arrow

Las ventajas de ser un marginado

7,2
22.602
votos
Sinopsis
Charlie (Logan Lerman), un joven tímido y marginado, escribe una serie de cartas a una persona sin identificar en las que aborda asuntos como la amistad, los conflictos familiares, las primeras citas, el sexo o las drogas. El protagonista tendrá que afrontar dificultades, al tiempo que lucha por encontrar un grupo de personas con las que pueda encajar y sentirse a gusto. (FILMAFFINITY)
Críticas ordenadas por:
escribe tu crítica ver por títulos
1 2 3 4 10 20 30 35 >>
user-icon Orio   Badahot (España)
Muy buena
8 de Octubre de 2012
166 de 194 usuarios han encontrado esta crítica útil
Querido Charlie,
Gracias a la maravillosa adaptación de Stephen Chbosky, su buen gusto musical, una fotografía impecable y un reparto excepcional, llegarás lejos. Temía que un buen libro se convirtiese, una vez más, en una mala película. Gracias al debut de Chbosky en la gran pantalla eso no ha sido así. Logan Lerman interpreta a Charlie dándole la timidez y al mismo tiempo la fuera que tiene ese personaje. Emma Watson se despide de Hermione Granger a lo grande, dejando bien clarito que ella puede con lo que le echen, y dejándonos a todos fascinados como al mismísimo Charlie. Y Ezra Miller está, simplemente, espectacular.
No es otra película más de instituto americano. No es otra película más de chico conoce chica. "The Perks of Being a Wallflower" va más allá. Nos asombra, nos atrapa y nos conmueve a través del pequeño Charlie. Esto es mucho más que otra película de adolescentes.
Querido Charlie, te escribo esto mientras eres aún poco conocido. Te escribo esto mientras todavía eres un "marginado" o "invisible" o como sea que te traduzcan. Vas a ser grande Charlie, y nunca más volverás a estar solo.
Una película muy recomendada. Una adaptación asombrosa de un libro fantástico.
Todos se sentirán en mayor o menor medida algo identificados con Charlie, y sus frases nunca serán olvidadas.
Con cariño,
Orio
Orio
i
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
No
 
 
user-icon Jose Rivas   Vigo (España)
Muy buena
9 de Febrero de 2013
100 de 108 usuarios han encontrado esta crítica útil
Permitidme un ejercicio de imaginación. Imagínate vivir en una sociedad que no te soporta por ser como eres. Imagínate una sociedad que te discrimina por no seguir la corriente social del momento. Imagínate una marginación tan grande que el apoyo de tu familia no es suficiente, puesto que piensas que realizan esos actos de amor hacia ti porque no tienen más remedio. Imagina ver a la persona que amas ignorarte mientras se queja de no recibir amor... Y ahora imagina todo esto en una época sin Internet, móviles, ni trescientas películas y discos descargados para poder evadirnos de esa sensación de rechazo. Una época donde lo más entretenido de una tarde sin nada decente en televisión, era pasarse horas frente a la radio tragándote todo tipo de canciones comerciales, solo para grabar en una cinta esos temas que querías. Una época que no está tan lejos en el tiempo, como si lo está en los sentimientos. Una época que esta película me recordó y me hizo sentir la nostalgia como pocas veces experimenté en el cine. Aunque.....
(SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama) Ver todo
Jose Rivas
i
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
No
 
 
user-icon AlvaroFaure   Málaga (Spain)
Buena
9 de Febrero de 2013
97 de 107 usuarios han encontrado esta crítica útil
A veces es sorprendente lo que un lamentable título puede esconder en su interior, en este caso ese nombre de comedieta barata americana esconde una pequeña joyita del cine de nuestros días, una película sincera, un drama romántico tierno que deja a un lado los tópicos del género y se empeña, se esfuerza y trabaja el ser una película preocupada en lo que se cuenta y, lo que es más importante, en el "cómo" se cuenta. El esfuerzo da sus frutos, y "Las ventajas de ser un marginado" es una película con muy mala pinta vista desde fuera que resulta ser un interesantísimo y, en cierta medida, profundo, análisis de la adolescencia sin abusar del tópico y el estereotipo, como debe ser.

El reparto está fantástico, Logan Lerman no es fruto de mi devoción (tras haberle visto en la decepcionante "Percy Jackson y el ladrón del rayo") pero su interpretación es tan sorprendente que a ratos conmueve y a ratos entran ganas de quitarle el almuerzo. Genial también Emma Watson, que consigue justo lo que se pretende de su personaje, y lo que poca gente consigue en un drama con personajes adolescentes: Hacer que la chica no seduzca, no ponga, pero sí atraiga y den ganas de echarse entre sus brazos. Sorprendente también Ezra Miller que ofrece una interpretación llena de vitalidad, que nos transmiten las ganas de subirnos también a ese coche.

Como otras originales comedias-dramas románticos que han surgido en los últimos tiempos, "Las ventajas de ser un marginado" (en serio, me duelen de vergüenza los dedos sólo de escribirlo) cuenta con un catálogo musical que quita el hipo, y conversaciones sobre grupos indies (y no tan indies) que harán las delicias de los amantes de este tipo de música y de aquellos a los que nos seduzca el género (servidor, por qué no decirlo). Aunque lo que más me sorprende es que no reconociesen el "Heroes" de David Bowie que hasta un profano de la música como yo cacé al instante con ese imponente "WE CAN BE HEROES" en el túnel. Sensacional escena, por cierto.

Pero dejando a un lado las siempre pedantes y aburridas palabras sobre la parte técnica de una película, que son las más fáciles de expresar pero las que menos dicen, "Las ventajas de ser un marginado" es una delicia por muchos motivos, entre ellos porque pese a ser un drama adolescente ni abusa del tema de las drogas (muy bien usado las pocas veces que surge a lo largo de la cinta), ni abusan del estereotipo masculino, ni del estereotipo femenino ni del estereotipo homosexual ni del estereotipo de "marginado". Siguen existiendo ciertos estereotipos (el del profesor preocupado o el de la imbécil de turno de la clase de todo drama adolescente centrado en el instituto) pero se necesitan, se agradecen y no molestan.

Pero además de saltear con soltura el tópico, el drama no recurre a los temas de siempre, ni a los personajes de siempre, ni siquiera a un estilo narrativo habitual. Nuestro protagonista narra los hechos, pero no los narra porque sí, los escribe, y no en un diario, sino por medio de cartas, ¿a quién? ¿Y qué importa? A mí me parece un recurso narrativo genial, y es que siempre he sentido predilección por los narradores desde que leyese "El guardián entre el centeno". La historia no se vuelve aburrida ni por un momento, incluso ni siquiera es predecible (y es difícil de conseguir algo así en un drama de estas características) ¿El final es esperado? Bueno, puede ser, pero no como podemos imaginarlo a simple vista, sería injusto que hablase de un final en una crítica sin avisarlo antes, pero sí que se puede decir sobre él que ni es un final triste ni uno feliz, es un final, uno posible, de esos que no suenan forzados, porque nada en esta película suena forzado, es un final acorde, que deja con un maravilloso sabor de boca.

Analítica y, en cierta medida, profunda (profundidad, digamos, propia del cine light de Woody Allen pero en versión adolescente, por hacernos una idea), consigue que todos nos identifiquemos con algo de la historia, si bien no con el personaje, quizá con alguna de sus vivencias, con parte de su relación, con su amistad con alguien... y es que esta película no está hecha de cartón piedra, no está hecha por hacer ventas, ni tampoco está hecha por hacer cine, no nos engañemos, en ella no hay grandes momentos de cine, hay grandes momentos de vida, grandes pedacitos de historias, de anécdotas, de vivencias y de personajes. Es una película sincera, abierta, cercana, dulce y tierna, sin resultar aburrida, molesta, comercial, barata o empalagosa, es todo un éxito como drama romántico, lo dicho, una pequeña joya.

El título asusta, el inicio sugiere, la música atrae, los personajes seducen, la historia interesa, el desarrollo convence y el final compensa. A mí me encantan estas historias, me encantan estos dramas, me encanta que me cuenten algo de la forma en que aquí me lo cuentan y me gusta ver personajes tan ricos, tan interesantes, tan curiosos, tan... ellos. Será que también me gustaría vivir o al menos pasar unas vacaciones en esa maravillosa, feliz y llena de vida, isla de los juguetes descompuestos. Una delicia.
AlvaroFaure
i
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
No
 
 
user-icon Rivka Azatl   Veracruz (México)
Muy buena
26 de Diciembre de 2012
63 de 69 usuarios han encontrado esta crítica útil
"The Perks of Being a Wallflower" (o "Las ventajas de ser un marginado" como se le llamó en España o "Las ventajas de ser invisible" como se conoció en México) es un retrato sobre la vida adolescente en la década de los 80's de un grupo de personas "marginadas", o "inadaptadas" como se les conoció popularmente en esa década ("nerds").

Y este retrato aborda diversas problemáticas desde la mirada de Charlie -Logan Nerman-, un joven proveniente de una familia católica, cargado de culpas (principalmente por la relación con una Tía ya muerta y que contiene una subtrama que profundiza más su personalidad), con cierto desequilibrio mental que se desencadena no solo por la problemática anterior sino al entorno que normaliza la violencia (física, verbal, bullying), el rechazo a lo diferente (aunque queda claro que todos son diferentes y el miedo a ser expuesto detona el ataque a la persona más vulnerable, en este caso quienes ingresan a primer año), el uso y el abuso de las drogas y el alcohol, la soledad y el propio sentimiento de búsqueda y de incomprensión que todas y todos vivimos en esa etapa.

La historia de Charlie es el hilo conductor de este drama adolescente, con un guión muy sólido, y que encuentra su tabla de salvación en los hermanastros Patrick (Ezra Miller) y Sam (Emma Watson) y sus amistades: una aspirante a estudiante de cine y una budista punk. Ellos conforman la isla de los juguetes descompuestos, un grupo que crea su propio espacio donde cada quien se expresa libremente, donde encuentran contención, cariño, solidaridad, compañía y diversión.

Destacó la actuación de los tres jóvenes, quienes dotan de vida y logran trasmitir la complejidad de las historias que cada personaje carga a cuestas.

"The Perks of Being a Wallflower" aunque es una película sobre adolescentes contiene un drama muy bien orquestado sobre cómo se vive y sobrevive la adolescencia y cómo a pesar de que podremos recordar momentos difíciles en esa etapa de búsqueda de la identidad también conservamos en nuestra memoria momentos en los que nos sentimos infinitos.
(SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama) Ver todo
Rivka Azatl
i
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
No
 
 
user-icon Talibán   Sevilla (España)
Notable
17 de Febrero de 2013
49 de 52 usuarios han encontrado esta crítica útil
Se dice en la película: “Cuando cumples diecisiete, te olvidas que una vez tuviste dieciséis”. Es muy extraño; con la infinita, abrumadora, incalculable cantidad de títulos dedicados a la adolescencia, ninguno ha sido capaz de filmar con una mínima aproximación una auténtica fiesta. En esta película llevan al protagonista a la casa de un conocido y le dicen: “Y esto es una fiesta”. Y, vaya, aquello es una fiesta. La primera que veo en una pantalla que se parece a las reales.

Es difícil para mí explicar por qué una película que contiene tantos elementos que un talibán debería calificar de tópicos – la escenas montadas con canciones, el profe de Literatura que recomienda “El guardián entre el centeno”, aunque a mí la historia me recuerda más a “Retorno a Brideshead” de Evelyn Waugh- me ha dejado al final de proyección, a la que hemos asistido un total de ocho personas, mirando embobado el desfile de créditos mientras mi impaciente esposa me esperaba en la puerta. Y por qué al salir me he visto en la imperiosa necesidad de decirle:”Es “Heroes”, de David Bowie”.

Quizás es porque el autor de esta película, cuyo espantoso título me gustaría no repetir, no confunde el sentimiento con la sensiblería, ni la dulzura con la bollería industrial, ni se ve en la obligación de ser cruel para ser gracioso, ni orienta a sus actores para que en los momentos dramáticos se parezcan a De Niro o Meryl Streep. Ni tampoco se deja aconsejar sobre cómo filmar su historia, porque es suya y no del montador ni del ayudante de dirección, que seguro que lo miró con desdén porque no había estudiado cine en una escuela.

O quizás porque, aunque lo olvidamos al cumplir diecisiete años, no ha habido un acontecimiento mayor en nuestra vida que cuando hicimos nuestro primer amigo siendo un adolescente. Ese tipo que, más que la chica a la que besamos por primera vez, nos abrió el mundo definitivamente, nos contaminó de música desconocida y nos mostró que ir a una fiesta es como descubrir un planeta nuevo. Qué banal suena pero qué hermoso es en realidad. Tanto que debo mandar esta crítica ahora mismo porque mañana me arrepentiré de haberla escrito.

De la misma forma que en la adolescencia uno se enamora de chicas por motivos leves y extravagantes, por ejemplo que te llamó por tu nombre al minuto de conocerla, de adulto uno puede enamorarse de películas por razones muy imprecisas, si no esperabas nada de ella, si decides bajar la guardia y te coge desprevenido, o si ves reflejada en la pantalla una situación idéntica a la que viviste cuando tenías dieciséis años y que olvidaste cuando cumpliste diecisiete. Cuando llegaste al final de un túnel maravilloso y tuviste que seguir viviendo. Cuando dejaste de ser el héroe de tu propia vida.
Talibán
i
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
No
 
 
1 2 3 4 10 20 30 35 >>
FA en Facebook | FA en Twitter | Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2014 Filmaffinity - Movieaffinity | Todos los derechos reservados