Haz click aquí para copiar la URL
España España · Zaragoza
Críticas de talktonight
1 2 3 4 5 6 10 >>
Críticas 47
Críticas ordenadas por utilidad
7
8 de enero de 2008
220 de 229 usuarios han encontrado esta crítica útil
No es una película técnicamente prodigiosa. Su cuestionable calidad contrasta con el enorme éxito comercial que cosechó, incluso fuera de nuestras fronteras.
Descarada y valiente al tratar temas como las drogas, homosexualidad o política (aun hoy sorprende su visionado), es casi un documento histórico.
Ante todo es una película mítica, para muchos de culto, por todo lo que aconteció y lo que la rodea. Una historia dentro de otra película, digna de ser rescatada para una adaptación cinematográfica (llamamiento a León de Aranoa, Josecho San Mateo, etc).

Casi todos sus personajes principales y buena parte del equipo técnico murieron por la droga.
Las historias de los rodajes son legendarias: fiestas salvajes, orgías, etc. Otro mito es que las escenas de "picos" eran reales. Siento ser sensacionalista, pero para un mitómano como yo es inevitable.
No en vano Eloy fue catalogado "el director maldito". Con una carrera truncada por la droga durante dieciseis años, volvió para rodar un encargo Fernando Guillén Cuervo, "los novios búlgaros", una aberración para manchar más si cabe su oscura biografía.

Su estrella y actor fetiche, José Luís Manzano, fue rescatada de la delincuencia siendo menor para protagonizar "Navajeros", en 1980. Eloy lo acogió en su casa en una especie de relación parternal y amorosa.
Después de "El Pico 2" rompieron lazos, ambos metidos de lleno en la droga. Retomaron contacto en el 86 con "la estanquera de Vallecas", tras una vorágine de detenciones a un Manzano devastado por la heroína.
Su amigo José Luís Fernández "Pirri" tiene un pequeño papel en "El Pico", pero es en "El Pico 2" donde cobra protagonismo. A él lo encontraron muerto de sobredosis en el 88. Curiosamente, en el mismo descampado fue donde encontraron a Manzano en el 92, tres días después de cumplir una condena por atraco.

El coprotagonista de "El Pico", Javier García (que interpreta a Urko) simboliza la tragedia más cruda. Tras un casting entre cientos de jóvenes de la calle (aunque él no era un chico marginal), con un gran carisma y belleza, parecía destinado al triunfo. Pero finalizó el rodaje muy metido en la droga, contrayendo el sida y sufriendo un deterioro físico que truncó su carrera.
Participó dos años después en "Crimen en familia", junto a Agustín González y Charo López, gracias al empeño del guionista Gonzalo Goeicoetxea, que mantenía una relación de mucho aprecio hacia él desde El Pico. Murió en el 88 de sobredosis, como el Pirri, y como otra de las protagonistas, Lali Espinet. Por cierto, la "camella" del equipo durante la grabación.
Lali mantuvo una relación con Manzano años después del rodaje. Fueron detenidos por narcotráfico en el 85, ella ingresó en prisión, muriendo de sobredosis tres años después.

Incluso Pedro Nieva Parola, que interpretaba al teniente Alcántara, y con una edad considerable, sucumbió a la heroína, falleciendo en el 91.
talktonight
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
10
18 de febrero de 2008
169 de 196 usuarios han encontrado esta crítica útil
Sí, ya sé lo que pasa con las pelis antiguas. Los amantes del cine somos así de snobs. Hay una indulgencia basada en aquél lema cinéfilo, ¿cómo era? Ah, sí: “todo lo viejo fue mejor”, o algo similar. Queda guay y muy culto, así que películas a las que hoy despellejaríamos sin piedad tendemos a puntuarlas en alza. Porque claro, fueron abanderadas, precursoras, marcaron un antes, y eso tiene tanto mérito….
O bien confluyen factores nostálgico-romanticoides, y por ello, los que en su día vibraron con las escenas persecutorias de la fantasiosa e infantil utopía esa de “la gran evasión”, hoy se siguen emocionando con su recuerdo. “¡Ohhhh! Le has puesto un cuatro a un clásico, ¡¡guillotina!!”.

Pero no me digas que esto sucede con esta maravillosa alborada que hoy nos ocupa, porque no.
Amanece una lección incontestable en forma de obra de arte, brillante como un resplandor matutino. Para ser obra de arte no debes envejecer, sino remozar con los años. Esta es una lección de cine capaz de hacernos creer que las palabras no importan, y que una mirada de un ser tan maravilloso como Janet Gaynor habla más que el mejor diálogo. Y emociona. Porque esa pureza, ese romanticismo del de siempre (¡te he dicho que no digas "anticuado"!)… eso no envejece, sino que perdura.

Si descubrir el amor es la leche, redescubrirlo debe ser sublime. Esta película es redescubrir el romanticismo.

Para ello, es ineludible que no se hable, es necesaria una fotografía difusa como los sueños y es aconsejable esa ingenuidad primeriza como una sonrisa.

Con esta peli me pongo a soñar al amanecer, y despierto de noche. El cine me pide perdón, y yo despierto amándolo mucho más, porque me hace tan feliz...
talktonight
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
8
24 de febrero de 2008
164 de 218 usuarios han encontrado esta crítica útil
Pues te digo que no me ha temblado la espada al clavarle un nueve a esta peli. ¿Algún problema?, porque tampoco me temblaría al revanarte el cuello de purista cinéfilo, como me vengas con el cuento de que esto es un atentado histórico o una salvajada sangrienta con lectura política incluida y tintes de xenofobia.

Me niego a analizar presuntas connotaciones fascistoides en esto, o a cagarme en ese asqueroso rollo del patriotismo, el honor, y todas esas cosas que tanto me disgustan. No. Sería como analizar "Bola de Dragón" o "Campeones". El rigor y credibilidad se lo exijo a Spielberg cuando va de serio (y casi nunca me lo concede), pero a esto no. Esto es cachondeo espartano.

Hay que dejarse llevar por los instintos más primarios, por la estupidez adrenalínica, la exaltación testosterónica, el sangriento festín de la lucha más filogay. Porque la despreciable violencia puede y suele ir asociada a la diversión, y que nadie se escandalice y trate de negármelo (siempre y cuando sepamos disociarla como pura ficción, que los hay que se lo creen todo).

Gocé como un niño (y eso siempre es saludable) con su poderío visual de abrumadora estética tan fielmente adaptada del cómic, su propuesta técnica digital y su acción tan desmesurada.

Ya sé que los hay que se empeñan en negarle al cine su sanísima vertiente de diversión, ¡qué “persados”!.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
talktonight
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
4
10 de noviembre de 2023
372 de 648 usuarios han encontrado esta crítica útil
Cuando se anunció este proyecto surgieron ciertas dudas entre la cinefilia. Nuestro director más importante en términos industriales iba a desarrollar la producción más cara del cine español, basándose en la trilladísima historia de supervivencia de los pasajeros (la mayoría componentes de un equipo de rugby uruguayo) del vuelo siniestrado en los Andes en 1972.

Con un referente tan anclado en la memoria como ¡Viven! (Frank Marshall, 1993), se justificó el nuevo proyecto -que adapta la novela de Pablo Vierci- como un retrato humanista, más realista y fiel al sentimiento de sus personajes, interpretados por desconocidos actores latinos en la lengua original.

En todo momento se plasma la intencionalidad de rendir homenaje a los nombres de los integrantes del vuelo. Sin embargo, el film no se desprende del arquetipo de cine de supervivencia y el rizar el rizo del sufrimiento y agonía. La verdadera renovación se plasma en un más depurado apartado técnico, que destaca por su fotografía plagada de planos nevados de gran belleza. Por lo demás, apenas hay novedad en un relato demasiado dilatado y que se dirime entre momentos de espectacularidad y aburrimiento.

Paradójicamente, preocupado en dignificar y humanizar, es en su retrato de personajes donde le cuesta conectar. Pese a que sabe cómo explicar y trasladar al espectador el proceso dramático de sus personajes, no hay una auténtica conexión con éstos, capitaneados por un frío narrador. Llegados al final, cuesta incluso recordar el nombre se sus máximos protagonistas supervivientes, apenas conocemos sus personalidades, no han vivido un auténtico momento de intensidad interpretativa y tampoco hay un verdadero carisma en ninguno de ellos. De hecho, los dos momentos de mayor inspiración y calado de los textos están recitados por dos personajes que no han tenido presentación previa y que después de ese momento desaparecen.

Ante el problema de empatía con sus personajes, no queda más remedio que apelar a la vapuleada por muchos ¡Viven!, y es que definitivamente se echa de menos un Ethan Hawke. Y no me refiero al hecho de ser un actor popular, sino un personaje memorable. Pese a que vi esa película en mi adolescencia, aun hoy conservo en mi memoria varios de sus personajes. Sin embargo aquí ya los he olvidado.

Pese a ello, aunque sin ningún alarde estilístico desde la dirección, Bayona sí sabe formar un impoluto y lujoso artefacto comercial que sabe valerse de la innegable potencia de la historia. Y, por cierto, es una de esas películas que hay que ver en la gran pantalla.
talktonight
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
4
6 de abril de 2008
124 de 189 usuarios han encontrado esta crítica útil
Genéticamente, el hermano menor suele adoptar una postura más rebelde que el mayor, que suele ser el responsable. El menor tiende a una predisposición más de izquierdas, y el mayor de derechas, según estudios publicados (fíate).
Aquí Phoenix se debate entre su libertad o la corrección, esa molesta llamadita a la puerta del deber, donde detrás esperan la familia, los cargos de conciencia, el sutil remordimiento del que desea volar libre, pero no puede evitar sentir la losa de ese padre tan pesadísimo, aquí encarnado por Robert Duvall, figura que sin duda a más de uno le resultará familiar.

La cosa empieza prometedora (y no me refiero al magreo inicial a la Mendes, que también), pero se va desinflando progresivamente, hasta culminar en un chapucerillo final.
Regular y conservadora en su forma y en su fondo, el mayor mérito de este thriller policial es plasmar varias escenas de una enorme tensión e intensidad, brillantes. Pero se trata de momentos puntuales, y el tono general no resulta tan lúdico como debiera. Al menos no logra alcanzar ni de lejos el grado necesario de emoción y entretenimiento como para justificar un guión colmado de cagaditas al servicio del mismo.
Todo con una ambientación ochentera muy cuidada, aunque en mi opinión excesivamente enfática (algo muy habitual últimamente).

Phoenix sigue siendo uno de los actores más hipnóticos e interesantes y aquí lleva el peso del film con solvencia. Wahlberg carga con un personaje pésimamente definido.

No dudo que con un guión más preciso se habrían obtenido mejores resultados, aunque en ningún caso podríamos esperar una obra de arte (como alguno comenta). Se trata de una historia ya contada y con poca enjundia.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
talktonight
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 5 6 10 >>
Cancelar
Limpiar
Aplicar
  • Filters & Sorts
    You can change filter options and sorts from here
    arrow