arrow
Haz click aquí para copiar la URL
España España · Madrid
Críticas de Moody
Ordenadas por:
685 críticas
5
28 de diciembre de 2017
20 de 22 usuarios han encontrado esta crítica útil
Hacía cuatro años que no sabíamos nada de Payne y en cierto modo se le echaba de menos. Su capacidad para tomar una idea interesante y desarrollarla con bastante pulso le ha llevado a lograr nominaciones y premios. Ahora intenta repetir el mismo esquema con “Una vida a lo grande” pero dando la sensación de no haber sido tan preciso.

Porque la película parte de una interesante idea, esa de empequeñecer a la población con el pretexto de ser útiles para el planeta que habitan. Ahí va uno de los varios temas que Payne aborda para encontrar soluciones. El medio ambiente y su descuido por parte del ser humano es un claro ejemplo de lo reivindicativa que pretende ser, pero no es el único caso. Salvar el planeta de todos sus males actuales es la excusa para crear una sociedad minúscula. El director utiliza la ciencia ficción de su propuesta para formular ideas e ir soltándolas según avanza, consiguiendo que su original inicio se convierta en un batiburrillo que no termina de centrarse.

Su primera hora de metraje es refrescante, ácida y original. La película presenta la idea como necesaria pero también como opcional, creando disyuntivas entre grandes y pequeños y dejando la puerta entreabierta a la posible diferencia de derechos entre unos y otros. El creativo modo de empequeñecer es gracioso y lleva al espectador hasta la mitad con una sonrisa. Sin embargo su segunda mitad se vuelve irregular en cuanto el guion se vuelve previsible y la acidez mostrada hasta entonces se torna en rutinaria. Su crítica continúa haciendo efecto, pero algunas decisiones como esa historia romántica de Damon y la estupenda Hong Chau que poco o nada aporta no hacen más que difuminar el discurso.

Al final “Una vida a lo grande” resulta interesante, por momentos inteligente y muy crítica con el ser humano como individuo y como una sociedad que huye hacia adelante buscando el beneficio propio inmediato hasta que encuentre una solución real a sus problemas globales.
Moody
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
4
16 de mayo de 2011
15 de 16 usuarios han encontrado esta crítica útil
La gran baza con la que cuenta la película es el cho de que tenga gracia o carezca de ella. Lo que ocurre es que ésto es directamente proporcional al hecho de que la gracia que te haga Vaughn.

Todo el conjunto está fabricado y concebido a su alrededor, solo con el fin de que sus ocurrencias sean las más originales, o de que sus chistes sean los más graciosos. Todos sus gestos su exagerados para crear su producto.

Cual si se tratara de un Woody Allen de brocha gorda, intenta (al menos en el doblaje) hablar casi tan rápido como el neoyorquino, pero al no tener su sagacidad, todo se queda en menos de lo que aspira.

Sobresale en el reparto una Ryder que, por ser el motor de una historia central, acapara muchos planos en los que demuestra que le ha sentado bien estar alejada de todo esto por un tiempo. Quizás Vaughn pueda tomar nota en algún momento y regalarnos un tiempo sabático.

Por lo demás, se trata de un fallido intento de explorar las relaciones matrimoniales utilizando una infidelidad como detonante de situaciones rocambolescas y que, en ocasiones, son llevadas al límite para lucimiento de la estrella.
Moody
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
6
3 de julio de 2016
17 de 21 usuarios han encontrado esta crítica útil
David Serrano ha tardado casi seis años en llevar a cabo su siguiente proyecto, solo algo menos de lo que la crisis con la que abre la película nos continúa asolando. Desde “Una hora menos en Canarias” (2010), el director no firmaba una película, y este tiempo de reflexión le ha venido bien después de la irregular comedia anterior.

“Tenemos que hablar” utiliza el ciclo de crisis y repasando todos los grandes pelotazos que fueron reventando (Seseña, Forum Filatélico, las preferentes…) llega hasta el presente, momento en el que se ve se ve a los protagonistas sufriendo los efectos de las malas decisiones tomadas. Y aunque la crítica ante las instituciones y los gobernantes está presente durante su duración, esa crítica nunca es ácida ni mordaz, y sólo sirve como vehículo del argumento.

Para lo demás, la película se vale de un solvente reparto con el que desarrollar un guión que sigue todos los cánones del género de la comedia romántica, con todos los malentendidos que se puedan imaginar y las situaciones más rocambolescas que se puedan crear.

De esta forma la película aprovecha muy bien las oportunidades, y sobre todo la química, que le ofrecen las parejas protagonistas, sin duda lo mejor de la película diseñando algunas secuencias solventes y con gracia. Ambas parejas saben lo que es la comedia, los tempos de los diálogos y lo que sus personajes pueden dar de sí. Ladoire-Forqué y Silva-Jenner están acertados y funcionan, algo que no siempre se puede decir de Ernesto Sevilla, encasillado en el personaje de amigo comprensivo del que solamente se muestran clichés.

Entretenida película, bastante fresca y actual, en la que los diálogos fluyen y las situaciones funcionan, pero a la que se echa en falta un final más adecuado, con menos prisas, y que tuviera claro dónde quería terminar la historia de los protagonistas.
Moody
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
4
11 de octubre de 2012
16 de 20 usuarios han encontrado esta crítica útil
Koepp siempre ha sido un buen guionista que imprimía suspense e intriga a todos sus trabajos, pero como realizador es irregular. Desde la ya lejana "La ventana secreta" hasta esta "Sin frenos", el director no consigue que el espectador se meta de lleno en la historia.

Quizás esto se deba en parte a que, aunque se trate de una historia típica de persecución entre héroe y villano, se centra esta vez en el mundo de la mensajería en bicicleta, tema al que estamos poco o nada acostumbrados. Koepp crea un producto para correr y y no mirar atrás, fórmula que en coches ("Fast & Furious") tiene bastante éxito, pero que en este caso pincha en hueso. En ningún momento el espectador se identificará con los personajes porque la historia apenas los tiene en cuenta, lo único que vale es ir rápido, cuanto más mejor.

Con esta leve construcción de los personajes, son Gordon-Levitt y Shannon los encargados de dar credibilidad a sus roles con su actuación. Si el primero no tiene aquí más registros que planificar las rutas y huir del policía que le persigue, la totalidad de la responsabilidad cae sobre Shannon, actor que ya nos puso los pelos de punta con su interpretación en "Take shelter". Su policía desesperado por conseguir su objetivo tiene algunos matices, aunque tampoco son necesarios para una película en la que los personajes son mero decorado.

Es sorprendente que productos de tan poca calidad lleguen fin de semana tras fin de semana a una cartelera como la nuestra, superpoblada de estrenos con más empaque, y no se destine este tipo de películas directamente al mercado de DVD, lugar al que queda abocada a las pocas semana de su estreno.
Moody
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
6
25 de agosto de 2012
13 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil
Nicolas Cage es un actor desigual aunque tremendamente rentable en lo que a recaudación se refiere, que básicamente tiene un par de registros bien definidos y diferenciados. En "El pacto" regresa al género en el que parece sentirse más a gusto. Tal y como se le vio en "Asesinato en 8mm", vuelve a meterse en lo bajos fondos para destapar una red influyente e ilegal. Es en estos casos en los que Cage está como pez en el agua mientras corre y huye, poniendo cara de sentirse perseguido pero de lograr zafarse siempre en el último momento.

Mientras borda (y se nota) estos papeles, de vez en cuando se le ocurre implicarse en papeles mucho más empalagosos, y aunque no vamos a recordar los múltiples ejemplos, todos sabemos que estos papeles no son para él porque no tiene esa profundidad de registros como para transmitirnos diferentes emociones. Cada uno a lo suyo.

Por lo demás, "El pacto" tiene una premisa inquietante que se va desarrollando fundamentalmente como al guionista le da la gana. El espectador debe practicar un ejercicio de fe para creer que algunos de los momentos estrella están más que inventados y que tienen poco o ningún sentido. Así la idea con la que había iniciado se convierte en un baturrillo de personajes y situaciones que resulta a la vez atractivo y desconcertante. Sin embargo la película te mantiene en vilo y no deja que te duermas, por lo que consigue su objetivo.

A pesar de contar con muchas caras conocidas, Cage se lleva casi toda la atención porque es un producto fabricado para él, y por eso su esfuerzo es aceptable y meritorio. Lo malo vendrá cuando vuelva a interpretar otro tipo de personaje, momento en el que veremos sus carencias, pero esa será otra historia...
Moody
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2019 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios.
Filmaffinity es un medio independiente, y su principal prioridad es la privacidad, mantenimiento y seguridad de los datos de sus usuarios,
información que no comparte fuera de la web con ninguna entidad y/o empresa, bajo ninguna circunstancia.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados