scorsese, 2013) es el típico producto americano que quita las ganas a uno de volver al cine en meses. Por que, admitamoslo, son los reyes del engaño a través de sus trailers y marketing. El guión es repetitivo, una y mil veces visto del sueño americano. El final previsible. Lo único decente es el trabajo de Leonardo DiCaprio y una fotografía cuidada. El peor trabajo de Scorsese, sin duda.
QrkoKóliko
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
3 de febrero de 2014
7 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
Bienvenidos a la jungla, Hollywood permite ver las mansiones de otras maneras, con putas y drogas, la favorita de todas es el dinero, la vida del mocoso que derrumba a Wall Street y al sistema nacional, un desenfreno donde los gángsters pasan a tiburones y la violencia a exceso, pero con una estructura narrativa clásica del director, con sus diálogos y voces en off, y unas improvisaciones escandalosas.

Se olvida de la política y la sociedad, incluso de los valores de la bolsa, aquí se trata de degenerar todos los valores éticos a base de tacos, no hay comprensión razonable ni lógica, la falsedad es la que llena la cartera en una adicción que contagió a todas las clases sociales, el éxito era vaciarlos, marcando el ritmo desde abajo, manteniendo al espectador en una noria revolucionada, un mecanismo paranoico con sus altibajos, traga y caga, de una ratonera a un yate, de acciones de centavo a 22 millones en tres horas.

La historia de muchos triunfos y una derrota que extiende lo enfermizo a todo un equipo y sumando sustancias mientras todos quieren enriquecerse deprisa, jóvenes hambrientos y estúpidos y un guión para cazar a Moby Dick, la mierda embauca mientras la jauría asciende, es la oportunidad americana, un vértigo sin escrúpulos acorde con el montaje, un desmadre ilimitado que deja al espectador extrañamente sometido, física y químicamente, la fama y la perversión de robar a los ricos, una comedia que rompe con muchas generaciones flácidas de verdadero humor.

Maníacos con una fortuna de codicia dividida a partes iguales de cocaína, testosterona y flujos corporales, monólogos sarcásticos con libertad de expresión y de interpretación, una atracción que se va difuminando un poco pero de locos, es el comienzo de la culminación del pecado hasta el día de hoy, con viento se quita el trigo y los vicios con castigo, una película obscena, sin respeto por nada, sin vivir en el mundo real hasta llegar a la puta estratosfera, ponerse hasta el culo para que fluyan las ideas, esta gente se las coge de verdad, el subidón de las sustancias ilegales limitadas y el bajón del matrimonio, la duquesa rubia con clase que refleja el cambio hacia el juicio final.

No importa que no se entienda, la cuestión es si era legal y el objetivo era ese paraíso terrenal en la guarida de lobos podridos de dinero hasta decir que no hay nobleza en la pobreza, así era el terrorismo telefónico, hasta jugar con el FBI, una actividad delictiva estimulante con secretos bancarios y ratoneras que no salen en los libros, y los Lemmon 714, del hormigueo al babeo y el descubrimiento de la parálisis cerebral, casi 20 minutos de reptiles padres de familia... rendirse o morir, dejar de navegar o ser pescado, empezar a mover el culo desesperado, los cruceros pasan del mar tranquilo a la tormenta, el infierno de la cerveza sin alcohol, el puto ferpudo y los restaurantes chinos, el brazalete eléctrico y el último polvo, la caída de Scorsese suele ser más dura, pero la sencillez del hogar es suficiente humillación, y el micrófono, amigos, enemigos, socios y la peor puta que jamás haya conocido, véndeme este bolígrafo.
stikma
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
FA en Facebook | FA en Twitter | Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2014 Filmaffinity - Movieaffinity | Todos los derechos reservados