arrow

Hijo de Caín

5,8
2.744
votos
Sinopsis
Nico Albert es un adolescente de carácter muy peculiar, inteligencia excepcional y una única obsesión: el ajedrez. Sus padres, preocupados por la anómala actitud de su hijo, contratan al psicólogo infantil Julio Beltrán. A través de la terapia y de la afición común al ajedrez, Julio se adentrará en el inquietante mundo de Nico y en las complejas relaciones de esta familia aparentemente normal. (FILMAFFINITY)
Críticas ordenadas por:
<< 1 2 3 4 5 8 >>
4 de junio de 2013
7 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
Una buena historia; manida pero decente, decentemente contada, decentemente dirigida, y decentemente interpretada... y la mujer del césar, no sólo tiene que ser "decente", sino parecerlo.
Doblaje tipo "El Resplandor", es decir, absurdo.
...y antes de empezar, cuando desfilan en procesión los donantes de pecunio público, un retortijón que me obliga -cada día con más fuerza- a no ver cine español. ¡Juro que, a pesar de todo, intentaré seguir asistiendo!
¿Que tendrá el libre mercado que da tanto miedo a los mediocres?
aldade
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
4 de junio de 2013
7 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil
Con guiones así encima de la mesa me da rabia que este tipo de películas se queden con una buena taquilla pero sin pasar a ser grandes películas. Un mejor casting, una dirección más experimentada o actores fetiches que hicieran que la película brillase más. Pudiera ser un poco de todo.
El planteamiento de la película es muy bueno, me la creo desde el principio viendo claramente el conflicto y el problema del que va a tratar. Los giros de guión van dando la ambigüedad precisamente en donde la necesita y sembrando el argumento de manera ágil y brillante. Tal vez me despista un poco la figura del psicólogo y mal doblaje al castellano que atornilla mi oído constantemente. Preferiría que fuera subtitulada sinceramente. Puede ser que el personaje del psicólogo no despierte el interés que debe, demasiado joven tal vez, pero para mí carece de credibilidad. Alguien que se supone que tiene tanta experiencia en su profesión debiera sorprender más al espectador y al protagonista. Los momentos en los que aparece Jack Taylor no me los creo mucho, se pasa de puntillas por este mentor. Y luego no sé qué pasa con la escuela librería en la que niños aparentemente superdotados hacen que su cerebro se cultive.
Me faltan datos sobre lo que allí pasa, querría saber más, pero se queda a mi gusto escaso en argumento. Podría ser que no se ha profundizado en el tema o que no se ha generado de manera atractiva al espectador el interés por este mundillo. Me gusta cómo actúa la niña que interpreta a Laura, para mí superior al protagonista y me hubiera gustado saber más de ella en la película.

En la parte final, la película comienza a funcionar superando estos problemas que veo en su primera mitad y se resuelve de forma audaz y muy correcta. Para mí el sonido está poco aprovechado y la BSO deja algo que desear, no me mee en ambiente. Coronado bien como siempre, al igual que la madre de Caín. La hermanita les ha salido rana y el joven protagonista podía haber dado más de sí. Buen montaje y una dirección que sabe salvar el argumento y mantener el tono de la película. Gran guión.
La recomiendo, a mí me ha gustado bastante. Arriba el cine español, y cómo no el catalán.
Welles
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
3 de junio de 2013
5 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
Desde These Three (Esos tres) (1936), de William Wyler, y su remake The Children's Hour (La calumnia) (1961), también de Wyler, hasta el clásico del cine de terror The Omen (La profecía) (1976), de Richard Donner, pasando por The Bad Seed (La mala semilla) (1956), de Mervyn LeRoy, o la más reciente We Need to Talk About Kevin (Tenemos que hablar de Kevin) (2011), de Lynne Ramsay, el argumento con niño más o menos diábolico o malvado ha venido dando mucho juego en esto del cine, ya sea para instaurar el eterno debate acerca del germen del mal en la mente humana (¿el asesino nace o se hace?) o, simplemente, para elaborar productos de género con ánimo meramente comercial capaces de generar espectáculo a través de una pormenorizada intriga en aras de la sorpresa final. Es por ello que un título como Hijo de Caín, adaptación al cine de la exitosa novela "Querido Caín" (2006), escrita por el escritor y psicólogo educativo Ignacio García-Valiño, tiene más que limitada su capacidad para sorprender por encontrarse estrictamente adscrito a un (sub)género ampliamente reconocido por el respetable.

Porque el guión de la película, escrito al alimón entre Sergio Barrejón y David Victori tiende a lo largo de todo el metraje una esquemática tela de araña con la intención de encubrir ante el espectador al verdadero culpable, soslayándole o tratando de exculparle apuntando sus dardos siempre hacia el falso. Y lo cierto es que Jesús Monllaó articula la puesta en escena de su ópera prima con notable pulso y no poco gusto estético. Es de alabar este debut en el largometraje del anteriormente premiado cortometrajista, precisamente por su capacidad manifiesta para generar una conveniente y efectiva atmósfera de inquietante penetración, contextualizando su historia a través de lujosas cenas burguesas y dinámicas y tensas partidas de ajedrez. Sin embargo, a pesar de construir un filme que jamás decae en ritmo y que se encuentra formalmente bastante bien manufacturado, Hijo de Caín termina no siendo un thriller solvente. Primero por la indecisión a través de la que acaba bifurcándose el tono de la película, que empieza con fuerza narrativa y potencia visual aclimatándose a los estilemas del thriller psicológico, para luego vagabundear entre el policíaco y el melodrama familiar, restando alcance perturbador al primero.

Y segundo, y mucho más importante, por la clara impericia de un guión que se adecua y respeta a rajatabla las normas impuestas en el género, lo que en un principio puede ser tenido como una virtud, pero a la larga se descubre un auténtico lastre. Debido a él, Hijo de Caín jamás consigue lo que se supone ha de conseguir todo buen thriller: sorprender al espectador. Consciente de haber visto esta misma historia muchas veces antes, el público siempre va por delante de la narración, haciendo de la trama de la película algo demasiado previsible, incapaz de aportar nada nuevo o diferente y desvelando, para más inri, cierta insuficiencia de inventiva incluso para no hacer tan evidentes las costuras de su entramado, como por ejemplo, la forma en la que el psicólogo protagonista va descubriendo los secretos en el dormitorio de Nico y encaja las piezas del puzzle resulta en exceso premeditada y planificada, lo que añade obviedad a la resolución final del conflicto, por no hablar de la acumulación de giros gratuitos y nada efectivos en su tercio final.

Que Jose Coronado vuelva a resultar convincente en su papel no sería destacable si no fuera porque, en esta ocasión, es capaz de echarse sobre sus hombros todo el peso de una película que le maltrata sobremanera. Julio Manrique se muestra entregado a su cometido pero se queda lejos de brillar, sobre todo cuando tiene delante a una María Molins estupenda y matizada añadiendo a su trabajo una formidable carga dramática. La estrella de la función debería ser el debutante David Solans, pero a pesar de valorar positivamente el trazado perturbador sobre el que el joven actor lleva a cabo toda su actuación, también es de señalar su nula intención por desmarcarse de los estereotipos y clichés habidos para este tipo de personajes, lo que tampoco supone que pierda opciones de cara a una posible nominación al Goya revelación. Por ello, no es de extrañar que lo más grato del reparto sea el concurso de un veterano de la talla de Jack Taylor, aportando una exquisita disciplina y su acostumbrado estoicisimo a un personaje poco desarrollado pero que, gracias a él, resulta el de más indiscutible interés fílmico dentro de un thriller que revela a un director dotado de talento, capaz de construir una producto comercial de estimable factura técnica, pero que deberá escoger mejor y perfilar más en detalle su futuros textos.

http://actoressinverguenza.blogspot.com
Juanma
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
4 de junio de 2013
5 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
La película comienza muy intrigante, vemos que hay algo o alguien que altera la vida de la familia Albert.
Tras esta primera escena la tensión se mantiene, pero lo que nos cuenta la película se adivina poco antes de que ocurra, aunque hay un momento de la película que parece que hay un giro interesante este se diluye para llegar al final esperado. Ese final es impactante y aceptable, pero esperado, claro que nos podíamos haber ahorrado tantas vueltas a ese guión tan irregular para no explicar nada nuevo. No se aprovecha el mundo del ajedrez para aumentar la tensión, cosa que solo ocurre durante los diez minutos finales.

Las interpretaciones de la película son aceptables y lo mejor de la película, la sorpresa de encontrarme con un José Coronado recuperado y mejor que en sus dos actuaciones anteriores, siendo un gran actor se le tiene que exigir que haga actuaciones como esta. María Molins y Jack Taylor están bastante bien y hacen sus personajes creíbles e inquietantes. En el caso de Jack Taylor pese a tener un papel tan pequeño es un elemento fundamental en el desarrollo de la película, increíble sus apariciones en esa escuela de ajedrez para niños y siendo jurado en el campeonato final. David Solans es una sorpresa, pero creo que no es para tanto su actuación, reconociendo que para ser un niño sin experiencia hay momentos que su personaje da miedo ( la escena inicial y la final ). La actuación más deficiente es la de Julio Manrique, no transmite nada y no consiguen imprimir personalidad a sus personajes,

Parecía que nos íbamos a encontrar con una película al estilo de la británica Tenemos que hablar de Kevin, pero nos quedamos en una decepcionante película de suspense, llena de tópicos y un guión muy mejorable.
En otros aspectos la película no hay nada resaltable, quizás algún momento de tensión se deba a la banda sonora y al sonido, que por lo menos son aceptables
(SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama) Ver todo
WILLY74
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
26 de diciembre de 2013
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
Había oído hablar mucho de ella, las críticas eran buenas, es una película recomendada por una persona, esperaba una película pues entretenida, y me he sorprendido, me ha gustado mucho más de lo que esperaba.
Hacía mucho tiempo que no disfrutaba tanto una película española, y justamente era de José Coronado.
El reparto es bueno, se nota que David Solans esta comenzando a actuar (su primera película), y el chaval pues para ser su primera película pues no lo hace del todo mal, José Coronado sin duda perfecto, una vez más este hombre demuestra que es un gran actor, Julio Manrique, María Molins, entre otros muy buenos, el reparto es bastante bueno.
La trama me llamaba mucho la atención, las películas de adolescencia siempre me han gustado, y sin duda Hijo de Caín es una buena película de adolescencia, cumple como Thriller, como película de intriga, y obviamente cumple como película de Ajedrez.
El ritmo es muy bueno, los 85 minutos aproximadamente de película, se me han pasado volando, y no me he aburrido en ningún momento.
El final es sorprendente, no me lo esperaba, cuando crees que te sabes el final, es cuando viene el giro y te lo comes con patatas, aún que el final sea un poco rápido, quieras o no, no te lo esperas, (por lo menos yo no me lo he esperado).
Hijo de Caín es una película notable, con un José Coronado muy bueno, una trama muy buena, con un final que no te esperas.
Necesitamos más cine Español de este estilo.
gogetangel
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
<< 1 2 3 4 5 8 >>
FA en Facebook | FA en Twitter | Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2014 Filmaffinity - Movieaffinity | Todos los derechos reservados