arrow
Haz click aquí para copiar la URL
España España · Palma de Gandia
Críticas de XiMeT
Ordenadas por:
12 críticas
1 2 3 >>
6
16 de febrero de 2009
18 de 18 usuarios han encontrado esta crítica útil
"La había visto 3 o 4 veces y me la sabía bastante bien. Ah, era la historia de mi vida. ¿Quién más se la iba a tragar así? Pero en realidad no estaba pensada para que se refiriese a mí. Yo sólo quería mostrar qué vidas tan extrañas y desesperadas viven algunos borrachos, y yo era el borracho que conocía mejor."
Charles Bukowski, Hollywood.

La nostalgia pudo con el genio. Formó parte del engranaje y fue espectador de ese homenaje a sí mismo y a la parada de los monstruos que ocupó gran parte de su vida. Y así, como una burla, casi irónicamente, Bukowski, ese detractor del séptimo arte, se encontró de pronto empachado de morriña y añoranza. De una manera que quizá ni él alcanzaría a entender se vio a sí mismo en Jack Bled... digo, en Mickey Rourke. Volvió a sentir el sabor de los perdedores y se embriagó de algo más que alcohol: de recuerdos. Recuerdos que son más traicioneros que las putas pregonando secretos.
Yo no reconocí a Henry Chinaski en Rourke. No vi ese vagabundo de sangre azul, el poeta de la bilis. No me removieron las palabras aún habiendo sido ametralladas sobre el papel por la máquina de escribir del mismo Bukowski (quién sabe si básicamente como mofa). En todo caso no sentí su pulso sobre ellas. No reconocí los bares. Pero era de obligada visión, y tampoco puedo, ni me viene en gana, ser demasiado objetivo.

Sin más, ¿qué mejor que un poco de su prosa en "Hollywood"? Aquí abajo, en spoiler.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
XiMeT
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
7
28 de enero de 2008
18 de 20 usuarios han encontrado esta crítica útil
Jekyll es una vuelta de tuerca del clásico de Stevenson. No es ni una revisión ni una reinvención, ojo. En cierta manera forma parte del mítico relato del grandérrimo escocés; se podría decir que éste pasa por ser la premisa de la serie. La cosa promete, y más tras el visionado del capítulo piloto, que remonta un inicio titubeante y se acaba erigiendo como un Señor Capítulo. El guión se va hilvanando, como cabía esperar, con la metáfora del conflicto de la dualidad humana -el bien y el mal, el yin y el yang-, amén de jugar y manosear con conceptos nietzscheanos. A este interesante planteamiento cabe sumarle una buena puesta en escena, una brutal fotografía, el ritmo adecuado y un impresionante Nesbitt en el cuerpo de ese auténtico y arrollador personaje que es Hyde: el monstruo, el vacilón, el anti-héroe. Los personajes secundarios sugieren y prometen, y la historia camina firme entre el drama y lo cómico, la violencia y la intriga; intriga que va fluyendo a lo largo del capítulo con amagos que se comprometen a llevarnos por interesantes pesquisas. La duración de la serie (tan sólo seis capítulos tiene la primera temporada), y un capítulo piloto sobrio y firme, nos hace esperar una historia sin medias tintas. Bien atada. Por fin. Sientes ese cosquilleo en el estomago de estar ante algo grande.
Pero es entonces cuando la Dualidad con la que juegan parece escaparse e infectarlo todo. Y así nos la encontramos, como una ironía, en diversos campos de la obra: el personaje de James Nesbitt sosteniendo la serie frente a unos secundarios tan llanos que asombra, sólo sugeridos, inverosímiles, y a los que a veces se les quiere cargar un importancia que no es creíble y que les rebasa; alternancia desconcertante entre momentos gloriosos y otros ridículos; unos pocos capítulos buenos, unos pocos capítulos malos; una historia que por momentos se sugiere brillante y por otros no hay por dónde cogerla; situaciones acojonantes que son pisadas por otras que las suceden; un tempo descontrolado, por momentos adecuado, por momentos lento y aburrido o dinámico y confuso.
Más que altibajos de calidad (que lo son) estos contras parecen fruto de desdoblamientos de personalidad al más puro estilo de Tom Jackman. Habría que estudiar a los responsables.

En términos generales, pues, se queda en eso: una serie muy irregular que en cierta manera peca de aquello que analiza. Como si la Dualidad hubiese jugado una mala pasada a una serie que quiso pasarse de lista con ella. Una broma.
Todo queda en un cuento que gusta leer, pero tiene las letras corridas y las solapas manchadas. Y por supuesto no queda bien en el estante.
Una gran idea, un mal desarrollo. Ella de nuevo.

Y aún así un siete. Quizá me encariñé demasiado con Hyde. Siempre hay un Hyde.
Habrá que esperar la segunda temporada, si la hay.
XiMeT
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
5
28 de enero de 2008
16 de 22 usuarios han encontrado esta crítica útil
Bizarrada del mismísimo tamaño que el miembro de Dikke Lul. Una patada en la boca que te quita el conocimiento y a duras penas deja entrever tus propios dientes saltando entre sangre, pus y saliva. Esta película es una obsesión de cien minutos; por cada fotograma es un cabezazo contra la pared. La ambición por rebasar, o incluso reinventar, lo políticamente incorrecto, lo transgresor y, sobretodo, lo desagradable. Y entonces llega ese momento: te ríes. Entre escenas de violaciones, paranoias, fobias varias, violencia de género y asesinatos no se te ocurre otra cosa que reírles la gracia. Dios, ¿cómo puedo ser tan miserable y por qué no puedo parar de reír?
No sé en qué momento di por hecho que ya lo tenía todo visto ¡Qué sinopsis tan sugerente!, pensé. Me relajé, me confié y Ex Drummer me pasó por encima. La música de Mogwai jamás me volverá a sonar igual después de mecerse entre cortes de la película. Ex Drummer me ha hecho olvidar los besos que di con "Killing All The Flies", gracias. Me ha hecho olvidar la poesía. Me sabe a demente. La cinta pretende llevar tan al extremo la repugnancia, lo incómodo, lo chocante, lo molesto, lo asqueroso y los sinónimos que me pueda dejar por el camino, que, justo cuando piensas que en su obcecación ciega todo va a quedar en un salto al vacío ridículo, te das cuenta de que a fuerza de empeño lo han conseguido: una auténtica loa a lo desagradable. Un film que te hace bailar y que te va empujando a trompazos entre la agonía más absoluta y la carcajada más escandalosa. Entre espacios de a cuatro fotogramas y cinco palabras. Y una carga de culpabilidad en cada risotada.
Lástima que para un final realmente glorioso uno ya esté tan desquiciado que le sea prácticamente inviable disfrutarlo y, en cierta manera, asimilarlo.

Le pongo un cinco como le podría haber puesto un dos o un ocho. Conmigo no se juega.
Y luego me dicen, "Pero qué coño... no me ha quedado claro, ¿nos la estás recomendando o estás echándole mierda?".
Yo qué sé.
Allá tú.
Sólo una advertencia: no verla con una monumental resaca.
Yo ya me he desecho de ella.
XiMeT
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1
27 de enero de 2008
11 de 12 usuarios han encontrado esta crítica útil
Trato de recordar cuándo llegó este film a estos lares. Imagino que allá por el 92 o 93, en el cenit de aquel genuino y entrañable "boom" de Dragon Ball que azotaba medio país y medio mundo. El caso es que, como muchos de los que por aquí cuentan, cierto día nos encontramos con esta cinta en un lugar privilegiado de nuestro vídeo-club habitual, con un precio que oscilaba entre las dos mil y las tres mil pesetas si mal no recuerdo. No nos lo podíamos creer: una película de Dragon Ball con actores reales. Ni la rubia del cole nos la ponía tan dura. Ni que decir tiene que a tan tierna edad (soy del 83 si no me han mentido) nuestra paga y los cinco duros que nos daba la abuela cada domingo no eran suficientes para hacernos con tal fetiche. Así que entre algunos colegas decidimos, como ya hicieron en una serie de dibujos para conseguir el número 1 del Hombre Radioactivo, juntar nuestro capital para hacernos con esta obra de culto. Por supuesto cada uno de nosotros conspiró por su cuenta para ser dueño y señor absoluto de la cinta. Aunque nunca nadie lo confesó. Por suerte o por desgracia mi madre no accedió a darme la pasta y me tuve que rendir a la custodia compartida. Mangoneamos para llegar a la cifra, durante varias semanas tuvimos que robar los gusanitos en un intento desesperado por ahorrar, y entre tanto alguien nos arrancaba la ilusión adelantándose y comprando el único ejemplar de la película. Nos mordimos los labios y se nos empañaron los ojos. Fueron meses lo que esperamos, que se me antojaron décadas, hasta que llegaron las prometidas copias de alquiler.
Años más tarde nació una televisión local, y no se les ocurrió otra cosa que usar esta película para las emisiones de prueba. Así pues, en el número once del televisor, podíamos ver una vez tras otra esta simpática y valiente aberración. Y vuelta a empezar, y vuelta. Fantástico. Un fantástico y descojonante bucle 24 horas al día. Alguien aseguró que aquel mamón o mamona que se quedó la mítica y única copia que estuvo a la venta quiso amortizarlo. Nadie le explico que dos mil pesetas gastadas en eso nunca se llagan a amortizar, que te pesan para siempre en la conciencia.

Si bien de algo me ha servido esta película es para aventurarme a hacer mi primera crítica por aquí, aunque paradójicamente no haya comentado absolutamente nada de ella en sí. Tampoco creo que haga falta ni sea interesante. Cualquier día, en buena compañía, con birra y otros anestésicos envueltos en papel de fumar, volvemos a tirar 90 minutos de nuestra vida a la basura. Seguro.
XiMeT
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
7
22 de febrero de 2009
8 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
El hombre aspirando a ser Dios, de nuevo. Una premisa resobada que no aburre: siempre gusta el morbo de ver al ser humano estúpido jodiendo todo. Basta saber jugar bien las cartas para tener un planteamiento prometedor. En este caso, en un intento de crear una alternativa al trasplante de órganos, un par de médicos confinados y aburridos desarrollan unos parásitos útiles, capaces, en principio, de realizar funciones orgánicas vitales. El cuerpo humano sólo tendría que habituarse a ellos, y éstos sobrevivirían gracias a un principio simbiótico. Si todo hubiese salido bien, no tendríamos película.

La cinta empieza con una serie de fotogramas que nos descubren el complejo de apartamentos de lujo Starliner, ubicado en una isla a doce minutos de Montreal pero, aseguran, a miles de kilómetros de su ruido. Lejos de cualquier tensión palpable e intrínseca de la ciudad. La piscina, el campo de golf, las pistas de tenis, los restaurantes, las tiendas, el entorno paradisíaco e incluso su propio gabinete médico; todo lujo de detalles que invitan a la paz más ostentosa.
Una joven pareja se informa en recepción, buscan un lugar hogareño donde pasar el resto de sus vidas halagüeñas. Pero Cronenberg no tarda en romper esa sosegada atmósfera y viciar el ambiente de inquietud en esos mismos tonos níveos y suntuosos que poco a poco se irán tiñendo del color de la sangre. Así nos encontramos de golpe con la violencia en la habitación 1511: un aspirante a Dios está remendando sus errores. Al mismo tiempo podemos ver en otra estancia a un vecino mirándose al espejo y aquejándose del estómago. Algo pasa. El médico, por su parte, comprende que es demasiado tarde, que la ha jodido. Que el juego se les ha ido de las manos. Y si la promiscuidad ha sido el detonante, acojona pensar en la magnitud y alcance de la cagada. Así, el aspirante a Dios se ve desbordado. Y se suicida. Ese morbo que gusta en el celuloide.

(...) Meto algo en spoiler por falta de espacio.

Total, una cinta entretenida donde Cronenberg ya va apuntando maneras que iría puliendo película tras película. Aún así esperaba que el colega hubiese sacado más jugo a esta historia. Si bien la dirección es casi impecable dentro de los márgenes de la Serie B, el guión deja un tanto que desear.
Mención a parte para la babosa parasitaria. Los bichos y engendros pierden a este director, y a mí me encanta. Quién sabe si, quizás intencionadamente, en este caso evoque un miembro viril malsano (la escena de la chica en la bañera refuerza esa imagen, desde luego). Es jodidamente asqueroso, y es su sello. Y es la hostia.

La peli gana con un segundo visionado, estoy seguro.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
XiMeT
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2019 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios.
Filmaffinity es un medio independiente, y su principal prioridad es la privacidad, mantenimiento y seguridad de los datos de sus usuarios,
información que no comparte fuera de la web con ninguna entidad y/o empresa, bajo ninguna circunstancia.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados