arrow

Antes del anochecer

7,3
15.136
votos
Sinopsis
La tercera parte de la trilogía se desarrolla en Grecia. Nueve años después de su segundo encuentro romántico, el destino vuelve a unir las vidas de Celine (Julie Delpy) y Jesse (Ethan Hawke). (FILMAFFINITY)
Críticas ordenadas por:
<< 1 5 6 7 8 9 10 11 20 28 >>
27 de enero de 2014
4 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
El broche de oro para todos aquellos que hayan envejecido durante 18 años, desde aquel tren vienés, por el romance universal entre Jesse y Céline. Una tercera parte que continúa atesorando los placeres que sedujeron a tantos espectadores desde el amanecer del camino: diálogos brillantes, profunda reflexión por la vida y las personas, sinceridad, honestidad emocional y dos enamorados como rara vez se ha visto en el cine moderno.

Linklater y su dúo protagonista cierran el círculo en consonancia con el realismo de su ficción y lo frugal de la juventud da paso a las responsabilidades de la madurez. Así, agotando etapas y tirando porque les toca, vemos pasar una aventura con escala en Grecia que cruza el amor, el desamor, la reconciliación y la asimilación de que los cuentos de hadas y príncipes existen en nuestro día a día, siempre y cuando seamos capaces de creer.
Weis
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
8 de julio de 2013
4 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
Culmina la historia de amor de… ¿Jesse y Celine? Sí, ¡por supuesto!, pero iba a decir de Richard Linklater y los veneradores de esta trilogía, entre los que me cuento. Con una espera de casi diez años entre entregas (que yo afortunadamente no he tenido que sufrir) director y protagonistas, coguionistas todos ellos, cierran el círculo con el broche final: “Antes del anochecer” es la mejor de las tres películas, logro increíble teniendo en cuenta las expectativas acumuladas durante tanto tiempo, y con el listón tan alto marcado por sus predecesoras.
Antes del anochecer permite al espectador asomarse durante 109 minutos (y prometo que cuando aparecieron los títulos de crédito pensé: “¿Ya? ¿Ha pasado en serio una hora y media?” Y resulta que habían pasado la hora y cuarenta minutos, y yo no sentía el trasero, no porque se me hubiese quedado cuadrado, sino porque estaba levitando en el asiento, demasiado etérea todavía para levantarme y salir de la sala).
Pero volviendo a la película, éste es el relato de la madurez del amor, superado el enamoramiento en el que todo es color de rosa llega el verdadero amor, conscientes ambos de los defectos del otro. El tono es menos vitalista, más sereno, y las reflexiones más profundas, los conflictos más amargos. A destacar, sin embargo, que es la entrega con más momentos cómicos de las tres, y también, la que más nudos en la garganta proporciona. Las emociones se polarizan.
Los diálogos son tan fluidos y realistas como siempre, o quizás incluso más, porque discurren por senderos más oscuros, menos agradables de tratar, como la caducidad del amor, el sacrificio del “yo” por el “nosotros” y las frustraciones que produce, etc. Ethan Hawke y Julie Delpy siguen derrochando esa maravillosa química y compenetración que los hace personas de carne y hueso, y todo, en conjunto, crea la sensación para el espectador de haberse convertido en un voyeur, en un mirón de una escena privada, de dos personas reales que se desnudan emocionalmente frente a la cámara.
Por último, a destacar la ambientación, esta vez gracias al encanto del verano en el Peloponeso griego, pero en segundo plano, como fondo privilegiado, como en Antes del atardecer, y no la Viena protagonista de Antes del amanecer.
En resumen, una obra maestra sobre el amor de pareja y el amor de familia, el paso del tiempo, las expectativas, la maduración y la necesidad de ir cerrando etapas.
Recomendable es poco. Necesaria es casi literal.
Jenny Mellor
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
12 de julio de 2013
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
En los primeros minutos de 'Antes del anochecer', Celine le cuenta a Jesse una impactante historia que le ocurrió de joven: su padre mató a unos gatitos metiéndolos en una bolsa con éter y le ocultó el hecho hasta pasados bastantes años. El relato sobre los mininos marcó bastante a Celine. Pues bien, cuesta creer que Jesse todavía no supiera nada de todo eso. Y más sabiendo que son una pareja cuya coyuntura se basa en el diálogo y la complicidad. Se conocieron en un tren hace dieciocho años, 'Antes del amanecer', y pasaron una noche juntos paseando, platicando y seduciéndose por Viena. Se volvieron a ver en Paris 'Antes del atardecer', nueve años después, y volvieron a intimar a la espera de que saliera el avión de Jesse rumbo a los Estados Unidos; un avión que nunca llegó a coger. El resultado fue pasar de verse muy esporádica e intensamente a vivir juntos. En el momento que empieza la película ya sabemos que Jesse y Celine comparten existencia y tienen dos hijas en común, además del hijo de Jesse de su anterior relación. Son una pareja más; con sus trabajos, sus manías, sus problemas de convivencia, sus reproches, sus suspicacias, sus momentos unidos y sus momentos separados. Son una pareja más y ya no hablan con tanta banalidad e idealismo; ahora conversan sobre hijos, hijas, colegios, padres, suegros y el nostálgico pasado. Supongo que, por eso, a Celine se le ha olvidado contarle a Jesse la historia de los gatitos que tanto le afectó.

La cháchara ha cambiado. Ahora las arrugas de la convivencia y la vida en común han entrado a coger su sitio y a minar el encanto de lo esporádico. Si con veinte y con treinta años no había tiempo que perder, ahora tienen toda la vida por delante. Si antes había que conseguir, ahora hay que mantener. Sí, siguen dialogando (y qué diálogos), pero antes el tema era tan amplio como la enciclopedia universal y, en la actualidad, se ha convertido en un diccionario de bolsillo muy particular.

En 'Antes del anochecer' se vuelve a plantear la acción con un exiguo recorrido pero con gran contenido. Un día en Grecia nos sirve, de sobra, para saber la evolución de la pareja. Están de vacaciones en una isla helena invitados por un veterano escritor. En la cuna de la civilización, en el lugar donde las tragedias son parte de su idiosincrasia, en un país inmerso en una enorme crisis. Las escenas están contadas y los largos planos secuencia fluyen perfectamente por el Peloponeso como fluían por los márgenes del Sena. Los enigmas del diálogo los resolvemos perfectamente con lo que recordamos de las dos primeras obras de la saga y con nuestro propio reflejo. Eso es lo inquietante, el espejo que nos proponen los tres autores de la historia (Linklater - Delpy - Hawke) con nuestros propios encantos y desencantos irradiados; el fluir de las relaciones a modo documental que nos convierte en voyeurs de lo nuestro; pues nada será lo mismo, y menos si se empieza tan fuerte.

Esta vez Jesse y Celine no están solos. Comparten sus momentos con sus mellizas y con los anfitriones de su veraneo. Alrededor de la oriunda mesa se sientan todos los estilos de pareja: desde el amor recién conciliado hasta la viudez de los grandes apegos, pasando por las parejas que se dejan llevar hacia la incertidumbre. Sin embargo, en los protagonistas está el foco, son el centro de todo y una de las grandes dualidades amorosas de la historia del cine. Complicidad entre actores y personajes, Julie Delpy y Ethan Hawke están algo más que creíbles, pues Jesse y Celine ya son parte fundamental de sus vidas y, supongo, que parte de ella habrán pasado a la pantalla. No obstante, Hawke es también escritor y divorciado en la vida real (dedicándole a Uma Thurman su segunda novela) y Delpy es también, como Celine, activa políticamente, atea y cantante folk.

Antes de… lo que quieran. Pero que no paren, y más si los capítulos se separan casi por décadas. Queremos saber más. Queremos saber qué es de Jesse y Celine con cincuenta años, al igual que queremos saber qué será de nosotros. A positivar que, aunque la pareja se estanque un poquito, la saga sigue creciendo.

www.apositivar.com
A POSITIVAR
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
14 de julio de 2013
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
En primer lugar hay que aplaudir que todavía quede gente que se arriesgue con proyectos como este. Porque esta es una película que nada claramente a contracorriente. En tiempos en lo que se lleva son los fuegos artificiales y los circos cinematográficos de tres pistas que alguien proponga un film basado exclusivamente en los diálogos entre dos o más personajes es tan insólito como agradable. Y es evidente que en un tipo de película como esta es imprescindible acertar con el texto, entre otras cosas porque no hay nada más a donde agarrarse. Y bajo mi punto de vista el trío de guionistas Linklater-Delpy-Hawke salen más que airosos de la prueba. Los diálogos de “Antes del anochecer” respiran autenticidad, se alejan del tópico y están recitados con una naturalidad que los hacen del todo creíbles. Ello permite el lucimiento de su pareja protagonista, Julie Delpy (que ya me alegró el verano pasado con su estupenda “El Skylab”) y Ethan Hawke, en un jugoso duelo interpretativo que hurga en las entrañas de una relación erosionada por el paso del tiempo. Sin ser testimonio del proceso de enamoramiento y consolidación de la pareja (admito no haber visto ninguna de las películas predecesoras a esta) es admirable la exactitud con que retratan los vaivenes de la pre-crisis de pareja, cuando los reproches empiezan a ganar la partida a los halagos y empieza a plantarse el abono de la ruptura. Se nota que ambos actores han crecido junto a sus personajes, los quieren y los han llenado de no pocas experiencias personales. Quizás se eche en falta algo más de entidad de los personajes secundarios cuya presentación es un poco pobre, pero el placer de contemplar algo tan sencillo como un par de buenos actores recitando un texto ya no nos lo quitará nadie.

Lo mejor: Delpy y Hawke inspiradísimos de principio a fin.

Lo peor: su ligera tendencia al gafapastismo.
AMQE
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
21 de julio de 2013
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
“Antes del Anochecer” es el cierre de una de las trilogías (hasta el momento) contemporáneas más aclamadas y que ha elevado el denostado género de cine romántico a puro cine de culto. Esta tercera entrega de la relación de Jesse y Celine, con la que muchos hemos ido creciendo, supone una radiografía dolorosa y certera sobre las distintas fases del amor, que crece aún más dentro del tríptico formado junto a sus dos predecesoras, y es que las tres películas se complementan a la perfección formando un realista estudio sobre las relaciones humanas.

En esta ocasión, contemplamos como el amor idealizado de las dos primeras, se ha desgastado por el paso del tiempo y debe convivir con las responsabilidades y desilusiones habituales que gobiernan nuestras vidas. La puesta en escena sigue siendo igual de sencilla y directa, con unos excelentes diálogos como eje principal, con ellos nos vamos empapando del sentir y del pensar de los dos personajes centrales y de cómo han ido evolucionando a lo largo de estos años. Sin duda, “Antes del Anochecer” bebe de la desesperanza y pesimismo que se respira en un mundo en contexto de crisis, pese a que se cierra con una secuencia rodeada por un halo de esperanza, y que podría emparentarse con otro film reciente “Blue Valentine” que hablaba del desamor con una crudeza que se te clavaba en el pecho.

“Antes del Anochecer” está co-escrita nuevamente por el director y sus dos protagonistas, espléndidos Ethan Hawke y Julie Delpy, que dotan a sus personajes de una credibilidad inhóspita, suenan tan veraces sus frases que te hacen dudar de cuánto de ficción habrá y de cuánto de experiencias personales habrán vertido en sus diálogos. Porque una de las mayores virtudes del film es su realismo, el escuchar sus voces te recuerda a la tuya propia o la de tus amigos y conocidos. Es por eso, que siendo una película pretendidamente romántica no sé si es muy buena idea la de verla en pareja, ya que la experiencia puede ser tan traumática como enfrentarse a todo eso de lo que se evita hablar para mantener la estabilidad de la relación y que de golpe te sueltan todo a la cara. “Antes del Anochecer” supera las expectativas creadas por las dos primeras y nos deja con ganas de conocer como serán los años siguientes de Jesse y Celine, porque ya son como de la familia.

Crítica para www.universocinema.com
@danielfarriol
@Universo_Cinema
CALABACIN
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
<< 1 5 6 7 8 9 10 11 20 28 >>
FA en Facebook | FA en Twitter | Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2014 Filmaffinity - Movieaffinity | Todos los derechos reservados