arrow

El lobo de Wall Street

7,5
81.480
votos
Sinopsis
Película basada en hechos reales del corredor de bolsa neoyorquino Jordan Belfort (Leonardo DiCaprio). A mediados de los años 80, Belfort era un joven honrado que perseguía el sueño americano, pero pronto en la agencia de valores aprendió que lo más importante no era hacer ganar a sus clientes, sino ser ambicioso y ganar una buena comisión. Su enorme éxito y fortuna le valió el mote de “El lobo de Wall Street”. Dinero. Poder. Mujeres. ... [+]
Críticas ordenadas por:
15 de enero de 2014
8 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ufff….!!!!
Cuando se ve “El lobo de Wall Street”, algo cambia tu vida.
Evidentemente no cambias de familia, de amigos, de trabajo, de principios o de situación.
Pero las magnitudes, los límites de muchos conceptos que uno tiene en la vida, se disparan.
Todavía cuesta creer lo que se ve en esta película.
Empezando por los cimientos, diré que esta película tiene 2 cimientos que sostienen este gran rascacielos que es el Lobo de Wall Street.

Uno, Martin Scorssese. Uno de los más grandes. De los que ya no hay. Director de algunas de las mejores películas de la historia del cine. Desconozco que edad tiene Scorsese actualmente, pero meterse a dirigir una película tan extremadamente activa, tan extremadamente liberal, tan extremadamente compleja de dirigir, hay que ser muy grande para hacerlo. De los directores actuales, ni uno, ni 3 juntos veo dirigiendo una película de este calibre. Es algo impresionante.

El segundo pilar, y principal, Leonardo di Caprio.
Mención aparte. Un actor que después de Titanic podía haberse dedicado a vivir…precisamente como su personaje del Lobo de Wall Street (dinero, fiestas, mujeres, amigos, y drogas…toda su vida), y sorprendentemente, eligió el camino de la actuación, de la selección de sus títulos, de elegir los directores con los que trabajar (Martin Scorssese, Clint Eastwood, Chistopher Nolan, Steven Spielberg, Ridley Scott…¡¡¡guauuuu!), pues no cabe otra que admitir que este chico es un ejemplo para la industria del cine.
En el Lobo de Wall Street, sinceramente, ni me planteo que no le den el Oscar. La actuación que hace en situaciones “cotidianas” de un mecenas extravagante, te deja con la boca abierta. No son menos de 20 los momentos que no puedes de dejar de sentir “¡¡Pero que bien lo hace!!!. . Escenas con cientos de extras, escenas con actores consagrados, escenas comprometidas de sexo, escenas comprometidas de drogas, … pero sobre todo una, tiene una escena tras abusar, inesperadamente, de sustancias, que todavía es difícil de creer si no la ves.
El lleva el peso de toda la película. Escenas con miles de personajes por medio, en situaciones incomodísimas, tomando decisiones, enardeciendo a gente… ¡¡¡guau!!!.

La película en sí, no es que no te deje indiferente, es que no puedes parar de decir “¡¡Que pasada!!. Muestra unas situaciones extravagantes, que supera cualquier límite que un espectador puede plantearse.
Luego lo piensas, y es cuando ves ya no solo el impacto de la situación, sino lo complejo que es rodar, y dirigir esta película.
Porque no es una peli de actores sobre todo, son cientos las situaciones (secuencias) que se dan, donde si lo piensas, cada una de ellas daría para un presupuesto de una o dos películas españolas.
¡¡¡ una barbaridad inconcebible!!!
Me llamo también la atención, los extras. En una película de glamur, dinero a tutiplén, fiestas, las mujeres más bellas del mundo, drogas…., Scorsesse escoge a 2-3 extras, que lo hacen bien, pero tienen una pinta de frikis impresionante. Pero frikis del “los albóndigas en remojo”, casi.

En el polo opuesto, Mathew McConaughey. Ojito. Tiene unos 10 minutos, sublimes. Casi irreconocible. Hace poco lo vi en Mud, y es otro McConaughey. Hace poco ya leí que la crítica internacional está alabando el giro a su carrera que está tomando, haciendo un poco lo que Di Caprio seleccionando papeles. Un poco tarde, pero será un placer ver a este gran actor también en estos papeles.

El lobo de Wall Street, una experiencia…¡inolvidable!!
JK04
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
14 de marzo de 2014
8 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
Y es que Scorsese ha logrado en una película de 3 horas asentar una patada en la boca a todos y cada uno de nosotros, a todas las personas que forman nuestra sociedad. Scorsese logra meter en ésta película el mayor reflejo de la hipocresía social que vivimos desde hace años.

Hablando de la película en si, dejando de banda la magnifica crítica de Scorsese al espectador, es una de sus mejores películas. Muy vapuleada por sus 3 horas "innecesarias", pero que yo veo con buenos ojos. Y es que tiene un ritmo tan tan tan frenético y dinámico (recuerda al Scorsese de Goodfellas o Casino) que es imposible que me canse. Se habla de las reiteraciones de las mismas bromas o los mismos recursos excéntricos del guión, pero poco se dan cuenta de la necesidad vital de que sea así. El personaje de Jordan Belfort encarnado por un apoteósico Leonardo DiCaprio (que hace el mejor papel de su vida, increíble que no ganara el Oscar) es un personaje de excesos, él solo es el reflejo del poder y lo que ello conlleva. No puede ser mostrado de otra forma. Y tal y como está planteada la película, es imposible quitar nada de lo que aparece, bastante dinámico se hace todo ya con el ritmo que tiene.

Tiene momentos realmente brillantes, como el impresionante diálogo de Belfort con el policía en el yate, el momento con McConaghey (se come la pantalla en nada más 15 minutos que aparece), o el ya famoso momento Lemmons y parálisis cerebral, con una de las mejores escenas cómicas que se han hecho en la historia del cine.

Ahora bien, a parte de ser técnicamente magistral, lo que convierte una película magistral en una obra maestra como ésta es precisamente el mensaje que contiene. Mucha gente se ha quedado con la inmoralidad y los excesos, entendiendo la película como solo un reflejo de la vida de Jordan Belfort. Pero hay que ir más allá, y cuando uno ve el plano final de la película (el cual no desvelaré) comprende cuál es la intención total de Scorsese.

No es por nada, pero la película está basada en el libro del propio Jordan Belfort, el cual participó en el guión de la película, cuyo libro dicen que es aún más excéntrico y bestia que la película (así que los que se quejan de la inmoralidad, deberían saber que la realidad supera a la ficción). ¿Porqué escogería Scorsese un libro como éste y un personaje como éste para llevar al celuloide? Muy sencillo: por nuestra sociedad.

Una sociedad falsa e hipócrita, totalmente inmoral. Con la película, Scorsese nos consigue hacer reír con situaciones que sabemos que son totalmente inapropiadas y políticamente incorrectas. Sabemos que Belfort es un hijo de p***, pero aún así conseguimos empatizar con él en algunos momentos. E incluso nos lo muestran como alguien a "admirar", cuando ves que tanta gente lo sigue allá donde va, que predican en su nombre. ¿Que está pasando aquí? ¿Quiere que admiremos a alguien tan despreciable? No quiere que lo admiremos, sino que quiere que nos demos cuenta de que es natural en nuestra sociedad el ansia de poder. El ansia de tener poder sobre tu propia vida, sobre la vida de otras personas, tener control sobre lo que tu haces y lo que tu decides, y no al revés. Tu controlas el dinero, no te controla el dinero a ti. Y esto, queramos o no, es algo que todos ansiamos, y quien diga que no, aún no se ha dado cuenta o bien no quiere aceptar sus impulsos avariciosos. Scorsese enseña eso en su película, la cuál es un arma de doble filo, un ejercicio de cine dentro de realidad, y de realidad dentro de cine.

"Tomad, así somos todos. Todo lo que has visto, todo con lo que te acabas de reír, todo lo inmoral que crees criticable, es a lo que todos admiramos constantemente como sociedad". Eso es lo que entiendo con el final de la película. Y es que es mucho más profunda de lo que parece. Scorsese es un tío muy muy listo.
persianaTIE
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
8 de enero de 2014
10 de 13 usuarios han encontrado esta crítica útil
Dicaprio al conseguir la financiación para esta película seguro que lo vió muy claro, debe dirigirla Scorsese, lo que para mi es un gran acierto.
Dicho director realiza una comedia negra, hilarante y eléctrica sobre el mundo de las finanzas, esa isla paradisíaca, supuestamente idílica y embaucadora que es Wall Street, basada en los dos libros de Jordan Belfort. Con un ritmo frenético asistimos al auge de este embaucador y carismático "broker" con su grupo de desenfadados elegidos que llegaron a crear una de las más grandes fortunas, y como el dinero y la codicia desencadenan una serie de excesos (fiesta, sexo, drogas y posesiones materiales) que idealizan el "sueño americano", simplificándose en el consumismo y el placer, conviertiéndose en una caja de pandora sin vuelta de hoja.
Scorsese nos enseña de una forma divertida y absorbente, (esta es la palabra clave que sufre el protagonista en su recorrido y todos los ámbitos de ese mundillo) las maneras de como con la especulación y el engaño se fraguó esta crisis económica mundial.
Como ya he comentado la dirección es frenética y muy bien ejecutada la narración del film, mezclando secuencias con voz en off, y los actores están realmente geniales.

-Destacar dos escenas, todo el "viaje" de Dicaprio estando drogado hasta las cejas y que apenas se puede mover.
-Cuando Dicaprio en su discurso entona el ritmo que le enseñó McConaughey y la histeria colectiva de "la secta del $" imitando a su "líder espiritual"

A ver que tal vendo mi crítica.
cuéntamelo
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
15 de enero de 2014
9 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil
Tengo que reconocer que me puse a ver esta película con ganas de sentarme luego a escribir y decir: buaahh, tampoco es tan buena.
Martin Scorsese me gusta bastante pero Leonardo DiCaprio me cae regular… Bueno, pues a los 15 minutos se me había pasado la tontería.

¿Que pasa si juntamos sexo, cocaína, infidelidades, mas cocaína, mas sexo, a Leonardo DiCaprio, Wall Street, más sexo, yates, más cocaína y cochazos? En otras manos y con otros actores el resultado hubiera sido un Spring breakers de yupis pasado de rosca, en las manos de Scorsese y con DiCaprio delante de la cámara tenemos la mejor película de la temporada. Gravity puede que sea mejor visualmente hablando, pero hacía años que no me entretenía tanto con una cinta ni me lo pasaba tan bien. Y eso que son 3 horas…

El lobo de Wall Street narra los ascensos y la posterior caída a los infiernos de Jordan Belfort (os recomiendo que, si como me pasó a mi, sabéis poco de la vida de este tipo, no investiguéis hasta que no la veáis) , desde ahora mi nuevo modelo a seguir (algunos otros grandes de España como Bárcenas o Urdangarín han intentado seguir sus pasos pero les ha salido pichi-pichá). Una historia real inspirada en la autobiografía que este genio del siglo XX escribió y que me pedí a la FNAC según terminé de ver la película.

Es, con diferencia, la cinta más loca y gamberra de la filmografía de Scorsese (y eso que lo que lleva rodado no es precisamente para que le canonicen). Es la historia de una persona a la que el dinero hace que la vida se le vaya de las manos (por la nariz) queriendo siempre más y con un ego totalmente descontrolado.

Leonardo DiCaprio, que repito, no me apasiona como actor, hace su mejor interpretación, sin ningún tipo de filtro. Va como una bala sin rumbo y clava un papelón con escenas para la historia (sin desvelar nada diré que la escena de las espinacas y la cocaína y la de los policías en el barco me hicieron llorar de la risa literalmente). Además, tiene la suerte de rodearse de un grupo de secundarios que clavan sus papeles, destacando sobre todo a Jonah Hill y Margot Robbie. Tienen apariciones también actores de la talla de Jean Dujardin, Matthew McConaughey o Rob Reiner, todos brillantes y muy divertidos.

No se si algunas personas la encontrarán escandalosa, pero lo cierto es que indiferente no va a dejar. A mi me ha entretenido, me ha hecho reir, me ha interesado y se me ha hecho corta. Si a esto le sumamos una dirección brutal y unas actuaciones geniales… No se puede pedir más. Una película que, aun con sus excesos, sigue siendo perfecta.

Mi nota es un 10/10

Lo mejor: El tandem DiCaprio-Hill. El uso del color amarillo del cartel (ya lo veréis)

Lo peor: Que Jordan Belfort no sea mi mejor amigo
boza
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
3 de febrero de 2014
8 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
Bienvenidos a la jungla, Hollywood permite ver las mansiones de otras maneras, con putas y drogas, la favorita de todas es el dinero, la vida del mocoso que derrumba a Wall Street y al sistema nacional, un desenfreno donde los gángsters pasan a tiburones y la violencia a exceso, pero con una estructura narrativa clásica del director, con sus diálogos y voces en off, y unas improvisaciones escandalosas.

Se olvida de la política y la sociedad, incluso de los valores de la bolsa, aquí se trata de degenerar todos los valores éticos a base de tacos, no hay comprensión razonable ni lógica, la falsedad es la que llena la cartera en una adicción que contagió a todas las clases sociales, el éxito era vaciarlos, marcando el ritmo desde abajo, manteniendo al espectador en una noria revolucionada, un mecanismo paranoico con sus altibajos, traga y caga, de una ratonera a un yate, de acciones de centavo a 22 millones en tres horas.

La historia de muchos triunfos y una derrota que extiende lo enfermizo a todo un equipo y sumando sustancias mientras todos quieren enriquecerse deprisa, jóvenes hambrientos y estúpidos y un guión para cazar a Moby Dick, la mierda embauca mientras la jauría asciende, es la oportunidad americana, un vértigo sin escrúpulos acorde con el montaje, un desmadre ilimitado que deja al espectador extrañamente sometido, física y químicamente, la fama y la perversión de robar a los ricos, una comedia que rompe con muchas generaciones flácidas de verdadero humor.

Maníacos con una fortuna de codicia dividida a partes iguales de cocaína, testosterona y flujos corporales, monólogos sarcásticos con libertad de expresión y de interpretación, una atracción que se va difuminando un poco pero de locos, es el comienzo de la culminación del pecado hasta el día de hoy, con viento se quita el trigo y los vicios con castigo, una película obscena, sin respeto por nada, sin vivir en el mundo real hasta llegar a la puta estratosfera, ponerse hasta el culo para que fluyan las ideas, esta gente se las coge de verdad, el subidón de las sustancias ilegales limitadas y el bajón del matrimonio, la duquesa rubia con clase que refleja el cambio hacia el juicio final.

No importa que no se entienda, la cuestión es si era legal y el objetivo era ese paraíso terrenal en la guarida de lobos podridos de dinero hasta decir que no hay nobleza en la pobreza, así era el terrorismo telefónico, hasta jugar con el FBI, una actividad delictiva estimulante con secretos bancarios y ratoneras que no salen en los libros, y los Lemmon 714, del hormigueo al babeo y el descubrimiento de la parálisis cerebral, casi 20 minutos de reptiles padres de familia... rendirse o morir, dejar de navegar o ser pescado, empezar a mover el culo desesperado, los cruceros pasan del mar tranquilo a la tormenta, el infierno de la cerveza sin alcohol, el puto ferpudo y los restaurantes chinos, el brazalete eléctrico y el último polvo, la caída de Scorsese suele ser más dura, pero la sencillez del hogar es suficiente humillación, y el micrófono, amigos, enemigos, socios y la peor puta que jamás haya conocido, véndeme este bolígrafo.
stikma
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2016 Filmaffinity - Movieaffinity | Todos los derechos reservados