arrow
Haz click aquí para copiar la URL

Sherlock: The Abominable Bride (TV)

7,2
10.780
votos
Sinopsis
¡Bienvenidos al Sherlock de 1895! Para el detective más famoso del mundo y su mejor amigo, algunas cosas continúan igual: la amistad, la aventura y sobre todo... los asesinatos. ¿Por qué se sorprende Thomas Ricoletti de ver a su mujer con su vestido de boda? Porque apenas unas horas antes la vio morir... El fantasma de la señora Ricoletti ahora parece recorrer las calles con sed de venganza, y sólo Holmes y el doctor Watson pueden hacer ... [+]
Críticas ordenadas por:
1 2 3 4 5 >>
2 de enero de 2016
56 de 63 usuarios han encontrado esta crítica útil
Han merecido la pena los dos años de espera para esta inyección de calidad visual, narrativa, argumental y cinematográfica en general.
Ojalá la mayoría de películas de alto presupuesto (sin insinuar que esto tenga un presupuesto humilde) que salen hoy en día tuvieran la mitad de cariño, dedicación y arte que envuelven estos 90 minutos (y eso obviando la genialidad)
Halagos aparte, creo que voy a hablar mejor sin limitación de spoilers, así que...
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
cilvet
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
3 de enero de 2016
37 de 42 usuarios han encontrado esta crítica útil
Tengo que decir que me acerqué a este episodio con mucho temor tras el fiasco de "El último voto", el último episodio de "Sherlock" del 2014 que parecía más una parodia de James Bond. Pero para mi alivio creo que "La novia abominable" es uno de los mejores de la saga: Con un toque sobrenatural, el propio Watson cree que la explicación de los asesinatos es el fantasma de la novia que se suicida desde un balcón, Sherlock nos recuerda uno de sus lemas para resolver los misterios: " Una vez que descartas lo imposible, queda la verdad". (por cierto, lo de "elemental, querido Watson" no aparece en ninguna obra de Conan Doyle. Fue un añadido del cine que ha cuajado en la memoria colectiva).

En este episodio cobra mucho relieve Mycroft, a los que muchos de los personajes secundarios se refieren como el hermano listo de Sherlock, ( impagable las escenas del Mycroft gordo apostando contra Sherlock por su muerte de obesidad), y es quien le pone en la pista del misterio con la frase que uso en el título.

¿Y qué decir de Watson? Martin Freeman está impagable como el mejor Watson de la historia. No se limita a ser un comparsa, sino que ejerce de mejor (único) amigo de Sherlock. La escena en que los dos están vigilando por la noche y Watson quiere tener una conversación normal con un amigo es de una gran calidad e ingenio de guión (se pone de manifiesto la relación complicada de Sherlock con las mujeres ejemplificada en que lleve un retrato de "la mujer" Irene Adler en su reloj). Y en el episodio está muy contento porque se da cuenta de un detalle que a Sherlock se le ha pasado por alto relacionado con una mujer..

Pero ojo, que también Madame Watson tiene alguna de las mejores escenas reservadas ( atentos a los diálogos a tres en las ruinas de la iglesia).

Y sencillamente genial los saltos en el tiempo/ espacio entre el Sherlock del siglo XIX, que imagina el futuro, y el Sherlock del siglo XXI que necesita resolver el caso de la mujer abominable para entender cómo Moriarty ha vuelto. Gracias a ello asistimos a algunos magníficos diálogos entre Sherlock y su némesis Moriarty( otra gran actuación de Andrew Scott).

En suma, otra pequeña obra maestra con misterio, guión excelente, toques de humor, y unos grandes actores.
peleon
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
9 de enero de 2016
40 de 56 usuarios han encontrado esta crítica útil
Este nuevo (y desconcertante) capitulo especial de navidad de la serie Sherlock me ha dejado un poco descolocado. Me esperaba mas, sinceramente, y no es que el capitulo ofrezca poco porque hay que reconocer que ofrece mas de lo que promete pero ya me está cansando tanta repetición de la misma formula porque da la impresión que parece agotada. Este capitulo especial juega con todo lo iconico de la serie a modo casi de homenaje pero comete el gravisimimo error de abusar del metalenguaje y la paradoja (como ya hizo en la tercera temporada) porque al final, en vez de una buena historia, se limita a construir un grandioso castillo de naipes en el aire que no aporta demasiado aunque resulte entretenido. Lo mas curioso es que con "Sherlock: la novia abominable" da la impresión que la serie se les está escapando de las manos a Steven Moffat y a Mark Gatiss quienes han construido algo innecesariamente rápido, torpemente icónico y casi una parodia de si misma. No puedo decir que me haya decepcionado, Benedict Cumberbatch y Martin Freeman son capaces por si solos de mantener el interés pero si que he de decir que no acabo de entender el significado de este capitulo más alla del ligero divertimento, casi la travesura privada.


La traslación del moderno Sherlock a finales del siglo XIX comienza con buen pie pero pronto se revela como un truco mas (innecesario) para un ejercicio de autocomplaciencia. Y es que la película está maravillosamente empaquetada, con una ambientación muy buena e incluso con algunas escenas brillantes. Pero todo eso parece al servicio de un grave vacío argumental. Porque "Sherlock: La novia abominable" cuenta bien poco en realidad y lo que cuenta es un caos destinado tan solo a servir de puente para la cuarta temporada (por ese final abierto). Como un gigantesco cliffhanger de casi dos horas que nos quite el hambre de este moderno Sherlock a la espera de la cuarta temporada.

Debo reconocer que me gustaba mas el Sherlock modesto de la primera y la segunda temporada, la tercera temporada la contemple como un grave error de concepto, casi una desastre narrativo. Steven Moffat y Mark Gatiss cargaron las tintas de manera exagerada y ahora este capitulo especial sigue en esa linea de exageración que puede que asombre a algunos pero que a mi me parece cansino e irreal. Esperemos a la cuarta temporada a ver si consiguen atrapar con fuerza las riendas de este caballo desbocado en que se ha convertido la serie, pero me temo que eso, viendo este "Sherlock: La novia abominable", es bastante difícil.
El Criticón
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
14 de enero de 2016
16 de 18 usuarios han encontrado esta crítica útil
06/06(06/01/16) Divertido y entretenido especial de Navidad de la serie creada por Stefen Moffatt Y Mark Gatiss para la BBC, basada en los populares personajes salidos de la mente de Sir Arthur Conan Doyle, siendo el buque insignia el icónico detective Sherlock Holmes. Esta serie tuvo la particularidad de trasladar a los personajes al SXXI contemporáneo con memorable sinergia con el espíritu de Doyle, este especial dirigido por Douglas Mackinnon tiene la singularidad de devolvernos a Sherlock y su gente al tiempo en que fue pensado, la época victoriana en Londres, lo hace con pericia, con mucho humor, con un buen ritmo, con evocadoras situaciones homenajes a los clásicos escritos de Doyle, con una premisa interesante, como es costumbre en la serie homenajeando algún título de Conan Doyle, en este caso “Las cinco semillas de naranja” (1891). En el lado malo está que conforme avanza su trama se hace más difusa, pierde atractivo, sobre todo con un giro que desvirtúa todo lo visto hasta entonces, sintiéndome estafado, cayendo la historia en una introspección psicológica del protagonista bastante estrambótica, haciendo del episodio algo confuso y banal en su resolución, bien cogida en homenajes a capítulos claves de la saga, pero haciendo de lo visto un juego de trileros en el que nada queda resuelto.

La historia arranca en el Londres victoriano de finales de SXIX, allí Sherlock Holmes (Bennedict Cumberbatch), junto a su inseparable socio el Dr. Watson (Martin Freeman), ahora casado con Mary (Amanda Abbington), son requeridos por el inspector Lestrade (Rupert Graves) para intentar resolver el enigmático caso de “La Novia Abominable”. Emilia Ricoletti (Natasha O'Keeffe), en el día de su aniversario de boda se viste con su traje de novia, y desde el balcón de su casa dispara indiscriminadamente a la gente que pasa por la calle, tras lo que se pega un tiro en la boca, lo más desconcertante es que horas después Emilia dispara con una escopeta a su marido letalmente en el pecho. En el caso tendrán importancia el hermano de Sherlock, Mycroft (Mark Gatiss, coguionista de la serie) y el archienemigo del mítico detective, Moriarty (Andrew Scott).

El gran magnetismo del episodio es ver la interacción de estos personajes que hemos visto funcionar en mundo moderno, verlos como encajan en la época victoriana, lo desarrollan muy bien ambientado, un viaje al pasado evocador, arrancando en autoguiño a la serie igual que el piloto, con Watson volviendo a Londres tras servir en la Guerra de Afganistán, en este caso la anglo-afgana de la década de 1880, está el primer encuentro de este con Sherlock en la morgue, terminando alojados los dos en el 221B de Baker Street, tras lo que hay una elipsis temporal, Holmes y Watson acaban de resolver el caso del carbunclo azul, rindiendo homenaje explícito a la serie de la década, “Las aventuras de Sherlock Holmes” (1984-1994) de la cadena ITV, protagonizada por Jeremy Brett y Edward Hardwicke, esto en la melodía que se oye al llegar al 221 Baker St, tema de la serie de los 80. Me ha gustado que desde el principio Sherlock descartara lo simplón y obvio de manidos recursos, que hubieran sido que la solución al enigma de la asesina venida de los muertos, que fuera una gemela o un acto sobrenatural. Muy bien manejadas las apariciones de la “Novia Abominable”, dan escalofríos su imagen y acciones dantescas cuasi-espectrales, como esa puesta en escena marcadamente gótica, ejemplo el tramo en la mansión atacada por el fantasma, o en la secuencia en el laberinto, muy sugestiva. También el realizador utiliza recursos visuales apoyados en efectos visuales con gran sentido estético, como el modo turbador en que nos relatan un hecho con trucos visuales formidables de parar la imagen girar la cámara alrededor de los personajes y mostrar en el centro de la acción y de la calle el salón de Sherlock Holmes, o cuando Sherlock recopila información de unos recortes de periódico, estos flotan ante sus ojos y el detective los mueve a modo de puzle.

Los personajes están correctamente delineados, cobrando relieve el hermano de Sherlock, Mycroft, con la imagen que lo describió Doyle de obeso mórbido, aprovechando esto para hacer running-gag los hermanos sobre la gula de Mycroft y en cuanto tiempo le provocará esta la muerte. Encarnados por lkos actores con estupendo brío, propio de alguien que lleva mucho tiempo interpretándolos, destacando un gran Benedict Cumberbatch, aportando carisma y fuerte personalidad, Martin Freeman con su mesura y aplomo, un Mark gatiss hilarante, en una especie de copia del obeso de los Monty Python de “El sentido de la vida”, y Andrew Scott que en su poco tiempo demuestra una gran raza en transmitir ser un villano sutil e inteligente. Sobre todo es un relato en que se explora la compleja personalidad de un disfuncional tipo, sus tormentos personales, sus fantasmas, sus obsesiones, su paranoia, o su complicada relación con las mujeres, dejando ese extraño guiño Sherlock a Irene Adler cuando vemos su foto en el reloj de bolsillo del detective.

Pero al conjunto le falta solidez, carece de ser un conjunto pétreo, en su cambio de registro se retuerce demasiado hasta provocar el alejamiento del espectador al desconcertarlo con su giro, cayendo en lo onírico mezclado con el tiempo actual, esto hace que el desarrollo se atasque, perdiendo fuelle y fuerza el episodio, un tiempo atropella al otro dejando las dos vertientes arrugadas, estando la tercera, la onírica bastante cogida por pinzas, con el ya sobado tema de las drogas como inductor de mundos paralelos, convirtiéndose el capítulo en una trampa de hora y media. Da tantos giros sobre sí mismo que al final termina por marear al espectador, pareciendo al final que el episodio iba hacia ningún lado, con última parada en medio de la nada.
(sigue en spoiler)
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
TOM REGAN
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
4 de enero de 2016
21 de 29 usuarios han encontrado esta crítica útil
Esa frase final con la que Sherlock termina el especial de Navidad "La novia abominable" resume perfectamente la historia del capítulo y responde a los críticos que no les gusta este Sherlock de Benedict Cumberbatch, ambientado en el siglo XXI. al fin y al cabo, qué más da dónde sitúen al personaje, si es un personaje inmortal.

Es imprescindible ver el especial para no perder el hilo cuando empiece la cuarta temporada. Si quieres saber qué pasó realmente sin ver el capítulo, lo cuento en Spoilers.

El especial, sigue dos líneas temporales distintas. Una continúa donde lo dejó el último capítulo de la serie, con Moriarty reaparecido, y otro que no son más que los sueños de Sherlock (mientras le dura un colocón durante el viaje en avión con que termino el mencionado último capítulo) ambientado en la era vitoriana, Y nos presenta a los Sherlock y Watson originales tal y como los concibió su creador. Resolviendo el caso de una novia que finge su suicidio para al día siguiente reaparecer como un fantasmas y matar a su marido.
Todo lo demás sigue igual, las actuaciones, los diálogos ágiles y la ironía. Buenísimo el guiño de que Sherlock vea en su imaginación a su hermano Mycroft como un gordo asqueroso. (cuánto se odian y cuanto se necesitan los dos hermanos)
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Rufus T Firefly
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 5 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2019 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios.
Filmaffinity es un medio independiente, y su principal prioridad es la privacidad, mantenimiento y seguridad de los datos de sus usuarios,
información que no comparte fuera de la web con ninguna entidad y/o empresa, bajo ninguna circunstancia.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados