arrow
Haz click aquí para copiar la URL
Críticas de Strénliko
Ordenadas por:
61 críticas
1 2 3 4 5 10 13 >>
3
13 de mayo de 2014
36 de 58 usuarios han encontrado esta crítica útil
Lo tengo claro: Incendios -por qué llamarla Incendies si está doblada al español- es un filme teatrero y peliculero, lo cual pone una gran distancia entre el espectador racionalista que efectúa análisis objetivos y esta historia tan truculenta e inverosímil. No me ha impresionado ni lo más mínimo porque, desde el momento en que el notario les lee las últimas disposiciones de la madre, el despropósito se adueña del guión. Nadie puede tragarse una historia así, a menos que esté predispuesto a dar por bueno semejante dislate.
Ahora me tengo que pasar al "spoiler" para continuar. Si al lector de estas líneas le interesa una crítica distinta de la que parece que es la tónica general de las que he leído hasta el momento, yo le explico en qué consiste mi divergencia.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Strénliko
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
5
16 de enero de 2014
13 de 16 usuarios han encontrado esta crítica útil
Le he dado un 6 la película, pero a medida que voy recordando cosas de ella, estoy tentado en dejar la nota en 5. Sobre todo porque:
-Me cuesta muchísimo creer que esa pareja que parece estar a dos velas, es decir, sin un mugriento chavo en el bolsillo y que va pegando sablazos al padre de Bradley Cooper, decida emplear sus prácticamente inexistentes recursos en darse una vueltecita por París. ¿Y la pasta?
-Ejerciendo de turistas con ciertas posibilidades económicas, se dejan caer por una tienda de anticuario y allí se topan con la famosa cartera vieja. Lo más inverosímil de todo es que nadie ha reparado hasta entonces que en su interior está nada más y nada menos que el original de una novela inédita. ¿Pero puede haber algún alma cándida que se trague que el peso y el volumen de una novela de unas 250 hojas -hoy en día, menos sería simplemente una novelita corta- pase desapercibida para todos los que han tenido contacto con esa cartera? ¿Quién puede admitir semejante fantasía?
-¿Es tan fácil para un viejo con piernas achacosas esperar horas y horas frente al edificio donde vive Bradley Cooper?
-Por cierto, ¿todo ese esfuerzo sólo para darle en las narices con "oye, que el libro era mío" y rechazar altivamente una compensación económica?
En varios de los comentarios que he leído, aparte de resaltar que el papel de Oliva Wilde es de una simple calientabraguetas, se asevera que su lugar en la película es perfectamente prescindible. Yo no lo creo así porque sirve para tirar del hilo de la madeja que esconde Dennis Quaid, en el supuesto caso de que en realidad sea Bradley Cooper, pero de mayor, y lógicamente habiéndose cambiado de nombre para ocultar esa vergüenza de juventud.
Respecto al reparto, a quien yo considero del todo prescindible es al personaje que encarna Zoe Zaldana. ¿Por qué está ahí? ¿Para dar la nota de "color"? ¿Para cubrir la estúpida cuota de actores que no son de raza blanca y que por imperativo legal han de aparecer en toda película americana? Qué cosa más ridícula y absurda.
Y llegamos ya al título de esta crítica. De las muchas que he leído en esta sección sobre la película, sólo en una su autor confiesa tener alguna duda sobre si Dennis Quaid es en realidad Bradley Cooper con unos cuantos años de más. ¿Soy el único junto con este otro firmante que tiene la misma duda? La verdad es que saqué esa conclusión cuando vi el filme, pero como nadie -salvo la excepción mencionada- alude a ese pasado de Dennis Quaid, me entra alguna duda sobre si estaré equivocado o no; después de todo, tanto la ropa, los coches, los ordenadores y mucho más no son distintos de los que aparecen en el tramo de la historia que corresponde a Quaid.
¿Alguien quiere pronunciarse sobre esto? Gracias por anticipado.
Por cierto, voy a tratar de cambiar mi puntuación del principio por un 5, dejando la película en una calificación de "pasable" y nada más. Es lo justo.
Strénliko
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1
13 de septiembre de 2020
40 de 71 usuarios han encontrado esta crítica útil
Basta ver el primer capítulo para una valoración muy certera de lo que es "La valla", otra mala serie española. Falla en todo, en el guión, la dirección y la producción. Para encontrar algo potable y de contenido dramático en el historial de series de esta nación hay que rebuscar bastante y retroceder no pocos años en el tiempo.

"La valla", a pesar de su tono presuntamente grave y futurista, puede producir en el espectador más de una carcajada. Lo digo por esa vertiente de tebeo facilón y trillado de presentarnos a los malos con el típico perfil de unos nazis. Se han lucido los guionistas. Aquí los malvados no son más que unos émulos de esos malotes nazis de las películas cutres de los años 70 y 80 del pasado siglo. Por rizar el rizo, en el primer capítulo sólo falta algún actor similar a Malcon MacDowell -el de "La naranja mecánica"- para que ponga muecas y miradas de psicópata, porque del resto ya está bien servida la serie: negros uniformes de las SS y el símbolo del régimen dictatorial, una especie de remedo de la esvástica. ¡Qué brillante originalidad, señores!

En cuanto a los actores principales, las dos Molina -la familia que peor envejece del cine español- , insípidas y siempre desganadas, y un Unax Ugalde que hace lo que puede con tan pobre guión.

Un primer capítulo que en nada anima a continuar perdiendo el tiempo con los restantes. Desde luego, yo no los veré.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Strénliko
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
9
19 de julio de 2013
10 de 12 usuarios han encontrado esta crítica útil
Salto de la carcajada a la perplejidad por las tres críticas que he leído acerca de la homosexualidad de los dos protagonistas. Es asombroso el ridículo en el que caen algunos homosexuales cuando se empeñan en clasificar como de su misma condición a todos los que no lo son, pero que mantienen vínculos de camaradería, compañerismo, amistad o comparten un mismo destino laboral. No entiendo, por otra parte, ese contumacia tan evidente de los "homo" de querer ver en los heterosexuales rasgos ocultos de lo que a ellos les afecta o son.
En concreto, tildar de locazas a Clay (H. Fonda) y a Tom (A. Quinn) es de lo más delirante que he leído. Quienes así lo han expresado debían de estar muy ocupados en otros menesteres cuando vieron la película; mejor dicho, cuando la miraron pero no la entendieron. Dónde, en qué parte del diálogo, en qué fragmento del guión se da a entender que ambos beben los aires del otro. Por favor, me parece que éste no es lugar más adecuado para hacer el ridículo.
Es obvio que los personajes de Clay y Tom se necesitan...para mantenerse con vida en el trabajo que desempeñan (mercenarios, comisarios, limpiadores de escorias...). Los dos lo saben y se coordinan para llevar a cabo los compromisos contraídos con quienes los contratan. Pero a estos dos machotes lo que les van, sin la menor sombra de duda, son las mujeres, y más si son rubias. ¿Creen acaso que Tom Morgan viaja de pueblo en pueblo con el retrato de Dorothy Malone, con la que tuvo una turbulenta relación, para desintoxicarse de la homosexualidad? Y que el otro viril personaje, Clay Blaisdel, ¿es acaso un personaje extraído de uno de esos barrios de "ambiente"?
Anthony Quinn, sin ir más lejos, tanto en 1959 o en cualquier otra fecha posterior jamás habría aceptado participar en una película donde se diera a entender que era un pistolero sin salir del armario. ¡Cuánta absurdez!
Por último, doy esa alta calificación a la película aunque sólo sea por el excelente trabajo de fotografía de MacDonall, sobre todo en la siempre admirable escena del duelo entre los dos camaradas. Extraordinaria iluminación. De las interpretaciones, casi todas las críticas han coincidido: un insuperable Anthony Quinn y un majestuoso Henry Fonda que con sus papeles son capaces de hacer menos perceptibles algunos -pocos- puntos flacos del guión. Desde mi punto de vista, una de las mejores películas del cine del oeste.
Strénliko
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1
16 de noviembre de 2018
35 de 64 usuarios han encontrado esta crítica útil
Cuando una película empieza con una mentira o con una falsedad histórica, resulta muy difícil enmendarla. A Spielberg se le secó la boca de explicarlo una y otra vez, ya que los tonto-buenistas no cesaban de recriminarle que no apareciese un negro en toda la película de "Salvar al soldado Ryan". El director del film siempre respondió así: "Yo no soy el responsable de que en la Segunda Guerra Mundial el ejército americano descartase a los negros como fuerza combatiente. Es decir, no los querían como soldados en el frente. Sí hubo negros, pero en tareas de retaguardia o de infraestructuras (cavar letrinas y enterrar muertos). Pero en el desembarco de Normandía yo no podía caer en la evidente falsedad de colocar a soldados negros, porque nunca los hubo".
Bueno, pues en este disparate -cansino y que se hace muy largo- de "Overlord", el director Julius Avery se pasa por el arco del triunfo cualquier mínima apariencia de rigor y pone a un negro como miembro de la fuerza de asalto paracaidista.
No se sabe si el Avery este es uno de esos tonto-buenistas que se empeñan en poner negros en las películas de vikingos o, simplemente, o es otro de esos incultos y zopencos que se topan con un guionista ídem y confunden la guerra mundial con la del Vietnam.
No me gusta ese intento de tomar el pelo. No recomiendo a la gente que vaya a ver esta película.
Strénliko
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 5 10 13 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2021 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de películas y series, y es un medio totalmente independiente cuya principal prioridad es la privacidad y seguridad de los datos de sus usuarios.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados