arrow
Haz click aquí para copiar la URL
Burkina Faso Burkina Faso · Lolailo
Críticas de Buscapé
Ordenadas por:
544 críticas
10
15 de septiembre de 2019
331 de 423 usuarios han encontrado esta crítica útil
Todd Philips, (director más conocido por la saga "Resacón en las Vegas") parece querer regresar a sus orígenes, cuando su ópera prima, ("Hated", 1994 obra basada en el malogrado outsider GG Allin) deslumbró a medio mundo.

Tras casi 20 años reventando taquillas con obras de dudoso gusto, Todd Philips decidió que era hora de resarcirse y reinventar una vez más el mito: Joker.

El problema de base es que tras la asombrosa interpretación y posterior muerte de Heath Ledger, el icono se transformó en mito y los mitos son imposibles de "reinventar" salvo que cuentes con un guión brillante y halles a un actor los suficientemente demente y magnético como para recoger el testigo a Ledger: Joaquin Phoenix.

Phoenix ha logrado lo que parecía imposible: hacernos olvidar, por un segundo, al genial Heath Ledger para imbuirnos su propia dosis de locura... Los fans más acérrimos del murciélago amarán la interpretación de Phoenix por la pasmosa y realista interpretación de un "ente" sumido en la devastación más absoluta, canalizador del caos, la ira y el mal que acontece a nuestro mundo. Su génesis, su sonrisa nos devuelven la disonancia cognitiva entre lo real y lo imposible: un juego de espejos que apuntan directamente al espectador como el hacedor del rey del caos, y es en ese mismo juego bertoltbrechtiano, donde nos hacemos copartícipes de la vehemente visceralidad de una interpretación y un drama que implosionan y dan a luz al caos en forma de Joker.

A lo largo de la historia del cine ha habido interpretaciones deslumbrantes; lo conseguido por Phoenix nos cegará en un hálito de oscuridad desgarradora sin saber muy bien si reír o llorar.

Obra de culto instantánea.
Buscapé
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
10
6 de mayo de 2019
223 de 263 usuarios han encontrado esta crítica útil
Chernobyl, aquel desastroso accidente nuclear acaecido en las postrimeras de la extinta Unión Soviética, supone en el imaginario popular una pesadilla que de vez en cuando aflora: ya sea por la alarma medioambiental, (Fuksihima, 2011) o por el mero morbo freak, (Iker Jiménez).

Muy a pesar de las catastróficas consecuencias de aquel accidente, por alguna razón, (al igual que la tragedia del submarino Kurks) se ha visto enterrado, en primer lugar por la censura burocrática del sistema soviético y luego aun peor: a base de documentales y películas que en vez de ahondar en sacar la verdad a la luz, se limitaban a explicar mecánicamente la secuencia de errores humanos que llevaron aquella fatídica madrugada del 26 de abril de 1986, a enfrentar a la humanidad al propio monstruo que había creado.

HBO y Johan Renck por fin rescatan del ostracismo Pulp una historia verdadera de terror e intriga política de una calidad desbordante y fuera de toda duda: por fin podemos poner cara a los héroes anónimos y a las propias víctimas de un sistema totalitarista obsesionado con ocultar la realidad de sus carencias.

Es ahí donde los actores sobresalen: Jared Harris, Stellan Skarsgard y Emily Watson son sólo las caras más conocidas de un elenco que nos sobrecoge por la dimensión monstruosa del terror al que tienen que enfrentar. Un terror invisible pero que en palabras de Liudmila, (mujer de uno de los bomberos):- "Tenía el cuerpo entero deshecho. Todo él era una llaga sanguinolenta (...) Pedacitos de pulmón, de hígado le salían por la boca. Se ahogaba con sus propias vísceras"-

La realización de los capítulos así como la recreación de Pripyat, la central y las propias laboras de extinción y contención son excepcionales, (HBO ya demostró su maestría en la serie sobre el desastre de la secta Davidiana de Waco y David Coresh) por alguna razón, nos sentimos en una máquina del tiempo que nos lleva a una fecha y un lugar, el cual, jamás desearíamos hollar ni en nuestras peores pesadillas.

En definitiva, Chernobyl de HBO es la aproximación definitiva a una catástrofe pavorosa donde una tierra yerma, henchida y preñada de dolor y muerte puede entregarnos la luz de aquellos héroes anónimos que salvaron al mundo de su propia estupidez.
Buscapé
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
6
5 de mayo de 2017
110 de 177 usuarios han encontrado esta crítica útil
Tras cinco años de aquel producto apócrifo perpetrado por Damon Lindelof, (el guionista de Lost que se dedicó a destrozar el guión final elaborado por Jon Spaihts) en un viaje a ninguna parte con obsesión por lo críptico que rozaba lo pretencioso e hilarante en grado superlativo. La película naufragaba por senderos y lares que no terminaban de cuajar, sin mencionar las hilarantes situaciones que hundieron la cinta como el Titanic.

Ridley dolido, en todo su yo, su ego, pues -ya se sabe- : El ego al igual que el colesterol, aumentan con la edad; y el bueno de Ridley fue adorado y aupado - con esos trailers apoteósicos, con ese brillante monólogo sobre Prometeo elaborado por Guy Pierce, (émulo del mejor Gordon Gekko), o el entrañable y frío David encarnado por Michael Fassbender...- Ridley fue quemado y despedazado sin contemplaciones en su propia hoguera vanidosa...

Su cabreo fue tal, que hasta finiquitó el proyecto de Alien 5 de Neill Blomkamp junto a Sigourney Weaver...

Entonces... Si tan gordo fue el fracaso (de crítica que no de box-office) ¿por qué volver a cagarla? Eh ahí la palabra: redención.

Ridley, aunque chochee no es tonto: sabe que Alien (1979) siempre es y será comparada con Aliens El Regreso (1986, James Cameron), de ahí su obsesión por acotar su coto de caza: James Cameron le arrebató una pizca de su gloria: un novato le robó parte de su éxito.

Por eso esa obsesión de Scott por hacer su definitiva Alien: lo que el espectador va a ver en Alien Covenant es una mezcla entre Alien: El Octavo Pasajero y Aliens: El Regreso. Una cinta donde la acción prima sobre la intriga y el misterio. James Cameron logró lo imposible con una cinta bélica espectacular de tan sólo 18 millones de dólares, pero sin esa dirección artística magistral que el gran Moebius, Ron Cobb, H.R. Giger impregnaron en Alien (1979) y que hoy por hoy es lo que ha hecho de ésta película un clásico imperecedero.

Alien Covenant ofrece lo prometido: corrige todos los errores de su predecesora, (aquí no hay ningún pasaje críptico) enriquecida por un reparto donde ya no son sólo figurantes, aquí Billy Crudup, James Franco, Fassbender y la incombustible pero a la vez frágil: Katherine Waterson. Que recoge el testigo de una incomprendida Noomi Rapace.

La dirección soberbia, el montaje mucho mejor equilibrado (y eso que Prometheus y Covenant duran exactamente lo mismo: 123 min) la música mucho más acertada: una mezcla entre Jerry Goldsmith y James Horner, (hay fragmentos completos de sus composiciones entremezcladas con otras de nueva cuña del propio Jed Kurzel)

Los puntos negativos son del propio Ridley Scott: sabemos de antemano que está intentando en todo momento contar algo nuevo, pero a la vez tienes un sintomático déjà vu... Ese mesianismo ultra que impregna a sus últimas cintas... Ese intento etnocentrista de dotar de humanidad a una naturaleza, (el xenomorfo) que no pegan ni con cola. La cinta a veces nos muestra como si Ridley quisiera hacer un remake extendido de Alien original. Pero con una fotografía pulcra, tanto, que los decorados parecen sacados de algún Toys"R"us: parecen de plástico al faltarle ese lustre de óxido metálico que la maestría con el aerógrafo otorgaba la mano de Giger.

En resumen: Alien Covenant es una gran película que redime en parte a su antecesora y a la vez nos devuelve a un Scott mucho más desatado. Como diciendo: -Vais a comer Alien hasta que os revienten las entrañas como a Kaine-

Puede que Scott chochee pero al menos tiene la osadía y mala leche de intentar convencernos de que la saga es suya y solamente suya.

Memorable pero no inolvidable.
Buscapé
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
9
8 de noviembre de 2014
59 de 85 usuarios han encontrado esta crítica útil
No soy fan de Nolan, no me gusta su saga del murciélago y de él sólo me gusta Memento. Pero he de admitir que tras leer el guión original de Jonathan Nolan, (historia original de Kip Thorne ofrecida allá en los 90' a Steven Spielberg y que sólo logró concretarse en la maravillosa aventura gráfica "The Dig") me puso los pelos de punta. El guión ofrecía nada menos que un viaje a lo mejor de la narrativa aventurera de Verne, Doyle y Carl Sagan, (atención a los easter eggs de la peli).

Interstellar es un canto a la literatura universal, y en concreto, al género de la ciencia ficción. Se nota a la legua que su director estudió literatura inglesa, haciendo referencias constantes a Dylan Thomas con el enigmático "No te adentres gentilmente en la quietud de la fría noche...", oda a la valentía y la muerte.

Pero por otro lado, ésta película es una canto emocional al amor entre un padre y sus hijos. Envuelto en un corsé de ciencia ficción lo más realista y dramática posible, donde nuevamente se usa el argumento en espiral para plantear tramas y subtramas, como en Origen y Memento.

Es en definitiva, el Titanic del amante de la Ciencia Ficción pura y dura. Un blockbuster que se erige con una calidad e intimismo que pone los pelos de punta a pesar de ser una superproducción.

Nolan bebe de todos lados, (Dune, Una Odisea...) pero sin plagiar nada, su película será recordada como la gran obra de arte que es y que se ve reforzada por un inspiradísimo Hans Zimmer, que consigue dar intimismo y belleza a escenas francamente memorables, (el tema "Journey Beyond" está inspirado en el "Prophecy Theme" de Brian Eno de la BSO de Dune) siendo una vez más Matthew McConaughey el gran pilar interpretativo. Anne Hathaway no desentona, pero flojea un poco.

En el spoiler explico las diferencias entre la película y el guión original.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Buscapé
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
8
26 de julio de 2016
33 de 38 usuarios han encontrado esta crítica útil
Quizás por el título, exagere la comparativa entre una serie de TV y la mítica película de Coppola. Pero siendo justos, si la HBO dio la campanada con Los Soprano, con Juego de Tronos se han marcado un órdago frente al público: ofrece lo mismo, (intrigas, traiciones, dramas...) pero cambiando la forma.

Juego de Tronos no deja de ser una serie más del género Espada y Brujería, pero llevado a su máxima expresión: se mezclan los dramas más realistas con situaciones de pura fantasía, (dragones, muertos vivientes, nigromantes...)

Y si bien es cierto que su autor no ha inventado la rueda con la historia original, (una suerte de las Leyendas Artúricas mezcladas con la ultraviolencia shakesperiana y deglutidas bajo el prisma de epopeya tolkiana del Silmarillion)

El éxito de la serie reside en tres pilares: intriga, violencia y sexo. Y a pesar de su orgía ultraviolenta e hipersexual, la serie funciona porque resulta creible, te identificas con sus personajes y con el drama y trasfondo de cada uno de ellos. No llega a ser "Yo, Claudio" pero ni falta que le hace: ha vuelto a poner de moda el género de Espada y Brujería. copiando de todo y de todos... Veremos cómo acaba éste drama "mainstrain" y si es capaz de cumplir con las expectativas cebadas hasta el límite.
Buscapé
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2019 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios.
Filmaffinity es un medio independiente, y su principal prioridad es la privacidad, mantenimiento y seguridad de los datos de sus usuarios,
información que no comparte fuera de la web con ninguna entidad y/o empresa, bajo ninguna circunstancia.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados