arrow
Críticas de Luis Guillermo Cardona
Ordenadas por:
1802 críticas
3
4 de mayo de 2011
12 de 21 usuarios han encontrado esta crítica útil
¡Vaya sorpresa! Hacía tiempo que no me dolía tanto un filme como éste. ¡Y lo hizo Charles Chaplin, un ícono del cine, uno de los más celebrados comediantes de toda la historia! Y, lo más paradójico, uno de los más grandes dictadores tras la cámara.

“CANDILEJAS” tiene una historia y dos significados. Lo que se nos cuenta, en palabras del mismo Chaplin, está inspirado en la caída de un reconocido clown llamado Frank Tinny. “La musa cómica le había abandonado y actuaba, al final, con tanta cohibición que me parecía imposible que fuera la misma persona”.

En el filme, el viejo comediante Calvero (Chaplin) también pasa por tiempos de muy baja inspiración, el público le arroja objetos al escenario y no tarda en abandonar la sala en medio del espectáculo. Entonces, el destino le ofrece la oportunidad de dar significado a su vida cuando descubre a una chica que intenta suicidarse abriendo las llaves del gas en un cuarto vecino al suyo. Calvero hace lo que tiene que hacer y pronto, al saber de la crisis emocional y económica de Terry, la deja viviendo consigo mientras él se hace pasar por su marido, pero manteniendo el debido respeto que recomienda su edad.

Desde lo estrictamente argumental, lo que sigue es “Luces de la ciudad” revisitada y transformada a términos de puro melodrama, y a kilómetros de distancia de la soltura y la poesía que en ella había. Ahora, Chaplin hasta hace las veces de Freud, con recursos que, Freud, jamás hubiese utilizado. Después se invierten los papeles, abundan los discursos que suplen a la imagen… y el humor sólo se encuentra en algunas atinadas ocurrencias del diálogo porque, los pretendidos números humorísticos poco, pero muy poco, dan para reírse.

La segunda lectura es la que lacera el alma. Se adivina a un Chaplin que habla de si mismo, de su propia decadencia, del Charlot que no va más, de su dolor por no poder volver a América donde fue tan alabado y ahora tan vituperado… y para que conste que habla de sí mismo, en el filme aparecen sus hijos (Geraldine, Michael, Charles y Josephine), su hermanastro (Sidney), el hijo de éste (Sidney Jr) y hasta su última esposa (Oona).

Y lo que más duele, es ese autocompadecimiento mitigado con un -apenas aparente- orgullo que emana a lo largo, demasiado largo, de la película. Sus efugios cristianos, con milagro tipo Jesús a bordo, resultan patéticos, y el filme como sus propios sentimientos, se va descarrilando de manera lamentable.

Sobre la presencia de nuestro apreciado Buster Keaton, ya ha corrido bastante tinta, así que nada que agregar. Y lo más curioso es que, los incondicionales del comediante inglés, aún ven en este deprimente filme una obra maestra. ¡Otro milagro!
Luis Guillermo Cardona
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
7
2 de agosto de 2009
10 de 17 usuarios han encontrado esta crítica útil
Si tú eres una persona casada o separada, y te sientes infeliz por lo que sucede en este momento en tu vida de pareja o en la soledad del abandono, te recomiendo que veas, lo más pronto posible, esta valiosa película. Procura verla con mentalidad abierta y sin prejuicio alguno pues, tengo la confianza, de que encontrarás en ella elementos relevantes que vale la pena entender y aplicar concienzudamente.

Es seguro que, esta película, no fue realizada pensando en participar en los oscares, ni se esperaba que se ganase un premio en Cannes o en Berlín, es más, creo que ni siquiera fue pensada para competir en nada. Fue hecha con un austero presupuesto en el que abundaron las donaciones, no tiene grandes nombres en su reparto ni descollantes actuaciones, y estéticamente, no ofrece suficiente como para convertirse en una gran obra, cinematográficamente hablando. Pero…

Yo quedé encantado con la valiosa propuesta que plantea como alternativa para salvar la vida de pareja. Es un plan, denominado El Reto del Amor, de orden psicológico, espiritual y práctico, que podría ayudarnos a salir de la oscuridad si decidiésemos asumirlo como experiencia de vida… y si la oportunidad de acceder a este conocimiento llega a ti, es evidente que ya estás preparado para hacer el ejercicio. No vayas a perder esta grandiosa oportunidad de reencontrarte con la paz y la alegría, pues, no es otra pareja lo que nos hace falta, es otro comportamiento y un mayor entendimiento.

“PRUEBA DE FUEGO”, contiene un verdadero ejemplo de padre quien, tras haber superado él mismo una profunda crisis en la relación con su esposa, siente que es ahora su hijo Caleb quien debe recibir aquel plan para que enfrente, constructivamente, la crítica etapa que sufre con su compañera.

El reto no es simple, implica compromiso, perseverancia, resistencia, superación de obstáculos y de aparentes derrotas; te impone fluir y dar mucho más de lo que siempre has dado; no compromete los sentimientos sino las decisiones; no busca recompensas sino el ejercicio del ser y, por encima de todo, es una experiencia de AMOR, como lo enseña Dios y como lo espera la existencia. Se ofrece pues, como buena ocasión para revisar si lo que, hasta ahora llamamos amor, no es quizás cualquier otra cosa.

En este sentido, este es un filme imprescindible, maduro y lúcido. Probablemente, no se hará merecedor de ningún premio en festivales, pero podemos darle, en el feliz anonimato, el más dulce de los regalos: convertir nuestra vida de pareja en una experiencia feliz.

Gracias, Alex Kendrick, por este ejercicio de claridad que sin duda traerá luz a muchos corazones.
Luis Guillermo Cardona
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
10
4 de febrero de 2012
9 de 15 usuarios han encontrado esta crítica útil
Esta es la clase de película que me encanta recomendarle a todo el mundo. Me he sentido enaltecido con ella, me ha reforzado el alto aprecio en que tengo a la especie humana, y me ha fortalecido ese especial cariño que siento por los animales. Está aquí reflejada, con fuerte espíritu y gran maestría, la clase de humanidad que me gustaría descubrir cada día, el tipo de hombres que brillan como estrellas en cada rincón del planeta, y aquellos animales que nos dan ejemplo de compromiso y valentía.

El magnífico guión de “CABALLO DE BATALLA”, está basado en la novela homónima del inglés Michael Morpurgo y en la versión teatral que de ella hizo Nick Stafford. Y lo que se nos cuenta es la historia de un caballo llamado Joey que va a parar a manos de un hombre de fuerte carácter y dignidad llamado Ted Narracott, quien lo deja a cargo de su hijo Albert, comprometido éste a entrenarlo y a capacitarlo para el trabajo.

Las presiones que se presentan luego, harán que el padre venda el caballo a un capitán del ejército, justo cuando ha comenzado la Primera Guerra Mundial e Inglaterra entra en lucha contra Alemania. Por ser menor de edad, el joven Albert queda entonces a la espera de que su caballo regrese algún día y, en adelante, sucederán muchos hechos en la vida del magnífico pura sangre que incluirá un ejemplar romance con una yegua que lo acompaña en muchas vicisitudes.

El filme desborda calidez, sensibilidad, nobleza, dignidad a toda prueba… y hace que veamos la guerra como aquella situación extrema donde también consiguen aflorar los grandes valores que nos preservan como Realmente somos.

Algunos quizás vean todo esto como un cuento de hadas, pero para mi es una historia ejemplar, plausible y absolutamente creíble, porque la grandeza que se genera en el mundo, cada día, es un manantial inagotable aunque no todos consigan verlo.

Peter Mullan como el señor Narracott, Emily Watson en el rol de su esposa, y Niels Arestrup representando al abuelo de la linda Emilie, recrean unos personajes fuertes y ejemplares que dignifican a esa generación que comúnmente envejece de manera tan deplorable. Y los personajes de Albert, Michael, Peter y Collin, Emilie y el joven soldado alemán, nos dan fe del fuerte espíritu que poseen los jóvenes, los cuales sólo necesitan una oportunidad para poder demostrarlo.

Tengo la certeza de que, “CABALLO DE BATALLA”, ingresará al luminoso acervo del cine grande.

Título para Latinoamérica: “CABALLO DE GUERRA”
Luis Guillermo Cardona
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
7
12 de septiembre de 2012
8 de 13 usuarios han encontrado esta crítica útil
¡Sí, es cierto, la educación está prohibida! No hay interés alguno entre los diferentes gobernantes para que el pueblo aprenda a pensar libremente, para que nuestros niños y niñas se vuelvan creativos, críticos ante la realidad y generadores de cambio. ¿Razones? Muchas. La principal: el miedo. Si el pueblo piensa, elegirá a gente idónea... y ellos bien saben que no entrarían en una lista de este tipo. Tampoco hay entendimiento en los ministerios de educación, ni en las secretarías, y mucho menos en las rectorías, que un pueblo culto y en desarrollo, traerá paz, seguridad y abundancia para todos.

Con conocimiento de causa, ya que he tenido un serio compromiso de investigar y la inmensa satisfacción de trabajar, en diferentes colegios oficiales y privados, con docentes, estudiantes y padres de familia, puedo afirmar que la educación en Hispanoamérica adolece de una seria crisis pedagógica. Tenemos gente con títulos, pero muy poco preparada para generar dinámica en una clase, para ejercer autoridad (amorosa autoridad), para empatizar con sus alumnos, para orientar una reunión constructiva con los padres… y menos aún, para conseguir educere (sacar, extraer) los grandes valores que, indefectiblemente posee cada joven, para ser útil a la sociedad y para transformar el mundo.

Comparto muchas de las ideas que se expresan en este importante documental que, acogiendo voces muy respetables de algunos de los mejores colegios de España, Colombia, Argentina, Ecuador, Uruguay… –infortunadamente, para los intereses del pueblo, casi todos ellos privados- y creo que se recoge un buen puñado de válidos cuestionamientos a la “educación” actual, a la vez que se ilustra, con valiosos elementos, lo que debería ser una nueva pedagogía, un renovador acercamiento a la juventud de hoy, y una visión holística de la existencia.

Hay una certera frase de uno de los entrevistados: “Nos hablan de objetivos de desarrollo humano: cooperación, igualdad, libertad, solidaridad… Hermosas palabras, pero en la realidad se promueve exactamente los valores opuestos: competencia, individualismo, discriminación, violencia emocional… Cualquier idea promovida mediante el discurso, va en contravía con lo que, en la práctica, se sostiene”.

Hablando en términos cinematográficos, siento que al documental de Juan Vautista, lo favorece esa entremezcla de entrevistas con situaciones recreadas, simpáticas viñetas, frases de importantes escritores y otros recursos audiovisuales que fomentan la amenidad y establecen concordancia con lo que se predica. Pero también creo, que debió gozar de una edición más rigurosa y que se le colaron unos cuantos conceptos ininteligibles y discordantes. También pienso que debió contar con algunas entrevistas a docentes de entidades oficiales, aunque tuviese que preservar su identidad por razones obvias, pero contra todo, “LA EDUCACIÓN PROHIBIDA” pone el dedo en la llaga y deja firmemente sentado que estamos necesitando un revolcón educativo de gran envergadura.
Luis Guillermo Cardona
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
3
12 de diciembre de 2011
6 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
Plenamente satisfecho con la labor realizada por el director Fritz Lang en su película “Mientras Nueva York duerme”, de inmediato, el productor Bert E. Friedlob, le ofreció dirigir una historia de Douglas Morrow que tenía en su escritorio. Satisfecho con la relación que venían sosteniendo, Lang asintió sin reparos, y confió tanto en que todo marcharía como en el filme anterior que, de palabra, acordó que podría hacer al guión todos los cambios que considerara necesarios… pero, firmado el contrato sin apenas leerlo, notó después que (quizás por exigencia del guionista… o del mismo productor) éste incluía una cláusula que le impedía hacer la más mínima modificación al argumento.

Lang, que había visto la ocasión de lanzar un magnífico alegato contra la pena de muerte de la que tanto abominaba, se vió de pronto obligado a cumplir con la intempestiva resolución final donde, lo que quedaba, era una justificación de la pena capital y una clara apología del sistema judicial norteamericano… aunque, en principio, todo apuntara a lo contrario.

El caso propuesto resultaba original e interesante: Tom Garrett es un periodista en vacaciones -con la venia de su suegro Austin Spencer- quien, ante el éxito de su primer libro, ha decidido escribir otra historia. Al enterarse del crímen de la bailarina Patty Gray, a ambos se les ocurre demostrar que la pena capital de tanto en tanto pone en la silla a seres inocentes, y de paso saben que, así, arruinarán la carrera del fiscal del distrito que anda ejecutando a cuanto preso pueda para ganar adeptos a sus aspiraciones como gobernador.

La ocurrencia es riesgosa, pero podría ser certera: Se crearán todas las pistas para que Garrett se convierta en el principal sospechoso del crímen y Spencer, el director del periódico, tomará registro de todo lo planeado, con lo que luego demostrará que el escritor es inocente.

Pero, bien sabido es que, en todo plan por perfecto que parezca, el destino pone su parte y siempre surgen cosas que no estaban en el juego… y así, los hechos tomarán un giro inesperado… y la coherencia… y el estilo progresista… y el sentido humanitario que habíamos visto en el Fritz Lang de “M” y de “Furia”, quedan aquí severamente colgados dando paso a la reafirmación, como “acto de justicia”, de la horrenda silla eléctrica.

Para Lang, con esta enorme gota se derramó la copa… y ya jamás aceptaría un contrato en Hollywood.
Luis Guillermo Cardona
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2015 Filmaffinity - Movieaffinity | Todos los derechos reservados