arrow
Haz click aquí para copiar la URL
España España · VILLAJOYOSA-LA VILA JOIOSA
Críticas de shakespeareforever
Ordenadas por:
30 críticas
1 2 3 4 5 6 >>
8
13 de julio de 2011
15 de 15 usuarios han encontrado esta crítica útil
Entre dos buenas películas (Dallas y La estrella), Heisler realizó la que quizás sea su mejor película, con un maravilloso guión coescrito por dos grandes guionistas de Hollywood: Richard Brooks, se nota su mano en el peso del periodismo en la escena previa a la encuesta y el personaje asesinado, y Daniel Fuchs (tras dos grandes películas de cine negro: Criss Cross de Siodmark y Pánico en las calles de Elia Kazan). Con estos mimbres-guionistas era dífícil hacer una mala película. Un guión muy trabajado con algunos diálogos deslumbrantes y escenas muy teatrales (como el primer encuentro entre los dos cuñados, con un plano casi único y el movimiento de los actores como en un ballet, y la música de Anfitheatrof subrayando la escena) elaboran una gran película. Sobre los 4 actores protagonistas, destacar el papel casi protagonista del Reagan, muchos años antes de ser presidente de USA, aquí como fiscal de Rockpoint y con unos primeros minutos de su aparición en el lugar del crimen con las manos en los bolsillos y mirando al infinito, un Steve Cochran sobreactuado y dos hermosas hermanas (la Day y la Rogers, muy alejadas de los papeles que les hicieron famosas). Tiene una primera mitad fantásticamente estructurada con la presentación del tema y de los protagonistas y una segunda parte cayendo casi en lo previsible con un final de gran gignol. Una gran película de cine negro de los años cincuenta, poco conocida, pero imprescindible para entender este tipo de cine norteamericano con crítica social de fondo, desarrollado en dos días (más bien, en dos noches), como una unidad de tiempo teatral y cierto parecido temático con Conspiración de silencio de John Sturges. Casi una obra maestra a reivindicar.
shakespeareforever
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
7
19 de agosto de 2012
9 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil
El actor y director, tildado como comunista, Irving Pichel (fue perseguido por McCarthy en su famosa casa de brujas) consigue dirigir este melodrama del género de juicios, y en un tono melodramático, con un largo flash-back y la voz en off del narrador-protagonista-acusado (Robert Young) para que el público y jurado (12 casualmente, pero con algunas mujeres) dictamine su culpabilidad o inocencia sobre la muerte de su mujer legal.
El film narra la historia de los devaneos amorosos con tres mujeres diferentes de su protagonista (un Young que aparece contunuamente, siempre trajeado y fumando sin parar), entre las que destaca una femme fatale interpretada por una espléndida Susan Hayward en sus inicios. La historia se sigue con interés con algunos buenos diálogos entre sus pocos personajes y algunos tópicos previsibles en sus cambios de guión, hasta que llega ese abrupto final sorprendente, que no hay que perderse, con una banda sonora que remarca cada uno de sus elementos.
Aconsejable para una tarde de domingo.
shakespeareforever
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
5
15 de abril de 2012
7 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
Douglas Sirk entre 1955 y 1957 realizó 9 películas, entre ellas algunas obras maestras (Sólo el cielo lo sabe, Escrito sobre el viento o Ángeles sin brillo), figura como correalizador junto con Jerry Hopper, un director que ese mismo año también hizo 4 films, demasiadas películas: El protagonista es el actor fetiche de Sirk, un Rock Hudson en sus mejores momentos, junto con George Sanders, otro de los actores favoritos de Sirk, sin embargo Cornell Borchers es una actriz desconocida con un gran parecido a Ingrid Bergman. La mayor parte del film es una flash-back sobre los primeros años de la relación de la pareja en una Viena de 1945, pero la historia inicia un giro en los últimos minutos cayendo en una ñoñería con la hija, que prolonga el final de la historia más allá de lo que debería. No hay suspense, la acción y el final son predecibles, algunos diálogos son demasiado cursis. Alguna escena melodramática, pero sin emoción (algo raro en Sirk), la acción avanza lentamente y los dos directores parecen que no pongan mucho interés en su trabajo. El tema de la película podría ser el de los celos, pero se balancea con el amor materno-filial. Los personajes secundarios que aparecen (tanto en California, como en Chicago y Viena) son todos buenos-buenos, incluso una educadora se autodespide (¡Qué tiempos aquellos!). En fin, para pasar un rato en compañía y comentar algún giro del argumento.
shakespeareforever
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
5
26 de marzo de 2011
6 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
El director inglés John Guillermin filma un extraño film, casi una road movie, en el que se mezclan los elementos de misterio con el macgufin de la desaparición de un niño que dispara a todo lo que se mueva, que nos lleva desde un boxeador en horas bajas y aventurero (un héroe seguro, cínico y burlón: George Peppar) que hace auto-stop en pleno Champs Elisées de París hasta un Coliseo romano (no en vano Guillermin filmó la mayoría de sus interiores en los estudios Cinecittá de Roma), donde finaliza la acción. El film bascula entre las tres apariciones que realiza un inquietante Orson Welles con un papel de rico y bebedor malo, parece ser que pasaba por allí buscando financiación para sus films (como ya había hecho en 1956 con el papel de predicador en "Moby Dick" de John Huston, entre otros), ya que estaba rodando por esa época "Una historia inmortal". Peppar es un hiperactivo que no tiene tiempo ni para comer (sólo en un momento del film comprará naranjas, pero no se las come, simplemente desaparecen de escena, eso sí no para de fumar un inacabable paquete de cigarrillos) se mezclan con una intriga de desapariciones, viajes en tren, coches, barquitas mientras la acción nos traslada desde París a Roma pasando por algunos castillos de la geografía italiana y casitas con una mamá y una hija en bikini que se entrega a nuestro guapo Peppar, que se juega la vida a lo largo del film no se sabe bien porqué y además sin despeinarse. Emociones tiene pocas, a no ser la Inger en braguitas y sostén mientras es contemplada con delectación por el revisor de los billetes del tren. Mientras tanto la música de Francis Lai, quizás lo mejor del film, nos recuerda ciertos momentos de tensión o de romanticismo. Brillante color, muchas escenas exteriores y un final feliz metido con calzador.
shakespeareforever
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
9
5 de enero de 2018
4 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
The Wire es una serie que vi porque estoy repasando los clásicos de la televisión y tengo entendido que está considerada la segunda mejor serie de la historia, poniendo esto un listón muy alto y que -inevitablemente- aumenta mis expectativas. A esto tengo que añadir que antes de disfrutar esta serie me vi Breaking Bad -mi Scarface con mi Toni Montana hecho serie- y Juego de Tronos -la cual tiene bastante relleno y se hace difícil de asimilar al principio, pero que depara unas sorpresas inigualables-. Para mí las películas y las series se sitúan en mi top particular en función de la sensación que me han dejado, hecho que probablemente desmerezca otros aspectos, por lo que pensaba que era necesario elaborar una contextualización previa para que entendáis por qué The Wire no está en mi top de series.

Una vez definido esto, tengo que decir que me he encontrado con una serie perfecta desde el punto de vista técnico: ni los policías son tan morales ni los traficantes son tan malos, se presenta de forma muy nítida la realidad del poder detrás de las cámaras -tanto de los políticos como de los oficiales de policía-, se suceden los acontecimientos en Baltimore -donde se encuentra la criminalidad real y se reproduce sin idealismos-, las herramientas de la policía son deficientes y éstos cometen errores con frecuencia... Podría seguir así pero, en definitiva, es un contenido realista hasta el punto de que en mi mente estoy convencido de haber visto un documental.

Sin embargo, me acabé esta serie sin estar enganchado. Quizás sea porque el realismo es llevado hasta tal extremo que le faltan intangibles para mantenerme al pie del cañón: siento que le falta sorpresa, chispa, menos rutina... Sé que el objetivo de los guionistas era presentar la realidad tal cual es, pero sacrificando aspectos que para mí son necesarios para que al acabar un capítulo, una temporada o una serie me quede en estado de shock.

Como he dicho previamente, no valoro tanto estos aspectos técnicos -que son incuestionables en esta serie-, a la par que vengo de ver un tipo de series que me han producido una serie de sensaciones que en The Wire no he sentido.

Pd: vean cine/series en inglés.
shakespeareforever
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 5 6 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2018 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios.
Filmaffinity es un medio independiente, y su principal prioridad es la privacidad, mantenimiento y seguridad de los datos de sus usuarios,
información que no comparte fuera de la web con ninguna entidad y/o empresa, bajo ninguna circunstancia.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados