arrow
Haz click aquí para copiar la URL
Argentina Argentina · Buenos Aires
Críticas de Tiago Limardo
Ordenadas por:
3 críticas
7
14 de septiembre de 2016
89 de 95 usuarios han encontrado esta crítica útil
“El Ciudadano Ilustre” es la cuarta película realizada por la dupla Cohn-Duprat y, como sus anteriores trabajos, es una buena recomendación de cine argentino.

En la cinta, se cuenta la historia del Premio Nobel de Literatura Daniel Mantovani, un escritor nacido en un pequeño pueblo rural de Argentina, llamado Salas, del cual huyó hace más de 40 años para radicarse en Europa, sin haber vuelto jamás a pisar su país natal. Sin embargo, esto cambia cuando, sumergido en una crisis existencial, acepta una invitación desde Salas para ser nombrado “Ciudadano Ilustre”. Su regreso no irá tan bien como lo esperado y la expresión “Nadie es profeta en su tierra” se hará presente.

Como en “El Hombre de Al Lado”, la idea principal de la película es mostrar la incompatibilidad, la repugnancia que resulta del choque entre los opuestos. En la cinta del 2010, a partir de dos vecinos en disputa por una medianera, se trataban las diferencias de clases sociales. En esta oportunidad, vemos el contraste de dos culturas totalmente distintas. El exitoso intelectual del primer mundo se encontrará con un pueblo (exageradamente) del interior, atrasado en el tiempo, cuyos habitantes pasarán de recibirlo como un héroe a considerarlo el enemigo público N°1. Envidia, intolerancia y odio hacia Mantovani y su obra aflorarán, junto con acusaciones de traición e hipocresía, y todo irá en un “in crescendo” de violencia.

Oscar Martínez hace un trabajo formidable, entonando monólogos que son todo un goce y construyendo un personaje poco carismático, ambiguo y lleno de contradicciones. Bien merecida tiene la Copa Volpi recibida en Venecia. El resto del reparto también cumple en los papeles secundarios (un tanto estereotipados), aportando mucho a la ambientación de Salas. Mención aparte para Dady Brieva, cuya interpretación es responsable de los principales gags y resulta muy creíble en el plano psicópata.

La historia se halla dividida en capítulos no de forma gratuita, lo cual se agradece, y el guión, sin tener un nudo o conflicto específico que resolver, aporta una tensión constante que mantiene al espectador expectante a los hechos hasta el final del metraje; que si bien posee momentos en que el ritmo baja, estos son pocos. El humor es efectivo, sobre todo en la primera parte de la película, pero se vuelve algo básico y repetitivo en ocasiones.

En conclusión, otro paso en firme por parte de los directores Mariano Cohn y Gastón Duprat, de los principales a tener en cuenta dentro del cine argentino, y una película con grandes actuaciones que se disfruta mucho y suscita la charla tras su visionado.
Tiago Limardo
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
6
28 de diciembre de 2013
34 de 39 usuarios han encontrado esta crítica útil
"Out of the Furnace" es la segunda película del director Scott Cooper tras su debut con "Crazy Heart", una de las mejores cintas del 2009 y que le valió a Jeff Bridges un Oscar a mejor actor. Ante esto, un prometedor trailer y un elenco de actores de primera, las expectativas ante este film eran altas y se esperaba que fuese una de las grandes producciones del 2013. Sin embargo, "Out of the Furnace", sin ser una mala película, queda a mitad de camino y se convierte en un relato de venganza del montón ya visto antes.

La historia se centra en dos hermanos, Rusell (Christian Bale) y Rodney (Casey Affleck), quienes viven en el Rust Belt, una región del noreste de los EE.UU que se ve afectada por la decadencia económica y el deterioro urbano debido a la pérdida de demanda de la producción industrial ante productos importados del exterior más baratos. Rusell trabaja en una acería, mientras que Rodney, aún afectado por su experiencia en Irak, vive del dinero que le debe al prestamista John Petty (Willem Dafoe). Del argumento no se debe saber nada más.

En cuanto a la película, creo que tiene una lograda ambientación y un enorme trío protagónico compuesto por Bale, Affleck y un Wody Harrelson en el papel del desquiciado antagonista, brutal desde el prólogo; además de unos secundarios de lujo como el ya nombrado Dafoe, Sam Shepard, Forest Whitaker y Zoe Saldana. Pero es en el guión, sin ningún tipo de ambición, escrito por Brad Ingelsby y el mismo director, donde se halla el principal problema del film y lo hace, durante su segunda parte, un drama de venganza del montón con una historia que ya hemos visto múltiples veces. Los últimos 60 minutos son muy convencionales, pasando por los lugares y hechos comunes, y el final es predecible y no presenta ningún tipo de originalidad o sorpresa.

Yo, personalmente, me quedo con la primer parte de la cinta (los primeros 60 minutos, es decir, hasta que se da lugar al relato de venganza), en la que se aprecia la crítica social a EE.UU que se propone, mostrando la marginalidad y desesperanza en que viven la gente de este tipo de pueblos, y los conflictos personales de cada uno de los personajes, ocurriendo los momentos de mayor tensión; además de unas escenas de peleas clandestinas muy bien rodadas y la ambientación y atmósfera muy logradas, por la cual creo que tiene que hacerse mención a la fotografía a cargo de Masanobu Takayanagi, también responsable de la de "Warrior" y "The Grey".

Mi nota para "Out of the Furnace" es un 6, sabiendo que es una película que daba para más de tener un mejor guión con semejante elenco.
Tiago Limardo
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
8
7 de enero de 2014
15 de 28 usuarios han encontrado esta crítica útil
En mi opinión, David O. Russell ha sido uno de los directores mas sobrevalorados de los últimos años. "The Fighter" (2010) y "Silver Linings Playbook" (2012) fueron infladas por la crítica y recibieron numerosas nominaciones a distintos premios. La primera funcionaba como un buen drama familiar pero fracasaba como cinta de boxeo; mientras que la otra era una comedia romántica de lo mas convencional. Sin embargo, lo que quedaba claro de estas películas era el excelente director de actores que es Russell, ya que lograba sacar lo mejor de cada uno de sus intérpretes, quienes hacían que la película este por encima de la nota media.

Así, cargado de prejuicios y listo para salir a cazar, me senté a ver "American Hustle", esperando otra película que acusar de sobrevalorada, sabiendo quien dirigía y la cantidad de críticas positivas que cosechó desde su estreno. No podía estar más equivocado.

La película, basada en hechos reales, cuenta la historia de una pareja de estafadores (Bale y Adams) que, para no ir a prisión, deberán ayudar a un agente del FBI (Cooper) a atrapar a un político corrupto (Renner).

“American Hustle” es una de las mejores cintas del 2013. Russell ha hecho una película de ritmo trepidante, que no aburre en ningún momento de sus 138 minutos, gracias a un gran guión lleno de diálogos ágiles y repletos de humor negro, haciendo uso de una narración en primera persona de los tres protagonistas que recuerda al mejor Scorsese de “Goodfellas” y “Casino”; clásicos con los que también comparte una lograda recreación de los años setenta y una banda sonora potente, con grandes nombres del rock y jazz.

Los actores, nuevamente, hacen un trabajo excelente. Christian Bale da una de las mejores interpretaciones de su carrera, impresionando –otra vez– con una increíble transformación física; la hermosa Amy Adams está muy bien en su sensual y engañoso personaje y nos regala más de un momento excitante; Bradley Cooper –tal vez el menos talentoso de todos a priori– se defiende sin ningún problema con su ambicioso Richie DiMaso; y Jennifer Lawrence –en un papel más secundario– da una actuación (esta vez sí) digna de un Oscar, con su problemático e inestable personaje. El reparto lo completan Louis C.K., Jack Huston, Michael Peña y Robert De Niro, todos impecables.

En cuanto al resto de los aspectos técnicos, el maquillaje hace irreconocible a varios actores y el vestuario permite la ambientación lograda de la época.

Lo poco que puede criticársele a la película es la ausencia casi total de violencia, que tal vez no habría estado mal en una película de estafadores y mafiosos, y su tono yanqui y patriótico a la hora de intentar dejar bien parados a los políticos corruptos de la historia.

“American Hustle” es entretenida, divertida, sexy, llena de energía y grandes diálogos, y trata temas como el engaño, el auto-engaño, la reinvención, el poder de la ambición y como esta causa destrucción.

Russell, esta vez, no nos has estafado. Has hecho una gran película que merece todas las alabanzas que ha conseguido. Sigue así.
Tiago Limardo
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2019 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios.
Filmaffinity es un medio independiente, y su principal prioridad es la privacidad, mantenimiento y seguridad de los datos de sus usuarios,
información que no comparte fuera de la web con ninguna entidad y/o empresa, bajo ninguna circunstancia.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados