arrow
Haz click aquí para copiar la URL
España España · Barcelona
Críticas de manulynk
Ordenadas por:
1.155 críticas
9
6 de enero de 2007
47 de 54 usuarios han encontrado esta crítica útil
De entrada comentar que no he visto nada anteriormente de su director, Daniel Sánchez Arévalo, y el primer film que veo de él me pareció una muy buena película. Al margen de la eterna discusión sobre el cine español/cine americano, creo que esta película merece ser comentada independientemente de este dilema.

Una vez vista, lo primero que me vino a la mente fue un comentario de John Ford, que hizo a propósito de una discusión que tuvo con uno de sus colaboradores sobre la posición de la cámara en el inicio de "El hombre tranquilo" cuando llegaba John Wayne en tren a la estación de Innisfree (creo que se escribe así); el director de fotografía le sugirió hacer una panorámica con el tren llegando, John Ford le respondió: "¿Tú cuando hablas con alguien le miras a los ojos o te subes a una silla?". Y eso es lo que me parece esta película, que más que estar viéndola parece que me la están contando de frente. Una historia muy cercana, emotiva a veces, dura en otras ocasiones y con una muy acertada descarga de la tensión dramática en la historia paralela que protagoniza el personaje de Sean/Andres que consigue un perfecto contrapunto a un film que tiene un tono general muy triste, y equilibra a la perfección el film.

A mi entender la película tienen un claro tema carcelario. No sólo de la cárcel donde donde están encerrados los personajes de Antonio y Paula y se conocen por casualidad en un taller (un medio de escapar de la dura realidad de la vida de la prisión), dos personajes encerrados por motivos diversos, incluso no llegamos a saber porqué está encerrado Antonio, algo que al final no importa para nada, y que intentan escapar por todos los medios posibles, sobretodo Paula, que busca desesperadamente quedarse embarazada para tener una vida mejor dentro de la cárcel. También es una cárcel la vida de Jorge, acentuada esta percepción con diversos planos de la entrada de la portería a través de unos barrotes. De hecho prácticamente todos los personajes del film son vistos a través de estos barrotes demostrando el encierro que sufren todos ellos: El padre encerrado en sí mismo, Jorge atrapado por unas circunstancias de las que intenta salir desesperadamente, Antonio que pasa de la cárcel a vivir en una casa de donde fue expulsado, Paula cuya vida pasó del cielo al infierno sin casi ni enterarse, Natalia atrapada por el cariño que siente por Jorge y que no acaba de aclarar sus sentimientos y Andres atrapado en su casa con un doble dilema sobre las inclinaciones sexuales de su padre y suyas própias.

En resumen una película hecha con mucho sentimiento, que sientes como muy cercana y próxima. Una película que no te deja indiferente y que una vez que empieza no puedes dejar de verla a ver que pasa a continuación. Un director a tener muy en cuenta en el futuro por mi parte.
manulynk
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
8
15 de noviembre de 2008
35 de 39 usuarios han encontrado esta crítica útil
El director Otto Preminger, responsable de alguna de las joyas del cine negro, volvía sobre sus pasos pero dándole una vuelta de tuerca a un tema detectivesco. El film, después de unos inquietantes títulos de crédito se abre con la desaparición de Bunny Lake, a la que el espectador no ha visto, pero que su madre busca infructuosamente, de tal forma que el director juega con el espectador a hacerle pensar que más que una trama detectivesca/policial, en realidad nos está mostrando un tema más bien psicológico.

De esta forma, Preminger, consigue despistar al espectador, y con una excelente puesta en escena (sobretodo en la primera parte en la que no aparece la niña) crea un clima enrarecido y desasosegante en el que el espectador llega a no estar seguro de nada de lo que está viendo, en el que las apariencias engañan. Una vez consigue meter en el cuerpo del espectador el desasosiego y la incertidumbre, el film va alejándose cada vez más del aspecto policíaco y se va adentrando poco a poco en la senda de la instrospección psicológica, terreno donde evidentemente todas las apariencias engañan.

Film muy inteligente el que nos ofrece Preminger en que demuestra todo su buen hacer detrás de la cámara en una historia ambigua, llena de imágenes inquietantes que demuestran su buena planificación y mejor guión, y que de alguna manera se anticipa al "thriller psicológico".
manulynk
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
8
18 de febrero de 2009
25 de 25 usuarios han encontrado esta crítica útil
A veces, en medio de tanta superproducción espectacular y despliegue de medios desbordante aparecen pequeñas películas que sin grandes pretensiones consiguen llegar al público pese a la extrema sencillez de sus planteamientos. Esta es una de esas películas. Y eso que de entrada tenía todos los números para pasar totalmente desapercibida, no sólo no había ninguna estrella conocida, sino que los “actores” son amateurs en su mayoría. Además se trata de una producción sudafricana. Hoy día no supone ningún problema pero en los 80, este país estaba en pleno bloqueo mundial debido al “apartheid”.

De hecho, hoy en día ni el nombre del responsable del film, Jamie Uys, nos suena (ni cuando se estrenó, la verdad). Sin embargo, la historia de una pacíficia tribu sudafricana cuya paz se ve alterada un buen día que les cae del cielo una botella de coca-cola. Tras la sorpresa, y utilizarla para las más inversímiles tareas, crece la discodía entre los miembros de la tribu, por lo que decidirán devolver este “regalo de los dioses”.

Rodada prácticamente como si fuera un falso documental (de hecho los nativos hablan en todo momento su verdadera lengua), ya que el film cuenta con la presencia de un narrador omnisciente que sigue las evoluciones de los “elegidos”, y nos hace de traductor improvisado. El film está construido desde la comedía, buscando los aspectos más cómicos del choque de culturas entre unos bosquimanos que viven totalmente ajenos al resto del mundo y la “civilización” en forma de botella de coca-cola.

Debajo de esa comedia, el director esconde un cierto mensaje anticapitalista (una comunidad que vive en paz y armonia, hasta que llega algo que les hace pelearse por poseerla), sobre en qué nos convierte la sociedad de consumo, aunque hay que decir que se toma la perspectiva del lado amable del asunto. El tiempo (y el propio capitalismo que critica) han dañado sensiblemente la cinta, la cual hoy se ve prácticamente como una curiosidad, aunque quizás se debería exhibir en colegios de primaria, donde se pueda apreciar algo más la excesiva candidez de sus protagonistas.
manulynk
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
6
27 de julio de 2008
24 de 24 usuarios han encontrado esta crítica útil
“Thriller” dirigido por Tom Shankland, en la que una dispar pareja de detectives compuesta por el amargado y de vuelta de todo Eddie Argo (Stephan Skarsgard) y la novata Helen O’Mara (Melissa George) tienen que resolver una série de horribles crímenes que tienen como nexo común una curiosa ecuación (en realidad es W Delta Z) y un hecho ocurrido en el pasado.

El film tiene dos claros referentes imposibles de eludir: por un lado “Saw”, sobretodo en lo que se refiere a la estética del lugar donde se producen los crímenes y a lo retorcido de éstos, y por el otro “Seven”, ya que sigue un patrón bastante similar, en cuanto a los dos protagonistas que retrata en esta película, y un punto de partida basado en una ecuación (en la famosa obra de David Fincher eran los pecados capitales).

A pesar que el film se reviste de una cierta, estudiada y cuidada sordidez, y que a pesar de los paralelismos con las citadas obras intenta no parecerse a ellas, desmontando rápidamente la posible intriga de saber quien es el asesino, a favor de buscar una mirada desencantada hacia el mundo, lo cierto es que no lo consigue. Los personajes del film, incluso los protagonistas, son excesivamente planos y muy desdibujados, quedando absorbidos a favor de la tétrica y sórdida puesta en escena.

Sin apenas profundidad, ni en los personajes ni en el tema de fondo, el film deriva hacia su resolución de forma un tanto lánguida y excesivamente lenta, por cuanto el único interés que le quedaba al film era resolver los asesinatos y a pesar de algún que otro giro de guión, perdemos el interés por el film tan pronto conocemos la motivación del asesino.
manulynk
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
6
12 de abril de 2008
28 de 34 usuarios han encontrado esta crítica útil
En los años 70, surgieron una serie de películas, normalmente de bajo presupuesto, en las que solitarios e hieráticos tipos se tomaban la justicia por su mano. De alguna forma era el reflejo de un descontento por parte de la sociedad sobre la futilidad de la justicia y la inoperancia de las fuerzas de seguridad del Estado ante la avalancha de crímenes y violencia que sufrían las principales ciudades de Estados Unidos, aunque fue New York la que se consideró como ciudad paradigmática de esto.

El tiempo ha barrido sin piedad a la mayoría de subproductos de este tipo, quedando prácticamente todos ellos olvidados excepto por algunos nostálgicos. Sin embargo este film, dirigido Michel Winner y protagonizado por una de las estrellas de los 70, Charles Bronson, ha conseguido perdurar, aunque sea en las estanterias de algunos (ya cada vez menos) video-clubs. Bronson interpreta a Paul Kersey, un acomodado arquitecto que a consecuencia de un asalto callejero pierde a su mujer, y la salud mental de su hija, violada por los agresores. Una vez comprobada la inutilidad de recurrir a los medios legales, Kersey decidirá "limpiar" la ciudad de maleantes. El film, tosco, con un exceso de escenas nocturnas, y de bajo presupuesto, se limita a seguir las andanzas de Kersey, encarnado por un imperturbable Charles Bronson, cual pistolero urbano. Hay una cierta voluntad de acercar el polvoriento y abierto western a la gran ciudad, aspecto que se observa en las armas empleadas (parecidas a los colts de los "gun-man" y la resolución de algunos tiroteos.

El film responde a esa sensación de indefensión que sentía el ciudadano medio, y ello explica, sin duda, el éxito en su momento de su respuesta agresiva y vengadora a la violencia imperante. Aunque queda claro que el mensaje es bastante simplista, Charles Bronson, aprovechó bien el tirón para encarnar algunas veces más al "vigilante" autoencargado de limpiar la ciudad.
manulynk
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2018 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios.
Filmaffinity es un medio independiente, y su principal prioridad es la privacidad, mantenimiento y seguridad de los datos de sus usuarios,
información que no comparte fuera de la web con ninguna entidad y/o empresa, bajo ninguna circunstancia.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados