arrow
Haz click aquí para copiar la URL

Kill Bill, la venganza: Volumen I

7,6
183.551
votos
Sinopsis
El día de su boda, una asesina profesional (Thurman) sufre el ataque de algunos miembros de su propia banda, que obedecen las órdenes de Bill (David Carradine), el jefe de la organización criminal. Logra sobrevivir al ataque, aunque queda en coma. Cuatro años después despierta dominada por un gran deseo de venganza. (FILMAFFINITY)
Críticas ordenadas por:
1 2 3 4 10 20 68 >>
28 de febrero de 2006
325 de 476 usuarios han encontrado esta crítica útil
Vuelta de tuerca del maestro Tarantino para tapar bocas y cerebros desagradables a lo que hasta hoy día había sido su bagage: dos enormes películas dónde los diálogos y el montaje lo eran todo y una obra menor. Pasa del guión y coloca el argumento en el título. Los diálogos brillan por su ausencia. Aparece un nuevo Tarantino. Me gustaría realizar esta crítica no dejando títere con cabeza por las muchas lindezas negativas que he tenido el gusto de leer aquí:

-PRIMERO: PERSONAJES VACÍOS COMPARADO CON LOS ANTERIORES. Efectivamente. Así es. Y??? Qué cojones tendran que ver estos personajes con las ricas personalidades de los anteriores!! Es una película distinta. DISTINTA!! Uno evoluciona mientras que otros al parecer no lo hacen.

-SEGUNDO: GUIÓN PAUPÉRRIMO O AUSENCIA DE ÉL.
Efectivamente. Así es. Y??? El título es lo suficientemente elocuente como para no tener que escribir más de tres páginas. Kill Bill es una película visual de una estética tan bella como conmovedora que no pretende enfrascarnos en conversaciones a lo Pulp Fiction, sino todo lo contrario, que la falta de ellas consiga que la plasticidad y la belleza de las imágenes compensen de sobra esa ausencia. Y por supuesto, para desgracia de muchos que no saben ni entienden el cine de Tarantino ni lo harán jamás porque les desagrada pero lo dicen con la boca pequeña..., lo consigue.

-TERCERO: PELÍCULA HUECA.
Efectivamente. Así es. Y??? La fuerza de Kill Bill son las imágenes, el vestuario, las coreografías, la banda sonora, la preciosa fotografía, y todo ello apoyado en una manera de montar sus películas que ha dejado escuela. Los diálogos son del todo prescindibles. Si hubiése sido muda sería igual de buena. Y el argumento lo tienes en el título. Esperar hechos diferentes con estos datos de referencia es vivir en otro mundo, y da a entender las ganas de echarse al cuello de alguién que detestas porque seguramente es más libre que tú, y por ello no ha de explicarte nada que no veas. Porque no le sale de los huevos.

Y POCO MÁS. ÉSTOS SON LOS ARGUMENTOS DE LOS DETRACTORES DE KILL BILL.

Kill Bill vol. 1 posee una rara cualidad. Las distintas imágenes que se van sucediendo son de tal belleza que olvidas si realmente estás contemplando una película o un vídeo clip; lo gracioso es que la pregunta en cuestión te importa un carajo porque llegas a una edad en que uno sabe diferenciar perfectamente lo bueno de la bazofia. La escena del combate final entre las dos luchadoras rodado en estudio, plásticamente puede que sea de lo mejor que se ha realizado en los últimos diez años. Opinión personal. La nevada de mentira con ese cielo azul oscuro, el suelo blanco, el traje amarillo, la sangre roja... en fin... precioso... 9.7

"Puede que no me quede compasión... amor... o piedad..., pero sí que tengo raciocinio."
Txarly
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
7 de septiembre de 2009
163 de 202 usuarios han encontrado esta crítica útil
Estupendo y mítico videojuego de Tarantino que supuso una consagración en el mundillo de los RPG's por su acertada mezcla entre rol, acción en primera persona y por supuesto, clásico de las plataformas. Con cuidados personajes, un guión correcto y una ambientación soberbia, "Kill Bill" vino a confirmar que los juegos cada vez alcanzan niveles más cinematográficos.
Pero como he visto en esta página que hay muchos usuarios que por desgracia le cogieron manía al juego por quedarse atascadillos en alguna fase, aquí he desmenuzado un recorrido paso a paso para que llegar al jefe final no suponga un quebradero de cabeza. Veamos:

Prólogo: Empezamos comatosos en un hospital. Es el típico episodio tutorial para hacerse con los controles del personaje. Aquí nos encontraremos con uno de los jefes de la segunda parte, ELLE DRIVER y escuchamos la voz del jefe final, BILL. La primera misión es conseguir EL COCHE.

Primer enemigo: Vernita Green.
Escenario: Casa de clase media.
Habilidades: armas arrojadizas.
Nivel: 2

Cumple las características habituales del típico primer jefe de fase, es decir, poca vida, alguna técnica cabroncilla y fácil de matar con un par de combos bien dados. Bueno para subir de nivel al principio.

Cuando vences a este enemigo te dan EL CHANDAL AMARILLO.

QUEST: tenemos armadura, pero no tenemos armas. Para conseguirlas, hay que ir a Japón a casa de un tal Hattori Hanzo que tras algunas misiones de poca importancia, nos da la KATANA.

Segundo enemigo: Gogo
Escenario: local de mafias japonesas.
Habilidades: bola de pinchos con cadena.
Nivel: 7

Este, a pesar de su temprana aparición, en la relación ataque/nivel, se trata de uno de los enemigos más difíciles del juego, pero después de acabar con ella, proporciona muchos puntos de agilidad.

MINIJUEGO: desmembrar yakuzas. Pocos puntos de experiencia, pero muy divertido. Eso sí, nunca se acaban los jodíos.

Tercer enemigo: O-Ren-I-shii
Escenario: paisaje nevado con templo.
Habilidades: katana.
Nivel: 10

El verdadero reto es que este enemigo lucha con la misma arma que nosotros. Si bien tenemos la ventaja de que su katana pertenece a la categoría de objeto "raro" mientras que la nuestra es "legendaria", O-Ren-I-Shii es un enemigo superior a nosotros y nos pondrá en un verdadero aprieto, pero ojo a su principal debilidad: pocos puntos de vida.

Llegados a esta parte tenemos dos opciones: darlo por terminado, o bien ir a por el jefe final, esto es, BILL (y por los dos típicos esbirros cabrones que siempre hay por medio). Lamentablemente, la segunda parte que es donde encontramos a estos personajes, ya no es un juego sino una película. Lo cual lo jode TODO.

Igualmente, "Kill Bill" sigue siendo el mejor videojuego de la historia del cine, lo curioso es que está bien, pero no está mejor que "Fahrenheit" que a la postre, resultó ser la mejor película de la historia de los videojuegos.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Neathara
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
20 de septiembre de 2007
80 de 116 usuarios han encontrado esta crítica útil
Como ya he dicho en anteriores ocasiones no me gusta nada hacer críticas de películas que me gustan mucho, no soy nada neutral, se me va la bola y me cuesta expresar lo que siento, pues como me gusta todo me pierdo. Esta vez lo hago para dedicársela a un usuario de esta página al que admiro y por el que me siento apoyado, no le conozco pero me da igual, además soy uno de los miles de usuarios amenazados por él si no nos gusta esta peli. Va para Happy, Solemn o como le de la gana ponerse Fan boy, un orgullo para esta página.

Kill Bill aunque la tengo un poco olvidada en el tiempo es de esas películas que a mí personalmente me hizo mella, me preguntaba una y otra vez ¿Cómo alguien puede tener la imaginación de ocurrírsele esta cosa?, ¿Quién puede tener la mente tan calenturienta que no sea Tarantino? ¡Que crack!

Solamente con la banda sonora ya cumple cualquier expectativa, impresionante mezcla de géneros sin desperdicio, totalmente hilvanadas con la imágenes, sencillamente impresionante. La he oído cienes y cienes de veces y no me canso.

El guión, pues que voy a decir de semejante monstruosidad, el guión rebosa originalidad a diestro y siniestro, puede ser cutre, puede ser pasado hasta decir bueno, puede ser extravagante, pero que bueno es.

Tarantino se deleita a si mismo, supongo que recordando sus años mozos, con esas películas de chinos tan rocambolescas que a mi personalmente me dejaban alucinado cuando era adolescente. La primera parte esta rebosante de esa acción propia de Bruce Lee, esas peleas imposibles de mil contra uno, resueltas con infinito humor y grandes dosis sanguinolentas que no son otra cosa que la parodia de un género con el que muchos hemos disfrutado de chavales.

Uma esta simplemente grandiosa, esplendida, graciosa, la matona más guay de toda la historia del cine ¿O ha habido alguna mejor? ¿Sería Kill Bill lo mismo sin ella? Yo personalmente creo que no, su elección fue otro de los grandes aciertos de Tarantino. Los demás actores, sobre todo las actrices, dan también un nivel estupendo, la tuerta me parece la repera.

Podría hacer una crítica de 20 páginas sobre escenas que me gustan pero destaco la escena de la nieve, corte de pelo magistral. Cuando se esta peleando con la negrita y aparece su hijo, momento a mi gusto solemne de la película. Las escenas con el profesor chino, todas geniales. Algunos gang de la pelea contra la banda de chinos, los hay para partirse de risa. Y toda, toda, toda la segunda parte de la película, no voy a hacer crítica de las dos, pues si la primera es divertidísima y no da descanso a la mandíbula, la segunda para mí es un peliculón tremendo de arriba abajo.

Sigue en spoiler, no cuento nada
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
antipseudo
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
31 de mayo de 2011
47 de 59 usuarios han encontrado esta crítica útil
La esencia del cine no está en el movimiento. [Teatro, danza]

La esencia del cine tampoco está en la imagen. [Pintura, fotografía]

La esencia del cine no es verbal. [Literatura]

La esencia del cine no se encuentra en el sonido. [Música]

[Arquitectura y escultura] ocupan el mismo espacio que lo material. El espacio cinematográfico se sitúa al otro lado, más allá de la pantalla. Por ello el cine es ilusión.

El ir y venir o la fijeza del encuadre dentro del plano son determinantes para el cine. Su uso da lugar a múltiples estilos.

Podríamos decir que lo esencial del cine está en la mezcla alquímica de todos estos elementos: sonido, imagen, espacio virtual, palabra y movimiento. Crisol de artes, no arte independiente.

Sin embargo, la esencia del cine es el montaje. La duración exacta de los planos, su ordenación precisa. El corte y la tijera. El dónde y cuándo se colocan los efectos de sonido, la música, el silencio.

=====

Los usuarios más adictos que hayan notado un sabor a déjà vu no tienen de qué extrañarse. Efectivamente, todo lo que han leído anteriormente no es otra cosa que un fragmento de la excelente crítica que mi amigo Servadac redactó para "La Jetée".

Cuando la leí, pensé inmediatamente en "Kill Bill". Y, en su momento, cuando vi "Kill Bill", pensé inmediatamente en "Psicosis", o, mejor, en este otro fragmento del mítico libro-entrevista de Truffaut a Hitchcock, cuando el maestro inglés comenta sobre ella:

"El argumento me importa poco, los personajes me importan poco; lo que me importa es que la unión de los trozos del film, la fotografía, la banda sonora y todo lo que es puramente técnico podían hacer gritar al público. Creo que es para nosotros una gran satisfacción utilizar el arte cinematográfico para crear una emoción de masas. No es un mensaje lo que ha intrigado al público. No es una gran interpretación lo que ha conmovido al público. Lo que ha emocionado al público era el film puro".

=====

Estos dos textos explican de la manera más ajustada posible qué es "Kill Bill" para mí y porqué me gusta tanto. Como dijo aquel, no hace falta decir nada más.

Sirva, pues, como homenaje a Quentin Tarantino, cuyo universo fílmico se nutre a su vez de infinitas referencias cinéfilas. La diferencia, claro está, radica en que Tarantino recicla material de Serie B para edificar películas de Serie A, mientras que en este caso me he apropiado de material de Serie A para elaborar una crítica de Serie B (no es falsa modestia: es evidente que mis neuronas se han podido ir a tomar el sol, porqué las palabras pensadas por otros ya han hablado por mí).
Quim Casals
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
20 de mayo de 2007
52 de 73 usuarios han encontrado esta crítica útil
La espera ha sido larga, pero ha merecido la pena, ya lo creo que sí. Quentin Tarantino, el cineasta más influyente de la última década, lo ha vuelto a hacer. Que todo ser viviente adicto al cine se prepare a degustar la que seguramente será la película del año, y por qué no, de la década. Sin embargo, que nadie se engañe, Kill Hill Vol.1 no satisfará los gustos del crítico retrógrado, ni siquiera los del espectador estándar, sino que hará vibrar y troncharse a todos aquellos capaces de sentirse como pez en el agua en una sesión golfa. Y aquí radica su mayor virtud, que ha sido capaz de alcanzar el cenit artístico realizando la película que a él le habría gustado ver como espectador.
Esta rata de video-club con dos obras maestras en su haber (Reservoir Dogs y Pulp Fiction) ha demostrado tanto su capacidad para los diálogos (en otras películas los gángsteres no tendrían tiempo de discutir sobre cine, música o hamburguesas), como su inventiva visual (Kill Bill Vol. 1 es su máximo exponente), y ambas le bastan para reivindicar el robo descarado, acogerse al homenaje explícito, y hallar la única solución para el renacimiento del cine: el reciclaje.
Damas y caballeros, Kill Bill es un western moderno basado en largometrajes de Chiba, las artes marciales, los samuráis, los yakuzas y toda referencia cinematográfica que se precie (Sam Peckinpah, Fuller, Demille, Godard...), en el que destacan muchos de los elementos actuales de la cultura popular: las luces de neón, la estética cómic (nos regala una pequeña joya manga al retratar el personaje de Luci Liu), las armas, los monos de motero, la música - de nuevo, sabiamente elegida, encasquetada y elevada a ingrediente crepuscular -, los escenarios, los objetos...
Quizás sin Uma Thurman no estaríamos hablando de una obra maestra, pero es que todo genio necesita una musa, una inspiración a través de la cual dar rienda suelta a todas sus fantasías. Queda demostrado: Tarantino hace lo que le da la gana y cuando le da la gana. Provocador nato, confiere un universo propio - no de laboratorio, como se ha dicho en algún sitio -, a ritmo salvaje, sin el uso del ordenador, y con el distanciamiento adecuado (la sangre es salsa de tomate), nos invita a un viaje que no a todos tiene que gustar (no es su pretensión). Ver Kill Bill es como disfrutar de un paseo en montaña rusa, no a todos satisface, pero si no nos mareáramos, bien que nos subiríamos. Con esto quiero decir que hay mirar con los ojos correctos, fuera cualquier tipo de prejuicio, pues Kill Bill es el máximo exponente de que el estilo es arte.
La fascinación al poder: uno sale de la sala, y nada más llegar a casa, coloca a Uma Thurman de salva-pantallas en el ordenador. Él ya lo explicaba en una de sus frases como actor: Verás, puede que mi forma de contárselo dé la vuelta al mundo, pero es el viaje lo que importa.
La Maga
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 10 20 68 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2018 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios.
Filmaffinity es un medio independiente, y su principal prioridad es la privacidad, mantenimiento y seguridad de los datos de sus usuarios,
información que no comparte fuera de la web con ninguna entidad y/o empresa, bajo ninguna circunstancia.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados