arrow
Haz click aquí para copiar la URL

A sangre fría

5,1
3.976
votos
Sinopsis
Tras robar en un casino, los hermanos Addison y Liza (Eric Bana y Olivia Wilde) se dan a la fuga, pero sufren un accidente de coche. Deciden entonces separarse para llegar hasta la frontera canadiense, pero los sorprende una terrible tormenta de nieve. Mientras Addison emprende el camino campo a través, sembrando el caos a su paso, a Liza la recoge un ex-boxeador (Charlie Hunnam) que se dirige a casa para celebrar con sus padres (Sissy ... [+]
Críticas ordenadas por:
1 2 3 4 5 6 7 >>
15 de noviembre de 2013
23 de 29 usuarios han encontrado esta crítica útil
En La huida de Stefan Ruzowitzky (Los falsificadores, 2007) esperaba un argumento más tópico y acorde con el título que le ha sido impuesto en España, viniendo inmediatamente a mi cabeza otras cintas de tramas inmersas en nevadas como En la niebla (2012) o Infierno blanco (2012), en las que la supervivencia de sus protagonistas es la base sobre la que reposa su historia. También me he acordado de la excelente Fargo (1996), apunte muy difícil de guardarse debido a una determinada escena que guarda un descarado parecido con el trabajo de los hermanos Coen. No son pocas las películas en las que podemos encontrar los ingredientes de supervivencia frente a condiciones climatológicas extremas, personajes al límite y lugares infinitos cubiertos por un amenazante manto blanco que promete arropar peligros. Pero en “Deadfall” más que ser esto un ingrediente principal, es la guarnición de un plato cuyo sabor quiere sorprender con algo diferente. Y a veces, lo consigue.

Lo consigue porque lleva su historia de fugitivos y perseguidores más allá de la mera sucesión de secuencias por las que los personajes deberán resistir ante lo imposible. Y es que la dirección apuesta por dividirlos -separándolos por diferentes situaciones que después pretenderán unirse- para que no nos cansemos de un excesivo relato de supervivencia en pantalla, ni caigamos en una historia que sólo muestra dos bandos. Aquí los protagonistas se dividen en varias facciones: fugitivo uno, fugitivo dos, fugitivo tres (y que nada tiene que ver con los anteriores puesto que él huye de otra causa), oficina del Sheriff (con sus propias intríngulis internas) de un recóndito condado fronterizo de Michigan y una familia feliz que sólo quiere celebrar una buena cena de Acción de Gracias. Desde cada parte se nos muestran unas personalidades muy interesantes, cada rol con unas preocupaciones y una determinada profundidad relativamente bien construida, y fusionándose todos estos enfoques para constituir en su conjunto una completa maraña que analiza un puñado de personajes desgraciados.

Los problemas, más allá de la previsibilidad de algunos desenlaces y lo incompleto o forzado de ciertas subtramas, salen a la superficie cuando intentan convertir una bien ideada historia de dos desconocidos que sienten una repentina tensión sexual -y que bien pudiera haberse llevado por ese camino, dándole juego a una trama más pícara, madura y desvergonzada-, en un romance idiota tan lleno de inocencia como de tomadura de pelo. Que en el 80 % de las películas, sea cual sea el género, tengamos que mamar sí o sí una historia de amor, vale. Que en el cine parezcan no existir las relaciones entre gente físicamente normal o simplemente, fea., vale. Que sólo pueden valer aquellos romances en los que ambos, además de actores, también pueden ser -o ya lo son- modelos, también okey. Pero ya que tragamos con esto, al menos que la realización se moleste en unirlos de una manera creíble.

Pese a ello, de lo que estoy muy seguro es de una cosa. Ni me he aburrido, ni he mirado el reloj, y cuando me he tenido que levantar para irme de la sala lo he hecho satisfecho por la sensación de haber visto una película que me ha ofrecido muy buen entretenimiento, gracias a la tensión de ciertas escenas, a la diversidad de sus personajes, a los admirables parajes en los que se desarrolla su historia y a sus flecos más cercanos a las road movie . De su reparto, me quito el sombrero ante Kris Kristofferson (lamentablemente, muy desaprovechado) y Sissy Spacek, ambos conscientes de que son capaces de emocionar hasta sin pronunciar una palabra: y es que sus miradas penetran, embelesan, enamoran. Eric Bana también me ha resultado muy atractivo en su papel. Charlie Hunnam lo único que ha hecho ha sido cambiar su moto de Sons of Anarchy por una SuperCab (una camioneta Ford F-250), no necesitando ni esforzarse para cumplir con un rol cuya personalidad parece calcada de la de su personaje en la célebre serie televisiva. Olivia Wilde hace de la sensualidad su bandera, pero su rol está bastante difuminado.
Sandro Fiorito
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
8 de octubre de 2013
14 de 19 usuarios han encontrado esta crítica útil
Después de ver ésta "La Huida" (Deadfall), tuve que pensar durante unos instantes qué se suponía que acababa de ver. Porque esto se supone que trata de ser un thriller oscuro y frío (por la nevada y por el carácter del personaje de Eric Bana) en el que por avatares de la fortuna se van entrelazando las vidas de diversos personajes, pero es que realmente no desarrolla bien a ninguno de ellos salvo a base de tópicos (el asesino despiadado, el hijo que ha defraudado al padre y vuelve para intentar arreglar las cosas, el sheriff que quería un hijo en lugar de una hija, la hija de sheriff que es muy buena policía, pero no se lo reconoce nadie...), y no logra crear una atmósfera de suspense o de intriga en ningún momento.

De hecho la trama varía de uno a otro tema y de uno a otro tono, sin ton ni son (de la historia de esos dos "hermanos" ladrones se pasa a un inesperado romance entre desconocidos, pasando por una historia de ajuste de cuentas a un mínimo drama familiar), y eso hace que ninguna de ellas funcione debidamente, dando lugar a un arrítmico film que deambula entre bosques y nieve, montañas y valles (sin duda lo mejor de la película, el diseño de producción y exteriores), hasta llegar a un final muy precipitado y que de forma bastante forzada se consigue reunir a todos los protagonistas en un mismo lugar dando pie a una peculiar cena de acción de gracias.

En cuánto a los personajes... el ladrón-asesino de Eric Bana aunque tiene bastante enjundia, su doble moral despista y no funciona (de hecho es un poco ridículo todo el episodio de la cabaña y la niña) y no te crees esas buenas acciones viniendo de alguien como su personaje frío y sin reparos a la hora de cargarse a alguien.
Olivia Wilde está tan perdida como su personaje, pero tan atractiva como siempre.
Charlie Hunnam tiene un grave problema de expresión a la hora de retratar los sentimientos de su personaje.
A Kate Mara no te la crees, y Treat Williams solo está ahí para cumplir con el tópico de padre decepcionado.
Kris Kristofferson y Sissy Spacek son los únicos que resultan creíbles y realizan unas actuaciones muy buenas.

En definitiva, un 4, y eso que al principio pintaba mucho más interesante de lo que luego resultó.
Espero que no me caigan muchos negativos y gracias si alguien me lee y me valora positivamente.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Jose Luis
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
15 de diciembre de 2013
10 de 13 usuarios han encontrado esta crítica útil
“La Huída (Deadfall)" es una de esas películas de las que no esperas casi nada y consiguen sorprenderte, al menos, resulta francamente entretenida y está mejor realizada que otros films similares. Un thriller de acción bien escrito que se preocupa por perfilar a sus personajes secundarios (tanto que algunas subtramas se nos quedarán cortas en su desarrollo). Además, la fotografía de Shane Hurlbut retrata el gélido ambiente donde se desarrolla la trama con un tono desesperanzado y melancólico que le va muy bien a una historia que busca la redención de la mayoría de sus personajes.

"La Huída (Deadfall)" funciona en su apuesta por el suspense contenido y aunque resbala en el hielo de la trama romántica, nunca llega a caerse del todo, gracias a la concepción de montaje y guión de mostrarnos el camino paralelo de los dos hermanos que a medida que se acercan en el espacio se separan en la forma de afrontar su pasado. El clímax final que con ironía se sitúa en la Cena de Acción de Gracias, no es todo lo satisfactorio que se espera, pero sobrevive gracias al estupendo reparto que tiene el film, encabezado por un extraño triángulo formado por el oscuro Eric Bana, el soso Charlie Hunnam y la sensual Olivia Wilde, aunque son los secundarios como Kate Mara, Kris Kristofferson, Sissy Spacek y Treat Williams, los que aportan mayor carisma.

"La Huída (Deadfall)" es un thriller por encima de la media, con buenas secuencias de acción y suspense, con un retrato psicológico de personajes interesante, que sabe explotar el morbo de Wilde y la inocencia de Mara, sacando partido a los paisajes nevados de Michigan que enmarcan perfectamente su historia entre la redención y el pecado, entre la paz y la muerte, entre la locura y la belleza. Y es que en definitiva "La Huída (Deadfall)" es un intenso drama casi psicoanaítico sobre los lazos familiares frágiles como el hielo, pero que utiliza un disfraz de thriller.

Crítica para www.universocinema.com
@danielfarriol
@Universo_Cinema
Daniel Farriol
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
23 de mayo de 2014
9 de 13 usuarios han encontrado esta crítica útil
Un buen thriller con muy buenas localizaciones y ambientación invernal, todo muy blanco, todo muy bonito. Al menos en parte, porque a los lugareños de la zona (cerca de la frontera canadiense) quizás no piensen lo mismo con la que se les viene encima. Y es que un fugitivo que acaba de atracar un banco anda en busca y captura y se encuentra en los bosques cercanos, y cada rato surge un nuevo cadáver. Tras leer ésto puede dar una impresión errónea, no es de suspense, pero sí que tiene algo de tensión, acción y algún que otro gito "inesperado".
ariakan_86
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
5 de diciembre de 2013
6 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
Stefan Ruzowitzky tiene una filmografía cuanto menos singular. Combinando obras interesantes como Los herederos o la ganadora del Oscar a mejor película de habla no inglesa, Los falsificadores; con películas de carne de videoclub como Anatonía y Anatomía 2 o la película infantil sobre Kika Superbruja.
Y ahora con el salto a Estados Unidos, donde se ha realizado su última película, no parece que su carrera vaya a despuntar tampoco. Y es que La huida (Deadfall) ya fue sinónimo de problemas desde su rodaje a diez bajo cero en Canadá. Digamos que no era el entorno de ensueño para sus actores, especialmente para Olivia Wilde que se pasa unas cuantas escenas con mini falda... Luego vino la muerte de Catherine Colvey, que hace el papel de Vicky Wienrick. Diez meses después se estrenó en el festival de Tribeca, pero no cosechó buenas críticas en general y la película se estrenó en VOD un mes antes de su limitado estrenos en salas estadounidenses. Evidentemente su recaudación fue muy pobre, apenas unos 19.000 dólares (de once salas) cuando se calcula que su presupuesto fue de unos 12 millones. Por ello no es de extrañar que su estreno en España venga tan tarde y más por compromiso que por otra cosa.

Realmente ante tantos apuntes en contra uno se espera una película mediocre, y aunque el resultado no se aleje en demasía, al menos hay ciertos detalles que pueden hacer que su visionado no sea del todo una pérdida de tiempo.
Por un lado tenemos un reparto cuanto menos interesante en cuanto a nombres: Eric Bana (del cual hablaremos más adelante), Olivia Wilde (que hace poco vinos en Rush), el hijo de la anarquía Charlie Hunnam (también visto hace poco en Pacific Rim) y los veteranos Sissy Spacek y Kris Kristofferson (a los cuales siempre es un gustazo ver).
La ambientación, que apunta al concepto del western pero modernizado, tiene presencia. Ese paisaje alejado de todo, la frialdad de sus personajes representada por la nieve siempre presente que inevitablemente evoca a Fargo de los Coen (siempre salvando las distancias) sería otro de sus puntos a favor.
Y, desde luego, la escena de Acción de Gracias, hacia el final de la película, logra la tensión necesaria para levantar en parte la película y dejar mejor sabor de boca.

Lo malo viene cuando justo dicha tensión no aparece en la película nada más que en las escenas iniciales y en la nombrada del final, el resto del metraje sufre una fuerte falta de garra a causa de un guión flojo del desconocido Zach Dean (en IMDB sólo le figura este trabajo) llenando el metraje de diálogos vacuos y refritos de thrillers ya vistos, lo que hace previsible la historia y aletarga al espectador en la espera de la ansiada escena de marras.
Lo que empieza con un robo a un casino, prontamente se vuelve un mcguffin para hacer un planteamiento sobre las familias disfuncionales haciendo que el thriller pierda fuerza en pos de un drama familiar que tampoco llega a explotarse como debiera.
Aparte, como trama secundaria encontramos la historia de Treat Williams y Kate Mara como Sheriff e hija del mismo respectivamente, que se nota menos trabajada poco aporta a la trama general, lastrando más aún el ritmo del metraje.

Pese a todo se deja ver aunque no aporte nada al género, y según la paciencia del espectador y de las fuerzas que llegue al final de la cinta, determinará si la película se queda con la etiqueta de regulera o ligeramente interesante. En cualquier caso, al menos nos sirve para recuperar a Eric Bana, que aunque no ha llegado nunca a desaparecer, del futuro prometedor que se le auguraba desde principios del 2000 con Chopper y las superproducciones que le siguieron, desde Munich no ha vuelto a tener un papel verdaderamente destacable. Quizás el fallo de Hulk y Troya en taquilla hizo que las productoras se pensasen dos veces la rentabilidad de Eric Bana en películas de alto presupuesto. Lo que no se le puede negar es que el australiano tiene porte y presencia, y suele llenar la pantalla en los variados géneros y papeles en los que ha trabajado. De hecho, si el proyecto sigue adelante, es probable que en el futuro le veamos en la piel del mismísimo rey del rock, Elvis, en Elvis & Nixon.
Mientras Eric espera ese papel que le devuelva al candelero en Hollywood, habrá que medio conformarse con películas como La huida, que sin ser destacables, contienen leves chispas de ingenio.
Dragondave
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 5 6 7 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2020 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de películas y series, y es un medio totalmente independiente cuya principal prioridad es la privacidad y seguridad de los datos de sus usuarios.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados