arrow
Haz click aquí para copiar la URL

Sister

6.5
1,373
votos
Sinopsis
Simon, un niño de doce años, y su alocada hermana mayor Louise (Léa Seidoux) viven en un pueblo desolado en la falda de las montañas nevadas. Cerca hay una lujosa estación de esquí, a la que Simon va todos los días para robar los equipos a los turistas y revendérselos a los niños del barrio. Así es como Simon mantiene a la familia. (FILMAFFINITY)
Críticas ordenadas por:
1 2 3 4 >>
13 de octubre de 2012
15 de 17 usuarios han encontrado esta crítica útil
Nos cuenta la dura vida de Simon, un niño de 12 años, que vive prácticamente abandonado ya que, aunque tiene una hermana mayor, esta es una joven inestable y más bien es él quien cuida de ella. De una manera metódica, Simon se dedica a robar esquís, ropa y todo tipo de complementos en una estación de esquí para revenderlos después. La película refleja perfectamente el contraste entre la inocencia y las necesidades propias de su edad y la madurez con la que se entrega a su trabajo y con la que afronta todos los riesgos que entraña. Sin cargar las tintas, el film nos hace totalmente empáticos con sus carencias afectivas, con la distorsión de sus esquemas morales y con el difícil futuro que le espera... Y aunque está muy centrada en la vida cotidiana de Simon, no elude el tema de la maternidad rechazada. La excelente interpretación del actor que lo encarna también ayuda a que la historia sea creíble. Un magnífico ejemplo de realismo social, que nos muestra la otra cara de la prosperidad suiza y que se sitúa en la estela del cine de los hermanos Dardenne, con esa mirada exenta de moralina hacia una realidad incómoda.
celras
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
12 de mayo de 2014
12 de 16 usuarios han encontrado esta crítica útil
El comienzo de Sister resulta tambaleante, aquello no parecía sostenerse para mantener el interés durante más de una hora. Pero curiosamente, a medida que avanza, se dibuja claramente su complejidad creciendo hasta meternos en ella, y al tiempo hacernos partícipes de una bien tramada historia.

El final abierto que cada uno debe interpretar, es parte de su sugerente estructura, al no entregarlo mascado, ofreciéndose como un producto que nosotros debemos cocinar.

Un seis.
LEUGIM
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
17 de noviembre de 2013
7 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
La triste 62ª edición de la Berlinale (al Oso de Oro nos remitimos) empezó con unas declaraciones que dieron que hablar. El gran Mike Leigh, quien para la ocasión ejercía de Presidente del Jurado, dio a conocer su odio absoluto al cine hollywoodiense. Tanto asco le producía (y le sigue produciendo, se entiende) que por poco se le olvida guardarse unas pocas buenas palabras para el festival que estaba acogiéndole, el que, obviamente, era un oasis con respecto a la ''basura'' proveniente del otro lado del charco. Y así, más o menos, discurrió el resto del certamen: más alimentado por las malas vibraciones que por cualquier otra cosa... y jugando peligrosamente a olvidar todo lo bueno de la cosecha. Véase el caso de Ursula Meier, cuyo segundo y esperado largometraje, una de las sorpresas más agradables aquel año en la Sección Oficial, tuvo que contentarse con una Mención Especial (y gracias) en el Palmarés.

La que en 2008 se diera a conocer con aquel inquietante y muy sugerente cuento titulado 'Home, ¿dulce hogar?', sobre una familia que veía cómo la construcción de una autopista destruía su peculiar modo de vida, tenía una buena preparada. Cuatro años después volvió a la carga con 'L'enfant d'en haut' (''el niño de arriba''), título que, de cara a su distribución internacional, mutaría en un desafortunado (ya entenderán por qué) 'Sister', decisión que cabe achacar a la más que probable voluntad de dar más peso a la presencia de la ahora mucho más notoria Léa Seydoux, quien a pesar de llevar ya tres años ejerciendo -muy correctamente- de musa del cine francés, le faltaba tal vez un título con la repercusión suficiente (en este sentido, 'La vida de Adèle' ha cumplido a todos los niveles) como para que su nombre fuera suficiente para que sus trabajos pasaran las fronteras que hagan falta.

En cualquier caso, y con o sin polémicas de vedettes fuera del plató, el peso de 'Sister' recae en la pequeña espalda de un mocoso... desubicado. En plena temporada de esquí, se pasea por las pistas como si buscara un desnivel ideal para deslizarse, o como si buscara la mano perdida de algún adulto. Pero no. Su propósito es bien distinto; es rapiñar todo lo que pueda para sobrevivir, un día más, junto a su hermana mayor, con quien comparte un piso minúsculo en una localidad cuya actividad está, en su práctica totalidad, dedicada a satisfacer los antojos de deportes de invierno por parte de los más favorecidos. El abismo social, ya lo ven, a unos pocos metros de altura de diferencia o, para emplear la jerga al uso, a cinco minutos -o menos- en teleférico.

Pero éste es sólo uno de los muchos frentes abiertos con los que trabaja Meier. Se diría incluso que es minúsculo con respecto a los que realmente capitalizan el desarrollo de la trama. Y es que una buena manera para tratar de entender lo que nos propone la directora franco-helvética es estableciendo una -odiosa- comparación con otra película no demasiado alejada en el tiempo y de título -original- ligeramente similar: 'El niño de la bicicleta', de los hermanos Dardenne, solo que en este caso las emociones fuertes están más al uso... así como el dinamismo, y por encima de todo, la empatía con los personajes. Desde la primera escena, uno no puede evitar encariñarse con este principito ladrón de doce años (quien por físico y aptitudes podría ser familiar directo del entrañable Eric Per ''Dewey'' Sullivan, de la no menos entrañable 'Malcolm in the Middle'), abanderado de la picaresca, que consigue coronarse como rey del cotarro allá donde va.

Por su parte, y también desde la primera escena, Ursula Meier vuelve a reivindicarse primero como autora que muy inteligentemente sabe colocarse donde más le conviene, es decir, donde mejor rinde (para entendernos, entre los dos extremos a los que hizo referencia Mr. Leigh) y después como talentosa creadora de cuentos modernos, en los que la habilidad narrativa está al servicio de un conjunto que, entendido como una sucesión de aventuras ''lazarillescas'', funciona como un reloj suizo, nunca mejor dicho, y que además de depararnos alguna que otra sorpresa (la constatación de que Gillian Anderson está viva, por ejemplo), es rico en segundas -y profundas- lecturas. Al fin y al cabo, 'Sister' nos habla de forma tierna y a veces terrible sobre el abandono (familiar, afectivo...), posibilitando el que el mensaje entre con una facilidad pasmosa... y lo que es aún mejor, que deje poso.

Por el camino, se intuye (aunque no de forma tan contundente como en 'Home, ¿dulce hogar?') el realismo mágico de los grandes maestros, pero sobre todo, la capacidad, también mágica, para cautivar, a lo grande, con un producto de apariencia pequeñísima; con un filme que se comporta como la misma infancia a la que rinde tributo: capta la atención del espectador sin aparente esfuerzo, por su carácter imprevisible, pero también porque de sus actos van a derivarse unas consecuencias apasionantes en su análisis. Esa maravillosa (pero potencialmente terrible) etapa vital, analizada, en definitiva, por un ser maduro que todavía no ha perdido los vínculos que le unen al chaval que lleva dentro. Busquen otros casos... y desespérense con el raquítico recuento final.
reporter
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
17 de diciembre de 2012
6 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ursula Meier me sonaba de oído.
Al consultar en su corta filmografía he descubierto que es la directora del drama/comedia "Home", que he visto un par de años atrás con una muy buena opinión.

Varios años después vuelve con Sister, nuevo film en un tono similar a Home, pero con algunas diferencias.

Si bien ambas tratan sobre la familia y los inconvenientes que pueden resquebrajarla, en Home nos hablaban de la resistencia en base a la unión familiar, cuando una compañía privada quiere construir una autopista que pasa por el patio de una vivienda.

En Sister, una familia disfuncional donde ambos padres han fallecido y el hermano menor se encarga de proveer el dinero para la supervivencia de ambos robando skies, antiparras y botas, en un centro invernal de Sky. Donde la hermana mayor no tiene futuro y tampoco lo intenta, en una actitud infantiloide.

Las actuaciones son excelentes y la historia atrae aunque pase por momentos lentos y áridos.
Cumplidora película que tiene el perfil ideal para mezclarse entre las candidatas al Oscar "películas de no habla inglesa".

Directora para seguir y ver que ocurre en un futuro cercano.
Aprobada.
Serginhio
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
27 de septiembre de 2013
5 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
A sus 12 años Simón (Kacey Mottet) ejerce en su hogar un rol que va más allá del papel de hermano pequeño. Vivaz y despierto como muchos adultos quisieran, pasa el tiempo robando en una estación de esquí siendo esta su única fuente de ingresos que mantiene a él y a su hermana mayor Louise (Léa Seydoux).

Si en la anterior película de Ursula Meier se hablaban de relaciones familiares con altibajos, en "L'enfant d'en haut" vemos unos lazos desgastados por la soledad, el desamparo, la frustración y un niño con la tenacidad suficiente para intentar recomponerlos. Según avanza la historia más se aleja el personaje de Simón del modelo un niño de 12 años y más se acerca al de un padre de familia o al de un hermano mayor, sin embargo, la pronta madurez que se ve obligado a adquirir no está reñida con las carencias afectivas que han germinado en su interior como consecuencia de este hogar desectructurado y, en definitiva, de Louise.
Ésta se ve inmersa en un mundo al cual siente que no pertenece, arrepintiéndose día tras día de la decisiones tomadas y focalizando sus miedos y desgracias en Simón que no ceja en su intento de sentirse querido, de tener una madre cuyos abrazos no haga falta comprar con francos, tejanos o un abrigo nuevo.

Es curioso como ante un determinado suceso en el transcurso del film se transforma el modo en la que el ojo del espectador mira la relación entre Louis y Simón, haciéndole a éste replantearse lo que ha visto hasta ese momento y crear un nuevo juicio acerca de los personajes, haciéndole reflexionar y tomar un papel más activo en la historia.

Esta es, en definitiva, una pequeña historia que comparte sencillez con sus personajes que se hacen pequeños ante la inmensidad del paisaje que les rodea (como bien sabe dejar ver Ursula Meier echando mano de esos grandes planos de las montañas que envuelven y esconden a Simon y Louise) como evocación de los problemas y faltas a las que ambos tienen que hacer frente en un mundo que no les pone las cosas fáciles a la hora de quererse.
AnaCleta
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2020 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de películas y series, y es un medio totalmente independiente cuya principal prioridad es la privacidad y seguridad de los datos de sus usuarios.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados