arrow

La partícula de Dios

3,8
381
votos
Sinopsis
Ned Cruz (Antonio Banderas), un detective privado de Los Angeles, recibe el encargo de un boxeador ruso: encontrar a su ex novia Lexie (Sienna Guillory), una stripper desaparecida con unos diamantes. El asunto se complica cuando resulta que todos aquellos a los que pregunta por ella acaban muertos. (FILMAFFINITY)
Críticas ordenadas por:
escribe tu crítica ver por títulos
1 2 >>
user-icon Lospolloshermanos   Ponferrada (España)
Interesante
18 de Marzo de 2011
10 de 13 usuarios han encontrado esta crítica útil
Causalmente he tenido que volver a ver esta película y he decidido rehacer mi crítica, aunque no la puntuación.

La primera impresión fue la de una película “normal” con algunos detalles buenos y otros malos y he de poner por delante, que algunas veces Antonio Banderas y sus gestos me ponen nervioso, sus personajes me parecen sobreactuados. En esta película, su actuación “chirria” en bastantes momentos, y no me encaja en esa especie de papel de detective del cine negro.

La película tal vez peque de pretenciosa en las puestas en escena (algunas podrían ser parte de un capítulo de” los Soprano” y otras, parece que quieren ser un homenaje a los hermanos Cohen), y tras dos visionados, y observando la puntuación que ha obtenido, he de decir que el caso es que la historia me ha resultado entretenida, tampoco es que haya sido nada excepcional, ni mucho menos, pero en mi opinión hay cientos (sino miles) de películas mucho peores y mejor valoradas, vaya usted a saber porqué.

Como conclusión, al cabo de los días me no tengo un mal recuerdo que me obligara a calificarla negativamente, tampoco para alabarla, y como recomendación les digo: véanla, que seguro que habrá opiniones para todos los gustos.
Lospolloshermanos
i
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
No
 
 
user-icon lourdes lulu lou   valencia (España)
Regular
10 de Febrero de 2012
7 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ay, si Mike Hammer levantara la cabeza! Del susto que se llevaba se le caía el sombrero de golpe! Un patético Antonio Banderas en el papel de un fúnebre -venido a menos- detective privado que se encuentra más perdido que blancanieves en un burdel. Deambula toda la película a través de una sombría y pesada narración, con una pésima estética que intenta recordar fatalmente a un admirable cine negro, al cual, esta historia le hace un pésimo favor. Personajes inconexos, desvinculados torpemente de una trama que no tiene fuerza ni interés, con un guión funesto y deplorable que intenta crear un aciago clima de suspense mal llevado y finalizado de forma más nefasta si puede ser. Hacía tiempo que no tenía ganas de no acabar una historia; les puedo asegurar que el cartel de la cinta es lo mejor que van a encontrar en la misma. Lo más extraño es escontrar a nuestro Antonio Banderas protagonizando esta falsa simulación de thriller negro
lourdes lulu lou
i
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
No
 
 
user-icon reporter   Barcelona (España)
Floja
18 de Abril de 2014
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
En una casucha destartalada, al final de una calle en la esquina de un barrio semi-marginal de Los Angeles, Robert K. Bowfinger soñaba con convertirse en uno de los cineastas más famosos de la Factoría de los Sueños. Lo deseaba, con toda su alma, desde que tenía uso de razón; desde que sus padres le llevaron a ver su primera película en una sala de cine. Llena hasta los topes, hubo espacio, no obstante, para que un mocoso empezara a soñar. Desde entonces, aquel crío se había dedicado a atesorar todos los dólares que habían caído en su poder. Cada uno de ellos estaría destinado a la producción de su primer largometraje, aquel que iba a proporcionarle un lugar de mérito en el estrellato del séptimo arte. Esto sucedería tarde o temprano... pero sucedería, seguro, porque puede que los hubiera mucho más talentosos... e infinitamente inteligentes, pero no había una sola persona en este triste planeta que ganara en ilusión (y/o picaresca) a Mr. Bowfinger.

Puede que aquella desternillante película dirigida por Frank Oz, en forma de a la postre entrañable guiñol hollywoodiense, no tuviera el reconocimiento que realmente mereciera, no obstante, quedó en la retina del espectador con más comprensión el cariñoso retrato del que al fin y al cabo vendría a ser un -triste- personajillo basado en hechos reales. Robert K. Bowfinger, aquel pésimo director de cine dispuesto a aprovecharse de la buena fe de quien hiciera falta, era la viva imagen de todos aquellos impresentables que, incomprensiblemente, han conseguido triunfar en uno de los lugares / sectores donde teóricamente prima más la excelencia. No es ningún Expediente X; de hecho se comenta que el agente Mulder en persona echó a la trituradora el informe a los pocos minutos de poner sus ojos sobre él. Visto para sentencia: en este mundo hay farsantes que gracias a sus malas artes sobreviven una y otra vez al escrutinio de sus respectivos jueces. Es así. No hay más. Trágico (incluso injusto) para los genios que se ven obligados a tragar mierda cada día... gracioso para el resto de espectadores.

No hay ningún dato erróneo en su ficha técnica / artística: 'La partícula de Dios' es una película protagonizada por Antonio Banderas (peligro), dirigida por Tony Krantz (¿lo quién?) y del año... 2011. El calendario tampoco miente: estamos ahora mismo en 2014, a pocos meses de que el mencionado actor debute en la franquicia de ''Los mercenarios''. Entonces, ¿qué demonios está pasando aquí? ¿La cartelera está reeditando grandes clásicos modernos olvidados? ¿Ha habido una brecha irreparable en el continuo espacio-tiempo? ¿Estamos por fin ante un Expediente X digno de estudio? Nada de todo esto. El único fenómeno paranormal es el propio país donde nos encontramos. El líder europeo en lo que a paro (así como en otras muchas calamidades) se refiere, no podía renunciar así como así a su calidad de -vergonzosa- anomalía. Sería pues conveniente tomarse un tiempo para analizar, con la profundidad que requiere, el curioso (por así llamarlo) caso de la distribuidora Paycom Multimedia...

... Desgraciadamente, no es ésta la sección más indicada para destapar las grotescas deformidades del sector de la distribución / exhibición cinematográfica española; bastará, por ahora, con haber dejado constancia del nombre del culpable... y con confiar en que, consecuentemente, la curiosidad del lector se encargue del resto del trabajo. Para esto último, será suficiente el empujoncito del análisis de la famosa 'Partícula Dios', cuyo título original es, por cierto, 'The Big Bang', asimetría ''Typical Spanish'' que, por extraño que pueda llegar a sonar, esconde un acierto en la nomenclatura digno del mejor científico. Lo que ahora nos concierne es, al fin y al cabo, un desastre de proporciones cósmicas; un naufragio titánico... protagonizado por una embarcación que no llega ni a bote salvavidas, es decir, por una serie de nombres que inexplicablemente se las siguen ingeniando para ocupar salas de cine.

En una oficina destartalada, al final de una calle en la esquina de un barrio semi-marginal de Los Angeles, un tópico que acaba de salir de la prisión se cruza con otro de su misma especie y le pide que encuentre al amor de su vida, otro tópico (despampanante, como manda el manual) que parece no existir. La gracia narrativa (?) está en que ese segundo cliché se lo está contando todo a otros tres tópicos que no parecen tener la más mínima intención de hacer amigos. Qué peligro... qué intriga. En estas que en uno de los capítulos más destacados de tan absorbente trama detectivesca, el héroe de la función se tira a una camarera en un motelucho de carretera, mientras ésta le pone al día sobre todo lo que se ha ido cociendo, a lo largo de las últimas décadas, en el fascinante campo de la física cuántica. El posterior orgasmo de la fémina, surgido presumiblemente de la mente más pervertida del equipo creador de 'The Big Bang Theory', propicia un momento de clarividencia. Una repetición; un déjà vu, si se prefiere: ¿No habíamos visto a Nicolas Cage en una posición idéntica? Casi casi, en 'Furia ciega', y en un escenario calcado, el maestro de la escasez capilar reventaba a un ejército de esbirros mientras hacía lo propio con los órganos sexuales de la pueblerina que había conocido hacía tan solo unos minutos. Al nivel del mismísimo Bosón de Higgs. Cosas que pasan en ese universo paralelo llamado cine.
(SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama) Ver todo
reporter
i
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
No
 
 
user-icon Cinexin   Barcelona (España)
Regular
15 de Abril de 2014
0 de 0 usuarios han encontrado esta crítica útil
Una parodia del cine negro de los años cincuenta hecha con tan poca sutileza que durante el primer cuarto de hora te preguntas si no la habrán rodado en clave de comedia. Pero no, la han hecho como si fuera una película seria, a pesar de que las frases sarcásticas que sonaban adecuadas dichas por Humphrey Bogart en cualquiera de las películas de género en las que actuó, suenan impostadas cuando las dice Antonio Banderas. El actor no ha hecho el doblaje al español, así que no se le puede achacar el cien por cien de la culpa. Simplemente es que los diálogos son ridículos y más cuando la escena está filmada con planos en diagonal que no vienen a cuento.

El cine negro en blanco y negro, con los juegos de luces y sombras, creaba una atmósfera propia de una intriga canalla en la que se movían a gusto los tipos duros y sarcásticos y las jovencitas metidas a femme fatale. Pero aquí todo parece estar fuera de lugar y no hay atmósfera ninguna, sólo planos torcidos y personajes carentes de cualquier atisbo de naturalidad. En fin, resumiendo: una amplia colección de clichés como el gigantón que busca a su chica desaparecida, el detective venido a menos, su oficina cutre iluminada con la consabida luz de neón que entra por la ventana procedente de un decadente letrero luminoso, el club de striptease, los polis duros... y la cosa no mejora cuando llegamos al final de la trama. Originalidad cero, a pesar de lo de la partícula esa.

Crítica 76
Cinexin
i
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
No
 
 
user-icon David MS   Barcelona (España)
Regular
30 de Mayo de 2014
0 de 0 usuarios han encontrado esta crítica útil
Paycom Multimedia es la distribuidora que se encuentra tras La Partícula de Dios (2011), una película que llega a las salas españolas tres años después de que lo hiciera directa a DVD en USA. La intención de esta compañía es la de recuperar películas que se quedan en el olvido a la hora de tener una distribución digna, de ahí la llegada tardía de esta producción. Un reclamo para tenerla en cuenta por aquí es la presencia como prota de Antonio Banderas, y unos secundarios resultones: William Fitchner, Thomas Kretschmann, Sienna Guillory, Sam Elliot, James Van Der Beek, Snoop Dogg, Robert Maillet y Delroy Lindo.

Ned Cruz (Banderas) es un detective privado que es contratado por un ex-boxeador algo sonado (Maillet) para que encuentre una mujer (Guillory) con la que mantuvo correspondencia mientras estuvo en prisión -encerrado por cometer un asesinato tras un combate de boxeo amañado-. El caso parece fácil, pero la aparición de unos diamantes y unos asesinatos lo complican todo bastante.

Dirige Tony Krantz -productor de 24 y Mulholland Dr.- esta cinta neo-noir, una película que recoge los elementos del cine negro y los adapta a una temática actual. No falta un detective perdedor contratado para un caso, el contratante, capos mafiosos, músicos de jazz, la femme fatale, asesinatos, un botín. Las características habituales de este tipo de cine pero con un toque moderno, en este caso procedente de algún toque fantástico -un personaje que pretende crear la partícula del título- y una puesta en escena más colorida de lo habitual, con mucha pantalla verde y azul para retocar imagen en post-pro. En este sentido es La Partícula de Dios la versión hortera del Sin City de Robert Rodriguez.

Lo poco destacable viene de esto último, hay planos y recursos narrativos originales procedentes de esta curiosa puesta en escena, pero lo que cuenta la película no tiene chicha ninguna. Un caso policial muy trillado y escaso de sorpresas que eleven el nivel de este subproducto que no merece paso por salas comerciales. Respecto a Banderas, correcto y poco más.
David MS
i
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
No
 
 
1 2 >>
FA en Facebook | FA en Twitter | Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2014 Filmaffinity - Movieaffinity | Todos los derechos reservados