arrow

El retrato de Dorian Gray

5,0
15.158
votos
Año
2009
País
Reino Unido
Director
Reparto
Género
Drama. Thriller | Siglo XIX. Pintura
Sinopsis
Dorian Gray (Ben Barnes) es un joven aristócrata muy atractivo que, después de haber pasado una solitaria adolescencia en el campo, regresa a Londres, donde ha heredado una mansión. Atraído por la vida nocturna, se sumerge en ella de la mano de Lord Henry Wottom (Colin Firth), que lo conduce a los antros más recónditos y sórdidos de la ciudad. Al joven le fascina el estilo de vida decadente y amoral de Wotton. Por otra parte, su ... [+]
Críticas ordenadas por:
<< 1 2 3 4 10 23 >>
21 de noviembre de 2009
41 de 63 usuarios han encontrado esta crítica útil
Cuando, tras comenzar una cinta de la que ya esperaba poco, vi como un prepuber bajaba de un carruaje con su cara impoluta y una planta de guaperas a lo "Crepúsculo" que espantaba, mis expectativas todavía decayeron más en pro de uno de esos trabajos que aparecen cada temporada en los que la historia no parece importar demasiado y sólo el ¿lucimiento? de uno de esos intérpretes de nueva generación parece ser de recibo.
No me quitaron razón sus siguientes minutos, durante los que el tal Ben Barnes todavía estaba intentando realizar algún movimiento facial que indicase que aquel rostro poseía algo de chispa, algo de vida, y aunque el hecho de observar como "El retrato de Dorian Gray" podía quedar en otra de esas tonterías de diseño que no van más allá durante sus compases iniciales me asustó, acto seguido pude comprobar que las poco menos de dos horas que venían a continuación por lo menos no serían un desperdicio de tiempo.

No nos engañemos, de todos modos: "El retrato de Dorian Gray" es un film tan vacuo como fácilmente olvidable, pero tras esos dos remarcables lastres también queda una cinta que logra distraer, posee interpretaciones que sorprenden a la par que dan algo de aire a la cinta y esta desarrollada de tal modo que se sigue sin demasiada pereza.

De entre esas aptitudes idoneas que indicaba, cabría destacar en especial a un intérprete, Colin Firth, que es el que precisamente propina un tanto de vigor a la propuesta de Oliver Parker, logrando que simplemente con su aparición en pantalla, no sólo la cosa gane, sino su más inmediata réplica, el en un principio hierático Ben Barnes, de algo más de sí ofreciendo una actuación, a partir de esos minutos, bastante mejor de lo que venía demostrando durante su origen, aunque no por ello buena.

Poco más se puede decir de una película que no ofrece demasiado a la imaginación y que, pese a partir de un relato que servidor no ha tenido ocasión de leer, posee el suficiente empaque como para estar por encima de la media y, pese a no ser del todo recomendable, dar un buen rato de distracción.
Grandine
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
4 de enero de 2010
32 de 45 usuarios han encontrado esta crítica útil
Tengo ante mí una de esas situaciones donde ves un buen trabajo con un muy poco respeto por la obra original. Centrémonos y por partes.
Tanto el vestuario como los decorados, localizaciones y adaptación de la época son impecables. Pero hoy día admitamos que eso no es muy meritorio cuando se cuenta con el presupuesto suficiente, y a la vista está que se contaba con ello.
Los actores están muy bien en sus papeles, y seguiré de cerca la evolución del joven Ben Barnes, que aunque no consiguió hacer que me fijase en el en Las Crónicas de Narnia II, aquí demuestra que es bastante más que una cara bonita.
En resumen tengo ante mí una película muy correcta que en absoluto se hace tediosa ni a la que le veo que le sobren o falten escenas, aunque sí es cierto que los personajes en sí, son muy planos.
¿Por qué?
Hablamos del gran Oscar Wylde, y El Retrato de Dorian Gray es una de sus grandes novelas, con personajes mucho más ricos, cosa que parece que al guionista no le ha parecido un detalle a ensalzar en la adaptación. Bueno, tampoco ha creído conveniente respetar gran parte de los acontecimientos, y mucho menos el final, Parece más bien que ha cogido la idea y se ha dicho a si mismo que él era capaz de darle más gancho.
Siempre he tenido en cuenta que para que una novela sea cinematográfica ha de sufrir algunos cambios para que quede bien en pantalla y tenga algo de más impacto… Pero señores, esto es una burla total a la obra original.
En definitiva, una película correcta que gustará a todo aquel aficionado al cine Crepusculiano, pero bastante más cínica (tratándose de Wylde no podía ser menos) y menos edulcorada. Vamos, más para post adolescentes que para pre-adolescentes. Pero que es un escupitajo en la cara del escritor inglés en toda regla.
Como nota diré que aconsejo verla en su idioma original, puesto que el acento victoriano de la época me parece sumamente importante para darle verosimilitud a la historia, cosa que dudo mucho que un doblaje sea capaz de captar. Sobre todo en la interpretación de Ben Barnes, ya que aporta todo un abanico de emociones solo con su timbre de voz y el acento que consigue lograr.
Jack Torrance
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
22 de junio de 2010
17 de 19 usuarios han encontrado esta crítica útil
5 minutos y ya sabía que esta peli iba a ser un coñazo. uou! nuevo record. Pero me equivoque en parte, ya que es la primera vez que veo a toda una sala. PARTIENDOSE LA CAJA A COSTA DE LA PELI!!
Vamos por partes:

Como adaptación es una cacota interesante. Me molesta cosas como que Dorian Gray tenga que ser heterosexualizado de la manera más fanática posible. No lo entiendo, en la novela no solo es homosexual, sino que además es una reinona. Aquí se deja intuir un bisexualismo, pero muy muy solapado. No pido que se le vea sodomizando como si no hubiera un mañana, pero leches!. El caso es q su bisexualismo tira demasiado para las tias.
El resto es una serie de invenciones para no se....hacer mas interesante la novela, sin conseguirlo.

Dirección: Aquí me quiero centrar en algo, esta es una de las pelis con mas fallos de racord y mas descarados que he visto. Es algo monstruoso, es una peli sin continuidad, y sus numerosos fallos de racord no son ni siquiera disimulados. La iluminación por ejemplo, es anarquía pura!

Actores: Sosísimo es lo que nos regala nuestro amigo Ben Barnes, intenta poner algunas carusas de perverso, pero el pobre solo da sueño. El resto de secundarios muy bien, salvo Rachel Hurd-Wood la cual protagoniza una escena que me tuvo riéndome 5 minutos: DORIAN TE AMO! TE AMO DORIAN! DORIAN TE AMO! TE AMO DORIAN !! GRYAAHSASHOASHIASHIASHIASHIOSHISHISIHSHISSOSOSOSJOAOOjojojojoajoaojajoajooa No tiene gracia ni visto, ni contado, es de esas cosas que solo me hacen gracia a mí.

El guión es soso, y a la pobre Rachel Hurd-Wood le ponen unas frases sencillamente subnormales. Por cierto me encanta ese nombre Rachel Hurd-Wood, Rachel Hurd-Wood, Rachel Hurd-Wood.


Lo mejor: hay un cuadro que no para de hacer ruidos toda la peli. Lo enfocan y hace con la boca: hue!

Lo peor: Precisamente que haya un cuadro que no para de hacer ruidos toda la peli. Lo enfocan y hace con la boca: hue!. Consigue aterrar a Dorian, lo malo es que consigue avergonzar al espectador
Loro del señor coton
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
15 de enero de 2011
16 de 19 usuarios han encontrado esta crítica útil
Pasando por alto el hecho impepinable de que a Oscar Wilde le daría un jamacuco si viese esto, pasemos a hablar de la peli. Porque esto es una peli, de lo más ramplona y comercial, que de la novela sólo toma el título y lo más básico del argumento. Bueno, ¿por qué no?

A mí, personalmente, lo que me espanta de todo esto es que no sé si estoy viendo una versión de Dorian Gray o de La bruja novata, con todos esos actores de carne y hueso sobre fondo de dibujitos. Por supuesto, todo digital: barrios digitales, salones digitales, hojas que me mueven con el viento digitales, retratos digitales… hasta miradas asesinas digitales. La bruja novata, por lo menos, tenía más de artesanía y un sentido óptimo de la perspectiva, sin embargo, aquí parece que las casas las haya dibujado el mismo señor bizantino que, hace ya tantos años, se dedicó a pintar pantocrátores por las paredes de las iglesias de Lérida.

También me sorprende lo borracho que estaba el director de casting al escoger a un teletubbie para interpretar al maligno Dorian Gray, que, para hacer justicia al muchacho, he de añadir que es un actor horrible.

Y el colmo de todos los males es que el cuadro hace ruidines, tal que ahhjjjj, así, como aspirando la h, ahhjjjj. Todo el mundo sabe que un cuadro sólo hace ruido al caerse al suelo. Si una cosa plana anclada a la pared hace ruidos guturales, entonces no es el retrato de Dorian Gray, si no el espejo de la madrastra de Blancanieves.
VALDEMAR
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
21 de julio de 2010
18 de 24 usuarios han encontrado esta crítica útil
Que no os engañe la bandera británica ni el reparto de secundarios como Colin Firth, Fiona Shaw o Maryam d'Abo: "El retrato de Dorian Gray" es una película tan despersonalizada, hueca y insustancial como cualquier adaptación norteamericana de algún mito literario europeo e incluso peor porque ni siquiera resulta un poco entretenida.

Lo que podría haber sido una interesante alegoría, extrapolada a unos tiempos en los que la gente está más obsesionada por la belleza y por la juventud que nunca, se queda en aburrida historia de pseudoterror con ingredientes tan serie B como el teen monísimo que se lía con todo lo que se mueve mientras le acecha un cuadro maligno que hace bu.

Aunque Firth, grandísimo actor, hace lo que puede y la estética victoriana no está del todo desperdiciada, la falta de ritmo y la incapacidad para resultar inquietante, atractiva, misteriosa o reflexiva convierten a "El retrato de Dorian Gray" en las tediosas aventuras de retrete del gay de Dorian.
Neathara
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
<< 1 2 3 4 10 23 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2016 Filmaffinity - Movieaffinity | Todos los derechos reservados