arrow
Haz click aquí para copiar la URL
Críticas de janonomar
Ordenadas por:
18 críticas
1 2 3 4 >>
6
17 de octubre de 2015
29 de 33 usuarios han encontrado esta crítica útil
Personalmente, soy de esas personas que cree que uno siempre puede coger los elementos típicos y tópicos de una historia cualquiera y, a pesar de ello, dotar esa nueva historia de una personalidad propia capaz de cautivarte de principio a fin aunque no aporte nada nuevo al género. Sin embargo, me temo, en “La cumbre escarlata” no sucede nada de eso.

“La cumbre escarlata” es una historia gótica de fantasmas capaz de deslumbrarnos con su ambientación, su vestuario y, si me apuran, sus efectos visuales y la actuación de sus personajes, pero el relato de fantasmas en sí mismo, o de la casa encantada si se prefiere, no llega a atraparnos a pesar de todo ese deslumbre visual, lleno de ilusiones y fantasmagorías. Algo falla, y es precisamente, la historia que se nos cuenta. Si bien este relato de fantasmas empieza con buen pie, capaz de atraparnos especialmente en lo que a su primera parte se refiere, la que sucede en Norteamérica, al trasladarse ésta a las inhóspitas tierras de Cumberland, Inglaterra, empieza a perder fuerza a pasos agigantados, para convertirse en una historia de fantasmas más que difícilmente pasará a quedar grabada largo tiempo en la memoria.

Creo que al puntuar esta película, verdaderamente he llegado a ser muy generoso, ya que si únicamente hubiese puntuado la historia la hubiera dejado en un simple 4, ya que la historia adolece de ser demasiado simple y vacía, apoyándose demasiado en el espectáculo visual y poco en la historia.

Sin embargo, como ya he dicho, creo que, paradójicamente, este magistral espectáculo visual y la interpretación de los propios actores son lo que llega a salvar esta película a pesar de que su historia cojee por todos lados, por lo que me he atrevido a añadir un punto extra a la puntución inicial; puntuación que además he subido un punto más gracias a todos esos pequeños guiños, referencias y homenajes que se dejan entrever a lo largo de todo el film, extraídos de diversas historias de ambientación gótica surgidas tanto de la literatura como del cine -como pueden ser el caso de “La caída de la casa Usher”, “Jane Eyre”, “Cumbres borrascosas”, “Otra vuelta de tuerca”, “El palacio de los espíritus” o “Al final de la escalera”, por poner algún ejemplo-, así como algunas referencias que se hacen, de forma directa o velada, a diversos autores, actores y personajes surgidos dentro de este género.

Gracias a esa gran cantidad de pequeños homenajes, los amantes del género encontrarán una razón más para disfrutar de esta película que, sin ser una obra maestra, se deja ver como una historia de fantasmas más, adornada, eso sí, de un gran espectáculo visual. A lo largo de este film, se hace difícil no recordar en aquellas viejas películas de terror de la Hammer, de presupuestos mucho más bajos y medios más austeros, con las que tantos de nosotros nos criamos, y que sin duda, a pesar de la diferencia de medios, están a la par con este título.
janonomar
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
6
15 de junio de 2012
13 de 15 usuarios han encontrado esta crítica útil
“Kung Fu contra los 7 vampiros de oro” es, a su modo, una película clásica, que pese haber sufrido los estragos del tiempo, mantiene cierta calidez entrañable de aquellos años setenta en que fue hecha. Posiblemente, a mucha gente de hoy, la película le pueda parecer aburrida e incluso ridícula (que en ciertos aspectos lo es), pero aunque el film no deja de ser “cutre” en muchos sentidos y el argumento de la historia flojea por todos lados, lo cierto es que la historia, a su vez, tiene algo maravilloso que atrae, un aire de cuento o historia fantásticos donde se aglutinan cosas tan dispares como las artes marciales, el conde Drácula y su archienemigo Van Helsing (éste, acompañado, a su vez, de su hijo), unos misteriosos vampiros orientales enmascarados que pertenecen a un extraño culto relacionado con la sangre, un grupo numeroso de hermanos (y una hermana) orientales superdotados para la lucha y las artes marciales, y un ejército de muertos vivientes… Es extraño que en una época como la actual, en la que continuamente se hacen remakes de películas clásicas que no lo necesitan, y constantemente se intentan sacar ideas de películas del pasado, nadie se haya fijado en esta pequeña joya que tiene todos los ingredientes necesarios para hacer una buena película revisionada de acción y fantasía: vampiros, muertos vivientes, artes marciales a mansalva, personajes cercanos a la era victoriana (que hoy en día se englobarían fácilmente dentro de la estética steampunk)… y no falta espacio para unas pequeñas y breves historias románticas y mucho humor, si uno quiere entrar, también, dentro de lo “cutre” (un poco a como ya hiciera John Carpenter dentro de su “Golpe en la Pequeña China”, donde mezcló hábilmente comedia y aventura con un trasfondo oriental). Sin duda, hoy en día, en plena era de los efectos especiales digitales, y con un guión y diálogos algo más elaborados y actualizados, obtendríamos una buena película de acción y aventuras. “Kung Fu contra los 7 vampiros de oro”… Me gusta el título, aunque Kung Fu no apareciese en ninguna parte. En ese sentido, me quedaría con la traducción literal del título original…
janonomar
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
6
29 de octubre de 2012
8 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
“El oro de MacKenna” es una extraña película western englobada dentro de lo que, en tierras anglófonas, se ha dado por denominar Weird Western –algo así como “el extraño oeste”– que engloba, sobretodo, el western fantástico y terrorífico.

Este subgénero nace cuando se une el western con otro tipo de géneros que no van ligados con western clásico o el spaghetti western, como pueden ser la ciencia-ficción, el terror o, el caso que aquí nos ocupa, el género fantástico, y, mucho más allá de éstos, puede abarcar también otro tipo de temas, como pueden las artes marciales, las búsquedas iniciáticas o espirituales, las comedias más disparatadas e, incluso, los musicales. Dentro de lo que es el Weird Western, el cine nos ha ofrecido diversas películas, como pueden ser, entre las más emblemáticas, “El valle de Gwangi” (1969), “Keoma” (1976), “El desafío del búfalo blanco” (1977), “Timerider: el jinete del tiempo” (1982), “Regreso al futuro III” (1990), “Dead Man” (1995), “Ravenous” (1999), “Wild Wild West” (1999), “Blueberry: la experiencia secreta” (2004), “Jonah Hex” (2010) o “Cowboys & Aliens” (2011), entre muchas otras, entre las que incluiría algunos westerns orientales, como “Sukiyaki Western Django” (2007), “El bueno, el malo y el raro” (2008) o “El camino del guerrero” (2010).

Un subgénero, el Weird Western, que potencialmente da mucho de sí, pero del que, por lo general, creo que el cine no ha sabido aprovechar, ni explotar, haciendo alusión al fantástico tesoro que aparece en “El oro de MacKenna”, el enorme filón de oro que es.

Intentando no desvelar su trama, creo que dentro de lo que es el Weird Western, “El oro de MacKenna” es una de las mejores películas que existen, que no es lo mismo que decir uno de los mejores westerns que existen, aunque sin duda la película entretiene y vale la pena verla. El film sabe acoplarse perfectamente bien a la ambientación de un western clásico, a la vez que podemos decir sin tapujos que más que un western es una película de aventuras situada en el salvaje oeste. Y una vez vista y finalizada la película, podemos preguntarnos si no es algo más, ya que a la historia, entonces, se le puede dar distintas interpretaciones: una más racional, donde los hechos suceden como suceden por causas que pueden ser explicadas racionalmente, o bien una mucho más fantástica, donde sin duda existe el componente sobrenatural.

En realidad a mí no me importa demasiado ninguna de las interpretaciones que le podamos dar al film, ya que lo importante en sí mismo es la aventura que sucede y la interacción entre los personajes. Sin embargo, el simple hecho de que se le pueda dar una interpretación fantástica a todo el film, es lo que convierte esta película en una de las más representativas de lo que es el Weird Western.
janonomar
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
6
29 de diciembre de 2011
8 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
La primera película de una saga que continuaría con "Funeral en Berlín" (Funeral in Berlin, 1968), "El cerebro de un billón de dólares" (Billion Dollar Brain, 1967), "Expreso a Pekín" (Bullet to Beijing, 1995) y "Medianoche en San Petersburgo" (Midnight in Saint Petersburg, 1996).

Sin duda, Harry Palmer no es James Bond, ni falta que le hace, puesto que disfruta de su propia personalidad y sus propias cualidades (y defectos). En una época dominada por la Guerra Fría, el espionaje estaba a la orden del día, y Harry Palmer parece el típico hombre anónimo, que de entrada no destaca demasiado, aunque demuestra ser un espía más que cualificado.

Quizás no sea una obra maestra, pero esta película vale la pena verse, especialmente si uno se sitúa en la época del personaje. Puede que a momentos resulte algo confusa, y desde luego la acción no es la misma que podríamos esperar en una película de James Bond, aunque es mucho más realista eso sí, y no faltan los momentos de intriga y acción.

Desearía que en el cine de hoy hubiese más personajes como Harry Palmer, más cercano al hombre común que muchos otros espías del cine.
janonomar
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
7
9 de febrero de 2012
7 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
Cuando veo películas como ésta, me doy cuenta de que, a veces, Alfred Hitchcock no era sólo un buen director sólo por haber dirigido algunas películas de historias y tramas rebuscadas o complicadas como "La soga", "Vértigo" o "Con la muerte en los talones", que siendo algo retorcidas, él las podía transformar en sencillas, sino que también fue un buen director por su capacidad de transformar una historia sencilla y simple, como creo que lo es esta "Atrapa a un ladrón", en una historia atrayente y singular, capaz de retenernos y cautivarnos. Y ésa no es una tarea fácil, no señor. Creo que, donde muchos otros directores de su época hubieran convertido esta película en un film más, que con el tiempo hubiera ido cayendo en el olvido, sin mayor pena ni gloria, Hitchcock era incapaz de insuflar cierto frescor que hace que sus films puedan sobrevivir muy por encima de la media a otras mucha películas, porque no sólo sabe explicar una historia, sea sencilla o complicada, sino dotarla de vida. Y, naturalmente, en eso cuenta, también, la enorme capacidad que tuvo el director inglés por elegir a actores que, por sí mismos, ya eran capaces de dotar de vida propia a sus personajes. Y no dudo que, sin duda, Cary Grant y Grace Kelly fueron actores que deslumbraron. Así pues, tenemos aquí una película sencilla que, donde posiblemente por su sencilla y simple historia le hubiese puesto un aprobado justo, por la vida que le dieron su director y sus actores, se convierte en un notable.
janonomar
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2019 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios.
Filmaffinity es un medio independiente, y su principal prioridad es la privacidad, mantenimiento y seguridad de los datos de sus usuarios,
información que no comparte fuera de la web con ninguna entidad y/o empresa, bajo ninguna circunstancia.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados