arrow
España España · Valladolid
Críticas de BGIL77
Ordenadas por:
18 críticas
1 2 3 4 >>
10
24 de junio de 2007
57 de 65 usuarios han encontrado esta crítica útil
"¡Golpea las teclas, por el amor de Dios!"

Una historia de literatura, de superación, de desesperación y sobre todo, de amistad. A través de la relación de un joven negro y de un viejo escritor huraño (por cierto, basado en la figura de J.D. Salinger, quien tan sólo publicó una novela en su vida, "El guardián entre el centeno") somos testigos de la historia de uno de los personajes, desde mi punto de vista, más maravillosos de los últimos años.

Una deliciosa fábula acerca del temor que nos inunda a todos respecto a mostrarnos ante los demás, que tiene su máximo exponente en un genial Sean Connery en el papel de William Forrester, que jamás habla con nadie ni sale de su apartamente. Un juego de chiquillos y un poco de azar (¡vaya, si parece salido de la cabeza de Paul Auster!) hará que su vida se cruce con la del joven Jamal Wallace, interpretado por un muy agradable Rob Brown. La aparición en escena de un despótico profesor de literatura (F. Murray Abraham) provocará la caída del mundo que con tanto tesón se ha fabricado el bueno de Forrester.

Todo ello salpicado de conversaciones tanto literarias como filósoficas, ante la máquina de escribir o entre viejos libros llenos de polvo, o, como una de las más escenas más destacables, ante unos recipientes de sopa.

Lo dicho, una magnífica película sobre la amistad, los recuerdos, y que a través de la magia de la literatura nos habla intensamente de la vida, una vida en la que la clave, al igual que en la literatura, es vivir, no pensar.
BGIL77
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
9
6 de agosto de 2007
50 de 61 usuarios han encontrado esta crítica útil
Scorsese siempre ha dicho que esta es una película que pertenece a una etapa de sequía creativa. Eso dice él. Si alguien en crisis es capaz de maravillarnos con una obra como esta, ya tenemos una muestra de hasta donde llega su genio.

Eddie Felson vuelve, en la piel de un Paul Newman que, a pesar de lucir bigote en esta ocasión, sigue transmitiendo la misma fuerza a través de su mirada clara. Esta vez se nos presenta como un triunfador, aunque es realidad no es tal. Ya no tiene apuros económicos y no se ve obligado a viajar por todo el país para vivir. Ya no juega al billar.
Sin embargo, un día encuentra a Vincent, un mago de las bolas, un auténtico diamante en bruto, listo para ser pulido por "El rápido". Y esto le trae recuerdos. Le transporta a una época que, a pesar de todo lo que pudo sufrir, sigue siendo la más feliz de su vida. Felson le enseñará todo cuanto hay que saber para explotar su talento, incluyendo la lección más importante de todas: hay que saber perder para poder ganar.

Junto a la novia de Vincent inician un viaje, recorriendo las principales salas de billar del país. Pero el viaje es algo más. Lo que empezó como un recurso para ganar dinero pasará a ser un curso de educación para la vida, y terminará convirtiéndose en la redención de Felson. Redención que no se producirá hasta que comprueba los efectos que sus enseñanzas han causado en su joven pupilo. Es entonces cuando el viejo Eddie sale de su letargo, y vuelve a su elemento natural, taco en mano.

Espléndida reflexión sobre los sueños y la vida, disfrazada de enfrentamiento generacional. Paul Newman borda su interpretación de Eddie Felson, dotándole de una profundidad incluso mayor que en "El buscavidas", en una actuación que le valió un merecido Oscar. Tom Cruise se mueve como pez en el agua en uno de los mejores papeles de su carrera. El conjunto lo completan secundarios de la talla de John Turturro o un inmenso Forest Whitaker, con su personaje que no es sino un oscuro reflejo del joven Felson, en una de las mejores escenas de toda la película, que con su "Are you a hustler?" saliendo de los labios de Newman (en versión original, por supuesto) nos remonta de una forma extraña a la genialidad en blanco y negro filmada por Rossen.
Para rematar, una espléndida banda sonora, con temas de Eric Clapton ("It`s in the way that you use it") o el maravilloso "Werewolves of London", del mítico Warren Zevon, que pone música a una de las escenas más recordadas de todo el film.

Sinceramente, si esto es lo que Scorsese entiende por crisis creativa, espero que siempre esté en crisis. "El color del dinero" es una espléndida enseñanza sobre la vida, complemento ideal de "El buscavidas".
BGIL77
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
10
24 de junio de 2007
42 de 45 usuarios han encontrado esta crítica útil
Si eres, como yo y como la gran mayoría, de los que ha visto antes "Snatch" que "Lock & Stock", lo más probable es que no te guste demasiado. Sin embargo, saber que esta es la primera de las dos cambia muchísimo las cosas. De repente comienzas a ver "Snatch" con otros ojos, y finalmente, comprendes que sólo es la versión más cara y comercial de esta pequeña joya de la que ahora hablo.

"Lock & Stock" no destaca por sus actores, pues en aquella época la mayoría eran desconocidos (Jason Statham no alcanzaría su actual puesto de estrella hasta después de "Snatch" y Vinnie Jones sólo le conocían los aficionados a la Premier League), tampoco por su calidad técnica, aunque podamos apreciar muchos de los recursos que Guy Ritchie usará en su segundo largometraje.

Si por algo sobresale "Lock & Stock" es por su soberbio guión, plagado de giros, algunos inesperados y otros no tanto, y de chistes que cruzan el aire más rápido que las balas; pero sobre todo llama la atención su frescura, y la sensación de que no hace falta tanto dinero, de que con cuatro duros se pueden hacer maravillas, y esta película lo es.
BGIL77
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
7
23 de junio de 2007
36 de 45 usuarios han encontrado esta crítica útil
"Digamos que soy una especie de turista. Un turista que está permanentemente de vacaciones."

Ópera prima de Jim Jarmusch, para mí el más grande del cine independiente, en la que encontramos toda la frescura de sus siguientes obras. Lo interesante de la película no es su aspecto técnico, al fin y al cabo, es un proyecto universitario; tampoco lo es sus actores, el protagonista es prácticamente un desconocido, y el único que puede sonar (aunque es difícil si no eres fan de Jarmusch o adicto al jazz, afortunadamente yo me encuentro en ambos grupos) es John Lurie, que además es el autor de la banda sonora. Lo que realmente atrae de la cinta es su capacidad para contarte una historia, sin dirección, sin lógica y sin un auténtico final, y que al acabar te deje con la sensación de que tiene todo el sentido del mundo y no hace falta nada más, al igual que pasa con la anécdota del efecto Doppler que se cuenta en una parte del film, o con la escena de la mujer que canta sola y echa a quien se acerque. Ahí es donde reside la maestria, en no contarte nada, y parecer que te lo han contado todo.
BGIL77
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
10
24 de junio de 2007
26 de 28 usuarios han encontrado esta crítica útil
Los no iniciados en el mundo de la novela negra desconocerán este hecho: Dashiell Hammett, antes de escribir la genial "El halcón maltés" (quizás la más conocida gracias a la adaptación de John Huston, con Bogart en el papel de Sam Spade) o "Cosecha roja" (que sería el germen de "Yojimbo", de Kurosawa, y posteriormente de "Por un puñado de dólares" y "El último hombre") fue detective privado de la agencia Pinkerton durante ocho años. Esto le dio una gran experiencia que plasmó en sus novelas. Pues bien, años después, otro detective metido a escritor, Joe Gores, escribió una novela con Hammett como protagonista. Y en 1982 Wim Wenders hizo la adaptación al cine de dicha novela, aquí llamada "El hombre de Chinatown".

Quizás no sea la mejor película de cine negro de la historia, ni tampoco lo pretende. Sus pretensiones son, sin embargo, tan elevadas como esa: homenajear una época y sobre todo, un hombre, un detective, pero principalmente un escritor, el creador de la novela negra tal y como la entendemos hoy, Samuel Dashiell Hammett.

Tomando un personaje tan interesante, la película nos presenta a Hammett cuando ha dejado su trabajo de detective y se dedica a escribir. Pero nadie puede huir del pasado, y un amigo no tardará en meterle en una historia más grande de lo que parecía en un primer momento, es decir, en un lío que perfectamente podría haber salido de la cabeza del escritor.

Con una soberbia interpretación de Frederic Forrest en el papel de Hammett, aunque más bien parece el de Bogart en "El halcón máltes" y una impresionante banda sonora, cortesía de John Barry, lo mejor de la película, sin embargo, está más allá. Es algo que, por fortuna o por desgracia, sólo podemos apreciar en su totalidad los lectores de Hammett. Hechos como reconocer el tic de Sam Spade o la forma característica, heladora, de hablar de Max Thaler "el Susurro", son capaces de arrancar una pizca de nostalgía al que haya disfrutado de las lecturas de tan mítico personaje.

Un maravilloso homenaje a Hammett y, por lo tanto, a la novela negra, y lógicamente, también al cine.
BGIL77
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2017 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados