arrow
Haz click aquí para copiar la URL
España España · almeria
Voto de TOM REGAN:
8
7,7
6.596
votos
Sinopsis
La historia de un hermético y frío asesino a sueldo. Jeff Costello es un perfeccionista que siempre planea cuidadosamente sus asesinatos y al que nunca han atrapado. Sin embargo una noche, tras liquidar al dueño de un club nocturno, queda a la vista de varios testigos. Sus esfuerzos por construir una coartada fallan y poco a poco es acorralado, tanto por la policía como los clientes que le han traicionado. (FILMAFFINITY)
4 de diciembre de 2017
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
258/02(03/11/17) Jean-Pierre Melville nos regaló hace medio siglo una notable muestra de cine negro, “polar” francés, relato seco, adusto, detallista, meticuloso, con diálogos escasos pero contundentes, personajes lacónicos, todo encaminado a dar vigor a la imagen y los sonidos ambientales (cantar de un pájaro, ruido de motores de autos, música,…), con un composición de atmósfera tensa, enérgica, absorbente. Guión de Melville con Georges Pellegrin (“El ejército de los hombres”), a partir de la novela ‘The Ronin’ de John McLeod, trama sencilla a la vez contundente, trata temas como el sentido del deber, culpabilidad, nihilismo, individualismo, fatalismo, crea en su inteligente devenir paralelismos entre el profesionalismo de la policía y el sicario, dos entes antagónicos que en sus métodos se paralelizan. El guión edifica un velo de misterio cautivador alrededor del protagonista Jeff Costello, nada sabremos de él, de su pasado, que piensa, apenas habla, único indicador de su personalidad son sus acciones, inspirándose en lo que es su título original “Le samurái”, y la cita del prólogo sobre-impresionada "No hay soledad más grande que la de un samurái. A menos que tal vez sea el de un tigre en la jungla", cita atribuida a "El libro de Bushido", aunque no es cierto, esta influencia oriental queda marcada por un personaje asceta que vive con lo mínimo, con códigos morales rígidos, y movido por su sentido del deber. Melville para la delineación de Jeff Costello bebe nítidamente de una de sus pasiones, el cine negro estadounidense de la era dorada hollywoodiense, siendo un claro emulo papeles personificados por Humphrey Bogart, James Cagney o Edward G. Robinson, mezclándolo con sello propio francés bebiendo de la ‘Nouvelle Vague’. El realizador deja huella potente en el modo de filmar, en su minimalismo, en la expresividad manifiesta de la cámara, manejando las elipsis con agudeza narrativa, con ágiles travellings, con una fotografía (Henri Decaë) majestuosa en la composición del clima, prueba de la pericia en el rodaje es el prodigioso tramo de la persecución de la policía a Jeff en el metro, tantas veces copiada con posterioridad. El film ocupa el puesto # 39 en "Las 100 mejores películas de cine mundial" de la revista Empire en 2010.

La cinta se nota especial desde su incisivo y sugestivo arranque, diez minutos sin diálogos, vemos un barrio marginal parisino, calles semi-desiertas, vemos un edificio de apartamentos decadente, entramos en una habitación frugal a media luz, hay un pájaro en una jaula (alegoría del protagonista encerrado en sus disciplinadas convicciones) entre sombras una figura tumbada en la cama, enciende un cigarrillo, el humo se mezcla líricamente con la escasa luz que entra por la ventana, el hombre se levanta ya vestido (hasta con la “bogartiana” gabardina), coge un sombrero de fieltro, se lo ajusta y sale a la calle. Vemos a Jeff cual depredador buscar un auto abierto para robarlo, una vez lo ha encontrado con enorme detallismo saca una ristra de decenas de llaves para probarlas en el bombín, lo arranca con pétrea expresividad, y lo conduce hasta un garaje fuera de la ciudad, en una zona rural, allí sin mediar palabra un mecánico le cambia la matrícula al auto, y le proporciona un arma al protagonista, saliendo del lugar de nuevo a la capital gala, donde visita a una bella mujer (Natalie Delon) en un apartamento, y oímos hablar al anti-héroe, lo hace para planear una coartada nocturna, con estos pétreos mimbres Melville talla a fuego la robótica personalidad de un lobo solitario tipo movido por la profesionalidad marcial.

El protagonista es prototipo Melvilliano, profesional asceta, aquí un frío asesino a sueldo, sentido honor particular, parco en palabras, solitario, frío, sin aparentes sentimientos, en este caso su campo de batalla es la ciudad parisina, vive de modo frugal con lo mínimo, cuasi-monacal, detallista al extremo, un tipo inexpresivo al que el realizador dota de matices y sutilezas que lo enriquecen, valga como ejemplo su curiosa relación con pajarito enjaulado, afronta los problemas de modo resolutivo, ataviado con eterna gabardina y sombrero, rol plagiado hasta la extenuación en múltiples producciones posteriores. Alain Delon en sus esplendorosos 32 años, en pleno culmen de su belleza física dota de un encanto turbador a su enigmático a su rol, de gestualidad sobria, ejemplo el modo en que se pone el sombrero, de mirada directa inmutable, con austeridad expresiva, pero consiguiendo el éxito de hacerlo empatizable para el espectador, su rectitud lo hacen cercano, sobre todo porque debajo de la coraza exterior sabe traslucir que tiene alma, y lo encarna con un ascetismo ; Su némesis es el otro lado dela ley, el que la impone, pero con métodos paralelos, otro profesional acérrimo en lo suyo, otro tipo gélido, del que nada sabremos de su vida fuera de su labor, obsesivo de su cometido, un tiburón en busca de su presa. François Périer hace una interpretación carismática, con determinación, de expresividad reptiliana, sibilino, demostrando gran suficiencia como el antagonista, extraordinario como ladina serpiente enroscándose a la hermosa Jeanne, con promesas y medias verdades para chantajearla de modo viscoso; Y entre los dos se establece un juego del gato y el ratón, en una partida de supervivencia para uno y del sentido estajanovista del deber para el policía, conformando en el avance un clima de tensión e intensidad notablemente llevado por las estrategias de uno y el otro, la inteligencia de ambos enfrentándose, lo que sirve además para mostrar cómo avanzan los tiempos en cuanto a medios para espiar a sospechosos, con esos rudimentarios micrófonos, o el seguimiento por el Metro.

Melville hace sus personajes hablen poco, convierte estos diálogos en foco de atención crucial, de forma minimalista-lacónica hace casi todo el metraje derive en maximizar la fuerza de las acciones en detrimento de la palabra,… (sigue en spoiler)
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
TOM REGAN
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2020 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de películas y series, y es un medio totalmente independiente cuya principal prioridad es la privacidad y seguridad de los datos de sus usuarios.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados