arrow
Copiar al portapapeles

Street Trash: Violencia en Manhattan

5,3
357
votos
Año
1987
País
Estados Unidos
Director
Reparto
Género
Terror. Comedia | Comedia de terror. Gore. Serie B
Sinopsis
Brooklyn, New York. En los bajos fondos de la ciudad, la violencia entre bandas callejeras es extremadamente salvaje. Dos hermanos luchan por liberarse del acoso de la banda del cruel Bronson que siembra el pánico en las calles. Junto a un grupo de renegados, intentan "limpiar" su territorio. Pero un mortífero y devastador nuevo enemigo les acecha: una fuerza energética capaz de deshacer a sus víctimas en segundos... (FILMAFFINITY)
Críticas ordenadas por:
1 2 >>
12 de noviembre de 2011
14 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil
Con una estética sacada directamente del cubo de la basura, nos llega esta genial pieza de culto firmada a finales de los ochenta y que no fue hasta años más tarde cuando se la empezó a considerar como lo que era dentro del cine "trash", una pequeña genialidad rodada con cuatro duros, mucha imaginación y un gran sentido del humor.

En un ambiente maloliente y demencial Jim Muro consigue crear todo un mundo "underground", repulsivo y visceral, putrefacto y en total descomposición, donde los personajes a cada cual más tarado que el otro, se verán expuestos a los efectos de un extraño licor que al consumirlo les producirá una extraña mutación llevándolos hasta la descomposición total de su organismo.

Es ahí donde asistiremos a todo un espectáculo lleno de vísceras en total descomposición junto a toneladas de líquidos viscosos y a todo color, un autentico festival de la inmundicia y la podredumbre.
Todo un "clásico" de los cubos de basura.

Para los amantes del "trash" más absoluto.
La edición en DVD incluye el doblaje original de 1987.
Interesante.
Zorthon Thrash
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
5 de diciembre de 2012
5 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
Tremendamente sucia y, a menudo, perturbadora, sólo funciona en los momentos en que el pseudo gore se hace protagonista.

Los efectos, en este sentido, son divertidos y muy logrados, siendo lo mejor -lo único- de la película. Desgraciadamente, no aparecen lo suficiente, ni se dosifican con inteligencia, para atrapar a un espectador que se aburrirá inevitablemente. El resto del film es morralla.

Largometraje flojo, que podría haber sido un corto sublime. Claro que, entonces, no lo hubiera visto nadie.
underdog
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
3 de febrero de 2017
1 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
Bueno, más bien con tantas tramas que al final no cuenta nada en concreto más que el momento desde que llega la bebida o como a mí me gusta llamarlo «The Stuff» («In-natural» [1985]) porque vamos, esto es una copia de la otra aunque no tienen nada que ver. Si no recuerdo mal a la otra le puse un cinco y mira que es más de humor pero a esta le pongo un seis porque aburrida no se hace y tiene partes que de verdad son interesantes. Me extrañó mucho comprobar que no fuera película de culto porque se merece el título desde ya.

De terror no es, eso sí, comedia de terror tampoco, es más bien comedia negra con un final muy absurdo por falta de explicaciones, simplemente acaba de la manera más brusca posible. Se acaba la película, título de la película, fin. No es de las que da explicaciones por ello creo que puede no gustar a muchos pero a los que les guste les va a encantar, por eso lo de película de culto. De cabeza va a mi lista de películas más raras que he visto.
tipar
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
2 de enero de 2015
0 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
Cierto es que tampoco era muy difícil llegar a él, pero el título de esta película no podría ser más acertado. "Street Trash" podría ser perfectamente una de las películas que mejor ha retratado el submundo sucio y miserable de las calles, las cloacas de la sociedad, las alcantarillas socioculturales del hombre moderno, llevado aquí a su extremo más ridículo y grotesco. Viendo esta película uno se acuerda irremediablemente de filmes más célebres como "Los Amos de la Noche" (The Warriors, 1979), "Yo Soy la Justicia" (Deathwish 2, 1982) o "El Justiciero de la Ciudad" (Deathwish, 1974). Como las anteriores, "Street Trash" también está ambientada en Nueva York y retrata más o menos lo mismo, pero, aunque no acaban ahí las similitudes, por presupuesto y cutrez no se encuentra en la misma división que aquellas, sino bastante más abajo.

"Street Trash" es una basurilla de película, una porquería desagradable que es consciente de ello y precisamente por eso se ve con cierto regocijo y con el placer culpable de quien sabe estar viendo mierda cinematográfica. Me atrevería a decir que quien ve este tipo de cine lo hace muy a sabiendas de que se va a encontrar caspa, mugre y restos sanguinolentos. El añadido generalmente suele ser una fuerte dosis de humor, que aquí también se encuentra presente y es una de las bazas de la cinta. Como digo, tenemos todos los ingredientes: los suburbios más abandonados, marginales y degradados de Nueva York (que bien podrían ser los de cualquier gran urbe, aunque generalmente siempre estamos en Nueva York, no sé muy bien por qué), un ambiente asqueroso, desagradable, con cierto aire futurista-postapocalíptico y el elenco de personajes habitual, plagado de vagabundos, pordioseros, perturbados y todo tipo de detritus sociales, chusma, escoria, morralla. De tan paupérrimos y miserables quiere Jim Muro a su reparto que terminan provocando risa y asco, en el mejor de los casos. No me atreveré a llamarlos actores porque sus interpretaciones son tan bochornosas que me resisto a creer que no lo estuvieran haciendo adrede.

El argumento de la película, por otra parte, es el de siempre (despojos sociales organizados en bandas malviviendo entre la chatarra y los neumáticos de un polvoriento desguace de vehículos), con la salvedad adicional de que aparece en la licorería de la zona un extraño licor con terribles propiedades. Como siempre en estos casos, existe un malo malísimo que se ha enseñoreado del chatarrero y sus proximidades, un salvaje y brutal veterano de Vietnam llamado Bronson (¿será casualidad? ;-) que mantiene casi esclavizados al resto de moradores del chatarrero. Cuando uno de los vagabundos se hace por azar con una botella del enigmático licor, pronto empezarán los problemas, la violencia y el caos. Escrito así y para el espectador que aún no la haya visto podría parecer que estamos ante un film no tan lamentable, pero lo cierto es que el aburrimiento, los sinsentidos y la cutrez general reinante echan por tierra una película a la que le sobra metraje y le falta concisión y mayor empleo de la violencia (que cuando aparece es el mayor activo y mejor virtud de la película: su uso desmedido, indiscriminado, arbitrario y brutal). Por desgracia estos momentos no son tantos como debería, y el resto del tiempo todo es soporífero y rutinario, alargándose innecesariamente hasta la hora y media.

Para finalizar, destacaría notablemente el ambiente malsano y miserable de las calles, bastante conseguido, los efectos repugnantes e hilarantes del famoso licor (una explosión de color y efectos para los sentidos) y alguna que otra escena, rescatada no tanto por su calidad o su acabado, sino por lo brutal y políticamente incorrecto. En resumen, sólo para incondicionales de la serie B y la mugre, para echar un rato con los amigos incluso puede servir. Ah, y salen tetas y coños.
Dr Natalio
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
29 de abril de 2009
5 de 13 usuarios han encontrado esta crítica útil
Es realmente difícil hacer una crítica de una película así. Por un lado, es evidente que nos hallamos ante un bodrio infumable de 91 minutos de duración que parece que no se acabe nunca. Aguantar el metraje entero es toda una proeza, solo apta para los amantes del cine basura que no tengan nada mejor que hacer.
Pero por otro lado, la película desprende ese aroma retro-cutre del cine de serie Z de los 80 donde las interpretaciones hacían reír, los diálogos hacían llorar, y los efectos especiales tenían como producto estrella el blandiblú de colorines y las máscaras de látex.
O sea, que todo está en su lugar, y es como tiene que ser. Lo mejor (o lo peor, según se mire) es que el director se empeña en introducir un personaje tras otro, para luego justificar un plantel nutrido de muertes viscosas. Y es en esa presentación contínua de personajes donde la película se hace eterna, con muchos momentos absurdos donde no pasa absolutamente nada. Pura basura cinematográfica, eso si, con buenas dosis de gore y humor, aunque según mi punto de vista mucho más floja que otras del mismo estilo y del que soy absoluto admirador.
Para finalizar la crítica, solo decir que el gran Jesús Palacios calificó en su (nuestra) biblia del gore "goremanía", esta película de "clásico del gore". Quizás demasiado entusiasmo para semejante producto.
Dinou
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2018 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios.
Filmaffinity es un medio independiente, y su principal prioridad es la privacidad, mantenimiento y seguridad de los datos de sus usuarios,
información que no comparte fuera de la web con ninguna entidad y/o empresa, bajo ninguna circunstancia.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados