arrow
Haz click aquí para copiar la URL
Críticas de Kyrios
Ordenadas por:
1.116 críticas
1
29 de diciembre de 2009
933 de 1453 usuarios han encontrado esta crítica útil
No sé por donde empezar….voy a tirar de tópicos (no, aún no estoy hablando de la película) y decir que la clavada del rollo 3d aún me duele.

El 3D ha de ser un acompañamiento para la historia nunca puede situarse por delante de los personajes y el guión (como bien hacia Cameron con Terminator 2). Y si lo hace que no le llamen película y mucho menos obra maestra (de qué? Del cine? JA). Y lo digo por varias escenas que están totalmente metidas con calzador para empalmar con el 3D*. Hasta la narración se la pasa por donde él sabe, sólo con tal de enseñar la innovación de los Fx.

Cameron no se ha arriesgado lo más mínimo, ha hecho una película para toda la familia: historia cutre de amor (que aún estoy buscando las razones por las cuales se enamora Worthington de la bicha azul), escenas de acción para empalmados, pero totalmente impersonales, grabadas como si fuera un videojuego y ambientes fabulosos para los niños. Evidentemente todo esto de manera muy superficial.

La historia (o como le llamen a esto) es totalmente inexistente. Está muy claro que los personajes a Cameron le importan un pimiento. Pero es que parecen caricaturas…tenemos al general malo maloso que sólo le faltaba comentar lo del Napalm por la mañana, al Sam Worthington que pone cara de empanado (sigo buscando motivos) a Sigourney Weaver en una caricatura de ella misma.

No me importa que la historia este muy vista, pero sí que siempre me la cuenten igual. Los malos son muy malos y los buenos son muy buenos, maniqueísmo al máximo. Cada vez que moría una persona humana en la pantalla me preguntaba si no tendría alguna historia detrás (que estamos enseñando a los niños?). Innovación?

Puede ser entretenida? No lo niego, pero esto no es sinónimo de calidad. Que entretenga no significa que sea una obra maestra. Yo al menos no considero a Cristiano Ronaldo o alguno de estos un artista.

Esto no es ningún avance para el cine, cuando la historia importa menos que los personajes es que algo estamos haciendo mal. Como otros ya han comentado, la historia es un refrito de otras películas. Menos mal que aún queda gente como Javier Ocaña (un bravo por él) que tiene opinión propia.

12 años esperando la tecnología para luego meter una historia tan cutre? Espero que tarde lo mismo para la próxima, que esta vez no vuelvo a picar.
Menos mal que al llegar a casa pude ver una de Chaplin para compensar que si no....

Y ahora ya puedes darle al no (Si aún no le has dado).
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Kyrios
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
2
6 de enero de 2015
76 de 100 usuarios han encontrado esta crítica útil
Fury (Corazones de Acero, 2014) es exactamente lo que promete el Tráiler. Un filme de propaganda norteamericana más. La Historia Anglosajona sigue en su línea de tergiversación, aunque hay una secuencia tremendamente nauseabunda en el filme, que destaca por encima de todas y supera la de otros panfletos como podrían ser Pearl Harbor (Pearl Harbor, 2001) del nefasto Michael Bay. No extraña viniendo de un director como David Ayer, que ya en el año 2012 había realizado una auténtica oda a la policía de los Estados Unidos, con el filme End of Watch (Sin tregua, 2012)

Y es que poca gente lo sabe, pero cuando se produjo el desembarco de Normandía y los aliados entraron en el continente europeo, centenares de miles (algunos Historiadores llegan más allá alzando la cifra hasta los Aproximadamente cuatro Millones) de mujeres fueron violadas por las tropas Aliadas. Algo que siempre se ha tratado de ocultar, como el que uno de los bombardeos más destructivos de la segunda guerra mundial se produjera sobre una ciudad Alemana, como es Dresde. Pero es que además en Corazones de Acero, nos encontramos con una secuencia que trata de enturbiar este vomitivo hecho. La Violación aparece presentada en una secuencia del filme como un simple flirteo entre un joven y apuesto soldado norteamericano y una muchacha alemana que se rinde en cuestión de segundos a sus brazos (algo totalmente absurdo, porque después de que entren soldados a tu casa y uno de ellos se quite la camisa en tu cara, lo mínimo que coges es miedo). Aún más caricaturesco resulta ver a Brad Pitt contemplar la escena y comentar en voz alta que “Cosas de la vida, son jóvenes y estamos en guerra”.

Y eso que el filme no inicia mal su andandura. De hecho, hay dos películas en Corazones de Acero La primera nos la encontramos con la presentación de personajes y los primeros escarceos bélicos. La segunda llega hasta la comentada escena y pasa por un final totalmente delirante, que habría firmado el hijo secreto de John Wayne o Kissinger.

Situémonos. Último año de guerra, los aliados ya han desembarcado y se dedican a conquistar las últimas ciudades alemanas. Un joven americano, interpretado por Logan Lerman, que no tiene ningún contacto con el ejército (en realidad trabaja como tipógrafo) es mandando a combatir en un tanque que lidera el personaje principal de Brad Pitt. En esta primera parte del filme nos encontramos con una buena producción y ambientación (en honor a la verdad pocos filmes muestran mejor la experiencia de la guerra) y con secuencias que pretenden demostrarnos la auténtica cara del conflicto. Muerte y desolación, sin tiempo para heroísmos (algo que se contradirá con el posterior metraje).

En la segunda parte del filme, el disparate alcanza cotas surrealistas. Nuestro comandante, que en un principio era presentado como un cruel y despiadado oficial, acaba adquiriendo tintes cordiales y dulces. La película parece querer justificar las primeras secuencias del filme, desarrollando que la dureza que el personaje de Brad Pitt le presenta al inexperto recluta como algo inevitable dentro de la guerra. Es decir, Corazones de Acero acaba por seguir la tesis de “La Guerra es dura, pero es la guerra” e incluso no condenar actos como el disparo por la espalda ante un soldado alemán ya rendido, acto criminal sea del bando que sea y que nos muestra el filme en los primeros compases.

Y todo acaba girando en un combate demencial que no tiene ningún tipo de sentido. El tanque de nuestros protagonistas pisa una mina y queda inhabilitado. Se enteran de que un centenar de Nazis se dirigen hacía ellos, pero a Brad Pitt se le va la olla y decide quedarse en el tanque y combatir hasta la muerte. Una orden que le habría costado el puesto en la realidad (por exponer inútilmente a los soldados de su pelotón) pero que aún adquiere más cotas de locura cuando David Ayer nos muestra el desarrollo del combate. Los soldados alemanes se abalanzan sobre bárbaros hacía el tanque, sin tener en cuenta que este les dispara decenas de balas. Un ejército que había conseguido victorias militares ante medio mundo queda ridiculizado por cinco soldados norteamericanos. La Épica está servida.

Por si fuera poco, el diseño de los combates resulta totalmente antihistórico. La película propone el combate de Panzers cara a cara, como si estuviéramos ante una película más de la saga Star Wars. Inclusive, Por seguir el modelo de George Lucas, el director del filme nos diferencia los disparos de un bando y otro, infografiándolos de colores diferentes, con el resultado de que el espectador parece presenciar una batalla de Rayos láseres en toda regla.

http://neokunst.wordpress.com/2015/01/0 ... erro-2014/
Kyrios
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
6
31 de marzo de 2013
40 de 43 usuarios han encontrado esta crítica útil
Sin duda Room 237, documental estrenado en 2012, se ha hecho un hueco entre los admiradores de la obra de Kubrick (ya sea para alabarla, degustarla o denostarla). Ahora bien, también hay que decir que la película es cuanto menos una curiosa obra que se sale de los esquemas habituales de los documentales al uso. En cuanto a contenido, claro.

Porque el formato deja bastante que desear, no nos vayamos a engañar. Mientras se utiliza las imágenes de las películas de Kubrick, evidentemente la palma se las lleva “El Resplendor” por ser la protagonista del documental, se cuentan las peculiares interpretaciones de los diferentes personajes. Y ni más ni menos en eso consiste Room 237, documentales con mejor tratamiento de la imagen y de la estética, los hay a patadas por televisión. Así que lo mejor que podemos hacer es olvidar el formato y centrarnos en lo que nos cuenta la obra. Porque es pensar en los momentos en que se utiliza de manera reiterativa la secuencia de Tom Cruise en “Eyes Wide Shut” y uno se empieza a ponerse malo.

Es tan cierto que se trata de un documental manipulador (y pese a todo nos lo avisa de primeras mediante un rótulo, estamos ante un documental subjetivo, las teorías expuestas no dejan de ser opiniones sin intención de sentar cátedra) como de que uno no va a volver la película sin tenerle aún más respeto, porque si algo consigue el documental, entre majadería y majadería es meternos un poquito del miedo que nos ofrecía la película original.Y eso ya es decir mucho.

Y veremos lo que queramos ver, ahí reside la gracia de la película, mil y una teorías que especulan sobre cualquier posible significado de la película y que tratan de darle más dimensiones de vida a la película. Es lo que sucede cuando las grandes películas (u obras de arte) logran hacerse un hueco propio y conseguir diferentes niveles de interpretación. Podemos poner como ejemplo el mítico cuadro de La primavera de Boticelli, cuyos temas iconográficos sigue siendo tema de debate ente múltiples personalidades del mundo del arte.

Por otra parte, hay detalles muy interesantes y que a uno se le pasan por la cabeza cuando ve la película. Sillas que desaparecen entre plano y contraplano, árboles que tienen una mida imposible y no deberían salir en el encuadre o hojas que se mueven solas. Sin duda estos pequeños detalles, que Kubrick buscaba de manera intencionada, son lo mejor del documental, porque es obvio que una silla no desaparece entre plano y contraplano sino hay una intención detrás del director (o un descuido monumental, pero recordemos que durante esta misma película Kubrick llegó a repetir la toma de la escalera más de veinte veces con tal de conseguir la máxima perfección posible). Ahora bien, hay otras anécdotas y vías que resultan un poco más ridículas.

Paso a repasar brevemente las teorías expuestas.

1-La casa tiene parte de fantasmas que se esconden debajo de todo, pues está construida en un cementerio indio. Teoría que se sustenta mediante un recuadro de un indio navajo que aparece al principio de la película, un bote de comida con la imagen de un indio y la secuencia del ascensor donde brota sangre.

2-Holocausto nazi. Según esta vía, la película recoge pequeñas señas en las que Kubrick hace referencia al holocausto nazi. Se vuelven a citar las puertas del ascensor, el número 42 (el año en que se empieza la solución final y que aparece en la camiseta de Danny) y diferentes águilas que aparecen por la película (el águila era un símbolo nazi)

3-Revisión del mito del Minotauro. Seguramente la teoría más alocada de todas, con apenas un poster y poco más (el laberinto). La experta de la teoría asegura la locura de que nos encontramos ante una revisión del mito griego.

4-Construcciones imposibles. No es que sea una teoría en sí, pero el documental nos muestra como la arquitectura que plantea Kubrick no se corresponde con la que tendría que ser en realidad, es decir, construye un escenario totalmente irreal. Es uno de los momentos más interesantes del documental, porque más que especular libremente se ofrecen ideas sólidas y mapas que corroboran la idea.

5-La ida de olla total, cuando se nos presenta como de manaera simbolica que el final de la película y el principio van cuadrando de cierta manera, es decir que la cinta se puede ver al revés y que cuadra en algunos momentos. Sin duda la teoría más floja que le deja a uno con cara de bobalicón.

6-Alusión al montaje ficticio de la luna, Room n237 (moon, el número releva el estudio donde se grabó el alunizaje). También la camiseta de Danny donde vemos el Apolo., el cohete que aterrizó en la luna

Pero entre estas teorías se muestran algunos detalles, como los ya citados, que resultan muy interesantes y que relevan detalles de los que uno se da cuenta a primera vista. Evidentemente las diferentes teorías están expuestas por gente más amante de la paranoia que verdaderos cinéfilos. Aún así resulta muy útil para los amantes de la película, para darse cuenta de los detalles más nimios que a uno se le pasa y por reírse un poco de algunas de las teorías más alocadas que se presentan.

Siento haber desglosado las teorías para realizar la crítica, pero es la única manera de entender la idiosincrasia del documental.

http://neokunst.wordpress.com/2013/03/31/ciclo-kubrick-room-237/
Kyrios
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
2
25 de diciembre de 2014
45 de 69 usuarios han encontrado esta crítica útil
La Última pataleta pseudointelectual de Kevin Smith se titula Tusk (Tusk, 2014), un filme demencial que no hace más que atestiguar la caída artística de un director que si bien en los años noventa se pensaba de él que regeneraría el cine alternativo o Indie de los Estados Unidos con películas como Clerks (Clerks 1994), se encuentra en una caída en picado imparable.

Al igual que Red State (Red State, 2011), película por cierto mucho más inteligente, Tusk supone un giro tremendo (por lo menos aparentemente) en la carrera del cineasta. Habituado nos tenía a la comedia juvenil, con dejes de humor ácido pero sobre todo lleno de referencias Freaks a otros filmes míticos como la saga Star Wars O la de El Señor de los Anillos…¿En qué género se inscribe Tusk? comedia cínica? ¿Terror? Lo que parece es que Kevin Smith se ha retado con algún amiguete suyo con una frase parecida a la de “A que no hay huevos a…” y el director, que para chulo él, ha aceptado hacer el filme, aunque sea algo tan absurdo como lo es reconstruir una morsa a partir de un ser humano mediante un experimento digno del doctor Mengele. Sí, más o menos lo que ya anunciaba la bizarra The Human Centipede (The Human Centipede, 2009) del holandés Tom Six.

El argumento es el siguiente: Justin Long interpreta a un auténtico gilipollas que trabaja como Podcaster (un locutor de radio virtual). Decide realizar un viaje a Canadá para explotar un fenómeno Freak que está triunfando en la red, aunque cuando llega se entera de que ha fallecido. Para no gastar el viaje en vano, el personaje entrevista a un anciano con el que se encuentra por casualidad, que interpreta Michael Parks. Sin embargo, hay algo realmente oscuro en este personaje…

La Pregunta principal es ¿Qué pretendías Kevin Smith, con esta película? Aparte de asco, poco más nos ofrece Tusk. Como comedia fracasa estrepitosamente y los puntos cómicos son mínimos. Como filme de terror resulta nauseabunda pero poco terrorífica. Lo peor de todo es el discurso subyacente que encontramos en Tusk. A pesar de lo inmoral que resulta todo en el filme, el cineasta no se molesta lo más mínimo en justificar las acciones de su protagonista. Simplemente se divierte con una bizarra transformación, como sí el hecho inhumano que exhibe el filme (y Smith se recrea bastante en las imágenes grotescas de nuestro personaje siendo torturado) fuera gracioso por sí mismo. Pero no, no lo es, y la sensación que da la película es que trata de causar polémica aunque no haya ningún sustento detrás. Es cierto que las películas de Kevin Smith siempre se habían caracterizado por su inane trasfondo, por su oda a la banalidad y a la frugalidad de la vida, pero Tusk realiza un paso más allá, un paso extremo, convirtiéndose en una película totalmente nihilista.

No sé puede salvar nada de Tusk. Quizá la interpretación de Michael Parks, el único motivo por el que filme no se encuentra en el ranking de peores películas del año. Sin embargo, su interpretación queda contrastada con la de Justin Long, actor que sobreactúa de tal manera que estropea en parte el filme.

Además no hace falta ser muy listo para ver que hay multitud de secuencias que simplemente están incluidas en la película para alargar el metraje (si no fuera por estas secuencias seguramente no se llegaría ni a la hora de duración). Desde algún que otro flashback, pero sobre todo las sangrantes escenas en las que aparece el personaje interpretado por Johny Deep. No sólo es que su importancia en el filme sea totalmente nula, sino que su personaje provoca cualquier sentimiento contrario al que Smith busca con él (puede que sea un efecto cómico).

Sí que es cierto que hay algunas señas del cineasta reconocibles en el filme (lo que nos demuestra que las diferencias del filme con otras del cineasta no están en su esencia sino en la calidad de esta), como el diálogo que encontramos en el aeropuerto, cien por cien Kevin Smith, aunque sea una secuencia que demuestra un humor totalmente deslucido e insulso. Algunas gotas de humor negro perdidas en un mar que no pueden disipar la tremenda tortura que es ver Tusk.

Por cierto, una pequeña pregunta, ¿Por qué si estás encerrado con un psicópata que te ha amputado a una pierna y tienes poco tiempo para llamar malgastas tu tiempo en avisar a tu novia y a tu compañero, pero no a la policía?

http://neokunst.wordpress.com/2014/12/25/tusk-2014/
Kyrios
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
5
25 de octubre de 2018
26 de 31 usuarios han encontrado esta crítica útil
¿Cuántas veces hemos visto la típica película de deportes, sobre un equipo perdedor que gracias al esfuerzo consigue todo lo que se propone? Pues bien, si el 99 por ciento de estas películas son americanas, el año pasado dio el pelotazo una que a pesar de ser de producción rusa, Dvizhenie Berx (Going vertical, 2017) parece ser una más de la factoría Hollywood. A pesar de que en España la película ha pasado prácticamente inadvertida, en Rusia ha roto todos los éxitos de taquilla, convirtiéndose en la película que más dinero ha recaudado hasta la fecha (no confundir con número de espectadores).


¿Qué nos encontramos en Going Vertical? Lo predecible. Justo cuando se acaba, nos encontramos con una secuencia postcreditos en la que vemos los diferentes triunfos de la URSS en aquellas Olimpiadas de Berlín del 1972, lo que hace pensar lo que algunos ya habían apuntado, que la película es en realidad una respuesta a las acusaciones de dopaje que se habían vertido sobre el deporte ruso. Y en parte así es (lo que no quita que Rusia tenga todo el derecho a quejarse de no permitirles participar, todos sabemos que el tema de dopaje no es monopolio de un sólo país).


La película está basada en hechos reales, aunque esto habríamos de ponerlo entre comillas, porque se toma numerosas licencias históricas. La mayoría, no son por desconocimiento,sino con tal de hacer la película más interesante al espectador que desconoce el mundo del baloncesto. Por sólo citar unos cuantos errores: En aquel momento los “mates" estaban prohibidos en el Baloncesto olímpico, y sin embargo en la película nos hinchamos a verlos (Y no sólo eso, sino que muchas de la jugadas no corresponden con el baloncesto de aquel tiempo). Tampoco es cierto que los Soviéticos no hubieran derrotado nunca a la selección americana o que nunca antes se hubieran enfrentado combinados soviéticos contra estudiantes.


Pero al grano, la película se centra en el momento en que la Unión Soviética decide cambiar de rumbo en lo que a su selección de baloncesto se refiere, contratando a un nuevo entrenador, que interpreta Vladimir Mashkov, uno de los mejores actores de la actualidad. La selección se plantea el reto más difícil posible, vencer a la todopoderosa selección de Estados Unidos.

De hecho, más interesante que lo que nos cuenta la propia película es el contexto en el que se involucra. Especialmente en la relación que mantiene el filme con el pasado, y con la Unión Soviética, tanto en los temas políticos como deportivos. La película en ese sentido no deja de seguir la doctrina oficial de la Rusia Putiniana actual: Añorar la Unión Soviética y sobre todo la gente de a pie que la formaba,pero no a si sus élites o su modelo. De tal manera que exceptuando el entrenador que interpreta Vladimir Mashkov, el resto de superiores son todos aborrecibles, especialmente unos cuantos personajes de la cúpula Soviética que en ocasiones muestran la propia desconfianza hacía el entrenador.

El guión sigue todos los formalismos y principios de este tipo de películas. La película sabe que no puede dejar de lado los eventos que sucedieron en esa olimpiada, con el atentado terrorista por parte de un grupo palestino, pero no sabe como incluir de manera efectiva estos sucesos en el metraje, y parece más un pegote que otra cosa. Por otra parte, el morbo de ser un enfrentamiento directo entre rusos y americanos se salda con un discreto patriotismo que resulta salvable (No es que tengamos que apartar la vista por la exageración de lo que se relata), a excepción del personaje de la comentarista, personaje hecho claramente para que los tontos no se pierdan y darle una falsa emoción al partido (en realidad molesta enormemente)
Kyrios
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2020 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de películas y series, y es un medio totalmente independiente cuya principal prioridad es la privacidad y seguridad de los datos de sus usuarios.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados