arrow

Perdidos en La Mancha (Lost in La Mancha)

6,9
2.890
votos
Sinopsis
En el año 2000 Terry Gilliam intentó llevar el Quijote a la gran pantalla en un proyecto llamado "El Hombre que Mató a Don Quijote". Sin embargo, una serie de desgracias para la historia del cine hace que nos tengamos que conformar con el documental "Lost in la Mancha" de Keith Fulton y Louis Pepe sobre el rodaje de éste magnífico sueño de Gilliam en España. En él veremos como los técnicos se desesperarán por el modo de trabajar de ... [+]
Críticas ordenadas por:
1 2 3 4 5 >>
15 de octubre de 2005
28 de 37 usuarios han encontrado esta crítica útil
Un ejemplo de cómo nunca hay que hacer las cosas en el cine.

El extravagante director, Terry Gillian, en todo momento tiene una imaginación desbordante (aunque dudo mucho que su estilo visual sobrecargado fuera el idóneo para retratar las fantasías de Don Quijote) y una actitud eufórica, pero no dialoga bien con el resto del equipo y es demasiado exigente para el presupuesto que tiene. No pudo soportar todo el peso de la película.
Es inevitable que el espectador no se desespere con los acontecimientos que se suceden. A la mala planificación se une la mala suerte. ¡Mira que no planificar los posibles diluvios de las Bárdenas en esa estación del año...! Es como ir a rodar a Valencia a finales del verano y no prever una posible "gota fría". Tampoco es buen lugar para rodar un desierto sobrevolado por aviones militares, ni la acústica de un simple almacén.

Que no se os olvide contratar los seguros necesarios cuando rodéis en estas situaciones y con algún actor ya mayor.
Como dice el refrán, "a perro flaco, todo se le vuelven pulgas".
jastarloa
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
10 de diciembre de 2007
14 de 15 usuarios han encontrado esta crítica útil
En el año 2000 Terry Gillian se hizo con los servicios de los directores Keith Fulton y Louis Pepe para que rodaran el making off de la película en la que estaba trabajando en aquellos momentos, “El hombre que mató a Don Quijote”, una versión libre y postmoderna de la afamada novela de Cervantes.

La mala suerte y las incidencias se cebaron con la película de Gillian, hasta el punto de que ésta tuvo que ser suspendida a los 6 días de rodaje, por lo que, si nos atenemos a una lógica puramente comercial, la cancelación del rodaje de la película debería haber supuesto automáticamente la suspensión de su consiguiente making off, pero no sucedió así. El documental de Fulton y Pepe siguió adelante, se finalizó, y se convirtió en el testimonio de meses de trabajo y de ilusiones creativas que nunca llegaron a materializarse en una película.

Imprevisiblemente lo que inicialmente tenía que ser un making off, se trasformó en la crónica de un fracaso, diario audiovisual del derrumbe de una producción cinematográfica. Una propuesta temática atrevida, pues si bien los making off son documentales con una clara vocación promocional sobre la realización de un filme, “Lost in la Mancha” es la reivindicación de un “no filme”. Un documental sobre una película que nunca existió, y que hoy por hoy solo existe en la cabeza de Terry Gillian. Una vuelta de tuerca al género documental de los making off en la que algunos críticos han querido ver el primer “un-making off” de la historia del cine y producto pionero de, quizás, un nuevo subgénero documental.

Inicialmente, y durante buena parte de la película, “Lost in la Mancha” si que se desarrolla como un making off, no en vano era lo que pretendía ser. Recoge declaraciones del equipo técnico y de los actores, incorpora los storyboards de Gillian, muestra la lectura del guión y los ensayos, y da testimonio de los primeros días de rodaje. Pero la desgracia cae sobre la película, y una serie de acontecimientos desafortunados truncan el proyecto. Del desmantelamiento de la película y los sinsabores que esto provoca a su director, Terry Gillian, y sus colaboradores más allegados se hace eco el documental.

De una manera tragicómica, a la par que íntima, “Lost in la Mancha” relata como, una vez más, la frialdad de los números, el mecanicismo de la industria cinematográfica, y los imperativos económicos se acaban imponiendo a la emotividad creativa, que no entiende ni de números, ni de rentabilidades. Estableciéndose así un paralelismo metafórico del personaje literario a adaptar, Don Quijote, y el director de dicha adaptación cinematográfica, Terry Gillian, quien, al igual que el hidalgo cervantino, verá como sus sueños e ilusiones se desvanecen ante el envite de la cruda realidad. Los inversores, los aseguradores, y la falta de liquidez serán las aspas del particular molino que derribe a Gillian.
FERNANDO BERMEJO
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
26 de julio de 2005
10 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil
Estoy seguro de que la película de Don Quijote hubiera sido magistral.... pero cuando todo se pone en tu contra te ves desesperado y sin ánimo de seguir hacia delante con el proyecto. Esto es lo que le sucedió al maestro Gilliam al intentar rodar su proyecto más ambicioso. Una serie de catástrofes que hizo imposible continuar el camino. El documental está tratado para hacer sacar una sonrisa al espectador, viendo todos los problemas que se van desencadenando a medida que pasan los días... y en verdad hace gracia, pero, también es cierto que sientes una profunda pena porque no vamos a poder ver (por el momento) la gran pelícuala que Terry Gilliam tiene en su cabecita, y conociendo la cabeza de Gillian y sus ideas... Nos va a tocar esperar.
abelitto
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
24 de noviembre de 2006
10 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil
Terry Gilliam puede ser un loco genial, un iluso útopico o simplemente un tipo con demasiada imaginación, pero por encima de adjetivos es un artista. Y este documental sobre el rodaje fracasado de su proyecto "The man who killed Don Quixote" nos enseña como el proceso creativo es a veces un camino demasiado doloroso y complicado.

Resulta casi imposible creer como la mala suerte se va adueñando del rodaje. Desde el primer día va hundiendose poco a poco. Inclemencias temporales, retraso de los actores, falta de comunicación entre Gilliam y su equipo, aviones que pasan en pleno rodaje y hasta un protagonista de 70 años con una hernia... En fin, un caos absoluto que termina con la entrada en escena de de las aseguradoras y de los señores que ponen el dinero.

Ojalá algún día veamos la película terminada, porque las pocas escenas filmadas son fántasticas. Impresionante el mini trailer con los tres "gigantes" avanzando hacia la cámara. Recomendada para fans de Terry Gilliam, que sabe que el fracaso absoluto puede ser la más resplandeciente victoria.
lutran
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
5 de junio de 2007
6 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
El señor Gilliam, demuestra lo genio que es con este intento de grabación del Quijote. Un tema este tildado de "maldito" por los frikis del cine (y yo). El Quijote a la hora de ser llevada al celuloide, puede ser un asunto tan pesado como la estantería del salón donde se juntan La Biblia, el Nuevo Testamento, El Código Da Vinci, y por supuesto los dos tomos de El Quijote.

Pero la película no es tal. Es un making off "sin querer"...Una genialidad donde uno puede apreciar que rodar una película puede llegar a ser un dolor punzante en la glotis. Las risas te las echas en momentos determinados, y si te gusta el cine te puede servir para iniciar tus pasos como Script (eso sí con Terry al mando debe ser una locura). El momento cumbre viene de la mano de unos auténticos gañanazos de La Mancha(yo creo que alguno era de la Hora Chanante) y que hacen las veces de extras monstruosos...te meas....y el Sr.Gilliam no digamos.
Zvonomir
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 5 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2017 Filmaffinity - Movieaffinity | All Rights Reserved - Todos los derechos reservados