arrow
Haz click aquí para copiar la URL
España España · Málaga
Críticas de Isildur
Ordenadas por:
60 críticas
1 2 3 4 5 10 12 >>
9
24 de septiembre de 2013
15 de 16 usuarios han encontrado esta crítica útil
La comida, esa mezcla de hierbajos y animales muertos que necesitamos ingerir para sobrevivir, pocas veces ha tenido en el cine un homenaje tan bizarro como el que nos presenta Jan Svankmajer en su último corto antes de dedicarse a la producción de largometrajes.

Para quien no lo conozca, Jan Svankmajer es un polifacético artista surrealista checo con una extensa carrera en el mundo del cine. Desde los años 60 lleva insuflando vida mediante la técnica de stop-motion a objetos cotidianos, muñecos, arcilla, recortes o alimentos crudos, que acompañados de sonidos caricaturescos otorgan a la obra una atmósfera de pesadilla donde también caben el humor negro, la crítica social y la reflexión. Y Comida es un buen ejemplo de todo ello.

En este corto, más que, como decíamos arriba, homenajear la comida, que la gente come, el genio checo habla más bien sobre la gente, que come comida. Porque, más que cine de animación, Jan Svankmajer hace antropología social en stop-motion. Y en Comida, tríptico donde somos invitados a las tres comidas más importantes del día (Desayuno, Almuerzo y Cena), el checo hace hincapié en el hecho de comer como acto social del ser humano. Para remarcar esa idea no utiliza muñecas ni arcilla (que también) para su inconfundible stop-motion, sino a personas de carne y hueso (elementos que, por separado, han protagonizado otras obras suyas). Siguiendo esta línea, podríamos interpretar Almuerzo, por ejemplo, como la contraposición entre nuestra actitud ante un almuerzo diario, informal, a uno de gala, con sus formalidades… Pero si nos quedamos con esto no llegamos ni a roer las aceitunillas de los entrantes, o lo que es lo mismo, os estoy diciendo chóped cuando en realidad tenemos jamón serrano. Svankmajer disfraza de comida toda una sátira política, que se hace más evidente en este segundo acto donde se da lugar a un enfrentamiento entre la clase alta y la clase baja, y, como comprobaréis, su visión no es precisamente optimista. Aun así, el humor negro ronda por todo el metraje suscitando una sonrisa en los momentos más inesperados.

Que no os asuste su duración, Svankmajer es un maestro de la intriga en metraje reducido, y la fascinación y curiosidad que producen sus imágenes surrealistas te mantienen atento hasta los postres. Porque, sin duda, Comida es un plato exquisito para los paladares cinéfilos, así que: ¡que aproveche! O en checo mejor: Dobrou chut’!
Isildur
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
7
16 de marzo de 2012
12 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil
Llévame a casa, nena es una película estadounidense que se estrenó a principios de 2011 en el país gringo con poco ningún éxito en taquilla lo que ha hecho que en el resto del mundo no se distribuya, no al menos en cines. En España ya se puede encontrar en el mercado DVD, y yo, que soy lo más rácano del mundo mundial, fijáos lo que os digo, la compraré si me la encuentro, porque es buena, buena, buena.
La trama nos situa a finales de los años 80, época de hombreras y peinados imposibles, en un fiesta desenfrenada y con nuestro antihéroe recién graduado en la universidad aprovechando esta oportunidad para conquistar a su amor platónico del instituto. Así de primeras, y si la ves con pocas ganas, es la típica película de pringado ama chica, chica no ama pringado, pringado intenta despringarse para conquistarla y demás; pero si ha de haber una película de referencia con este esquema esa debería ser Llévame a casa, nena.
La película está impregnada de un ambiente nostálgico perfectamente logrado. Michael Dowse sabe lo que quiere y sin pretensiones la película se desarrolla magníficamente. Nada resulta forzado. Tiene un humor macarra muy sano y los personajes, quizás arquetípicos (me la suda), están perfectamente dibujados, con sus ilusiones y miedos típicos de la edad. Personalmente me siento identificado con el prota porque me estoy viendo en dos años igual que él, con matrículas de honor de dependiente en un videoclub (¿videoclub, qué era eso?). Y los actores dan la talla. Topher Grace perfecto, Teresa Palmer encantadora, Dan Fogler haciendo el indio de una manera brutal y Anna Faris en quizás su papel menos cómico, y sale bastante airosa.
Está muy bien ambientada, y la banda sonora es genial, con canciones reconocibles perfectamente colocadas y contribuyen a esa atmósfera nostálgica entrañable. Estoy escribiendo esto con la música puesta y me he dado cuenta que bailo como Jim de American Pie, es horrible... pero la música mola, ¡eh!
Una peli pequeña, muy bien hecha (la escena de la bola es de lujo), para verla y disfrutar sin pretensiones, y supongo que una máquina en el tiempo para los ochenteros. No sé, es una película querible, a la que se le coge cariño. No será la gran cosa, pero transmite un buenrrollismo alucinante y deja una sonrisa de oreja a oreja. Ha conseguido tocarme la patata. Video killed the radio star, video killed the radio star; come on Eileen! Live is life, naná, nanará!
Isildur
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
8
23 de enero de 2012
7 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
El cine de David Fincher lo descubrí prácticamente alrededor del verano pasado. Ya había visto The curious case of Benjamin Button pues tuvo especial repercusión hace tres años, y me parecía una película interesante, curiosa, bonita, aunque un tanto pesado y con poca chicha. Después de haberme visto toda su filmografía no puedo dejar de afirmar que este tipo es un genio, con sus más y sus menos, pero genial. Hipnotizador, detallista, virtuosista con la cámara y excelente narrador de historias con un ritmo vertiginoso.
Por otra parte, la trilogía sueca de Stieg Larsson Millennium ha sido un un éxito de ventas y que hace solo dos años se adaptó al cine. Lo cierto es que lo máximo que sabía de estas historias era algo de una tía con pinchos y tatuajes de dragón, hombres misóginos y no se qué de un bidón. Nunca me llamó especialmente la atención, hasta que David Fincher anunció que se encargaría de una nueva adaptación cinematográfica de la primera novela. Y ahí me dije: "si he de conocer esta historia, será de la cámara de Fincher". Así que activé hibernación informativa y ni leí sinopsis, ni seguí el proyecto de cerca y el único tráiler que vi fue el teaser que solo mostraba imágenes sin contarte de qué iba... bueno, fue una hibernación regular, pero, igualmente, llegué al cine sin saber de qué trataba. Así que no sé si las otras pelis son buenas, fieles a los libros o si Noomi Rapace está mejor que la prota de aquí, pero la verdad me da igual, y si así es, ole sus ovarios.
Nada más empezar, ya mola con esos títulos de crédito que a mí recuerdan a una especie de corto de Jan Svankmajer pero más modernizado y elegante. Y lo cierto es que la película mola un huevo, aunque para ser el regreso de Fincher al thriller, la historia es menos original de lo que me esperaba. La investigación no es tan visceral ni apasionante como la de su gran obra maestra, Zodiac, pero mola igual porque dirige Fincher, y este tío puede convertir en frenética hasta Lawrence de Arabia. Gracias a él y a un montaje muy bien diseñado, la película gana en ritmo, y se envuelve de una atmósfera fría, hipnótica, y, diría, romántica, intensificada por una fotografía fría y una música subversiva (fea, es verdad, pero queda de bien). Lo de romántica va por lo que considero el punto clave para no considerar esta historia un capítulo de CSI versión "Estoeselcolmo", y no es nada más ni nada menos que el personajazo de Lisbeth Salander y su relación con Mikael Blomviskt.

Termina en el "spoiler" sin espóileres.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Isildur
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
3
19 de mayo de 2009
6 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
Quiero empezar hablando de los trailers. Gran acierto el del su montajista, pues tras dos horas y media de metraje tienes la sensación de haber visto exáctamente lo que nos prometían: una película épica, romántica y de época... a la par que pretenciosa, vacía, aburrida, y... potable (en el concepto de "apto para ser potado"). ¡Ole por los tráilers!

Luhrman es sinónimo de ambición, y echando un vistazo atrás a su carrera se comprueba. Con "Moulin Rouge", un producto muy similar al que se critica con un plus de canciones pegadizas, sus ansias de logro resultaron más o menos satisfechas: llegó a la carrera por el (su) codiciado óscar y su película consiguió nominaciones tanto en categorías importantes como técnicas (las segundas realmente meritorias), y digo más o menos porque resultó el gran perdedor de la noche. Pero con "Australia" se va a quedar con las ganas de ver una película suya triunfar. Seguramente, Luhrman siga intentando resolver la incógnita de la ecuación del éxito, pero no se da cuenta de que su ecuación está mal planteada.
Y claro, en Australia, matemáticos o no, vemos sus fallos. El film es una mezcla de géneros que en realidad forma un conjunto, digamos, "armonioso", resultando una épica "aceptable". Pero es tan pretenciosa que hay momentos que resultan vomitivos.
Primero, Luhrman pretende hacernos reir en los primeros minutos de la película con un montaje acelerado en la presentación de los personajes (tal y como hizo en "Moulin Rouge"), que, como era de esperar, nada originales: la ricachona repipi que acaba siendo todo lo que ella odiaba y el guaperas arrogante. Y estos personajes en esta historia hace que actores que regalaron momentos en pantalla deslumbrantes nos den arcadas. Efectivamente, hablo de Nicole Kidman. Decían algunos que Australia era la oportunidad de ver a Kidman en un buen papel tras sus últimos intentos fallidos en "Embrujada" o "La Brújula Dorada" (que por cierto, brinda una mejor interpretación en la bazofia de Chris Weitz)... JA. Una actriz en declive, a ver qué pasa en "Nine".

(Sigue sin spolier, aunque tampoco no hay nada que destripar).
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Isildur
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
7
14 de junio de 2016
5 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
Si uno busca Tangerine en Google lo primero que le sale, aparte de mandarinas, es que fue rodada íntegramente mediante teléfonos inteligentes. La verdad es que el resultado fotográfico es bastante solvente y que tal técnica es una alternativa hábil para el cine de bajo coste, pero al final que esté rodada con un aifon o con la cámara de vídeo de tu cuñado reservada a documentar navidades y comuniones da igual, porque lo que importa es que la película funciona. Que cuente con dos actrices principales transgénero que pasaron por situaciones similares a las de sus personajes, además de dar visibilidad en el cine a este colectivo, otorga a la película un halo de realismo salvaje que funde realidad con ficción, y si sumamos su carácter de comedia bizarra, estrambótica y feísta hace que me venga a la cabeza el díptico de Paco León sobre su madre Carmina. Y adoro las Carminas. Porque el éxito de estas propuestas no solo reside en que sus personajes sean extravagantes y hagan gracia, que también, sino en su trasfondo humano que te acaba emocionando: viven una vida de mierda en la que la dignidad se agarra a pellizquitos, pero la mierda, si tienes con quien compartirla, huele menos. ¡Vivan Sin-Dee Rella y Alexandra!
Isildur
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 5 10 12 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2021 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de películas y series, y es un medio totalmente independiente cuya principal prioridad es la privacidad y seguridad de los datos de sus usuarios.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados