arrow
Haz click aquí para copiar la URL

Dont Look Back (Don't Look Back)

7,7
806
votos
Sinopsis
Aclamado documental filmado por D.A. Pennebaker que cubre principalmente la gira británica ofrecida por Bob Dylan en la primavera de 1965, cuando el trobador folk americano, de nombre real Robert Allen Zimmerman, contaba sólo 23 años. La gira de Dylan, de apenas 3 semanas, es documentada detallada por una cámara que le sigue allí donde va, del aeropuerto al hotel, mostrando conversaciones y conciertos, además de contar con la aparición ... [+]
Críticas ordenadas por:
10 de noviembre de 2013
6 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
De algunos artistas, de casi todos los artistas, uno debería quedarse con su arte, y dejar la vida personal a un lado. Cada vez que he visto documentales sobre Dylan, o grabaciones de los 60, he acabado con la sensación de que este hombre era un tipo manipulador, burlón, desapegado, acostumbrado a la adulación de su obra y cada palabra que saliera de su boca. Esto resalta más todavía si se yuxtapone a su obra: letras de marcado carácter social, en ocasiones a la manera de un profeta moderno. Pero el genial autor de tantas piezas atemporales, primarias y descarnadas, se me antoja muy por debajo de esa obra, muy poco digno de la misma. Existe un desfase entre la nobleza y la verdad que transpiran tantas de esas canciones y el intérprete, porrero pretencioso y con bastantes malas pulgas.

Me pregunto si el autor de este documental lo comenzaría con una cierta idea de lo que acabaría obteniendo. Naturalmente -como siempre- existe un trabajo de edición, de tal modo que queda lo más dramático, lo más enjundioso. Es bastante posible que aquellos momentos más relajados hayan quedado en la sala de montaje.

Hace poco escuchaba en un documental titulado "Stories we tell" a alguien que comentaba que en una relación siempre hay alguien que ama más que el otro. Pues en este caso es Joan Baez la que sale mal parada. Dylan en ese momento es un tornado que todo lo engulle, se está forjando como icono del siglo XX, y ella queda relegada al papel de comparsa, de extra.

No desearía estar en la troupe de este señor ni 5 minutos.
dO _ ob
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
8 de noviembre de 2012
4 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
El mito se ha expandido durante 50 años de carrera (y su último trabajo, Tempest, demuestra que le queda cuerda para rato). Un artista que ha sabido reinventarse para mantenerse en la cima durante distintas etapas rayando un nivel superlativo. Pero, si he de elegir los mejores años de su carrera, sin duda diría que los comprendidos entre 1963 y 1966.

Más concretamente ese 1965, año en el que se produce el rodaje del documental, sería un año excepcional para Dylan. En ese año produciría dos de sus tres grandes discos, la santísima trinidad, que serían publicados de manera consecutiva ("Bringing It All Back Home" y "Highway 61 Revisited" en 1965 y "Blonde on Blonde" en 1966).

La gira británica mostrada en el documental se centra en mi momento favorito en la carrera del compositor: aún con su guitarra acústica (a pesar de que ya había realizado experimentos eléctricos como el "Subterranean Homesick Blues") pero ya liberado de su etiqueta de músico político, vemos a Dylan solo en un escenario, hipnotizando al público. Su repertorio folk ya es inmenso, propio de una leyenda, a pesar de contar con tan solo 23 años.

El documental es famoso por sus escenas con Dylan fuera del escenario, donde se muestra natural. Discusiones que parecen no llevar a ningún lado muestran el carácter peculiar de un poeta que nunca ha pasado desapercibido. Pero yo, como fan incondicional, me quedo especialmente con las interpretaciones de Dylan (geniales todas ellas, pero destacando las realizadas sobre los distintos escenarios de Inglaterra) que me hacen sentir como si hubiera vivido algo especial (sentimiento que el mismo Bob confiesa haber sentido). Y me imagino en el Royal Albert Hall disfrutando de una actuación irrepetible…
alosadav
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
21 de mayo de 2018
Sé el primero en valorar esta crítica
Bob Dylan siempre ha sido un personaje polémico. Su personalidad arrogante y desapegada contrasta con la sensibilidad y empatía que forman los ejes de sus canciones, y por ello este documental resulta un viaje tan impactante, en especial si solo conoces al Dylan músico.
Cierto es que no puedes juzgar a un artista meramente por su arte, pero ciertamente cuando un artista crea expresa los más íntimos movimientos de su psique, revelando partes verdaderas y reales de su ser, incluso cuando el propio arte es una impostura, una bravata, como me parece que es el caso de Dylan. Así como la naturalidad es una actitud poco natural, la impostura no es más que una postura.
En fin, aquí se produce un claro desdoblamiento entre persona y artista, y se suceden las discusiones con periodistas, fans y borrachos, dando al otrora líder de la canción protesta una imagen beligerante y excesiva, que quizás fuera un movimiento deliberado, en vista de que los trabajos que estaba a punto de lanzar al mercado ese año supondrían una clara ruptura con sus anteriores obras.
Marcos 'La Joven Promesa'
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2020 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de películas y series, y es un medio totalmente independiente cuya principal prioridad es la privacidad y seguridad de los datos de sus usuarios.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados