arrow
Haz click aquí para copiar la URL

Cold War

7,2
11.918
votos
Sinopsis
Con la Guerra Fría como telón de fondo, “Cold War” presenta una apasionada historia de amor entre dos personas de diferente origen y temperamento que son totalmente incompatibles, pero cuyo destino les condena a estar juntos. (FILMAFFINITY)
Críticas ordenadas por:
<< 1 10 16 17 18 26 >>
18 de octubre de 2018
3 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
Y después de la aplaudida y multipremiada "Ida" (2013) de Pawel Pawlikowski, llegó el 2018 y con él, "Cold War", título desolador y críptico muy bien ajustado para la vorágine que se desatará en la obra. La expectación era muy alta, y para mi gusto, es capaz incluso de superar las expectativas previas.
Cold War es a mi humilde opinión, lo mejor estrenado este año en salas. Con una fotografía en blanco y negro exquisita, y una muy lograda ambientación de la Europa de mediados de siglo.

En está historia se nos presentan 2 personajes muy intensos, abigarrados y con los que he experimentado mucha empatía. Uno de ellos, el personaje masculino es un instructor polaco de música, pianista instrumental, y el otro de ellos, una joven polaca, que deseosa de bndonar su país natal, se presenta a los castings de una comapañia de música y danza. La química que transmiten ambos y pureza sentimental es maravillosa. Los dos personajes son muy carismáticos y los actores están radiantes en sus interpretaciones.

Todo en esta película me parece emotivo, intenso y creible en todos los niveles. Habla de las dificultades de mantener una relación amorosa, cuando todo está en tu contra, y cuando ninguna de las condiciones previas ni presentes dan pie a apostar por esa pareja. Esa relación a demás, se irá trasladando por toda Europa, en distintas ciudades (comenzando por Varsovia, Moscú, Belgrado o París), ya que sus personajes por distintos motivos, son incapaces de plantar raíces en un mismo punto durante mas de 15 años

La puesta en escena de la película es espectacular, de diez, clásica formalmente y riquísima en tratamiento de los espacios, situaciones y en su uso de la luz. Filmada en formato 4:3, lo que aporta a la imagen una cercania y una forma de encuadrar todo en plano de forma muy insólita y especial, un ejercicio absolutamente hipnótico. Muy recomendable para ver en gran pantalla, saldran recompensados.

Pocos peros se le pueden poner a está delicada joya que es Cold War. Quizás solo por ponerme puntilloso, en mi gusto personal, me hubiera gustado que tuviera mayor duración. Sus 88 minutos se me hacen algo escasos ante el desarollo de esta profunda historia amorosa, que transcurre como dije anteriormente, en 15 años, entre 1949 y 1964. Especialmente se lo achaco en su melancólico y crepuscular desenlace, donde algo más de minutaje se me hubiera hecho necesario para redondear la jugada.
ASIER
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
13 de noviembre de 2018
3 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
En pleno siglo XXI, en los tiempos de las plataformas de contenidos que nos ofrecen varias películas por segundo, de la información envasada y amores esporádicos, aparece 'Cold War' de Pawel Pawlikowski. Cuando uno cree que ya lo ha visto todo gracias a los grandes directores del cine (Tarantino, Haneke, Scorsesse, Bergman, Kubrick, Polanski entre tantos otros), nos encontramos con esta pequeña joya de la interpretación. Una obra en la que la belleza cobra un nuevo significado, donde los colores dejan de importar para recuperar ese blanco y negro del cine clásico. Ese cine añejo donde importaba más lo dicho y cómo se decía que lo que veías en pantalla. La ausencia de colores es la representación misma de la nostalgia, la nostalgia de un amor en apariencia normal pero que nos mostrará que si los sentimientos son verdaderos, ni el tiempo ni el espacio importan.

Una devastada Polonia, como si del propio hado se tratase, acoge Zula y Viktor, los jóvenes amantes. La ciudad, plagada de ruina y ceniza, se erige tambaleante para recordarnos que existen las guerras, las grandes tragedias de la humanidad y el dolor. Pero también existe la belleza, el amor puro, el arte, el canto, la risa, el baile y la emoción. Esto es lo que transmite el filme, el ansia de los amantes al igual que el fracaso por la imposibilidad de la realización de sus más anhelados sueños. Asistimos pues, atónitos, al transcurrir de los años, donde ni Zula ni Viktor son los mismos. Excepto cuando se miran a los ojos y se reconocen en sus miradas... Nada ha cambiado. La magia sigue ahí dispuesta a brillar una vez más.

La cadencia, melancolía, desesperación y nostalgia que se refleja contrasta maravillosamente con el deseo, la pasión, la crudeza y la esperanza. Se crea así un cuadro lleno de tantos matices que resulta prácticamente imposible abarcarlos en su totalidad. 'Cold War' ha sido mi primer contacto con la cinematografía del cineasta polaco y solo me queda por decir: ''Encantada de conocerte, Pawel. Presiento que este es el comienzo de una gran amistad''.
Andrómeda
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
15 de noviembre de 2018
3 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
Cold War

“¿Por qué intentaste matar a tu padre?”, le interpela Wiktor. “Porque me confundió con mi madre.”, le responde Zula. De uno de los diálogos del guion.

Hace cinco años -cielos, cómo pasa el tiempo- asistí a un deslumbrante acontecimiento cinematógrafico, una de esas infrecuentes películas que, muy de cuando en cuando, el talento y la sensibilidad de un director atípico y singular crean para nuestro disfrute. Eso me sucedió con “Ida” del polaco Pawel Pawlikowski, y, desde entonces, me prometí seguir muy de cerca la trayectoria de este genial personaje.
Como consecuencia, no he dudado en acudir a ver su nuevo trabajo: “Cold War”, que, como el anterior, ha rodado en un asombroso blanco y negro donde infinitas tonalidades -desde un cegador resplandor a la semioscuridad de las sombras- están presentes en cada fotograma de esta admirable y singular película.
Dos formidables actores, también polacos, colaboran para hacer posible este milagro. Por un lado, Joanna Kuling, bellísima mujer de rasgos típicamente eslavos, versátil, maravillosa cantante y bailarina, interpreta magistralmente a Zula, todo carácter, difícil y contradictoria, inconformista, sensual y provocativa, te enamora sin remedio desde el comienzo. Por el otro, Tomasz Kot, un atractivo cuarentón, tan convincente como contenido en su gestualización, se mete en la piel de Wiktor, un notable pianista y arreglista que se resiste a seguir las políticas propagandísticas que el Partido intenta imponerle en su trabajo. Juntos, Zula y Wiktor consumarán una de las más bellas, sublimes y tristes historias de amor que este cronista haya contemplado en la gran pantalla.
Durante los 15 años que transcurren entre 1949 y 1964, en una Polonia de posguerra, convulsa, pobre y desamparada, ferozmente sometida al yugo soviético, nuestra pareja vivirá todo tipo de vicisitudes. Encuentros y desencuentros se sucederán uno tras otro, traiciones por ambos lados y huídas desesperadas en busca cada cual de su propio destino, no destruirán un amor que es más fuerte que cualquiera de los obstáculos que se interponen en su camino ¿Y cómo evadirse de ese sorprendente final sin sentir el angustioso abrazo del desconsuelo?
Pawlikowski construye una obra incalificable por su gran belleza. Es delicada, sutil y poética. Aparte de la deprimente situación por la que atraviesa Polonia, capta, admirablemente también, el ambiente de locura que se vive en el París de aquellos años. Desde el movimiento existencialista donde el jazz reina sin adversarios, pasando por todas la modas musicales que posteriormente se irán sucediendo. Lo que convierte, además, este film, que me atrevo a calificar de obra maestra, en un sugestivo musical de notable envergadura.
Finalmente, Pawlikowski dedica la película a sus padres, seguramente conmovido por una generación que sufrió, cono ellos, el desgarro de una de las etapas más dolorosas de su amada Polonia.

Emilio Castelló Barreneche
Rómulo
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
10 de octubre de 2018
2 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
Después de la impresionante IDA, con la que ganó el Oscar a mejor película de habla no inglesa, Pawel Pawlikowsky vuelve a la Polonia de la postguerra para contarnos una historia de amor que se entremezcla con la dura situación que atraviesan los países por los que se sucederá COLD WAR. Francia, Yugoslavia, Rusia... Viktor (Tomasz Kot) dirige a un grupo de músicos, cantantes y bailarines que viajarán por todo el país, y por el extranjero, para llevar al gran público las canciones más típicas del pueblo polaco. En el casting conocerá a una chica (Joanna Kulig), con quien comenzará una historia de amor tan turbulenta como los tiempos que corren. Pocas veces una película recrea las dos visiones del mundo en aquel momento como lo hace Cold War.

Año 1950, con la Polonia Soviética y el grupo viajando por todos los países de la zona. Viktor y sus anhelos por cruzar al otro lado del telón de acero harán que se separe de su amada. El primer acto se cierra, lleno de imágenes, sonidos, canciones y una fotografía en blanco y negro que es un escándalo. Ese amor tendrá sus idas y venidas durante el metraje, pero siempre mantendrá esa llama en los distintos puntos de encuentro. Sin embargo, la segunda parte del filme parece precipitarse a gran velocidad y puede hacer que el espectador no acabe de entender a qué se debe, sobre todo con la delicadeza con la que se trata el primer acto.

En COLD WAR la fotografía es fantástica, el final es de traca y el premio de la crítica de Cannes es más que merecido. Pero deja un poso de dudas en cuanto al montaje final precisamente por su excesiva premura por finalizar la película. Los personajes están muy bien construidos e interpretados por Joanna Kulig y Tomasz Kot, pero en ningún momento sentí empatía con ellos, ni tampoco esa necesidad de que acabaran juntos al final. Pawel Pawlikowsky nos vuelve a regalar una joya en blanco y negro que dará mucho que hablar. Atentos a los Oscars. Los que queráis cine de verdad, en mayúsculas, no tenéis más remedio que ir a verla.
XuCoOo
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
13 de octubre de 2018
2 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
Fenomenal arranque, un blanco y negro para nada gratuito y una actriz de raza nos sumergen en un escenario poco habitual (la Europa oriental de posguerra) desde una historia de música y un amor casi imposible.
Un filme excelente que, si hubiera logrado mantener el nivel de la primera parte y del final, hubiera llegado a cotas aún mayores. No se la pierdan, espíritus sensibles.
Tiet Truman
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
<< 1 10 16 17 18 26 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2020 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de películas y series, y es un medio totalmente independiente cuya principal prioridad es la privacidad y seguridad de los datos de sus usuarios.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados