arrow
Haz click aquí para copiar la URL
Voto de Chagolate con churros:
7
6,6
551
votos
Título
El niño de Mâcon
Año
1993
País
Países Bajos (Holanda)
Director
Reparto
Género
Drama | Siglo XVII
Sinopsis
A partir de la representación de una pieza religiosa en un teatro de la ciudad de Macon, donde hay una especie de epidemia de esterilidad, durante 1650, una joven explota a su hermano pequeño a través de las donaciones que recibe. (FILMAFFINITY)
23 de julio de 2010
13 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil
Analogía cristiana donde realidad y ficción se confunden entre las candilejas. Es en este trabajo, donde mejor podemos apreciar la influencia del Barroco (momento en la historia donde la Iglesia debía de luchar contra las ideas vertidas durante el Renacimiento) en toda la obra de Greenaway.

Partiendo de la Natividad de Jesús, Greenaway realiza un barrido por la historia y el presente de la fe religiosa y/o pagana: madre virgen, adoración, muerte y en una de las últimas y mejores secuencias queda representada la eucaristía cristina:

<<Mientras estaban comiendo, tomó Jesús pan y lo bendijo, lo partió y, dándoselo a sus discípulos, dijo: Tomad, comed, éste es mi cuerpo.
Tomó luego una copa y, dadas las gracias, se la dio diciendo: Bebed de ella todos,
porque ésta es mi sangre de la Alianza, que es derramada por muchos para perdón de los pecados.>>

(Mateo 26:26-28)

Matizo al hablar de la fe pagana puesto que la religión católica es una suma de las creencias de otras religiones y supersticiones paganas de cientos de culturas. Las reliquias son quizá, lo más cercano que está la religión del paganismo y por ello, Greenaway abunda en ello (la misma fe y miedo, despiertan la máscara de la tribu zulú que un trozo de sábana Santa).

“El niño de Mâcon” es la representación de la vida: de sus miserias, sus miedos, sus falsas creencias y los profetas del momento. El director no quiere perder la oportunidad de, al mismo tiempo que juzga con dureza a la Iglesia, ridiculizar a la aristocracia de la época. Es repetitiva hasta la extenuación, pero no existe vida sin déjà vu, ni religión sin repetición.

Greenaway descoloca ocultando verdades, manipulando las barreras para que bambalinas y palcos se mezclen, o para que el público (nosotros) dejemos de ser público (como ocurre en la obra). Entonces... ¿a quiénes saludan los actores cuando dejan atrás el decorado?

Pero... ¿quedó atrás el escenario?
Chagolate con churros
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2020 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de películas y series, y es un medio totalmente independiente cuya principal prioridad es la privacidad y seguridad de los datos de sus usuarios.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados