arrow
Críticas de Vagabundoespiritual
Ordenadas por:
69 críticas
1 2 3 4 5 10 14 >>
5
4 de enero de 2013
102 de 128 usuarios han encontrado esta crítica útil
The Master es lo que denomino una película LEGO, es decir, su creador (Paul Thomas Anderson, guionista y director) nos ofrece una cantidad de imágenes e información que cada uno debemos conectar y fabricarnos con ella nuestra propia película (algo similar a lo que hizo Malick, no hace mucho, con El Árbol De La Vida). Algunos serán capaces de realizar verdaderas virguerías, otros no perderán el tiempo (y se marcharan de la sala de cine) y algunos aún estamos pensando que hacer con todas esas piezas (se nos ocurren algunas cosas, pero realmente ninguna termina de encajar perfectamente).

En principio el señor Thomas Anderson (niño mimado de la crítica que atesora una de las carreras más interesantes de esa nueva Babilonia llamada Hollywwod) tenía todos los ases en su mano para realizar una de las películas más impactantes del año (yo la esperaba como agua de Mayo). Nada más y nada menos que la seudoadaptación a la pantalla grande de la vida de L. Ron Hubbard (aquí se llamará Lancaster Lodd y lo interpreta el siempre estupendo Philip Seymour Hoffman), padre de la Cienciología, y el desarrollo de las ideas filosófico-espirituales en la cada vez mayor congregación de este “Maestro”, todo ello en un mundo deshumanizado y carente de valores. Esta (supuesta) historia de manipulación, fanatismo y sumisión se adaptaba, a priori, perfectamente a las coordenadas opresivas, intensas y asombrosas del autor de títulos tan estupendos como Pozos de Ambición (There Will Be Blood) o Magnolia.

A través de un joven veterano de la Segunda Guerra Mundial, alcoholizado y con graves traumas de la infancia (además de los adquiridos en el conflicto bélico), llamado Freddie Quell e interpretado por Joaquin Phoenix, que fruto del azar cruza su camino con Lodd, se nos conduce a través de los EE.UU. de la década de los 50, donde este falso gurú comienza a erigir su imperio de desvaríos y disparates que se aceptan sin cuestionarse por parte de gente derrotada, perdida y vacía espiritualmente (a pesar de gozar la mayoría de un alto nivel material) que sólo quieren un poco de esperanza (aunque esta provenga del espacio exterior). El desviado perdedor y el “Maestro” no son más que lados opuestos de una misma moneda (Lodd sólo es la versión místico-intelectual del animal e instintivo Quell), por lo que nace entre ellos un vinculo especial, sólo cuestionado por Peggy Lodd, la mujer de Lancaster (Amy Adams), y algunos de sus hijos.

Hasta aquí lo verdaderamente inteligible de la película de Thomas Anderson, dado que una parte (importante) del metraje es un compendio de situaciones grotescas, extrañas (algunas surrealistas) y caprichosas, aunque he de reconocer que hipnóticas y de oscuridad perversa, que se escapan al entendimiento de este humilde espectador que no está a la altura de lo que se le cuenta. Al igual que uno de los personajes principales (en determinado momento) no soy capaz de ver y transcender más allá del habitáculo donde estoy ubicado. ¿Puede alguien decir qué significado tiene toda la escena del desierto? ¿Es tal vez la representación del camino hacia la nada que propone Lodd y al cual conduce a sus seguidores, un páramo yermo que se esconde detrás de la charlatanería y las invenciones de un manipulador que son aceptadas como verdades hasta que somos conscientes que nos encontramos atrapados en el vacío y decidimos escapar? (supongo que esta u otra interpretación pueden ser tan válidas como creer que vivimos desde hace miles de millones de años a través de los confines del universo y ahora nos encontramos encerrados en cuerpos humanos. Sólo es fruto de nuestra imaginación).

La película mantiene el tipo a lo largo de sus (eternos) 140 minutos gracias a la dirección de Thomas Anderson y unas interpretaciones antológicas de los actores principales (aunque todo el reparto está sensacional), Phoneix, Hoffman y Adams. Estos tres monstruos de la pantalla nos brindan, tal vez, las interpretaciones más brillantes de sus carreras. Lo cual es en parte acierto también de Anderson, el cual ha demostrado que sabe sacar un rendimiento extraordinario a los actores que se ponen en sus manos y se dejan llevar por este titiritero.

Anderson planifica de forma sensacional cada una de las escenas, recordando de manera intensa en cada encuadre y movimiento de cámara al “maestro” Kubrick. Apoyado además por una fotografía preciosista y una música envolvente consigue atraparnos e intrigarnos de forma hipnótica en todo momento, aunque me temo que esto no es suficiente para salir totalmente satisfecho al final de la proyección.

The Master ofrece un tortuoso, vehemente , apasionado y a ratos fascinante viaje entre ningún sitio y ninguna parte y si como dice el “Maestro”, el bien y el mal está en cada uno de nosotros, es en nosotros donde debemos encontrar una OBRA MAESTRA o una TOMADURA DE PELO. Yo todavía estoy pensándolo.
Vagabundoespiritual
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
5
22 de julio de 2010
81 de 95 usuarios han encontrado esta crítica útil
Me gustaría dejar claro, antes de proceder a la reseña de la película, que no nos encontramos frente a un film de terror e incluso me atrevo a decir que tampoco es gore (al menos en su significado más clásico, pese a contar con alguna escena donde la sangre brota a raudales), así que los seguidores de estos géneros se llevaran una decepción si lo que esperan ver es una cantidad ingente de sangre y vísceras en una trama terrorífica. En realidad nos encontramos ante el enésimo film polémico que como viene siendo habitual aparece de vez en cuando (La naranja mecánica, Salo o los 120 días de Sodoma, Holocausto caníbal, Audition, Irreversible, La pasión de Cristo, Martyrs, Anticristo, etc…).

A pesar de ser un film novel, su director (y también co-guionista) Srdjan Spasojevic sale airoso en lo que a dirección se refiere (mención aparte tendrá el guion). La planificación de las escenas más brutales y perversas de la película, así como los momentos oníricos y los flash-backs están muy bien resueltos, que junto a una ambientación oscura, claustrofóbica y decadente y un montaje con ritmo, hacen que la película no decaiga en ningún momento y que al contrario, nos vaya introduciendo en una espiral de locura, horror y depravación que parece no tener fin (e incluso a más de un espectador se le hará insoportable).

Las actuaciones no pasaran a los anales de la historia del cine, pero al menos mantienen mínimamente el tipo (el protagonista, en algunos momentos parece realmente un loco-depravado-desbocado sin ningún escrúpulo).

Ahora bien, donde radica en mi humilde opinión el fallo de la película, pues desgraciadamente como casi siempre en el guion.

(Continua en el Spoiler)
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Vagabundoespiritual
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
7
18 de agosto de 2012
74 de 94 usuarios han encontrado esta crítica útil
The Cabin in the Woods es un intento de subvertir y a la par homenajear los géneros del terror y la ficción por parte de sus creadores (los “cachondos” Joss Whedon y Drew Goddard). La película es una mezcla delirantemente entretenida de El Show de Truman, Viernes 13 (o cualquier slasher de tintes similares), Battle Royal y el universo lovecraftiano.

Tal vez la mezcolanza de géneros (al terror y a la ficción habría que añadir la comedia) y la infinidad de referencias tanto cinematográficas como literarias, terminen por desconcertar al espectador y este no llegue a empatizar con esta juguetona, simpática y sangrienta historia (por lo que a mí respecta es precisamente la vuelta de tuerca a los “trillados” géneros lo que me ha resultado más agradable).

El guión, que aparentemente deja claro desde el principio lo que estamos viendo, no para de dar giros (algunos los tildarán de caprichosos o maniqueos y por tanto los denostarán) que consiguen desconcertar y mantener la atención constante de principio a fin, destacando sobremanera la traca final de tintes cósmico-lovecraftianos. Por su parte la dirección (la cual es más que digna) no puede evitar la sensación de producto de serie b como consecuencia de un presupuesto modesto, pero un montaje de ritmo endiablado y una fotografía y música superiores a lo que es habitual en el género elevan los resultados notablemente.

Los que esperen una película de terror con escenas gore saldrán decepcionados, los que esperen una cinta de ficción con mensaje aún lo estarán más y aquellos que se dejan llevar por el delirio visual sin más pretensiones que pasar un buen rato a partir de retorcer géneros y situaciones mil veces vistas, lo pasaran genial.

Lo cierto es que creo que con el paso del tiempo esta pequeña joya se convertirá en una cinta de culto. Si mi puntuación no es más alta es debido a pequeñas cuestiones formales (como la infravalorada utilización de los espacios para crear una atmósfera más inquietante y aterradora en algunos momentos del film, unos protagonistas sin demasiado carisma y un mejor detallismo en algunos aspectos de la historia que le habrían dado una dimensión mayor) que privan a esta cinta de convertirse desde ya en una referencia.

En definitiva, película muy recomendable y disfrutable que supongo ganará enteros con posteriores revisiones (recordad aquello de: “buena luna, criaturas de la noche”).
Vagabundoespiritual
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
8
15 de agosto de 2010
25 de 26 usuarios han encontrado esta crítica útil
The Chaser es un thriller magnífico. Una historia brutal, perturbadora, opresiva, impactante y sin concesiones al espectador. Si no fuera porque es surcoreana y no llegará a la mayoría de los espectadores, estaríamos hablando del nuevo Seven (film, que para bien o para mal, creo pautas y clichés en el género), es decir un taquillazo.

The Chaser narra la historia de un ex-detective convertido en proxeneta al cual parece que han abandonado alguna de sus chicas. Cuando descubre que todas ellas han desaparecido después de que un determinado cliente las solicitara, se lanza en su búsqueda. Descubriendo algo que jamás habría pensado.

Na Hong-jin, director y coautor del guión de la película, fabrica (a pesar de ser su debut) un producto redondo. El film es electrizante, te atrapa en la butaca y no te da un minuto de respiro (en sus dos horas de metraje) hasta su conclusión, gracias a un guión sobresaliente (debería pasarse en las productoras Hollywoodienses para que vayan aprendiendo). A pesar de contar la tan manida historia de psicópata que secuestra gente para asesinarla, lo hace de tal forma que no cae en estereotipos, ni infravalora al espectador y dota el relato con tantas posibles lecturas como giros va dando la historia. Da la sensación que estamos presenciando el primer thriller de nuestra vida.

Si a este magnífico guión, le sumamos una gran dirección (soberbia la planificación de algunas secuencias) apoyada por una fotografía, montaje y partitura notable y unas actuaciones estupendas (especialmente la de los dos antagonistas), el resultado sólo podía ser una de las sorpresas más gratas en mucho tiempo (comparable a Oldboy o Memories Of Murder), a pesar de ser dura, seca y contundente como un puñetazo en la boca del estómago.
Vagabundoespiritual
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
3
29 de septiembre de 2012
43 de 63 usuarios han encontrado esta crítica útil
Cosmópolis es la adaptación cinematográfica de la novela homónima de Don DeLillo (la cual ya me resulto difícil de soportar), que David Cronenberg ha realizado e intentado llevar a su terreno sin conseguirlo (según mi opinión).

Esta película fría y aséptica que pretende ser una ínfula apocalíptica del capitalismo, que encajaría a la perfección en estos tiempos de crisis globalizada y admitiría múltiples lecturas (intenciones más que probables de su creador), sólo es una hueca, pretenciosa y tediosa historia indigna del gran cineasta canadiense.

La premisa de la que se parte, cruzar Manhattan en limusina para realizar un corte de pelo a un caprichoso yuppie, es el germen para que aparezcan en pantalla una serie de personajes extraños y pintorescos conversando sobre lo divino y lo humano con el océano de la economía de fondo, más allá de lo comprensible y donde nuestro protagonista atrapado en un vacío tecnológico-analítico existencial busca la clave para entender lo que sucede a su alrededor (sin percatarse que en lo anormal radica la belleza).

La factura técnica es impecable, Cronenberg depura al máximo su estilo y con un corte minimalista, apoyado por un gran trabajo de fotografía (lo más destacado de la cinta), montaje y sonido, nos sumerge en un Nueva York actual, y a la par futuro y apocalíptico, distante y ambiguo, metáfora del mundo capitalista paranoico en el que vivimos y que se desmorona. Los actores en su mayoría desaprovechados (Juliette Binoche, Samantha Morton, Mathieu Amalric y Paul Giamatti, entre otros) se limitan a recitar unos diálogos que transitan entre lo absurdo y lo esperpéntico y engullen a un voluntarioso Robert Pattinson que no sabe dónde está.

Una lástima que esta incursión en el frío mundo del capitalismo amoral, despiadado y vanidoso no se haya saldado con una cinta donde la nueva carne brotara de nuevo entre los laberintos de los gélidos datos financieros. En otra ocasión será.
Vagabundoespiritual
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 5 10 14 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2017 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados